Close

Estas son los productos mexicanos que usan transgénicos (y sus alternativas)

Imagen: http://kluv.cbslocal.com/

Los transgénicos no producen más ayuda ni soberanía alimentaria de los pueblos. Los transgénicos ponen la producción de alimentos bajo el control de las empresas multinacionales, que fomentan la inequidad, el hambre y la contaminación en el planeta.

Por ello, las políticas públicas han buscado promover la capacidad de cada país para producir sus propios alimentos sanos con el fin de distribuirlos con justicia. Sin embargo, no sólo se trata de políticas públicas que lleguen los tribunales, también de reivindicar los estilos de vida que permiten una dieta libre de transgénicos.

La primera sugerencia de Greenpeace para evitar comer transgénicos es comer alimentos frescos preparados en casa, reducir el consumo de alimentos industrializados que puedan contener ingredientes transgénicos. Esta acción puede garantizar una alimentación sana al evitar el exceso de azúcares, grasas hidrogenadas, aditivos, colorantes y conservadores.

Incluso, en el mismo informe de esta ONG, se presentan datos que “nos llevan a señalar fuertemente que no hay ninguna buena razón para sembrarlos: los impactos ecológicos, sociales y ahora económicos bastan por sí mismos para rechazar este tipo de tecnología.

Conseguir alimentos frescos y libres de transgénicos puede ser una tarea fácil visitando mercados y tianguis tradicionales, pues ahí se encuentran los productores de diversas partes del mundo que continúan enfrentándose a la supremacía de los transgénicos y sus consecuencias: desde el cero incremento de la productividad, cero ganancias, costos adicionales, incremento en la necesidad de utilizar agroquímicos, dificultades para comercializar su producción, etcétera.

Otra sugerencia es buscar y preferir alimentos orgánicos, con una certificación y denominación de orgánicos reconocida internacionalmente que prohibe la utilizaciónn de transgénicos –o derivados– en los productos de la agricultura y ganadería: “La agricultura orgánica tampoco permite el uso de hormonas, plaguicidas y agroquímicos que dejan residuos tóxicos en los alimentos.”

En México, los alimentos que no contengan ingredientes derivados de maíz –industrializada–, soya, canola, algodón, papa, jitomate o alfalfa, pueden considerarse libres de transgénicos. Para distinguirlos, es preciso leer las etiquetas para verificar si los alimentos que consumimos contienen alguno de los ingredientes de posible origen transgénico.

Para apoyar un poco en esta labor, te compartimos una guía roja y verde de las productoras de alimentos sobre su política de utilización de ingredientes transgénicos o sus derivados en los productos que venden en el país. Greenpeace explica que aún faltan muchas compañías y productos para brindar información de una manera más amplia, sin embargo, por el momento, estos son los datos inmediatos:

1

2

3

4

5

6

7

8

 

Ver Más
Close