Conoce por qué este pingüino viaja año con año a las playas de Brasil

Durante los ocho meses, Pereira alimenta a Dindim con una dieta especial, pasan el tiempo juntos y llevan un vínculo realmente afectivo.

Hay quienes consideran imposible un vínculo especial entre humanos y animales; sin embargo cada vez hay más pruebas –verídicas y científicas– que señalan la belleza sobrehumana de una amistad de este estilo. Como es el caso de Joao Pereira de Souza y un pequeño pingüino.

Hace ya cinco años que Joao Pereira de Souza, jubilado, exalbañil y pescador, le salvó la vida a un pequeño pingüino en las playas de Brasil. El hombre encontró al pequeño animal en medio de las rocas, cubierto de petróleo, por lo que decidió cuidarlo durante  una semana hasta que se recuperara del todo. De cariño, lo llamó Dindim.

25020396273_32111ab9cc_z

Estos cuidados lograron que el pingüino se recuperase pronto para volver al mar con los de su especie. No obstante, la sorpresa fue cuando Dindim aparecería unos meses después en las costas de Río de Janeiro esperando a Pereira de Souza. Desde entonces, el pequeño pingüino pasa ocho meses con su amigo humano, y los meses restantes del año viaja por las costas de Chile y Argentina con su manada. Se trata de una travesía de 8 000 km.

Durante los ocho meses, Pereira alimenta a Dindim con una dieta especial, pasan el tiempo juntos y llevan un vínculo realmente afectivo. En palabras del brasileño, “lo quiero como si fuera mi hijo, y creo que él también me quiere.”

 



¿Por qué las instalaciones de musgo son la solución a la contaminación en las ciudades?

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo, aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente.

Numerosas ciudades del mundo han tenido que adaptarse a la cada vez más creciente sobrepoblación; han tenido que desarrollar nuevas infraestructuras tanto públicos como privados para agilizar el transporte y efectivar la vivencia de millones de habitantes. Desgraciadamente no todas las ciudades cuentan con conceptos y diseños que sean capaces de ser sostenibles tanto con las necesidades humanas como con la resiliencia de la naturaleza. Frente a ello, surge una startup tecnológica llamada Green City Solutions, la cual instala fitros de aire mediante cultivos de musgo. 

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo,  aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente. Cada instalación es alrededor de 3 metros de anchoy 4 metros de alto, en donde hay plantas a lo largo de 2.19 metros de profundidad. Además, es capaz de ofrecer un beneficio ambiental de 275 árboles, absorbiendo 250 gramos de partículas al día y removiendo 240 toneladas métricas de dióxido de carbono cada año. 

De acuerdo con el cofundador de Green City Solutions, Zhengliang Wu, “los cultivos de musgo poseen mucha más área de superficie vegetal que cualquier otra planta. Esto significa que puede capturar más contaminantes.” Y gracias a que cada instalación posee sensores vía Wi-Fi, se puede medir la calidad de aire alrededor de ella: se ha comprobado su efectividad a un bajo costo –cada instalación cuesta alrededor de 25 000– para limpiar el aire. 

 

 

Este tipo de proyectos que busca la ecosustentabilidad de las ciudades proveería numerosos beneficios tanto a la salud general de la población como a la ecología de la región. Varios estudios han comprobado la toxicidad de los contaminantes derivados de los medios de transporte, la basura, entre otros. De modo que incorporar esta tecnología podría ayudar a fortalecer la infraestructura citadina, mejorar el medio ambiente y regular la temperatura de las ciudades. 

 



Vaquita, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983).

Autor: Andrea Tapia García

Vaquita (Phoecena sinus), mejor conocida como vaquita marina. Es una especie endémica del Golfo de California que actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción con una población cercana a los 30 individuos. ¿Cómo fue que esta especie llegó a este punto?

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares biológicamente mas ricos y productivos en todo el mundo. Su riqueza ecológica y alta productividad, ha hecho que las actividades económicas aumentaran constantemente a lo largo del Golfo, convirtiéndolo en una región económicamente activa y causando un crecimiento incontrolado de la población (Urban, Rojas, Guerrero, Jaramillo & Findley, 2005).

Este mar es el hogar de cerca de 43 especies de mamíferos marinos, incluida la endémica vaquita. Debido a las diversas e insostenibles actividades humanas, como lo son la pesca, turismo, contaminación y cambio climático; los mamíferos marinos de esta área han sufrido diversas amenazas, logrando disminuir sus poblaciones, en algunos casos a un nivel crítico (Arrellano, Torreblanca & Smith, 2014).

Actualmente la vaquita es el cetáceo más amenazado en todo el mundo. Siendo la causa principal son las capturas incidentales en redes de pesca (Rohr, 2016). Durante las actividades pesqueras, los mamíferos marinos son capturados y mueren. Esto es conocido como captura incidental; y representa un problema para muchas especies de cetáceos alrededor del mundo (Danemann & Ezcurra 2007).

El poner en riesgo a esta especie, nos lleva a cuestionarnos ¿Qué se hizo bien?, ¿qué fue lo que faltó?, ¿queda algo más por hacer?. A partir de estas y otras preguntas, se tratará de dar un panorama sobre el porqué esta especie se encuentra al borde de la extinción.

La vaquita (P. sinus), es el cetáceo más pequeño de todo el mundo con un tamaño cerca de los 140 cm. De acuerdo a Norris y Mc Farland (1958; citados por Urban et al. 2005), su distribución se encuentra limitada a la parte Norte del Golfo de California. Suelen estar en grupos pequeños o solitarios y se calcula una vida media de 20 años, con una reproducción de un individuo cada 2 años. Aunque la edad de madurez sexual ha sido difícil de estimar, se cree que maduran alrededor de los 5 años (Mateos, 2017; Brownell & Robert. 1983; Rohr, 2016; Urban et al. 2005).

La vaquita comparte aguas con un pez conocido como totoaba, también endémico de la región. La vejiga de este pez, al que se le atribuyen capacidades afrodisiacas y medicinales, puede venderse en Asia con un precio que llega alcanzar hasta los 60 mil dólares, consumiéndose principalmente en China (El Universal, 2017). Desde el año de 1942, la pesca furtiva y el tráfico para su vejiga han provocado una pesca incontrolada e ilegal, involucrando tanto a pescadores mexicanos como traficantes estadunidenses (Brownell & Robert. 1983).

El primer reporte registrado de vaquita en una red de pesca data del año 1961 por Norris y Prescott. La captura incidental por las flotas pesqueras en la década de 1970, estaba en el rango de decenas a cientos de vaquitas (Brownell & Robert. 1983). En el año 1975, se declaró la veda permanente para la totoaba; sin embargo, la pesca con redes de enmalle siguieron operando.

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983). Se contrató personal profesional en áreas protegidas y se desarrolló un plan de manejo (Arrellano et al. 2014). A pesar de esto, las pescas incidentales, no se detuvieron, teniendo un rango de muerte de 32 vaquitas por año (Brownell & Robert. 1983).

En 1993, el Alto Golfo de California y el Río Colorado, son decretados Reserva de la Biosfera. El gobierno especifica la protección legal de la vaquita, complementando las regulaciones de la reserva. Al observar que la población seguía disminuyendo, se realizaron estudios de población que demostraron que el área protegida no coincidía con su distribución. Además, la zona de reserva no contaba con los señalamientos adecuados para la prohibición de pesca.

La International Whale Commission (IWC) basándose en un estudio con una mortalidad de entre 39 y 84 vaquitas en 1995 (D’Agrossa et al, 2000), propuso el cierre de la pesquería de totoaba. Se necesitaba reconsiderar los permisos de pesca, realizar acciones para detener el comercio ilegal de totoaba y desarrollar un plan de protección a largo plazo para la vaquita. En dicho plan necesitaba incluirse educación y alternativas para pescadores, así como acciones de monitoreo (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina [CIRVA], 2014). De no ponerse en marcha, calcularon que la población bajaría durante los siguientes 15 años a 50 individuos (Urban et al. 2005).

En la década de los 90 la gestión de áreas litorales se basaba en un modelo integrador, donde se tomaba en cuenta el desarrollo sostenible junto con la participación pública (Pérez C. 2014). Si se observa el caso de la reserva de Cabo Pulmo en Baja California, resulta evidente que para que un plan de manejo sea exitoso, debe haber una implementación de las acciones por parte del gobierno y las personas afectadas por dicho manejo (Olsen et al 1999).

En el caso del Mar de Cortés, se prohibieron las redes de enmalle, pero sin dar una solución a los pescadores. Los pescadores locales argumentaron que las nuevas redes eran insuficientes para mantenerse y que mientras no se diera una solución eficaz, seguirían utilizando redes de enmalle (CIRVA, 2014).

La CIRVA sostuvo que debido a la falta de medidas eficaces para controlar la pesca, las vaquitas habían seguido un rápido camino a la extinción y que para detenerlo se debían retirar todas las redes de enmalle. (CIRVA, 2014). Después de que Omar Vidal, director de la WWF, comentara que las redes de enmalle eran la razón por la que la población de vaquitas se encontraba encolapso, la SEMARNAT (Secretaria de Medio Ambiente y de Recursos Naturales), comenzó a trabajar en una alternativa para sustituir este tipo de redes, trabajo que hasta la fecha sigue inconcluso. (Zamarrón, 2016).

A pesar de las advertencias, el gobierno Mexicano no realizó las acciones necesarias. Inclusive la IWC afirmó que si el gobierno hubiera seguido las recomendaciones, la vaquita probablemente no se encontraría en esta situación. (CIRVA, 2014). No fue hasta el año 2012, que se realizaron los primeros esfuerzos reales para detener el comercio ilegal (CIRVA,2014). A pesar de los esfuerzos en patrullar las zonas y hacer cumplir las normas, el proceso judicial es descuidado y no se logran las condenas establecidas. Consecuentemente, el comercio ilegal no ha podido ser detenido (Méndez E. 2017). En este punto, el retirar las redes de enmalle era insuficiente, se necesitaba prohibir todo tipo de pesca en la zona (CIRVA, 2014).

Debido a los pocos avances logrados, en el año 2016 se lanzó una iniciativa, donde se buscaba considerar la pesca de totoaba como un delito grave y sin derecho a fianza, con la finalidad de cesar con las redes de pesca de manera definitiva. Actualmente esta iniciativa sigue en proceso de revisión. (Garduño J., 2017).

De acuerdo a la CIRVA en noviembre de 2016 quedaban 30 individuos. Al no poder parar la caza ilegal y al borde de la extinción, científicos han propuesto capturar especímenes y colocarlos en un corral marino. Junto con ayuda de delfines entrenados por parte la marina de EUA, se buscaría localizar los individuos para transferirlos a un estanque temporal, construido dentro de su hábitat.

Sin embargo, aunque este plan pudiera llevarse a cabo, los científicos ven poco probable que la reproducción en cautiverio, pudiera restaurar la población. Este plan de manejo, representa una última alternativa, para evitar la extinción de la vaquita, que requeriría de grandes esfuerzos de manera continua, durante décadas (Mendez E., 2017).

Este caso de pérdida de biodiversidad debido al comercio y el tráfico ilegal, la falta de comunicación entre sociedad y gobierno, y la falta de acciones por parte del gobierno Mexicano, Estadunidense y Chino; deberá tomarse como referencia para poder realizar planes de manejo completos, eficaces e integradores. Se debe ayudar a la gente a ver en una perspectiva diferente. Informarlos, entender sus problemas y entre todos buscar una solución. Sólo de esta manera, los recursos marinos podrán ser aprovechados de manera sostenible; y la conservación y el manejo de recursos, podrán ir de la mano.



Conoce la improbable amistad del búho y el gato que se han vuelto inseparables (FOTOS)

En un café de Japón un búho y un gato han entablado una relación sorprendente.

Existe en Japón un sitio acogedor y popular llamado Hukulou coffee shop. En el lugar se venden alusiones a los búhos; una especie de tienda café donde también de hecho vive un búho real.

Este espacio se ha hecho cada vez más popular no solo por el encanto que generan los búhos en miles de personas; también porque ahí se ha formado un enternecedora historia amistosa entre un gato llamado Marimo y un búho, Fuku, que juegan, comen e incluso duermen juntos.

Una improbable amistad considerando que los gatos suelen no llevarse bien con las aves, o al menos eso creíamos.

 



Las reuniones más hermosas del reino animal (FOTOS y VIDEO)

Estas especies se congregan creando bellísimos espectáculos, pero la ciencia detrás de estos fenómenos es aún más sorprendente. Aquí te los explicamos.

Los animales se juntan por todo tipo de razones, alimento, protección, reproducción y diversión. Aquí te presentamos algunos de los grupos animales más bellos, graciosos y simpáticos del reino animal.

Arrendajo azul: Estos bellos pájaros (conocidos como azulejos en México) se caracterizan por vivir solos la mayor parte de sus vidas. Son animales territoriales que sólo se reúnen para reproducirse o para defenderse. En un experimento que buscaba estudiar el comportamiento de esta especie, científicos colocaron diversos objetos cerca de una zona con una población grande de arrendajos. Los pájaros ignoraron bloques azules, evitaban buhos de peluche y defendían su territorio de otras aves, pero al ver un cadáver de un azulejo su reacción fue particularmente inesperada. Las aves se congregaron una por una cerca del cuerpo y emitían un sonido de alarma. Los científicos especulan que esta especie de funeral trata de avisar a los demás azulejos que hay un predador en el área.bluejays

Catarinas: Las catarinas son uno de los insectos más queridos en el mundo. Son bellos, tienen un color peculiar y se alimentan de otros insectos que devoran plantas. Estamos acostumbrados a ver una o dos catarinas en nuestro jardín, sin embargo, estas si vuelan en enjambres y hay pocos espectáculos más impresionantes que una nube roja descendiendo sobre la tierra.

descarga

Macacos japoneses: ¿Quién no disfruta de meterse en una tina caliente cuando hace mucho frío? Sin duda alguna, estos primates aman hacerlo. Famosos por congregarse en los manantiales calientes de Japón, estos macacos llevan a cabo un ritual verdaderamente sorprendente: son excluyentes. Estas reuniones tienen como propósito principal fortalecer los lazos de la manada, sin embargo, no todos pueden participar en este ritual ya que se trata de un acto exclusivo que disfrutan las hembras de más estatus (los macacos son matriarcales).

Lo que muchos no saben es que este comportamiento es relativamente nuevo, y data a un experimento científico de los años 40. Con el fin de estudiar el comportamiento de la especie, los científicos los llevaron hacia los manantiales con comida, enseñándoles un comportamiento muy humano, pero dentro del ritual animal.

Colibríes: El vuelo de estas pequeñísimas aves puede alcanzar una velocidad de 45 kilometros por hora, pero su peso puede ser de 3 gramos, lo cual complica determinar a ciencia cierta sus patrones de migración. Lo que los científicos sí han podido encontrar, es que estas aves acumulan peso (hasta 40% de su masa corporal) antes de un viaje largo. Se cree que algunos colibríes viajan a través de muchos estados y llegan cruzar el golfo de México en busca de la mejor comida.

 Tortugas recién nacidas: Las tortugas, criaturas milenarias, son elegantes en el agua pero muy torpes sobre tierra. La madre pone sus huevos, cientos de ellos, en un hoyo en la arena e inmediatamente regresa al mar, sabiendo que sus crías harán lo mismo. En cuanto nacen, las pequeñas tortugas, que sin dificultad alguna caben en la palma de la mano de un niño, se trasladan en grupos hacia el mar para protegerse de los predadores, ejemplificando que los grupos ofrecen mayor seguridad al individuo.

tortugas--644x362

Ranas Hylomantis: La supervivencia de estas simpáticas ranas depende de dos cosas: su camuflaje, parecen hojas, y su habilidad para desplazarse de un lado a otro con mucha destreza. Por lo mismo son animales relativamente solitarios, excepto cuando, una vez al año, en Costa Rica se juntan para tener orgías:

Pingüinos emperador: Uno de los grupos animales mejor conocidos, estos pingüinos son las estrellas de muchos documentales: se reúnen para reproducirse y luego toman turnos cuidando el huevo hasta que nace.

Manatíes: Mientras que la mayoría de los animales en esta lista se juntan para reproducirse, alimentarse o protegerse, los manatíes se juntan simplemente por el placer de hacerlo. En general son criaturas solitarias, sin embargo, cuando llega la hora de estar juntos juegan y muestran comportamiento afectivo.

watch-as-a-breathtaking-herd-of-gentle-manatees-greet-vacationers



Un albúm lleno de recuerdos: el mundo Ártico que pronto dejará de ser (FOTOS)

Mientras que las fotografías que Paul Souder ha tomado en los treinta años de su carrera celebran la biodiversidad de nuestro planeta, también son un recordatorio de todo lo que hemos destruido. En la galería pueden observar un álbum al que Souder se refiere como “libro de recuerdos lleno de fantasmas”. Mientras que el fotógrafo […]

Mientras que las fotografías que Paul Souder ha tomado en los treinta años de su carrera celebran la biodiversidad de nuestro planeta, también son un recordatorio de todo lo que hemos destruido. En la galería pueden observar un álbum al que Souder se refiere como “libro de recuerdos lleno de fantasmas”.

Mientras que el fotógrafo ha experimentado todo tipo de aventuras mientras que fotografiaba el mundo entero, en una reciente entrevista confiesa que ha perdido la esperanza por muchas especies, en especial las que habitan en los polos. Souder ha visitado en cuatro ocasiones la Antártida y ha sido testigo de cómo en el curso de una generación, enormes glaciares se han convertido en montones de nieve.

Sin lugar a dudas, las fotografías tocan cuerdas que despiertan intensas emociones y nos hacen querer evitar el cambio climático, mientras que nos recuerdan al mismo tiempo, que será demasiado tarde para muchas especies.

Sus fotografías nos muestran las sutiles naturalezas de los sitios que visita, especies sublimes que se esfuerzan por sobrevivir en un mundo cuyos cambios climáticos drásticos los han desplazado. Souder confronta el comportamiento de la raza humana, con un poco de asco y decepción al decir: “A veces me pregunto si no estamos simplemente creando un registro de todas las cosas que hemos, como especie, destruido.”

 Para ver más imágenes por el fotógrafo en este enlace.

[Co.Exist]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca