Café de diente de león, una alternativa deliciosa y saludable

El café de diente de león es una bebida similar al café que, al consumirse, ayuda a desintoxicar al cuerpo de las toxinas y radicales libres que dañan al cuerpo.

El diente de león no sólo es una hierba floral muy común, también es una planta medicinal que alberga impresionantes beneficios para la salud. No sólo mejora la salud en general, también previene numerosas enfermedades e infecciones, como el acné. Para conocer a profundidad sus beneficios medicinales, dale click aquí

El café de diente de león es una bebida similar al café que, al consumirse, ayuda a desintoxicar al cuerpo de las toxinas y radicales libres que dañan al cuerpo. Necesitas:

Instrucciones: Cosecha una gran cantidad de dientes de león para recuperar las raíces –la suficiente cantidad para llenar un contendor de cuatro litros–; quita la planta de la raíz, y en caso que quieras hacer una ensalada, aparta las hojas; limpia las raíces en por lo menos tres cambios de agua, cubriéndolas con agua de nuevo y permitiendo que se remojen durante varias horas; luego enjuágalas un par de veces más para que las raíces estén más limpias que antes; escoge y separa las raíces, quitando y desechando los “pelos” y cualquier parte dañada; finaliza la limpieza con un cepillo de dientes viejo hasta que consideres suficiente; corta las raíces en rajas de aproximadamente 2.5 cm de largo; colócalas en una bandeja para el horno y déjalas secar a 110ºC durante cuatro horas, o hasta las raíces obtengan un color café oscuro por dentro y fuera; muele las raíces y prepáralo como si fuera un café normal en prensa francesa, y guarda las raíces restantes en un frasco de vidrio hermético. 



El cardo mariano, un verdadero aliado del hígado

Disminuye la producción de los radicales libres a nivel hepático (que son resultado forzoso de la labor destoxificante del hígado, pero que a su vez pueden autodestruirlo.

Imagen: http://www.cardomariano.net/

Esta planta, crece en Europa, África y Asia, y ha sido utilizada desde el siglo XVII como hepatoprotector. En 1965 fue aislado su principio activo más importante: La silimarina, cuyas propiedades hepatoprotectoras han sido confirmadas por numerosos estudios científicos modernos.

La “Comisión E”, es un grupo de científicos que fue encargado por el gobierno alemán de estudiar y regular en dicho país el uso de las plantas medicinales. Después de investigaciones que se prolongaron por más de 15 años este organismo generó un cuerpo de más de 300 monografías científicas sobre las plantas y sus usos, que ha servido de guía para la legislación sobre plantas medicinales en numerosos países.

En 1986 la “Comisión E” aprobó el uso medicinal del Cardo Mariano. Dicha comisión considera que la intoxicación por alcoholismo crónico representa el 71% de los casos de hepatotoxicidad, seguida por la intoxicación por fármacos (18%) y de la intoxicación con diversas sustancias (11%). El Cardo Mariano fue aprobado por la comisión E, después de la revisión exahustiva de la literatura científica existente, como un tratamiento adecuado y no tóxico para problemas digestivos y hepatobiliares (nauseas, recargo del hígado, congestión de la vesícula biliar, cálculos biliares, etc.), para daño del hígado por sustancias tóxicas y como coadyuvante en casos de inflamación del hígado, hepatitis y cirrosis.

Una anécdota ilustra las fabulosas propiedades hepatoprotectoras de esta planta. Esta historia fue publicada en el diario Santa Cruz Sentinel, el 14 de enero del 2007 y reportada en le revista Herbagram #74, (agosto 2007).

https://biocuidados.files.wordpress.com
https://biocuidados.files.wordpress.com

Una familia de 6 miembros resultó intoxicada en Santa Cruz, California luego de consumir unos tacos elaborados con hongos venenosos, que ellos mismos habían recolectado en el campo. Al ingresar al Hospital Dominicano, en dicha localidad, rápidamente fue establecido que los pacientes sufrían de intoxicación generada por el hongo llamado Amanita phalloides, que puede dañar el hígado y causar la muerte en cuestión de días.

El Dr. encargado del caso, Tod Michell, sabiendo de la gravedad del caso, y a d falta de un buen tratamiento farmacológico, tuvo la buena idea de hacer una búsqueda en internet sobre el tema. Por fortuna, dio con información sobre el Cardo Mariano, y sus efectos (hepatoprotectore. Finalmente, el Dr. Mitchell contactó una compañía fitofarmaceutica, Madeus Pharma, en Bélgica, que elabora un extractó de Cardo Mariano para aplicación intravenosa. La compañía accedió ante el llamado del Dr. Mitchell, a donar producto suficiente para tratar a esos 6 pacientes.

Mientras se llevaron a cabo los tramites para introducir el producto en los E.E.U.U. [se requería una licencia especial como “Nueva Droga en Investigación”] los pacientes recibieron Cardo Mariano por vía oral. Y aunque las posibilidades de obtener dicha licencia eran de 1 en 1000, ocurrió que en el lapso de unas cuantas horas el Hospital Dominicano de Santa Cruz fue autorizado a administrar el tratamiento intravenoso proveniente de Bélgica. El producto se llama <<Legalon-sil>>.

Los pacientes fueron tratados con dicho extracto, combinado con, carbón activado (que ayuda a eliminar tóxicos por vía intestinal), penicilina y un antídoto contra la sobredosis de tylenol (paracetamol, que a dósis altas genera daño hepático).

En pocos días 5 de los 6 pacientes fueron dados de alta y se recuperaron totalmente. Solo una señora de 83 años de edad falleció a causa de una insuficiencia renal aguda, a pesar de que su hígado estaba en franca recuperación.

Lo más probable es que todos hubieran fallecido si no se hubiese aplicado el Legalon-Sil.

Antes de pasar a explicarles a mis lectores como actúa a nivel hepático el cardo mariano, quisiera resaltar la importancia de este caso: una muestra clara de lo que puede ser la medicina del futuro: una amalgama entre los recursos naturales y la ciencia moderna, entre la farmacología y la medicina natural.

http://www.ortoflor.com/
http://www.ortoflor.com/

Acción antitóxica del Cardo Mariano.

La silimarina ha mostrado efecto protector de las células hepáticas contra diversas sustancias tóxicas como los componentes venenosos del hongo amanita muscaries, y otras variedades de hongos tóxicos, del paracetamol (fármaco que a dosis elevadas destruye a la célula hepática) y otros medicamentos, la galactosamina (una sustancia que produce hepatitis en ratas), el tetracloruro de carbono (cancerígeno) y otras.

Además de inhibir el ingreso de los tóxicos a las células del hígado la silimarina protege a este órgano por otros caminos:

* Disminuye la producción de los radicales libres a nivel hepático (que son resultado forzoso de la labor destoxificante del hígado, pero que a su vez pueden autodestruirlo. Así se produce, por ejemplo, la muerte por consumo del venenoso hongo amanita muscaries: en su intento por neutralizar los tóxicos, el hígado genera tal cantidad de radicales libres, destructores de las células hepáticas, que termina autodestruyéndose).

* Inhibe la producción de sustancias proiflamatorias al interior del hígado.

* Incrementa la producción del glutatión por parte del hígado, los intestinos y el estomago. El glutatión es un poderoso antioxidante, protector celular y estimulante del sistema inmunológico (encargado de nuestras defensas).

* La silimarina, en estudios con animales, ha demostrado que estimula la síntesis del ADN y por lo tanto, la regeneración de las células hepáticas.

¿EN QUÉ CASOS ESTÁ INDICADO RECURRIR AL USO DE ESTA PLANTA?

Por su efecto como hepatoprotector el cardo mariano alcanza una amplia gama de indicaciones:

* Recargo hepático y biliar.

* Congestión de la vesícula biliar, y/o cálculos biliares, Icteticia.

* Consumo de alcohol.

* Exposición a tóxicos medio ambientales (Como antídoto vs intoxicación por amanita muscaries).

* Hepatitis.

* Cirrosis hepática.

* Todo tipo de padecimientos en los cuales tenga sentido mejorar la destoxificación hepática, como problemas cutáneos e intestinales.

* También es útil en el tratamiento del colesterol elevado.

* En Europa se le han atribuido tradicionalmete los siguientes usos:

* Hepatoprotector y digestivo hepático(colagogo).

* Para tratar el estreñimiento crónico.

* Para combatir los cálculos biliares y la ictericia.

* Para combatir alergias.

* Para combatir el asma.

* Para mejorar la circulación y combatir las hemorroides.

* Como tónico cardiaco.

¿TIENE EFECTOS SECUNDARIOS EL CARDO MARIANO?

El Cardo Mariano es una planta muy segura.

La literatura no reporta efectos secundarios.



5 plantas medicinales para cultivar en casa

En caso de iniciar en este arte de la naturaleza, puedes empezar a cultivar algunas de las siguientes plantas medicinales

En los últimos años, el movimiento de los huertos urbanos ha revolucionado la concepción tanto de la economía como del medio ambiente. Este nuevo estilo de vida da una esperanza que satisface las necesidades homeostáticas del planeta, de los agricultores locales y los consumidores.

La nueva costumbre de los huertos urbanos permite encontrar un sinfín de beneficios; como por ejemplo, la reducción del uso de tóxicos que afectan tanto al suelo como a los productos que se consumen. Incluyendo en la cosecha de plantas medicinales.

La herbolaria es fácil de practicar contando con la información adecuada sobre sus usos y beneficios. Por lo que, en caso de iniciar en este arte de la naturaleza, puedes empezar a cultivar algunas de las siguientes plantas medicinales:

Aloe Vera. Ayuda a reducir las quemaduras, heridas, cortes, cicatrices, picores por intoxicación, picaduras de insectos, acné, eccemas, úlceras, entre otros.

Albahaca. Destruye bacterias que causan bronquitis, catarros y algunos problemas digestivos. Además, ayuda a reducir flatulencias, gases y dolores estomacales. Es un regulador del sistema nervioso.

Tomillo. Cuenta con propiedades antisépticas y tranquilizantes.

Bálsamo de limón. Ayuda a reducir desde la fatiga hasta el resfriado. Además, ayuda a reducir las dolencias gastrointestinales, como indigestión y flatulencias. Reduce la tensión muscular y los síntomas de algunos trastornos emocionales (como ansiedad, depresión, angustia, entre otros). Es antibacterial.

Menta. Es tónica, estimulante y estomacal. Cura irritaciones cutáneas y resfriados, dolores de cabeza y de muelas. Es ideal para tratar el insomnio, así como las picaduras de insectos.



Descubre una gran cantidad de plantas medicinales y sus usos

A pesar del paso del tiempo y el avance de la tecnología médica, las plantas medicinales continúan siendo la panacea “de cabecera” de muchas familias

El uso de las plantas medicinales se remonta a la época prehistórica en la mayoría de las culturas conocidas. Gracias a sus infinitos conocimientos tradicionales, esta industria ancestral persiste en el equilibrio del bienestar integral tanto de los pacientes como de los practicantes.

A pesar del paso del tiempo y el avance de la tecnología médica, las plantas medicinales continúan siendo la panacea “de cabecera” de muchas familias. Esto es posible dado que algunas plantas liberan compuestos llamados metabolitos primarios, los cuales cuentan con glúcidos y lípidos, y metabolitos secundarios. Ambos compuestos concentran extractos que optimizan el funcionamiento de varias partes del cuerpo.

En caso de que desees conocer más acerca de esta alternativa medicinal, principalmente en México, te compartimos 50 plantas medicinales que te ayudarán a optimizar tu salud integral (y así, prevenir cualquier malestar o enfermedad):

Aciano (Centaurea cyanus): disminuye la cantidad de azúcar en sangre y orina; adelgazante.

Algas: las grandes desconocidas; posen innumerables propiedades y son una fuente inagotable de vitaminas y minerales.

Amapola (flor): sedante y para el insomnio, nerviosismo, bronquitis, tos.

Angélica (raíz): estimulante, tónica, promueve el equilibrio del sistema nervioso y está indicada para múltiples dolencias.

Anís (grano cribado): reduce hinchazón, gases, acidez, digestiones pesadas y enfermedades respiratorias.

Apio (semillas): para problemas de afonía, llagas; cicatrizante; muy buenas para las arritmias y el nerviosismo.

Arándano (hojas): reduce el contenido de glucosa en la sangre (ayuda a los diabéticos).

Arenaria: diurética (indicada en dietas de adelgazamiento) y desintoxicante.

Árnica (flor): para golpes y problemas en la piel, musculares, esguinces, estrías; antibacteriana.

Arraclán (Frangula alnus; corteza): para el buen funcionamiento del hígado y bazo; disminuye el estreñimiento en embarazo.

Artemisa: para dolores menstruales y postparto; regula la menstruación.

Avena sativa: afrodisíaca; para la fertilidad; diurética; para el culturismo muy energizarte.

Caléndula (flor): antiinflamatorio natural, para quemaduras e irritación de piel, úlceras e infecciones.

Cardamomo verde extra: estimulante afrodisíaco; combate la fatiga, fortalece el corazón y mejora la voz.

Castañas de indias: para problemas de próstata. Tonifica arterias capilares; combate varices e hinchazón de venas y problemas de celulitis.

Centella asiática: para una piel bella y tonificada; combate la celulitis y varices de la piel.

Cerezas (rabos): eliminan la retención de líquidos para recuperar unas piernas ligeras; recomendadas en regímenes de adelgazamiento.

Cilantro: para trastornos digestivos y eliminación de gases.

Comino: diurético; problemas de reuma.

Corteza de copalchi: para el tratamiento de la diabete; febrífugo, para la gripe y resfriados.

Cúrcuma (raíz): antiinflamatorio; artritis; hígado; elimina sustancias cancerosas, soriasis y hongos.

Cúrcuma molida: combate piedras en el riñón.

Enebro (bayas): elimina el dolor de cabeza, la jaqueca y los cálculos en el riñón.

Equinácea: aumenta las defensas del cuerpo; muy útil para los herpes labiales.

Escaramujo (frutos): para personas que necesitan calcio; ideal para disolución de grasas.

Espino blanco: para todo tipo de problemas de corazón; disminuye la hipertensión; es antioxidante.

Estragón (hojas): para trastornos digestivos; estimula el apetito y elimina las lombrices intestinales.

Eucalipto: para enfermedades de vías respiratorias: asma (funciona como expectorante), bronquitis, tos, gripe, anginas.

Frambuesa (hojas): para la garganta y llagas en la boca o encías; dermatitis; dolores menstruales.

Fresno (hojas): adelgazante; muy bueno para curar y quitar verrugas .

Fresa (hojas): muy interesante en el tratamiento de la artritis, gota y colesterol.

Ginseng (raíz): combate el insomnio, cansancio y fatiga crónica, neutraliza el estrés, incrementa la capacidad mental y la memoria, regula el colesterol y azúcar en sangre (indicada en el tratamiento de diabetes), el sistema inmune; previene el cáncer; es afrodisíaco; ayuda a disminuir la impotencia y la flacidez.

Gordolobo (hojas): para bronquitis, tos, dolor de garganta, catarro; analgésico y antiviral.

Grama (raíz): antiséptico antiinflamatorio en infecciones y cálculos urinarios, gota, artritis y celulitis.

Grosellero negro (hojas): disminuye la inflamación de las articulaciones, calma el dolor y reduce la inflamación causada por gota, promoviendo la circulación de la sangre.

Jengibre (raíz): antivomitivo (eficaz contra mareos; por ejemplo, en el embarazo); bueno para el corazón y el aparato circulatorio, el síndrome de fatiga crónica y la sinusitis.

Laurel (hoja molida): para usos culinarios y tratamientos de arterioesclerosis, reuma, bronquios, gripe y aparato respiratorio.

Lavanda: para usos gastronómicos. Digestiva, para eliminar la ansiedad y ahuyentar los insectos, combatir los malos olores, cicatrizante y para los dolores de cabeza.

Mate (hierba): estimulante, elimina la fatiga, mejora la actividad mental y física, buena para las defensas, la circulación, y los problemas de vejiga.

Mejorana (cortada): propiedades digestivas, antiséptico, sedante, para afecciones respiratorias, potentísimo antioxidante.

Melisa (hojas): para problemas nerviosos, estrés, angustia, insomnio, taquicardias y espasmos musculares.

Menta piperita (hojas): digestiva, combate la hinchazón del vientre, problemas estomacales, mal de altura, dolores, tensiones musculares y piedras del riñón.

Milenrama (flor): mejora la memoria, ayuda en la menopausia, combate la hipertensión e inflamación de venas, varices, granos, uñas.

Mostaza amarilla (en grano): alto contenido proteico y de minerales; posee propiedades antisépticas digestivas.

Olivo (hojas): especialmente indicado para la hipertensión y taquicardias; aumenta el colesterol bueno y es antiviral; funciona como antibiótico.

Ortiga blanca: para la tos, bronquitis, faringitis, actúa en el epíteto bronquial, aumentando las secreciones broncoalveolares.

Ortiga verde (hojas): combate las piedras en el riñón y la artrosis.

Rabogato (planta): para ulceras gastruodenales y gastritis; en lo externo cura heridas con rapidez; tiene propiedades antibióticas y antiinflamatorias.

Regaliz (raíz): para la acidez, ulceras y llagas en la boca, digestiones pesadas, tabaquismo; protector del hígado; ayuda a combatir la hepatitis, el alcoholismo, la cirrosis, la hepatitis B; es antivírico: indicado en el tratamiento de gripe, herpes labial, fatiga crónica; es un estimulante y afrodisíaco natural.

Roble (corteza): para la incontinencia urinaria; reduce el exceso de líquidos en el intestino frenando la diarrea; ayuda a curar la gastritis actuando sobre la mucosa gástrica inflamada.

Saúco (flor): alivia la tos, problemas gripales, fiebre, previene resfriados y si la introducimos en forma de vapor en los oídos, es un remedio para la otitis.

Sen (folículos): se utiliza como laxante natural, y es mucho mas suave y mejor que las hojas.

Sen (hojas): se usa como laxante severo y en dietas adelgazantes.

Tila (flor): para el insomnio, estrés, nervios en la boca del estomago y problemas físicos de naturaleza nerviosa.

Uña de gato: para enfermedades en vías urinarias renales, heridas de difícil curación; ayuda al sistema inmune, pues es antiviral; útil en el tratamiento del SIDA, herpes y cáncer.

Valeriana (raíz): planta utilizada desde hace miles de años por su efecto relajante para situaciones de estrés e insomnio.

Tomillo (Thymus vulgaris): es un buen estimulante del apetito, antimicrobiano, antiséptico, digestivo y expectorante.

Fuente principal: Logicaecologica.es

 

 



Las plantas medicinales mexicanas más usuales y sus propiedades

Un sencillo listado de las hierbas medicinales más comunes, para preservar esta preciosa y sana tradición

Como en una analogía del paraíso, los antiguos pobladores asistían a la naturaleza como su medio de supervivencia más inmediato, lógico y rico. De este modo, las plantas no sólo eran parte de la dieta general; también los utensilios más cruciales para crear arte, magia o curar las enfermedades. Eran la gran alacena y botiquín. A su vez, para todas las antiguas culturas, la naturaleza estaba inmersa en una suprasabiduría que los humanos irían descubriendo (y que incluso los llevó a conformar un acervo de plantas de poder, utilizadas con fines rituales y místicos, por ejemplo aquí esta lista de plantas de poder que se utilizan desde hace milenios en México) . 

Por su parte, los conocimientos siempre limitados que tenemos de la naturaleza, por su deslumbrante perfección, han ido transmitiéndose, incluso a esta era industrial donde se está acostumbrado a los efectos inmediatos, cortoplacistas, fáciles, que también han influenciado a la rama de la medicina. Aun así, en México 90% de los habitantes emplea la medicina herbolaria. Es decir, la sabiduría en este renglón no se ha perdido, y sobrevive de entre las vitrinas de las grandes corporaciones farmacéuticas.

Hoy hacemos un recuento de las hierbas medicinales mexicanas más usuales -y sus  beneficios- las cuales, por cierto, son las más sencillas de conseguir, por la familiaridad colectiva hacia ellas. Lo anterior como una manera de seguir promoviendo la medicina herbolaria para aquellas generaciones que aún no han tenido contacto con estos conocimientos milenarios, y así puedan continuar con una cadena de conocimiento que, afortunadamente, hoy persiste.

Así que antes e para al la lista de las plantas medicinales mexicanas más usuales te invitamos a ver este video que agrupa de las más conocidas y útiles:

Hierbabuena

En infusión favorece las digestiones lentas, las inflamaciones del hígado y vesícula, los gases intestinales y alivia los mareos, combinando propiedades estimulantes y sedantes. Calma calambres musculares; es carminativa y estimulante del apetito; alivia el dolor de estómago y favorece las digestiones pesadas. También alivia la aerofagia. 

Escancel

Sus hojas aromáticas y ramas se aplican para combatir enfermedades de los pulmones, resfriados, catarro, anginas, dolor de pecho y neumonía; también para tratar problemas renales, infecciones, infecciones de la vejiga, dolores de cabeza, trastornos del hígado y depresión.

Congoja

Sus hojas calentadas al rescoldo son usadas para calmar dolor de oído. Se usa igualmente para úlceras sangrantes y heridas de la flora intestinal y de la garganta.

Cáscara aagrada

Mejora la digestión y ayuda a limpiar el colon; es un purgante eficaz, laxante y también aumenta el apetito. 

Cancerina  

Para problemas gastrointestinales, úlceras en el  estómago, gastroenteritis; tiene efectos antiinflamatorios y bactericidas.

Abedul 

Retención de líquidos, contra la obesidad, tratamientos de  artritis y artrosis; reduce el ácido úrico, gripe, problemas digestivos, problemas en vías urinarias y riñones.

Pervinca 

Contra hemorroides internas y heridas supurantes.

Gobernadora

Mejora el sistema renal, anemias, catarros y problemas respiratorios; contra dolores e inflamaciones. 

Polygala 

 Contra afecciones de las vías respiratorias, catarros, enfermedades de pulmón, asma y bronquitis. 

Tumbavaqueros 

Para aliviar los nervios alterados, calmar la tos, mordeduras de víbora, “ajorrar” mujeres (evitar el embarazo, como anticonceptivo) y calambres. Ayuda a disminuir el dolor de cabeza y huesos y los mareos.

Pingüica

Las frutas, hojas y raíces son usadas, desde la época culminante de los Mayas, para curar enfermedades de los riñones. 

Ruda

La ruda ha sido usada milenaramiente para magia blanca; se considera que purifica la energía. Antiespasmódica, combate la tos, estimulante del flujo menstrual, tónico circulatorio, antiinflamatoria, antibiótica, mal de aire, espanto, perrillas, dolor de cabeza; plaguicida natural y repelente de insectos. Ayuda en casos de gripe, resfriado, artritis, heridas, várices, ataques de epilepsia, fiebre falta de apetito y mal humor. Es muy útil para aliviar picaduras de alacranes; es antiparasitaria y mitiga dolores de pecho. Aumenta las contracciones del parto.

Menta maya

Es una planta endémica de Yucatán y ayuda significativamente a mejorar el sistema digestivo. 

Aile 

Para el tratamiento de la fiebre, lavar heridas o desinflamar golpes.

Encino

Dolor de muelas, sangrado de encías y dientes flojos, y para lavar y desinflamar heridas. 

Árnica

Para el tratamiento de heridas, para la tos, moretones, heridas externas y golpes. 

Santa María

Dolores menstruales, artritis reumatoide, migrañas, cólicos; favorece la menstruación y baja la fiebre, nerviosismo, histeria, decaimiento, catarro, indigestión, diarrea, aires, espantos; plaguicida natural y repelente de insectos.

Tomillo

Antiespasmódico; tos, infecciones respiratorias, diarrea; cicatrizante de heridas, afecciones de la piel y del cuero cabelludo.

Toronjil morado, Melisa mexicana

Estomáquico, antiespasmódico, nervios, afecciones digestivas (cólicos, dolor de estómago, bilis), dolores reumáticos, golpes, susto, espanto; apicultura; condimenticia.

Tronadora, retama

Control de la diabetes, padecimientos digestivos (dolor de estómago, disentería, bilis, empachos, problemas del hígado), asma, tos; baja el ácido úrico, anemia, gastritis.

Tepozán

Se emplean las hojas y la raíz, principalmente esta última, para regularizar la digestión y moderar el calor del cuerpo.

Zacate limón

Preparada en infusiones, reduce la presión arterial y combate la gripe. Ayuda a eliminar toxinas.  

Albahaca     

Junto con la ruda y el romero, era utilizada por los antiguos curanderos para limpias energéticas; alivia los dolores de cabeza provocados por estrés o ansiedad.

Valeriana

Para dolor de pecho, espalda, cerebro y calambres musculares, ansiedad e insomnio.

Sábila mexicana

Para los trastornos de la piel como quemaduras, cortes, raspaduras y problemas de la piel. Actúa sobre la mucosa intestinal, regulando su funcionamiento, es bactericida y antivirósica, neutraliza el efecto de toxinas microbianas y virales, previene y controla la propagación de ciertas formas cancerígenas, mejora úlceras duodenales y estomacales y disminuye la acidez. Es un analgésico, antifebril y antiséptico; mejora el sistema inmune, es un agente de crecimiento de los tejidos y un cicatrizante, especialmente en úlceras bucales. 

Capitanea

Para infecciones vaginales, lavar heridas y evitar la caída del cabello.

Achiote

Las semillas se utilizan en la atención de quemaduras, úlceras o granos en la boca; dolor de cabeza, inflamación de anginas, “brotar el sarampión en niños”, contraveneno en la intoxicación con el piñón tropical, entre otros.

Copal

Calmar la tos, gripe, bronquitis, enfermedades uterinas, dolor de cabeza, “calentura”, úlcera, granos, caída del cabello y para blanquear la cara.

Cuachalalate y guayule

Reducen la velocidad del crecimiento de las células cancerígenas y actúan como antiinflamatorios. 

Epazote

Tiene propiedades antiparasitarias.

Pasiflora

Insomnio, malestares gastrointestinales, ansiedad, nerviosismo, convulsiones, histeria, asma; los síntomas de la menopausia, el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, excitación, latidos irregulares del corazón, presión arterial alta, fibromialgia y para aliviar el dolor.

Cilantro

Es un tónico estomacal que también fortalece el corazón. 

Romero fresco

Adelgazar. Calma malestares por la menstruación y dolores de cabeza; es un vigorizante y calma los nervios. 

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Usan hierbas medicinales como su primera opción 80% de los mexicanos: urgen a protegerlas

Especialistas advierten que hasta 30% de estas ha disminuido y apremian a que el gobierno tome medidas

Hace unas semanas una iniciativa de la comunidad Avaaz desbocó una notable polémica, pues asegura que el gobierno mexicano busca prohibir milenarias plantas medicinales para su uso en infusiones. Aunque la dependencia acusada, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) negó lo anterior con un ligero tuit, pese a la petición sobre su postura de este y seguramente otros medios, la reacción de los ciudadanos ha sido sorprendente.

En México hay una tradición de uso de plantas medicinales muy arraigada; el conocimiento se ha transmitido por generaciones aun pese a la hibridación cultural por la llegada de los españoles. De hecho, lo anterior acrecentó la trasferencia de conocimiento sobre las plantas milenarias endémicas y las tradiciones medicinales ibéricas.

Además de la amplia costumbre herbolaria, en México al menos la mitad de la población vive en pobreza desde hace tres décadas; por ello la medicina tradicional, por convicción pero también seguramente por necesidad es la primera y, para muchos mexicanos, la única opción medicinal. Expertos de la Organización Mundial de la Salud declararon recientemente que en este país hasta 80% de la población depende de la medicina herbolaria. 

Según la Sociedad Mexicana de Agricultura Sostenible (Somas), en México hay cerca de 30 mil especies de plantas y aproximadamente a 4 mil de ellas se les atribuyen usos medicinales. Pero estas van en declive; por ejemplo, la bióloga Estela Hernández, coordinadora del Área de Vida Ecológica del Jardín Etnobotánico “Francisco Peláez”, de Puebla, denunció para Notimex que en los últimos 7  años se ha perdido 30% de las plantas medicinales de la región.

“Estas plantas ya no existen o se están perdiendo, principalmente por el crecimiento urbano, desmedido y sin planeación. También porque las condiciones climáticas han cambiado, además que el ambiente ya no es tan fértil porque las técnicas de cultivo, como el uso de mucho químico, han afectado que las plantas que salían de manera natural ya no lo hagan”.

Antes, la Organización Mundial de la Salud había publicado en 2004 un listado para las buenas prácticas agrícolas y de recolección de las plantas medicinales, donde recomienda una “lista roja” en la que se incluyan las plantas en peligro de extinción o amenazadas por país, para recolectarse de acuerdo con las leyes de protección tanto nacionales como internacionales.

La pérdida de plantas medicinales, además del deterioro ambiental que se traduce en el ecosistema entero, también es una problemática social notable: miles de personas dependen de estas para sobrellevar sus enfermedades. Las hierbas medicinales son un patrimonio cultural, biológico, pero también están vinculadas con lo más preciado en la vida de los individuos, sobre todo de los más vulnerables: la salud.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca