4 mil chefs piden más transparencia en los alimentos

En Estados Unidos la Ley DARK impediría que los productos informen si contienen transgénicos.

Foto:munchies.vice.com

El tiempo mismo va documentando cómo no solo no existe certeza de que los transgénicos son seguros para la salud; también el cómo las grandes corporaciones que venden estos productos han sistemáticamente incurrido en macabros casos y en el boicoteo de información por parte de científicos independientes.

La premisa es sencilla: si no está probada la seguridad de un producto, este no debiese estar en el mercado. Y si lo está, como mínimo los consumidores habrían de tener el derecho a conocer el contenido de sus productos.

Una nueva ley en Estados Unidos llamada Ley de Negación a los Estadounidenses al Derecho de Saber, que ahora está en revisión en el senado pero que ya fue aprobada por la Cámara de Representantes, permite que los productos prescindan del etiquetado que informe a los consumidores si estos llevan o no transgénicos entre sus ingredientes.

Naturalmente, es una ley sospechosa (¿por qué la corporaciones no quieren que se sepa si sus productos llevan transgénicos?) y atenta contra los derechos del consumidores. Esto ha causado preocupación entre muchos ciudadanos, y entre ellos está Tom Colicchio, un chef que es el fundador y miembro del comité de Food Policy Action.

Este grupo tiene entre sus objetivos “mantener la responsabilidad de los legisladores respecto a los votos que tienen efecto en la comida y la agricultura”. Colicchio ha solicitado a chefs de todo el país que firmen una petición en contra de la ley antes citada.

Les conminamos a rechazar cualquier intento de impedir el etiquetado obligatorio de los alimentos genéticamente modificados. Apunta la petición.

Hasta ahora esta campaña ha conseguido resultados sorprendentes: hasta 4.200 chefs de 46 estados han firmado la petición.

Los activistas llaman a la ley anterior la ley Dark, pues conlleva una nula transparencia al momento de decisión de un consumidor respecto a los transgénicos. ¿Y quiénes están detrás de esta ley? En una reciente entre vista Colicchio responde:

Todas, desde Big Ag hasta compañías de comida, están detrás de la Ley DARK. La Asociación de Fabricantes de Alimentos la está apoyando y también compañías como Monsanto, Syngenta y Dow.



10 contundentes motivos para oponerse al maíz transgénico

Argumentos agrupados en un infográfico para rehusarnos a los transgénicos por sus implicaciones

Para muchos está muy claro: la historia de los transgénicos ha estado envuelta en sospechosos capítulos donde sus principales promotoras, como Monsanto, han bloqueado información que alude a los efectos nocivos para la salud al consumirlos. 

Esta misma empresa también ha demandado injustamente a campesinos pobres cuyos cultivos fueron contaminados de transgénicos por el aire; además, que algunas empresas ostenten la propiedad intelectual del alimento, mientras van terminando con los cultivos de semillas nativas (por la contaminación) es un peligro por el descomunal poder que están acumulando. ¿Te imaginas tener en tu poder la autoría intelectual de la producción mundial de alimentos?

Sin embargo, para muchos otros el uso de transgénicos es parte de una evolución natural de la ciencia; para este sector, su uso está polemizado y en realidad se trata más de un asunto ideológico. Lo interesante es que realmente existen argumentos sólidos que apelan contra la siembra de transgénicos, en particular del maíz mexicano, muchos de ellos con base en episodios históricos (como las demandas a campesinos de la India) y otros con un toque de ciencia, como en el caso de cuestiones de salud

No resulta sencillo explicar de una manera simple las implicaciones del maíz transgénico, pero un infográfico de Greenpeace lo hace muy bien. Sea cual sea tu postura, estos argumentos te darán para reflexionar:

razones-openerse-transgenicos

 

 



La ciencia vs. los transgénicos

Cincuenta científicos mexicanos independientes publican sus argumentos técnicos, sobre el mundo transgénico, y sus fatídicas secuelas.

En el mundo de los transgénicos, los científicos juegan un papel crucial, porque de sus publicaciones depende el conocimiento sobre las implicaciones de las modificaciones genéticas.

Es bastante cuestionable la labor  de los científicos, cuando trabajan para corporaciones, pues, sus estudios están inmersos en un conflicto de intereses. La lógica indica que debieran favorecer a sus propios jefes.

En México recién se publicó un libro de científicos independientes, El maíz en peligro ante los transgénicos: un análisis integral sobre el caso de México, presentado por la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS). 50 científicos nacionales, te comparten sus posturas sobre el maíz comercial transgénico y sus implicaciones.

Son posiciones críticas, que con argumentos serios y probados, contextualizan las distintas aristas en que estos productos influyen: social, económica, ambiental….

Si se alcanza la comercialización transgénica en México, que por ahora está varada, cinco empresas entrarían en esta dinámica de venta, mismas, que tienen acaparado el mercado mundial de las semillas, y por tanto, también la seguridad alimentaria del mundo.

Entre los argumentos contra los transgénicos está el que “seis empresas transnacionales controlan entre el 60 y 70 por ciento de la producción mundial de semillas, mismas que han comenzado a introducir alimentos genéticamente modificados a escala planetaria, con lo que tienen cada vez mayor control sobre los alimentos que produce y consume la humanidad y se corre el riesgo de acabar como “esclavos de un monopolio gigantesco” para la producción de alimentos..” Asegura el científico José Sarukhán.

Te dejamos el enlace del sitio de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, donde encontrarás próximamente  el libro, y la carta que enviaron al presidente Enrique Peña Nieto, para frenar definitivamente la comercialización de transgénicos.

En la discusión mundial sobre los transgénicos, suele argumentarse que los resultados científicos aún son imprecisos sobre los efectos de estos productos. Se tiene la noción de que aún se desconoce una verdad plausible.

Lo cierto es que existe evidencia de que las grandes empresas de transgénicos en el mundo, han incurrido en la cooptación de científicos, y el encubrimiento y censura de estudios contrarios a sus fines comerciales, además de prácticas abusivas con los campesinos.

Es elemental que la información fluya también desde científicos independientes, cuya opinión no esté supeditada a los intereses comerciales. Este libro es una atinada opción para ello.

 



Retiran el artículo que afirma que ratas desarrollan tumores por comer maíz de Monsanto

“Food and Chemical Toxicology”, la revista que hace un año publicó un artículo asegurando que el maíz transgénico estaba directamente relacionado con la muerte prematura de ratas de laboratorio, ha retirado la publicación ya que los resultados son inconclusos.

El portal oficial de “The Food and Chemical Toxicology Journal” publicó esta semana que el artículo escrito por Gilles-Eric Seralini, de la Universidad de Caen, donde se afirma que el maíz de Monsanto y sus fertilizantes causan tumores, ha sido retirado de la publicación.

El equipo editorial tomó la decisión de analizar a profundidad los resultados ya que “tras la publicación del artículo, la revista recibió muchas cartas expresando preocupación por la validez de los resultados y el correcto uso de los animales, así como algunas alegaciones de fraude”.

Un fuerte argumento en contra del artículo de Seralini fue  el tipo de ratas utilizadas en el experimento, ya que estas tienden a desarrollar tumores de mama cuando solo se les da un tipo de alimento. Su método, además, fue cuestionable: jamás especificaron la cantidad de maíz que consumía cada rata y como esto afectaba el desarrollo de tumores o su muerte prematura.

Según la declaración de la revista, “Las conclusiones del artículo, (aunque no son incorrectas) no son convincentes por lo que no alcanzan el nivel necesario para ser publicadas por ‘Food and Chemical Toxicology’”.

La controversial retracción de esta revista deja muchas preguntas sin responder. Se creía que el artículo de Seralini evidenciaba el daño potencial que los productos de Monsanto podían causar a nuestra salud y, que por el momento al menos, parece carecer evidencia confiable. Aunque la revista afirma que sus conclusiones “no son incorrectas” sino inconclusas, el hecho es que el artículo de Seralini ha sido anulado, y con él un fuerte argumento en contra del uso de transgénicos y pesticidas de la trasnacional.

 



Comer veneno: los patógenos ocultos en la carne y leche que consumes

La comida que consumimos diariamente no contiene solamente nutrientes. Conoce lo que las prácticas industriales de la industria alimentaria hacen en detrimento de tu salud.

Quien esto escribe es un ávido carnívoro. Me encanta la carne, de todos los animales y en todas sus presentaciones. Sin embargo soy consciente también de que las condiciones en que se produce mucha de la carne que consumo en mi vida cotidiana son menos que lamentables. La opción de volverse vegetariano resulta buena para mucha gente, y aunque en lo personal no puedo dejar aún el sabor de la carne de lado, documentales como  Food Inc.Death on a Factory Farm y Fresh me han aportado, como pueden hacerlo para ti, una perspectiva realista sobre lo que llevamos a nuestra mesa diariamente.

Y es que la coartada de la desinformación o la disponibilidad de productos en los supermercados ya es insostenible: si consumimos carne, somos silenciosos cómplices del trato que muchas especies reciben en las fábricas de alimentos. Porque los animales, en nuestros días, no son tratados como tales, sino como materia prima dentro de un proceso de producción. Vean los documentales o busquen en Google “maltrato animal”, “cómo se hace el foie gras” o “pollos de KFC”. No querer saber es parte de lo que permite este maltrato.

Incluso si como yo eres un convencido omnívoro, al menos debes saber algunas cosas sobre lo que metes en tu cuerpo todos los días. Las imágenes de la granja idílica en los anuncios de publicidad son material histórico de otros tiempos. Las granjas de hoy en día se parecen más a fábricas donde el ganado es almacenado en pequeños compartimentos para ahorrar espacio, caminando, comiendo y respirando sobre pilas de orina y excremento.

La dieta primordial del ganado vacuno, al menos en Estados Unidos, proviene de granos genéticamente modificados con hormonas de crecimiento; aunque prohibidas en Europa, todavía son legales en América. Se calcula que entre el 70 y 80% de los antibióticos producidos son utilizados en animales de granja para prevenir enfermedades provocadas por la estimulación artificial del crecimiento. El problema con estos antibióticos es que exterminan también las bacterias benéficas en la leche y la carne, por ejemplo, lo que produce patógenos más resistentes a los medicamentos. Todo eso termina en nuestro refrigerador, y eventualmente en nuestro sistema digestivo.

Monsanto, el enemigo favorito de los ambientalistas, produce todavía la hormona de crecimiento bovino (rBGH, por sus siglas en inglés), la cual es inyectada en el ganado vacuno para forzarlas a producir más leche. La sustancia produce malformaciones en generaciones subsecuentes, además de malformaciones y la inclusión de pequeñas porciones de pus en la leche que bebemos.

El ganado se alimenta sobre todo de una combinación de maíz y soya, modificados genéticamente; en su cultivo se utilizan pesticidas a base de glifosato, sustancia altamente tóxica, especialmente de la marca Roundup, otro regalo de Monsanto para el mundo. Un problema entre otros de este pesticida es que eventualmente se queda en la tierra, produciendo nuevos patógenos, lo cuál eventualmente llega a la alimentación del ganado y también a nosotros.

Al menos en Estados Unidos, el congreso y la Secretaría de Agricultura están al tanto de esto. El profesor Don Huber, un científico con años de experiencia en la investigación de patógenos, envió una carta a la Secretaría de Agricultura con un informe detallado sobre cómo estos patógenos producen generaciones de ganado enfermizo, con alta mortandad y cada vez más estériles. Hubert pedía una moratoría (es decir, un cese en el uso) para sacar Roundup del mercado mientras nuevas investigaciones se realizan. Su carta fue ignorada.

En la mayoría de los supermercados los productos orgánicos (libres de pesticidas, además de producidos mediante prácticas menos invasivas y brutales para con el ganado) suelen costar mucho más que los productos normales. Si comprarlos no es económicamente viable, procura consumir los leche, vegetales y carne de productores locales, con lo que ayudarás a la economía de tu comunidad de origen además de mantenerte un poco más lejos de la amenaza de la comida producida en fábricas como estas.

[Waking Times]



¿Engordamos por culpa de los transgénicos?

Existe mucha controversia alrededor de los transgénicos, si causan enfermedades, si alteran el medio ambiente y mucho más. Ahora, un nuevo estudio ha determinado que pueden ser la razón del aumento de peso.

La Escuela de Veterinaria en Noruega trata de determinar el efecto que tienen los alimentos modificados genéticamente sobre quienes los consumen. Para ello realizó varios experimentos con distintas especies. Los animales que fueron alimentados con transgénicos por 90 días, aumentaron de peso. Y no sólo eso, también comían en mayor cantidad.

En el caso de los salmones alimentados con transgénicos, se descubrió además que su sistema inmune cambió, que perdieron parte de su habilidad para digerir proteínas y que desarrollaron una microestructura intestinal diferente.

Los resultados son alarmantes, aún si los transgénicos no provocaran directamente enfermedades, el aumento de peso lo hará eventualmente. Según explica el profesor Åshild Krogdahl:

Si el mismo efecto aplica a los humanos, ¿cómo impactará a quienes consumen maíz transgénico? O incluso, ¿cómo afectará a quienes comen animales que se alimentan de ese maíz?

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca