Estudio muestra que las chinches desarrollan resistencia a los insecticidas

Es el primero en probar que es verdadera esta tendencia que hace obsoletos a algunos químicos que resultan además altamente contaminantes.

Así como ocurre con los virus que han probado desarrollar una mayor resistencia cada vez a los antibióticos,  las plantas conocidas como plagas son también cada vez más resistentes a los fertilizantes; lo mismo ocurre con los insectos.

Un reciente estudio publicado en el Journal of Medical Entomology ha encontrado cómo las chinches son cada vez más resistentes a un común químico fertilizante conocido como neonicotinoid.

El experimento que hicieron el entomólogo Troy Anderson y su equipo lo realizaron separando dos grupos de chinches, unas que desde hace 30 años han sido reproducidas en cautiverio y otro que no.

Tomó solo 2.3 nanogramos de neonicotinoid para exterminar al 50% del grupo de chiches que habían vivido aisladas. Por su parte tomó 1,064 nanogramos para matar al 50% de un grupo de chinches de Michigan.

Este estudio es importante por ser la primera vez que muestra esta resistencia en las chinches. El científico Troy Anderson ha declarado que se trata de un buen comienzo para repensar la manera en que controlamos las plagas, pues pareciera un uróboros, un círculo vicioso, pues los químicos no solucionan el problema y además contaminan.

Mientras todos queremos una herramienta poderosa para combatir las plagas, las que estamos usando con químicos no están funcionando efectivamente, y por lo contrario, las personas están gastando dinero en algo que no está funcionando.

[sciencealert]



¿Por qué las instalaciones de musgo son la solución a la contaminación en las ciudades?

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo, aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente.

Numerosas ciudades del mundo han tenido que adaptarse a la cada vez más creciente sobrepoblación; han tenido que desarrollar nuevas infraestructuras tanto públicos como privados para agilizar el transporte y efectivar la vivencia de millones de habitantes. Desgraciadamente no todas las ciudades cuentan con conceptos y diseños que sean capaces de ser sostenibles tanto con las necesidades humanas como con la resiliencia de la naturaleza. Frente a ello, surge una startup tecnológica llamada Green City Solutions, la cual instala fitros de aire mediante cultivos de musgo. 

Bajo el concepto de CityTree, estas instalaciones citadinas están cubiertas por musgo,  aprisionando cierta materia como óxido nitrógeno y CO2 mientras produce cantidades significativas de oxígeno y refresca el medio ambiente. Cada instalación es alrededor de 3 metros de anchoy 4 metros de alto, en donde hay plantas a lo largo de 2.19 metros de profundidad. Además, es capaz de ofrecer un beneficio ambiental de 275 árboles, absorbiendo 250 gramos de partículas al día y removiendo 240 toneladas métricas de dióxido de carbono cada año. 

De acuerdo con el cofundador de Green City Solutions, Zhengliang Wu, “los cultivos de musgo poseen mucha más área de superficie vegetal que cualquier otra planta. Esto significa que puede capturar más contaminantes.” Y gracias a que cada instalación posee sensores vía Wi-Fi, se puede medir la calidad de aire alrededor de ella: se ha comprobado su efectividad a un bajo costo –cada instalación cuesta alrededor de 25 000– para limpiar el aire. 

 

 

Este tipo de proyectos que busca la ecosustentabilidad de las ciudades proveería numerosos beneficios tanto a la salud general de la población como a la ecología de la región. Varios estudios han comprobado la toxicidad de los contaminantes derivados de los medios de transporte, la basura, entre otros. De modo que incorporar esta tecnología podría ayudar a fortalecer la infraestructura citadina, mejorar el medio ambiente y regular la temperatura de las ciudades. 

 



Vaquita, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983).

Autor: Andrea Tapia García

Vaquita (Phoecena sinus), mejor conocida como vaquita marina. Es una especie endémica del Golfo de California que actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción con una población cercana a los 30 individuos. ¿Cómo fue que esta especie llegó a este punto?

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares biológicamente mas ricos y productivos en todo el mundo. Su riqueza ecológica y alta productividad, ha hecho que las actividades económicas aumentaran constantemente a lo largo del Golfo, convirtiéndolo en una región económicamente activa y causando un crecimiento incontrolado de la población (Urban, Rojas, Guerrero, Jaramillo & Findley, 2005).

Este mar es el hogar de cerca de 43 especies de mamíferos marinos, incluida la endémica vaquita. Debido a las diversas e insostenibles actividades humanas, como lo son la pesca, turismo, contaminación y cambio climático; los mamíferos marinos de esta área han sufrido diversas amenazas, logrando disminuir sus poblaciones, en algunos casos a un nivel crítico (Arrellano, Torreblanca & Smith, 2014).

Actualmente la vaquita es el cetáceo más amenazado en todo el mundo. Siendo la causa principal son las capturas incidentales en redes de pesca (Rohr, 2016). Durante las actividades pesqueras, los mamíferos marinos son capturados y mueren. Esto es conocido como captura incidental; y representa un problema para muchas especies de cetáceos alrededor del mundo (Danemann & Ezcurra 2007).

El poner en riesgo a esta especie, nos lleva a cuestionarnos ¿Qué se hizo bien?, ¿qué fue lo que faltó?, ¿queda algo más por hacer?. A partir de estas y otras preguntas, se tratará de dar un panorama sobre el porqué esta especie se encuentra al borde de la extinción.

La vaquita (P. sinus), es el cetáceo más pequeño de todo el mundo con un tamaño cerca de los 140 cm. De acuerdo a Norris y Mc Farland (1958; citados por Urban et al. 2005), su distribución se encuentra limitada a la parte Norte del Golfo de California. Suelen estar en grupos pequeños o solitarios y se calcula una vida media de 20 años, con una reproducción de un individuo cada 2 años. Aunque la edad de madurez sexual ha sido difícil de estimar, se cree que maduran alrededor de los 5 años (Mateos, 2017; Brownell & Robert. 1983; Rohr, 2016; Urban et al. 2005).

La vaquita comparte aguas con un pez conocido como totoaba, también endémico de la región. La vejiga de este pez, al que se le atribuyen capacidades afrodisiacas y medicinales, puede venderse en Asia con un precio que llega alcanzar hasta los 60 mil dólares, consumiéndose principalmente en China (El Universal, 2017). Desde el año de 1942, la pesca furtiva y el tráfico para su vejiga han provocado una pesca incontrolada e ilegal, involucrando tanto a pescadores mexicanos como traficantes estadunidenses (Brownell & Robert. 1983).

El primer reporte registrado de vaquita en una red de pesca data del año 1961 por Norris y Prescott. La captura incidental por las flotas pesqueras en la década de 1970, estaba en el rango de decenas a cientos de vaquitas (Brownell & Robert. 1983). En el año 1975, se declaró la veda permanente para la totoaba; sin embargo, la pesca con redes de enmalle siguieron operando.

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983). Se contrató personal profesional en áreas protegidas y se desarrolló un plan de manejo (Arrellano et al. 2014). A pesar de esto, las pescas incidentales, no se detuvieron, teniendo un rango de muerte de 32 vaquitas por año (Brownell & Robert. 1983).

En 1993, el Alto Golfo de California y el Río Colorado, son decretados Reserva de la Biosfera. El gobierno especifica la protección legal de la vaquita, complementando las regulaciones de la reserva. Al observar que la población seguía disminuyendo, se realizaron estudios de población que demostraron que el área protegida no coincidía con su distribución. Además, la zona de reserva no contaba con los señalamientos adecuados para la prohibición de pesca.

La International Whale Commission (IWC) basándose en un estudio con una mortalidad de entre 39 y 84 vaquitas en 1995 (D’Agrossa et al, 2000), propuso el cierre de la pesquería de totoaba. Se necesitaba reconsiderar los permisos de pesca, realizar acciones para detener el comercio ilegal de totoaba y desarrollar un plan de protección a largo plazo para la vaquita. En dicho plan necesitaba incluirse educación y alternativas para pescadores, así como acciones de monitoreo (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina [CIRVA], 2014). De no ponerse en marcha, calcularon que la población bajaría durante los siguientes 15 años a 50 individuos (Urban et al. 2005).

En la década de los 90 la gestión de áreas litorales se basaba en un modelo integrador, donde se tomaba en cuenta el desarrollo sostenible junto con la participación pública (Pérez C. 2014). Si se observa el caso de la reserva de Cabo Pulmo en Baja California, resulta evidente que para que un plan de manejo sea exitoso, debe haber una implementación de las acciones por parte del gobierno y las personas afectadas por dicho manejo (Olsen et al 1999).

En el caso del Mar de Cortés, se prohibieron las redes de enmalle, pero sin dar una solución a los pescadores. Los pescadores locales argumentaron que las nuevas redes eran insuficientes para mantenerse y que mientras no se diera una solución eficaz, seguirían utilizando redes de enmalle (CIRVA, 2014).

La CIRVA sostuvo que debido a la falta de medidas eficaces para controlar la pesca, las vaquitas habían seguido un rápido camino a la extinción y que para detenerlo se debían retirar todas las redes de enmalle. (CIRVA, 2014). Después de que Omar Vidal, director de la WWF, comentara que las redes de enmalle eran la razón por la que la población de vaquitas se encontraba encolapso, la SEMARNAT (Secretaria de Medio Ambiente y de Recursos Naturales), comenzó a trabajar en una alternativa para sustituir este tipo de redes, trabajo que hasta la fecha sigue inconcluso. (Zamarrón, 2016).

A pesar de las advertencias, el gobierno Mexicano no realizó las acciones necesarias. Inclusive la IWC afirmó que si el gobierno hubiera seguido las recomendaciones, la vaquita probablemente no se encontraría en esta situación. (CIRVA, 2014). No fue hasta el año 2012, que se realizaron los primeros esfuerzos reales para detener el comercio ilegal (CIRVA,2014). A pesar de los esfuerzos en patrullar las zonas y hacer cumplir las normas, el proceso judicial es descuidado y no se logran las condenas establecidas. Consecuentemente, el comercio ilegal no ha podido ser detenido (Méndez E. 2017). En este punto, el retirar las redes de enmalle era insuficiente, se necesitaba prohibir todo tipo de pesca en la zona (CIRVA, 2014).

Debido a los pocos avances logrados, en el año 2016 se lanzó una iniciativa, donde se buscaba considerar la pesca de totoaba como un delito grave y sin derecho a fianza, con la finalidad de cesar con las redes de pesca de manera definitiva. Actualmente esta iniciativa sigue en proceso de revisión. (Garduño J., 2017).

De acuerdo a la CIRVA en noviembre de 2016 quedaban 30 individuos. Al no poder parar la caza ilegal y al borde de la extinción, científicos han propuesto capturar especímenes y colocarlos en un corral marino. Junto con ayuda de delfines entrenados por parte la marina de EUA, se buscaría localizar los individuos para transferirlos a un estanque temporal, construido dentro de su hábitat.

Sin embargo, aunque este plan pudiera llevarse a cabo, los científicos ven poco probable que la reproducción en cautiverio, pudiera restaurar la población. Este plan de manejo, representa una última alternativa, para evitar la extinción de la vaquita, que requeriría de grandes esfuerzos de manera continua, durante décadas (Mendez E., 2017).

Este caso de pérdida de biodiversidad debido al comercio y el tráfico ilegal, la falta de comunicación entre sociedad y gobierno, y la falta de acciones por parte del gobierno Mexicano, Estadunidense y Chino; deberá tomarse como referencia para poder realizar planes de manejo completos, eficaces e integradores. Se debe ayudar a la gente a ver en una perspectiva diferente. Informarlos, entender sus problemas y entre todos buscar una solución. Sólo de esta manera, los recursos marinos podrán ser aprovechados de manera sostenible; y la conservación y el manejo de recursos, podrán ir de la mano.



¿Por qué te conviene usar fertilizantes orgánicos? (sus sorprendentes ventajas)

Si prefieres el bienestar de tu tierra a largo plazo, no dudarás en dejar a un lado los fertilizantes artificiales

La inmediatez es quizá la cualidad más apreciada de la era industrial, después de las ganancias financieras. Vamos pensando continuamente en ganar tiempo; queremos lo inmediato, eficiente, que nos implique el menor esfuerzo, para proseguir con la frenética misión que pareciéramos tener: producir. 

En algún momento, luego de la Revolución Industrial, los países se abocaron en crecer sus economías a costa de lo que fuese, incluso del deterioro del propio hogar, la Tierra. La inmediatez, su premura y la insensata mentalidad de producir siempre más, llegaron a todos los tipos de vocaciones de trabajo; por supuesto, entre ellos, a la milenaria agricultura.

Con ello, para maximizar la producción y reducir costos, se crearon los fertilizantes artificiales como un modo de devolver a la tierra su vivacidad y nutrientes, que suelen perderse luego de una incesante siembra de la tierra. Aunque milenariamente residuos orgánicos han servido para hacer fertilizantes naturales como el estiércol de decenas de especies y residuos vegetales o animales, estos tienen un inconveniente para el paradigma de la época en la que vivimos: sus efectos son de lenta absorción y, por lo tanto, la inmediatez no es un atributo notable en ellos.

Por su parte los fertilizantes artificiales, que son hechos a base de procesos industriales con químicos como el ácido nítrico, el ácido sulfúrico y el amoníaco liberan nutrientes en el suelo como el nitrógeno, el fósforo y el potasio. Los fertilizantes artificiales (muchos de ellos contienen insecticidas y herbicidas), a diferencia de los naturales, son absorbidos inmediatamente por el suelo, lo que hace que los cultivos puedan acelerarse.

Sin embargo, el hecho de que los fertilizantes inorgánicos sean absorbidos tan rápidamente por el suelo tiene también sus costos negativos. Entre sus efectos nocivos están la contaminación del agua circundante y subterránea, un aumento de las sales tóxicas del suelo cuando son aplicados en grandes cantidades, y su peor riesgo es a largo plazo: degradan la vida del suelo y matan a microorganismos útiles para la nutrición de las plantas. Es decir, con el tiempo no sólo no se nutre realmente la tierra, sino que se le vuelve obsoleta rápidamente. 

Enlistamos algunas de las ventajas de usar los fertilizantes orgánicos, que puedes hacer tú mismo a partir de sencillas compostas. Por ejemplo:

  • Hay de muchísimos tipos. Los abonos de estiércol pueden ser de vaca, oveja, ave y caballo. También hay composta o abonos verdes. 
  • Hay menos peligro de sobrefertilización si se agrega material orgánico descompuesto a un jardín.
  • El proceso de absorción de un fertilizante inorgánico es el siguiente: los mismos microorganismos de la tierra son los que degradan el fertilizante hasta formar compuestos solubles en agua (es decir, no contaminantes), que son los que las plantas aprovechan. 
  • Los fertilizantes orgánicos aumentan la acción de los hongos y bacterias que benefician al suelo. 
  • Hacen que los hongos responsables de que las plantas aprovechen los nutrientes se multipliquen significativamente.
  • La materia orgánica crea un ambiente que facilita el desarrollo de organismos como las lombrices.
  • Los abonos orgánicos son muy ricos en micronutrientes, ademas de poseer macronutrientes.
  • Los fertilizantes orgánicos mejoran la estructura del suelo enormemente.
  • El uso de fertilizantes orgánicos ayuda a retener los nutrientes del suelo.
  • Permiten aprovechar residuos orgánicos.
  • Permiten la fijación de carbono en el suelo y mejoran la capacidad de absorber agua.
  • Suelen necesitar menos energía para su elaboración.
  • Mantienen la humedad necesaria en el suelo para cada tipo de plantaciones.

Los fertilizantes orgánicos preparan tu tierra para una larga vida. Crean las condiciones necesarias para que el suelo sane: como un micromundo donde crece una regeneración sólida y a largo plazo. No existe comparación con la vida que inyectarás al suelo a futuro usando fertilizantes orgánicos, en comparación con los fertilizantes artificiales (aparentemente cómodos).



La razón más bella y noble para plantar algodoncillo

¿Quieres contribuir a salvar de la extinción a una de las especies más hermosas del planeta? Aquí te decimos cómo puedes hacerlo.

Las mariposas monarca son una de las especies más innegablemente bellas del planeta, y sin embargo, se encuentran a punto de desaparecer. En Ecoosfera hemos publicado varias notas en las que explicamos cómo el cambio climático, la pérdida de hábitat y el uso de insecticidas y pesticidas afectan los ritmos naturales de estos bellos ejemplares.

Ahora te compartimos una sencilla manera para que las salves, o bien, te unas a un movimiento que busca regresarles un pedacito esencial de su hábitat: el algodoncillo.

Las monarca dependen enormemente del algodoncillo, del genus Asclepias, para sobrevivir. Estas ponen sus huevecillos en estas flores y cuando la oruga sale del huevo, se alimenta de la flor.monarch-butterfly-larvae-on-milkweed

Puedes comprar semillas de algodoncillo y cultivarlas adentro de tu casa en un espacio soleado y bien ventilado o puedes comprar una planta (o todas las que quieras) y sembrarla en tu jardín. Existen varios tipos de algodoncillo, lo mejor sería preguntar en tu invernadero local qué tipo crece mejor en la región, y asegurarte que donde sea que lo plantes reciba mucho sol y agua. De esta sencilla manera puedes contribuir a fortalecer una de las migraciones más imponentes del mundo natural.

Este tipo de acción tendrá un mayor impacto si vives en una zona que las mariposas visitan durante su migración, que cubre más de 4 mil kilometros durante el recorrido primaveral desde el centro de México y hasta las áreas de reproducción en E.U.A y Canadá.

Monarch Watch, un grupo que busca proteger a las mariposas desde E.U.A acepta donaciones de semillas de algodoncillo y las planta en todo tipo de espacios, desde jardínes personales hasta escuelas y hospitales, en un esfuerzo que busca devolver a estos frágiles especímenes uno de los elementos más básicos que necesita para sobrevivir.

Si bien tu hogar no se encuentra en el recorrido de las mariposas, puedes plantar algodoncillo de cualquier manera, y darle un hábitat seguro a alguna de las especies de mariposa de tu región, o apoyar a las abejas, que también se encuentran en peligro de extinción.

Ya lo sabes, no hay revolución más fructífera que la verde. Planta y protege tu ecosistema y, de paso, tu salud.



El esplendor de la mariposa monarca y su abrupta disminución

Los insecticidas aplicados a los cultivos transgénicos estadounidenses están afectando el alimento de la mariposas monarca (el algodoncillo): intelectuales firman carta para exhortar a los presidentes de América del Norte a salvar esta hipnótica especie, y estos aparentemente, se han comprometido a protegerla.

“Ella viaja, es transnacional, va por el cielo, está en los árboles”

Desde Canadá, la mariposa monarca viaja anualmente, emigra y llega a los templados bosques de Michoacán y el Estado de México. Pero desde hace un par de años, la cantidad de estas criaturas ha disminuido abruptamente. Algunos científicos apuntan a que son variados los  elementos que están menoscabando la vida de las mariposas; entre ellos su enfrentamiento a climas extremosos en EU y Canadá, además de la deforestación. Pero sobre todo debido a los insecticidas empleados por agricultores estadounidenses que están matando las asclepias o algodoncillo, el único alimento de las orugas.

Aunque el simple aumento poblacional implica un potencial deterioro al medio ambiente, también es cierto que cada vez es más sencillo ubicar, y posteriormente combatir, las prácticas más dañinas para la salud de la naturaleza. Por esto, Homero Aridjis, envió una carta a los tres presidentes de América del Norte (región por la que coincidentemente atraviesa la mariposa monarca). Afortunadamente, la iniciativa ha resonado, pues los mandatarios se comprometieron en una reunión a protegerla. La vulnerabilidad actual de la monarca resulta peculiarmente significativa, pues paradójicamente, el símbolo del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), es esta mariposa.

Las mariposas monarca viajan más de 4,000 kilómetros para hibernar de noviembre a marzo en los bosques templados de Michoacán y México. Un espectáculo espléndido que  deviene en una casi inevitable admiración por esta especie, que siendo frágil, aparentemente, recorre con su monumental fortaleza países enteros, llenando con su color y majestuosidad el paisaje.

Este año, según cifras del Foro Mundial para la Naturaleza (WWF), las mariposas monarcas vistieron solo 43.7% del  total de hectáreas en Michoacán y el Estado de México, en comparación el ciclo anterior. Según Aridjis, una vez ubicado el problema podría solucionarse, ya que si se siembra algodoncillo en las rutas migratorias de las mariposas podría  serles devuelto su principal alimento.

Maravillosas peculiaridades de la mariposa monarca:                       monarca 1

-Son un gran polinizador de los bosques que habitan.

– Puede vivir hasta nueve meses, mientras la mayoría de las mariposas viven solo 24 días.

-Cuando las mariposas llegan a México  se aparean para engendrar la generación que volará de regreso.

– Cuando se convierten de oruga a mariposa, esta se come el algodoncillo de las plantas donde nacieron. Estas últimas son su hogar.

 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca