16 prácticas maneras de celebrar el Día internacional de la Madre Tierra

Esta fecha es un recordatorio que todxs somos responsables de lograr que el planeta siga adelante, ejerciendo nuevas acciones encaminadas a luchar contra el cambio climático.

Imagen: http://1.bp.blogspot.com/

Las Naciones Unidas reconocieron que el 22 de Abril es el Día internacional de la Madre Tierra; en él, se desea conscientizar la importancia del balance entre la naturaleza y las necesidades económicas, sociales y ambientales de las sociedades. Este día es una manera de tomar consciencia sobre cómo cada ser humano es responsable de que el planeta siga adelante frente a la contaminación,extinción de especies o el cambio climático. 

Si bien este año, el Día de la Madre Tierra coincide con la ceremonia de firma de Acuerdo de París sobre el cambio climático, para muchos líderes políticos parece que aún les queda algo lejano el problema que afecta a todos los ecosistemas –e inclusive, a la salud de las personas–. Por eso, esta fecha es un recordatorio que todxs somos responsables de lograr que el planeta siga adelante, ejerciendo nuevas acciones encaminadas a luchar contra el cambio climático. 

 

 

Dado que la Madre Tierra requiere del apoyo de cada uno de nosotros, te compartimos los siguientes consejos para celebrar al planeta en su día: 

http://cdn5.supercurioso.com/
http://cdn5.supercurioso.com/
  1. Cambia las lámparas incandescentes a las lámparas de bajo consumo.
  2. Infórmate sobre los beneficios de las energías renovables, y por qué las energías fósiles son malas para nuestro mundo.
  3. Sólo por este día, desconecta tu conexión a internet y gasta lo mínimo de electricidad.
  4. Planta un árbol, e incluso invita a amigos a hacer lo mismo.
  5. Enseña a los niños a apreciar y a cuidar a la naturaleza y la biodiversidad.
  6. Juega con los niños en la calle, demostrando la importancia de cuidar el medio ambiente desde el exterior y no desde una computadora. 
  7. Decirle a esa persona que arrojó la basura en la calle, que la levante y la tire en la basura.
  8. Reciclar, y alentar a amigos que también  lo hagan. 
  9. Reduce el uso de bolsas de plástico, y si se tienen que usar, lo mejor es reciclarlas. 
  10. Difunde con quienes desconozcan, qué es el calentamiento global y los gases de efecto invernadero, y qué asociación tiene con el cambio climático.
  11. Calcula tu huella de Carbono. Con la ayuda de un calculador de carbono podrás conocer cuál es tu contribución personal al calentamiento global y de este modo, poner remedio y reducir tu propia contaminación.
  12. Evitar utilizar transportes que contaminen, como la bicicleta para ir a lugares cercanos; y caminando si son lugares más cercanos.
  13. Practica algún deporte
  14. Optar por usar tus productos de limpieza que contaminen menos.
  15. Reduce el consumo de carne roja y otros derivados, tales como alimentos procesados.
  16. Haz que todos los días sean el día de la Tierra. Para ello, nada mejor que comprometerte a cuidar a diario de tu planeta. A veces las pequeñas acciones de todos juntos son las que dan pie a los grandes cambios.

[El Blog Verde]

Más en Ecoosfera: 

Estos son los elementos claves para comprender el rol de México en el Acuerdo de París (INFOGRÁFICO)

Alta incidencia en enfermedades a causa del calentamiento global

 



Alba, el orangután albino que sobrevive contra todo pronóstico

Él, junto con otros 500 orangutanes, se encuentran en el centro de rehabilitación después de permanecer encerrados y al borde de la desnutrición y deshidratación.

Alba es el nombre del orangután albino recientemente rescatado por la Borneo Orangután Survival Foundation. Él, junto con otros 500 orangutanes, se encuentran en el centro de rehabilitación después de permanecer encerrados y al borde de la desnutrición y deshidratación; sin embargo, esta es la primera vez en la historia de la fundación que se está cuidando un orangután albino. 

Actualmente los orangutanes se encuentran en grave peligro de extinción; y en el caso de los orangutanos albinos, como el gorila albino Copito de Nieve y el mono araña en Honduras, son especialmente inusuales. Por esta razón, la fundación ha dado cobijo a Alba con el fin de estudiar el albinismo en simios y en determinar la mejor forma de ayudarlo. Hasta lo que han descubierto los científicos, el abinismo puede afectar a nervios y órganos sensoriales, como los ojos, así como estrés medioambiental y la endogamia en poblaciones aisladas. 

De acuerdo con un estudio realizado por la UICN, 104 000 orangutanes viven en Borneo –un número mucho menor al de 1973–, cuando se estimaba que vivían unos 288 000 orangutanes en la isla. Las principales causas de la extinción de estas especies residen en la casa y la deforestación. Esta destrucción de la naturaleza a través de sequías e incendios, se ha relacionado con una alta demanda de pulpa de papel y plantaciones del árbol de palma. 

Entre las opciones más viables para apoyar la permanencia de los orangutanes es respaldar el trabajo de investigación y de cuidado de proyectos como los de la Borneo Orangután Survival Foundation o la del The Orangutan Project –TOP–; así como reducir el consumo de productos que se relacionan con la deforestación de árboles de palma o pulpa de papel, como es el caso del dulce de avellanas y chocolate Nutella. 

También en Ecoosfera: 

Los orangutanes traumatizados también van a la escuela…

Trafican orangutanes para ser prostituidos en burdeles en Asia



5 bebidas naturales que ayudarán a dormir más y mejor

Las preocupaciones, angustias y malestares físicos son las principales causas que provocan el insomnio; el cual puede desencadenar en una serie de consecuencias tanto fisiológicas, emocionales como conductuales.  Si después de pasar noches recorriendo cada extremo de la cama sin tener éxito en dormir ocho horas seguidas, estas bebidas naturales –y caseras– podrán ayudarte a […]

Las preocupaciones, angustias y malestares físicos son las principales causas que provocan el insomnio; el cual puede desencadenar en una serie de consecuencias tanto fisiológicas, emocionales como conductuales. 

Si después de pasar noches recorriendo cada extremo de la cama sin tener éxito en dormir ocho horas seguidas, estas bebidas naturales –y caseras– podrán ayudarte a descansar el cuerpo y la mente: 

– Agua de coco

El agua de coco ayuda a conciliar el sueño; por lo que se recomienda beber un vaso de 200 ml de agua de coco una hora antes de dormir. Esto sucede ya que reduce los niveles de cortisol, hormona del estrés, así como la sensación de indigestión por comidas pesadas. 

– Té de lavanda

La lavanda reduce la presión sanguínea y el ritmo cardíaco, favoreciendo a la relajación. Es recomensable beberlo una media hora antes de dormir. Necesitas: 1 cucharada de lavanda fresca o seca, 2 tazas de agua (500 ml); pon a calentar el agua y cuando esté hirviendo, añade la lavanda, deja reposar por cinco minutos y cuela. 

– Juego de cereza

Es una fuente natural de melatonina, la hormona que regula el ciclo del sueño. Es recomendable beber medio vaso –100 ml– de jugo de cereza por la mañana y la noche; pero no más de una taza por día. 

– Valeriana

Esta planta es muy usada en tratamientos para el insomnio. Necesitas: 1 taza de agua caliente –250 ml– y 1 cucharadita de valeriana –5 g–; añade la valeriana al agua hirviendo y deja reposar unos minutos, cuela y consume. 

– Té de manzanilla 

Ayuda a reducir la ansiedad, por lo que funge como bebida relajante. Necesitas: 1 cucharada de manzanilla –10 g– y 1 taza de agua –250 ml–; pon a hervir el agua y cuando esté al punto de ebullición agrega la manzanilla, después de la decocción durante cinco minutos, cuela y consume. 



Desaparecerán 430 árboles en la CDMX para ampliar la línea 5 del Metrobus

La Secretaría de Medio Ambiente –Sedema– de la Ciudad de México autorizó la remoción de aproximadamente 430 árboles en la capital mexicana.

Frente a una crisis grave en torno al calentamiento global, la Secretaría de Medio Ambiente –Sedema– de la Ciudad de México autorizó la remoción de aproximadamente 430 árboles en la capital mexicana. Esto con el fin de extender la línea 5 del Metrobus, la cual recorrerá desde San Lázaro hasta la Glorieta de Vaqueritos. 

La Sedema, bajo la tutela del gobierno de Miguel Ángel Mancera, acaba de autorizar la retirada de 91 fresnos, 61 jacarandas, 55 eucaliptos y 43 casuarinas; así como el transplanto de 33 de árboles, 990 plantas ornamentales y siete podas a lo largo de 20 kilómetros. Además, con el fin de “resarcir los daños causados por los planes de movilidad de la extensión de la Línea 5 del Metrobus”, se compensarán con 1 402 árboles nuevos a lo largo de la intersección en Eje 3 Oriente y calzada Ignacio Zaragoza –en donde correrá hasta Calzada del Hueso y un tercer tramo de Canal Nacional y Mar Tranquilidad–. Esta ampliación del Metrobus parece que comprenderá 34 estaciones, 80 espacios para bicicletas y tres ciclovías. 

Este proyecto, que aún se encuentro en proceso de licitación, es impulsado por el gobierno de la Ciudad de México y financiado por el Banco Mundial; tendrá un costo de 2 483 millones de pesos y una afluencia estimada de 120 000 usuarios. No obstante, ¿se trata realmente de una expansión sustentable que ayudará a disminuir la contaminación en un espacio cosmopolita como la CDMX?  



5 consejos para que tu jardín ayude a combatir al cambio climático (aún más)

La proliferación de bacterias y microorganismos de la tierra es esencial para que tu jardín absorba más Co2.

Todos sabemos que las plantas limpian el aire absorbiendo el bióxido de carbono, y aunque por las noches expiran este mismo compuesto, es mayor su contribución para regenerar el ambiente. También conocemos los beneficios de crecer el número de espacios verdes, sobre todo en las ciudades, los cual mejora las temperaturas y la calidad del aire circundante. Sin embargo, hay ciertos consejos que pueden hacer que tú jardín o espacio verde contribuyan aún más a limpiar el aire,  y con ello reducir el cambio climático; recordemos que los cambios individuales, en suma, pueden hacer grandes diferencias. 

Sami Grover, experto en jardines, ha desarrollado en un artículo reciente una serie de consejos para que tu jardín pueda absorber mayor cantidad de CO2. Los siguientes tips pueden ser un paso notable en la contribución individual por el medio ambiente (también aumentarán tus conocimientos básicos sobre jardinería). 

1. Aplica siempre composta a tu jardín.

La composta no solo alimenta tus plantas, también crea un magnífico mundo de microorganismos y bacterias que absorben mucho más Co2 que el cultivo mismo.

2. No excaves.

En el mismo sentido que el anterior consejo, al cavar, haces que aquél submundo microscópico quede al descubierto y a expensas del oxígeno y la luz del sol, lo que merma la cantidad de Co2 que absorbería de no haber quedado al descubierto. 

3. Usa cubiertas de abonos naturales.

Si cubres el suelo con abonos naturales, como con una especie de cubierta, harás que los microorganismos y los nutrientes de la tierra se multipliquen. Además, esas capas pueden ser retiradas cuando el crecimiento de la planta lo necesite. 

4. Diversifica tus cultivos

Es muy curioso, pero en la naturaleza los cultivos nunca son homogéneos. Aún así, las personas parecemos empeñarnos en hacer de nuestros jardines un lienzo estético de pocas especies. Mientas más diversidad de alimentos y plantas cultives, mayor será tu aporte al consumo de Co2 y el mejoramiento de la temperatura. 

5. El césped no es tan buena idea

Los jardines de césped perfectamente podado son de hecho una invención criticada por los expertos. No suelen ser muy ecoamigables, por el gran uso de agua que requieren, y su contribución para limpiar el aire no es si quiera cercana a la de un jardín diversificado.



Día Internacional de la Madre Tierra: la historia y las paradojas detrás de esta celebración

Instituido en 1992 por la Organización de las Naciones Unidas, el Día Internacional de la Madre Tierra es una fecha para reflexionar sobre el efecto que nuestros hábitos y en general nuestra vida cotidiana tiene en el medio ambiente que nos acoge y nos recibe.

La preocupación explícita por nuestro entorno y, en general, el medio ambiente, se ha popularizado solo en las últimas décadas, en buena medida porque los hábitos y prácticas de nuestra vida cotidiana alcanzaron desde mediados del siglo XX un pico negativo en su efecto sobre la naturaleza y sus procesos. La vida industrializada que en el  siglo XIX se volvió ya irreversible, cobró años después la factura ambiental que, también esta, se adivinaba inevitable.

Un poco en respuesta a esto, en 1970 se instituyó en Estados Unidos el Día Tierra, un año después de que se registrara un devastador derrame petrolero en las costas de Santa Bárbara, California, con la consecuente protesta de activistas y en especial un senador de la época, Gaylord Nelson, que en compañía de ciudadanos y organizaciones realizó una intensa campaña en pro de la protección del medio ambiente.

Casi 20 años después, esta efeméride alcanzó dimensiones mundiales cunado la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el marco de una reunión sostenida en Rio de Janeiro en 1992, instituyó con beneplácito de las más de 100 naciones participantes, el 22 de abril como Día Internacional de la Madre Tierra.

Sin embargo, cabe hacer notar que estos sucesos, sin soslayar su valor institucional, en buena medida solo recogieron una amplia tradición común a casi todas las culturas del mundo, que encuentran en la Tierra el sustento original, la fuente primera de existencia, tanto en términos reales como simbólicos. A pesar de todos nuestros desarrollos tecnológicos, del grado de civilizaciones que, en otros sentidos, ha alcanzado la especie humana, la Tierra sigue siendo nuestro origen irrenunciable de subsistencia.

Esa, en buena medida, es la paradoja, pues el sistema de vida y pensamiento que impera en Occidente, el que nace de la cruza de la modernidad y el modo de vida capitalista, cuenta entre sus mecanismos esenciales la imposición de sus prácticas, con el consecuente barrido y suplantación de todas las que alguna vez existieron. Si, por ejemplo, una cultura adjetivada de “pre moderna”, creía que antes de alimentarse había que dar gracias al suelo donde creció la planta que se convirtió en el pan que nos llevamos a la boca, o aconsejaba cuidar el agua y lo que en ella arrojábamos pues, a fin de cuentas, todo vuelve a nosotros, la lógica instrumental de la modernidad sustituye dichas ideas “arcaicas” con procedimientos industriales con los que supuestamente una planta puede desarrollarse en cualesquiera condiciones o una porción de agua siempre puede purificarse.

Pero sabemos de sobra que esto no es absolutamente cierto. Las promesas de la modernidad distan mucho de estar cumplidas y, por el contrario, actualmente parecen pronósticos optimistas de quienes hace dos siglos confiaron todo en la pretendida capacidad ilimitada de la razón humana.

Tampoco se trata, claro, de regresar a esa edad idílica que, por esto mismo, también se antoja inexistente. Si acaso, el Día de la Tierra nos puede servir para reflexionar sobre la mejor manera de conjuntar saberes y técnicas, pensarlos y ejercerlos de manera tal que el impacto sobre nuestro entorno sea, en la medida de nuestro alcance, positivo. El Día de la Tierra nos puede servir para reflexionar sobre nuestro consumismo ―material pero quizá también espiritual―, sobre por qué al comprar unos tenis fomentamos el trabajo infantil en Asia, sobre la calidad de los alimentos que llevamos a nuestro cuerpo, sobre esa botella de agua que adquirimos diariamente o el vaso desechable del café que desayunamos cada mañana, sobre si entregamos nuestro dinero a los productores locales o a una trasnacional que los explota, sobre los ciclos en los que nuestra vida y nuestra sociedad comparten con la naturaleza y de los cuales formamos parte a veces sin que nos percatemos de ellos.

Un día, en suma, para preguntarnos sobre el efecto que nuestra existencia tiene en el mundo.

También en Ecoosfera: 

¿Cómo liberar del plástico tu vida diaria?

 

Composta: de basura a comida con un simple cambio de perspectiva (VIDEO)

 

Beber agua embotellada mata al planeta

 

En Pijama Surf: Actualmente hay más esclavos que nunca, ¿cuántos de ellos trabajan para ti?

En Mamá Natural: Alternativas ecológicas a los tampones y toallas femeninas (hechas de plástico y no degradables)

Con información de IB Times y UN

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca