Ecoosfera - La difusión de información es nuestra forma de contribuir a la eco revolución

Close

¿Cómo puedes mantenerte en equilibrio mindfulness dentro del caos citadino?

Cuando se está en una ciudad tan poblada y cosmopolita, es difícil mantener un estado de balance entre mente y cuerpo. El tráfico, la contaminación, el dinero, la política, el estrés, la inmediatez, son algunos factores que contribuyen a una desconexión entre la regulación emocional, el equilibrio energético y la salud fisiológica.

Si Buda escapó del caos para adentrarse a un estado meditativo profundo en un bosque, ¿cómo es posible desapegarse de los miedos y deseos cotidianos en una ciudad consumista?

Tomando el ejemplo de una flor de loto, ella florece resplandeciente en un campo de lodo y suciedad. Esta Lotus Sutra no necesita escaparse para crecer con una impacta belleza. El método para lograrlo es Advaita.

Advaita es la identidad del self y de la totalidad, la cual se rige en un sistema monístico del pensamiento con tres niveles de Verdad. El primero, el trascendental o el Pāramārthika, es la única realidad y nada más; el segundo, el pragmático o el Vyāvahārika es donde las criaturas vivas –Jiva– y Ishvara –el controlador Supremo, Dios– son la verdad del mundo material; el tercero, el aparente o el Prāthibhāsika es el nivel en donde la realidad del mundo material es realmente falso, como una ilusión o un sueño.

mente_humana

“No eres lo que se supone que deberías ser. Encuentra quién eres. Observa el sentido ‘Yo soy’, encuentra el verdadero Self”, estas fueron las proféticas palabras del gurú Maruti Shivrampan Kambli. Así que, como la flor de loto requiere de cierto tiempo para resplandecer, usa el tiempo necesario para descubrir tu propio Self. Sin embargo, siempre son palabras rimbombantes para poder hacerlo en la vida citadina.

Una técnica es encontrar un estado tranquilo, aquel en que la mente y cuerpo estén conectados en la tranquilidad. Siéntate cómodo en una silla y comienza a estar más consciente de las partes del cuerpo: cómo tus pies tocan el suelo e inclusive tus dedos rasgan o sienten el borde de los zapatos o suelo; tus manos tocando la ropa o las piernas, la luz del sol expandiéndose sobre el cuerpo; la espalda estando contra el respaldo; la tensión muscular; etcétera. Deja que la mente fluya en el silencio, pasando tiempo contigo. Respira profundamente, en varias ocasiones. Y en la tranquilidad de la mente, observa cómo eres –ilimitable– y quédate con eso. Pasa tiempo contigo, y notarás, eventualmente, cómo la paz y la alegría se albergan profundamente en un estado normal. Recuerda el ‘Yo soy’, tu naturaleza real–verdadera, hasta que se revele el secreto de tus verdaderas posturas.

[Fractal Enlightment]

Ver Más
Close