Estudio muestra que las chinches desarrollan resistencia a los insecticidas

Es el primero en probar que es verdadera esta tendencia que hace obsoletos a algunos químicos que resultan además altamente contaminantes.

Así como ocurre con los virus que han probado desarrollar una mayor resistencia cada vez a los antibióticos,  las plantas conocidas como plagas son también cada vez más resistentes a los fertilizantes; lo mismo ocurre con los insectos.

Un reciente estudio publicado en el Journal of Medical Entomology ha encontrado cómo las chinches son cada vez más resistentes a un común químico fertilizante conocido como neonicotinoid.

El experimento que hicieron el entomólogo Troy Anderson y su equipo lo realizaron separando dos grupos de chinches, unas que desde hace 30 años han sido reproducidas en cautiverio y otro que no.

Tomó solo 2.3 nanogramos de neonicotinoid para exterminar al 50% del grupo de chiches que habían vivido aisladas. Por su parte tomó 1,064 nanogramos para matar al 50% de un grupo de chinches de Michigan.

Este estudio es importante por ser la primera vez que muestra esta resistencia en las chinches. El científico Troy Anderson ha declarado que se trata de un buen comienzo para repensar la manera en que controlamos las plagas, pues pareciera un uróboros, un círculo vicioso, pues los químicos no solucionan el problema y además contaminan.

Mientras todos queremos una herramienta poderosa para combatir las plagas, las que estamos usando con químicos no están funcionando efectivamente, y por lo contrario, las personas están gastando dinero en algo que no está funcionando.

[sciencealert]



Monsanto invertirá 3 mil millones de pesos en México en los siguientes cinco años

La multinacional anunció que planea invertir 3 mil millones de pesos en México a lo largo de los siguientes cinco años, con el fin de “mantener su estrategia de investigación y desarrollo en el país”.

Monsanto, una de las empresas argoquímicas con mayor presencia en el mercado internacional, se le ha acusado de realizar prácticas antiéticas que han afectado tanto a la biodiversidad, al ecosistema como a la salud general de la población humana. Entre las acciones que se relacionan con el consumo de sus productos es la extinción masiva de las abejas mediante sus pesticidas, la extinción de numerosas subespecies de maíz y soya de regiones latinoamericanas, la incidencia de enfermedades, como cáncer y deformidades congénitas, debido al contacto o consumo de organismos genéticamente modificados –OGM–, etcétera. Pese a esta lista con impactos catastróficos sobre el medio ambiente y la población humana, así como las intervenciones legales en su contra, Monsanto continúa adquiriendo fuerza a lo largo de sus comerciantes y consumidores indirectos.

Ahora la multinacional anunció que planea invertir 3 mil millones de pesos en México a lo largo de los siguientes cinco años, con el fin de “mantener su estrategia de investigación y desarrollo en el país”. De acuerdo con el presidente y director general de Monsanto Latinoamérica Norte, Manuel Bravo, el objetivo es lograr un crecimiento en ingresos de entre 3 y 4 por ciento en el país, y así sumar 1 millón de hectáreas para uso productivo de transgénicos e híbridos. Actualmente la empresa posee ingresos cercanos de 10 mil millones de pesos anuales, 1 100 empleados que manejan el negocio para Centroamérica, Caribe, Ecuador, Perú, Venezuela y Colombia, siete centros de investigación y cuatro plantas de producción. 

En México tiene una presencia predominante mediante las marcas Asgrow y Dekalb, las cuales ofrecen una productividad de entre los 8 y 10 millones de pesos. Según Bravo, esta cifra incluyen los productos vegetales: “Es una operación relevante con semillas de maíz, de algodón, de sorgo y tenemos 23 variedades de vegetales, manejamos tomate y cebolla, entre otros. [Mientras que] en argoquímicos, nuestro producto más grande es Faena, que es la marca líder en glifosato, que es un herbicida selectivo de baja toxicidad que permite un manejo ágil para los agricultores.”

Si bien cada vez hay una creciente denuncia en contra de sus productos así como acusaciones de corrupción, abuso de poder e intimidación hacia comunidades indígenas, Monsanto continúa deseando invertir en México. Incluso Bravo defiende a la empresa estadounidense alegando que: 

Nunca se ha comprobado un caso que la ciencia lo soporte, en biotecnología, maíz y soya, que son para consumo animal y humano, llevamos 20 años de producción y los principales países productores están por arriba dle 90 y 95 por ciento de penetración de las tecnologías. 

En México importamos entre 10 a 15 toneladas de maíz, y 95 por ciento de la soya que comemos la compramos y es transgénica, pero en el país no hay ni un solo caso documentado de haber provocado una alergia. No hay un solo caso, a pesar de haber servido un millón de millones de comidas, que ligue la biotecnología con tema salud. Ha habido denuncias de parte del activismo, pero ninguna soportada por estudios académicos serios o por la autoridad. 

Por esta razón, presume, que se desea integrar el “paquete tecnológico, financiamiento, comercialización y asesoría técnica” en “un millón de las hectáreas que hoy no usan semilla de maíz mejorada” para que “puedan productir en lugar de una sola tonelada por hectárea que sean cinco o seis toneladas.” Es decir que ahora Monsanto quiere realizar una apuesta hacia una “ganadería intensiva a largo plazo” –en vez de una ganadería extensiva”, sin embargo sólo queda preguntarnos a costa de qué y de quiénes se planea realizar esta inversión. 



Aves de la CDMX comienzan a usar colillas de cigarros en sus nidos

Los científicos suponen que esto se debe a que la nicotina posee propiedades antiparásitas.

Si bien los cigarros no son una herramienta saludable para el ser humano ni el medio ambiente, la vida salvaje ha comenzado a reutilizar las colillas que encuentra en las calles como mecanismo de defensa. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM–, las aves urbanas usan estos restos del cigarro como una “bomba” protectora contra insectos y pestes que puedan acercarse a sus nidos. 

Inteligencia o supervivencia, los pinzones Carpodacus mexicanus han empezado a agregar colillas de cigarro para protegerse en contra de las garrapatas, las cuales tienden a succionar sangre e incluso comerse las plumas de sus crías. De modo que al notar que estos parásitos se mantenían a distancia ante las colillas, las aves decidieron colocar las colillas en sus nidos. 

Los científicos suponen que esto se debe a que la nicotina posee propiedades antiparásitas, de lo contrario no hay razones sustentables para que las aves adquieran conductas distintas a su cotidianidad. Para asegurarse de su hipótesis, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México –UNAM– comenzaron a analizar el comportamiento de 32 pinzones en donde la peste de garrapatas estaría controlada. e

De acuerdo con Constantino Macías García, líder de la investigación, los padres pinzones suelen agregar fibras de las colillas de cigarro a sus nidos cuando éste contiene garrapatas. Sin embargo, este mecanismo de defensa no es del todo positivo: “Las colillas causan daño genético a los pinzones, pues interfieren con la división celular, lo cual pudimos notar al analizar sus células rojas.” De modo que las aves en la Ciudad de México continúan estando bajo un riesgo en un periodo a largo plazo. 



¿Por qué te conviene usar fertilizantes orgánicos? (sus sorprendentes ventajas)

Si prefieres el bienestar de tu tierra a largo plazo, no dudarás en dejar a un lado los fertilizantes artificiales

La inmediatez es quizá la cualidad más apreciada de la era industrial, después de las ganancias financieras. Vamos pensando continuamente en ganar tiempo; queremos lo inmediato, eficiente, que nos implique el menor esfuerzo, para proseguir con la frenética misión que pareciéramos tener: producir. 

En algún momento, luego de la Revolución Industrial, los países se abocaron en crecer sus economías a costa de lo que fuese, incluso del deterioro del propio hogar, la Tierra. La inmediatez, su premura y la insensata mentalidad de producir siempre más, llegaron a todos los tipos de vocaciones de trabajo; por supuesto, entre ellos, a la milenaria agricultura.

Con ello, para maximizar la producción y reducir costos, se crearon los fertilizantes artificiales como un modo de devolver a la tierra su vivacidad y nutrientes, que suelen perderse luego de una incesante siembra de la tierra. Aunque milenariamente residuos orgánicos han servido para hacer fertilizantes naturales como el estiércol de decenas de especies y residuos vegetales o animales, estos tienen un inconveniente para el paradigma de la época en la que vivimos: sus efectos son de lenta absorción y, por lo tanto, la inmediatez no es un atributo notable en ellos.

Por su parte los fertilizantes artificiales, que son hechos a base de procesos industriales con químicos como el ácido nítrico, el ácido sulfúrico y el amoníaco liberan nutrientes en el suelo como el nitrógeno, el fósforo y el potasio. Los fertilizantes artificiales (muchos de ellos contienen insecticidas y herbicidas), a diferencia de los naturales, son absorbidos inmediatamente por el suelo, lo que hace que los cultivos puedan acelerarse.

Sin embargo, el hecho de que los fertilizantes inorgánicos sean absorbidos tan rápidamente por el suelo tiene también sus costos negativos. Entre sus efectos nocivos están la contaminación del agua circundante y subterránea, un aumento de las sales tóxicas del suelo cuando son aplicados en grandes cantidades, y su peor riesgo es a largo plazo: degradan la vida del suelo y matan a microorganismos útiles para la nutrición de las plantas. Es decir, con el tiempo no sólo no se nutre realmente la tierra, sino que se le vuelve obsoleta rápidamente. 

Enlistamos algunas de las ventajas de usar los fertilizantes orgánicos, que puedes hacer tú mismo a partir de sencillas compostas. Por ejemplo:

  • Hay de muchísimos tipos. Los abonos de estiércol pueden ser de vaca, oveja, ave y caballo. También hay composta o abonos verdes. 
  • Hay menos peligro de sobrefertilización si se agrega material orgánico descompuesto a un jardín.
  • El proceso de absorción de un fertilizante inorgánico es el siguiente: los mismos microorganismos de la tierra son los que degradan el fertilizante hasta formar compuestos solubles en agua (es decir, no contaminantes), que son los que las plantas aprovechan. 
  • Los fertilizantes orgánicos aumentan la acción de los hongos y bacterias que benefician al suelo. 
  • Hacen que los hongos responsables de que las plantas aprovechen los nutrientes se multipliquen significativamente.
  • La materia orgánica crea un ambiente que facilita el desarrollo de organismos como las lombrices.
  • Los abonos orgánicos son muy ricos en micronutrientes, ademas de poseer macronutrientes.
  • Los fertilizantes orgánicos mejoran la estructura del suelo enormemente.
  • El uso de fertilizantes orgánicos ayuda a retener los nutrientes del suelo.
  • Permiten aprovechar residuos orgánicos.
  • Permiten la fijación de carbono en el suelo y mejoran la capacidad de absorber agua.
  • Suelen necesitar menos energía para su elaboración.
  • Mantienen la humedad necesaria en el suelo para cada tipo de plantaciones.

Los fertilizantes orgánicos preparan tu tierra para una larga vida. Crean las condiciones necesarias para que el suelo sane: como un micromundo donde crece una regeneración sólida y a largo plazo. No existe comparación con la vida que inyectarás al suelo a futuro usando fertilizantes orgánicos, en comparación con los fertilizantes artificiales (aparentemente cómodos).



La razón más bella y noble para plantar algodoncillo

¿Quieres contribuir a salvar de la extinción a una de las especies más hermosas del planeta? Aquí te decimos cómo puedes hacerlo.

Las mariposas monarca son una de las especies más innegablemente bellas del planeta, y sin embargo, se encuentran a punto de desaparecer. En Ecoosfera hemos publicado varias notas en las que explicamos cómo el cambio climático, la pérdida de hábitat y el uso de insecticidas y pesticidas afectan los ritmos naturales de estos bellos ejemplares.

Ahora te compartimos una sencilla manera para que las salves, o bien, te unas a un movimiento que busca regresarles un pedacito esencial de su hábitat: el algodoncillo.

Las monarca dependen enormemente del algodoncillo, del genus Asclepias, para sobrevivir. Estas ponen sus huevecillos en estas flores y cuando la oruga sale del huevo, se alimenta de la flor.monarch-butterfly-larvae-on-milkweed

Puedes comprar semillas de algodoncillo y cultivarlas adentro de tu casa en un espacio soleado y bien ventilado o puedes comprar una planta (o todas las que quieras) y sembrarla en tu jardín. Existen varios tipos de algodoncillo, lo mejor sería preguntar en tu invernadero local qué tipo crece mejor en la región, y asegurarte que donde sea que lo plantes reciba mucho sol y agua. De esta sencilla manera puedes contribuir a fortalecer una de las migraciones más imponentes del mundo natural.

Este tipo de acción tendrá un mayor impacto si vives en una zona que las mariposas visitan durante su migración, que cubre más de 4 mil kilometros durante el recorrido primaveral desde el centro de México y hasta las áreas de reproducción en E.U.A y Canadá.

Monarch Watch, un grupo que busca proteger a las mariposas desde E.U.A acepta donaciones de semillas de algodoncillo y las planta en todo tipo de espacios, desde jardínes personales hasta escuelas y hospitales, en un esfuerzo que busca devolver a estos frágiles especímenes uno de los elementos más básicos que necesita para sobrevivir.

Si bien tu hogar no se encuentra en el recorrido de las mariposas, puedes plantar algodoncillo de cualquier manera, y darle un hábitat seguro a alguna de las especies de mariposa de tu región, o apoyar a las abejas, que también se encuentran en peligro de extinción.

Ya lo sabes, no hay revolución más fructífera que la verde. Planta y protege tu ecosistema y, de paso, tu salud.



El esplendor de la mariposa monarca y su abrupta disminución

Los insecticidas aplicados a los cultivos transgénicos estadounidenses están afectando el alimento de la mariposas monarca (el algodoncillo): intelectuales firman carta para exhortar a los presidentes de América del Norte a salvar esta hipnótica especie, y estos aparentemente, se han comprometido a protegerla.

“Ella viaja, es transnacional, va por el cielo, está en los árboles”

Desde Canadá, la mariposa monarca viaja anualmente, emigra y llega a los templados bosques de Michoacán y el Estado de México. Pero desde hace un par de años, la cantidad de estas criaturas ha disminuido abruptamente. Algunos científicos apuntan a que son variados los  elementos que están menoscabando la vida de las mariposas; entre ellos su enfrentamiento a climas extremosos en EU y Canadá, además de la deforestación. Pero sobre todo debido a los insecticidas empleados por agricultores estadounidenses que están matando las asclepias o algodoncillo, el único alimento de las orugas.

Aunque el simple aumento poblacional implica un potencial deterioro al medio ambiente, también es cierto que cada vez es más sencillo ubicar, y posteriormente combatir, las prácticas más dañinas para la salud de la naturaleza. Por esto, Homero Aridjis, envió una carta a los tres presidentes de América del Norte (región por la que coincidentemente atraviesa la mariposa monarca). Afortunadamente, la iniciativa ha resonado, pues los mandatarios se comprometieron en una reunión a protegerla. La vulnerabilidad actual de la monarca resulta peculiarmente significativa, pues paradójicamente, el símbolo del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), es esta mariposa.

Las mariposas monarca viajan más de 4,000 kilómetros para hibernar de noviembre a marzo en los bosques templados de Michoacán y México. Un espectáculo espléndido que  deviene en una casi inevitable admiración por esta especie, que siendo frágil, aparentemente, recorre con su monumental fortaleza países enteros, llenando con su color y majestuosidad el paisaje.

Este año, según cifras del Foro Mundial para la Naturaleza (WWF), las mariposas monarcas vistieron solo 43.7% del  total de hectáreas en Michoacán y el Estado de México, en comparación el ciclo anterior. Según Aridjis, una vez ubicado el problema podría solucionarse, ya que si se siembra algodoncillo en las rutas migratorias de las mariposas podría  serles devuelto su principal alimento.

Maravillosas peculiaridades de la mariposa monarca:                       monarca 1

-Son un gran polinizador de los bosques que habitan.

– Puede vivir hasta nueve meses, mientras la mayoría de las mariposas viven solo 24 días.

-Cuando las mariposas llegan a México  se aparean para engendrar la generación que volará de regreso.

– Cuando se convierten de oruga a mariposa, esta se come el algodoncillo de las plantas donde nacieron. Estas últimas son su hogar.

 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca