5 maneras en que contaminamos los mantos acuíferos

Desgraciadamente el estilo de vida de la sociedad actual implica ciertas demandas excesivas hacia la naturaleza, en donde la exigencia de bienes se ve gravemente afectado por la contaminación, deforestación y extinción de ciertas especies animales y vegetales.

El agua es uno de los recursos primarios más importantes que la Tierra posee. Gracias a él, la flora, fauna y el humano pueden coexistir en un ciclo de vida de equilibrio; de lo contrario, si uno de estos elementos altera su existencia, los demás también sufrirían graves consecuencias. ¿Cuál sería nuestra vida sin agua potable?

Desgraciadamente el estilo de vida de la sociedad actual implica ciertas demandas excesivas hacia la naturaleza, en donde la exigencia de bienes se ve gravemente afectado por la contaminación, deforestación y extinción de ciertas especies animales y vegetales. Por ello es indispensable informarse para contribuir, poco a poco, al cuidado de nuestro planeta; así que, hablando sobre el agua: ¿qué es lo que contamina al agua?

Derrames de petróleo. Su efecto principal se localiza sobre la vida silvestre, pero puede extender por millas cuando se derrama en el mar. Puede causar la muerte de muchos peces, adherirse a las plumas de las aves marinas para que pierdan la capacidad de volar. 

La contaminación de aguas superficiales. El agua natural en la superficie de ríos, lagos, lagunas y océanos, se ve afectada al entrar en contacto con sustancias tóxicas, las cuales van disolviéndose o mezclándose físicamente con ellas. 

 Absorbentes de oxígeno. Los microorganismos del agua absorben la materia biodegradable –aquellos elementos que se descomponen fácilmente–, lo cual estimula el crecimiento de microorganismos y se utiliza más oxígeno. En el caso de que el oxígeno se agote, los organismos aeróbicos mueren y los anaerobios se reproducen para generar toxinas nocivas como el amoniaco y el sulfuro. 

Contaminación del agua subterránea. La presencia de plaguicidas y pesticidas en las plantas llegan a ser absorbidos profundamente por la tierra. Al llegar a las aguas subterráneas, provocan su contaminación que termina siendo consumida por los humanos. 

 Contaminación microbiológica. A veces existe contaminación natural causada por microorganismos como virus, bacterias y protozoos, los cuales pueden causar la muerte de peces y otras especies –además de provocar graves enfermedades en el humano–. 

 

 



El hielo del Ártico está más vulnerable de lo que creíamos

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares.

En los últimos años ha surgido la preocupación ante el deshielo de los polos debido al calentamiento global. Poco a poco se ha tratado de investigar a profundidad las causas, consecuencias y medidas de prevención para enfrentar esta crisis global. Un ejemplo de ello es la investigación realizada por The Earth Institute de Columbia University, desde el siglo XX, en la cual se surgiere que la Antártica es más vulnerable ante los próximos aumentos de temperatura de lo que se solía creer. 

Para llegar a esa conclusión, los científicos grabaron los canales de agua deshielada para tratar de encontrar la distancia que recorrían y el tiempo que hacían para llegar a los océanos. Los resultados no fueron gratos. En palabras de Jonathan Kingslake, glaciólogo y miembro de la investigación, “Esto no es el futuro. Se está expandiendo ahora mismo y ha sido así en las últimas décadas.” 

Anteriormente se creía que el agua deshielada se quedaba en la zona; sin embargo la investigación demostró que estas aguas se mueven a lo largo de la superficie de la Antártica recorriendo grandes áreas. En total, hay 700 canales y lagunillas que recorren desde 121 km hasta 604 km a 1 300 metros sobre el nivel del mar. Suponen sitios en donde se pensó que era imposible el flujo acuífero y que, pese a la lógica física, pueden llegar a formar cascadas; como la que se encuentra en Nansen Ice Shelf, con una altura de 122 metros. 

Estas aguas deshieladas usualmente se congela de nuevo en invierno, sin embargo en los últimos años se ha vivido una pérdida considerable de hielo debido al calentamiento global. Esto quiere decir que hay ahora más agua deshielada de la que se vuelve congelar, y conforme las temperaturas aumenten, continuará el mismo curso de deshielo ocasionando numerosas crisis en el planeta. 

 

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares. En otras palabras, estas aguas deshieladas dejan expuestos y en vulnerabilidad a los polos; como muestran las zonas rojas de la imagen a continuación:

 Más en Ecoosfera: 

¿Qué está pasando en el Ártico? Conoce la campaña para proteger esta zona de las voraces petroleas

Un albúm lleno de recuerdos: el mundo Ártico que pronto dejará de ser (FOTOS)

Victoria ciudadana: Shell se va del Ártico indefinidamente



Correr una hora prolonga la vida siete horas, estudio

Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas.

Salir a correr es una de las actividades físicas con mayor número de beneficios tanto corporales como psicoemocionales: incrementa los niveles de endorfinas y serotonina, brindando mayor estabilidad en cada uno de los sistemas corporales y en la salud psicológica de la persona que lo practica; ayuda a la digestión, y por tanto a absorber con mayor facilidad los nutrientes de los alimentos y a desechar todas las toxinas que se encuentran en el cuerpo; entre otros. Según un nuevo estudio realizado por el profesor de kinesiología en la Iowa State University, Duck-chul Lee, correr durante una hora prolonga la esperanza de vida incluso siete horas y previene tanto enfermedades como muerte prematura. 

Para llegar a esta conclusión tan específica, Dr. Lee realizó un análisis en el que comparaba la esperanza de vida entre no corredores y corredores, encontrando que los últimos tendían a vivir tres años más que los primeros –aún si corren lento o esporádico y fuman, beben o tienen sobrepeso–. Lee retomó un estudio elaborado hace aproximadamente tres años en el que se indicaba que correr diario durante cinco minutos se correlacionaba con la prolongación de vida. De modo que para analizar la relación necesitaba primero que nada establecer los factores de mortalidad y ejercicio, y luego recolectar la información de los voluntarios a una grande escala. 

Conforme se fue realizando el análisis, Lee encontró que una persona corredora –frecuente o no– disminuía el riesgo de una muerte prematura hasta un 40 por ciento, controlando factores como el tabaco, bebidas alcohólicas, problemas de salud como hipertensión u obesidad, de ataques cardíacos en un 25 por ciento y de muertes en un 16 por ciento. Y no sólo eso: los investigadores calcularon que correr regresaba estadísticamente más tiempo en la vida de las personas que la que les hacía consumir. Estimaron que un corredor típico pasa menos de seis meses en correr dos veces a la semana durante 40 años, y poseía un incremento en la esperanza de vida de 3.2 años; es decir que una hora de correr alarga la esperanza de vida siete horas. 

Dr. Lee agrega en su estudio que estas adiciones “no son infinitas”; correr no vuelve inmortal a las personas pero reduce los efectos de la vejez y mejora la calidad de vida. 

 



Guía práctica para desintoxicar la mente

Como medida preventiva, la desintoxicación mental ayuda a liberar la psique dela rumiación de estas creencias irracionales.

En los últimos años se han popularizados los programas y alimentos detox; todo aquello que elimine las toxinas del cuerpo que se han acumulado por estilos de vida, alimentación y sedentarismo. Se volvieron una especie de mainstream conforme las personas buscaban casi desesperadamente un bienestar. Sin embargo, ¿de dónde proviene el bienestar?

Hay especialistas –médicos, psicólogos y psiquiatras– que consideran que la salud en general no es sólo la ausencia de enfermedades orgánicas, sino la experiencia de plenitud tanto física como psicológica en el día a día. Por tanto es importante no sólo realizar programas detox para liberar las toxinas de la sangre, también las que se encuentran en la mente y son capaz de limitar nuestro pensamiento, vida y vínculos afectivos. 

Desintoxicar la mente significa ser realista con las creencias en torno al autoconcepto –cómo eres–, la manera de percibir y de reaccionar al mundo exterior, el cómo se cuentan para uno mismo las vivencias, etcétera. Si los pensamientos que surgen son negativos –limitantes, denigrantes o sencillamente malos–, entonces tanto la narrativa de sí como la forma de vivir tendrá la misma dinámica. Incluso los malestares se vuelven repetitivos: “No soy lo suficiente para…”, “Las personas no me respetan…”, “Siempre tomo las decisiones equivocadas…”. Esta enfermedad psicológica terminará impactando negativamente al cuerpo, hasta intoxicarse y enfermarse. 

Como medida preventiva, la desintoxicación mental ayuda a liberar la psique dela rumiación de estas creencias irracionales. Para lograrlo, es importante seguir los siguientes pasos: 

Tomar consciencia que estamos estancados

La repetición de las mismas creencias, circunstancias, eventos, recuerdos, sentimientos, bloquean la habilidad de evolución. El arrastrar el pasado a nuestro presente sólo provoca la prolongación del sufrimiento, incapacitando vivir nuestras vidas en el aquí y el ahora y dificultando el proceso de aprendizaje de lo que estamos experimentando. Es como si la continua repetición de patrones fuera capaz de robarnos nuevas vivencias y, por tanto, una vida. La solución es, paso a paso, recordar que el pasado está en el pasado, y que en el presente hay una inmensa posibilidad de forjar nuevos recuerdos mediante las vivencias de la cotidianidad. 

Aprender a callar los pensamientos

La dificultad de disfrutar el momento en el aquí y en el ahora se debe a la intoxicación de la naturaleza humana. El aprender a disfrutar del silencio mental mientras se toma el sol de una tarde de primavera, dejando a un lado los pendientes, las preocupaciones, el agobio, las responsabilidades, ayudará a liberar toxinas mentales. Hay que pasar por un proceso de entrenamiento para identificar los pensamientos y que el pensar sobre los pensamientos es pensar; por ello, una vez que se tome consciencia de ello, es importante regresar a enfocar la atención en las sensaciones corporales. 

 

 

Disminuir la velocidad del pensamiento

¿Cuántas veces no ha pasado que del camino de trabajo a casa, vamos inmersos en el pensamiento y no nos damos cuenta de lo que hay alrededor hasta que se llega a la puerta de la recámara? Ser capaces de tomar consciencia de los pensamientos, analizarlos y revalorizarlos puede ayudar a disminuir su velocidad; y por tanto también a reducir el agobio del exceso y la angustia que pueden llegar generar. Esto es posible alternando con la toma de consciencia de las sensaciones y emociones. 

 



México es uno de los lugares más vulnerables al cambio climático

Para los científicos e investigadores involucrados, la vulnerabilidad al cambio climático se mide mediante su preparación para responder ante fenómenos medioambientales, a su capacidad para enfrentarlos y su adaptación que tienen ante los mismos.

De 181, México se encuentra en el lugar 68 de los países más vulnerables al cambio climático según un estudio realizado por ND-Gain Country Index. El proyecto, de la Iniciativa de Adaptación Global de la Universidad de Notre Dame, en EE.UU., ha encontrado que México se encuentra en un nivel medio alto de exposición. 

De acuerdo con el estudio, México se encuentra más vulnerable que Uruguay, el cual se encuentra en el puesto 52, y que Costa Rica –puesto 66–; provocando un impacto significativo en la comida, hábitat humano, salud, infraestructura y agua. 

Actualmente el país latinoamericano mejor preparado para enfrentar el cambio climático es Chile, con el número 30 y en un nivel medio alto de vulnerabilidad. 

Para los científicos e investigadores involucrados, la vulnerabilidad al cambio climático se mide mediante su preparación para responder ante fenómenos medioambientales, a su capacidad para enfrentarlos y su adaptación que tienen ante los mismos. Por ello el listado clasifica a los países en cuatro niveles: superior a muy alto, medio alto, medio bajo y bajo; pues su objetivo es ayuda a empresas tanto públicas como privadas a priorizar las inversiones para lograr una respuesta más eficiente ante los desafíos globales en el mundo. 

Estos son los 10 países menos vulnerables y mejor preparados para enfrentar el cambio climático: 

1. Dinamarca

2. Noruega

3. Nueva Zelandia

4. Singapur

5. Gran Bretaña

6. Alemania

7. Finlandia,

8. Suecia

9. Suiza

10. Islandia

Estos son los 10 países de América más vulnerables al cambio climático –del más alto al más bajo–: 

1. Haití

2. Guyana

3. Bolivia

4. Honduras

5. Guatemala

6. Nicaragua

7. Belice

8. Venezuela

9. Cuba

10. Ecuador

Conoce más sobre los efectos del cambio climático: 

Los 5 lugares más afectados por el cambio climático

El impacto del cambio climático ha llegado hasta nuestros genes

Cambio climático causa migración de inuits en Alaska

Cambio climático incrementa número de guerras

Pingüinos en peligro de extinción por cambio climático

5 islas desaparecen como consecuencia del cambio climático



¿Por qué hay un problema complejo de agua en México?

México está entre los países que están en riesgo de sufrir una crisis de escasez de agua para el año 2040.

Grandes problemas y retos se presentan actualmente en el país, y uno que particularmente no se puede omitir es el que se tiene con el agua, problemática que abarca la distribución desigual y el indebido saneamiento del recurso vital, la pobre innovación en el sistema hídrico y su precario mantenimiento, la sobreexplotación y contaminación de los recursos hídricos, los altos subsidios al agua, el despilfarro y fugas cotidianas, entre otras.

La problemática hídrica es tan grande, que de acuerdo a un estudio realizado por Mesfin Mekonnen y Arjen Hoekstra, México es uno de los primeros siete países donde hay más insuficiencia de agua, ya que hay 90 millones de mexicanos -que representan un poco más del 75% de la población-que viven con escasez de este recurso, y 20 millones de éstos, padecen la falta de este liquido vital a lo largo de todo el año, lo que provoca, que México sea el cuarto país con más personas viviendo con una severa escasez de agua durante todo el año (Sin Embargo, 2016).

Consumismo hídrico

Por su respectiva parte, la ONU y la OMS consideran que con 100 litros diarios de agua una persona cubre sus necesidades cotidianas, pero en diversas ciudades de México se rebasa más del doble y casi lo cuádruple esta cifra. Para ejemplificar, en Hermosillo se tiene un consumo por persona de 421 litros al día, mientras en ciudades como Guadalajara, Torreón o Villahermosa, tienen un consumo de entre 200 y 300 litros diarios; y en la Ciudad de México -con graves problemas de abasto de agua- registra un consumo de 170 litros al día por habitante, cantidad que se reduce a 20 litros por los estratos de bajos ingresos (Periódicos Asociados en Red, 2014). En México, de acuerdo con la CONAGUA (2015) el consumo promedio de agua por persona es de 380 litros al día; mientras que García (2015) reporta un consumo nacional promedio de 254 litros por día.

Gotitas a la fuga

El alto consumo de agua en México, está influenciado por las fugas que se tienen, donde en el medio urbano y en el rural se pierde entre 100 y 50 litros por habitante al día (CEMDA, 2006). Las fugas de agua empeoran la situación hídrica nacional, donde se registran pérdidas de y entre 30 y 50% del líquido vital (Villafranco, 2015). Al respecto, la OCDE mostró que México tiene nueve ciudades, de las 42 estudiadas, con mayor porcentaje de pérdida de agua potable disponible y bajos índices de tratamiento de aguas, destacando a Tuxtla Gutiérrez, que resultó ser la ciudad con mayor desperdicio de agua, con un 60% de pérdidas(Altamirano, 2016).

aguas-en-cdmx

Aguas puercas

Igualmente, hay que recalcar que en el país, sólo el 20% de las aguas residuales son tratadas (CONACYT, 2014) y esto se refleja notoriamente en calidad de las aguas, pues de acuerdo con la CONAGUA, el 70% de los cuerpos de agua dulce en México están contaminados y el 31% se describieron extremadamente contaminados, donde se puede hallar mercurio, plomo, cadmio, níquel, cromo, arsénico, cianuro o tolueno, entre otras sustancias químicas tóxicas (Contralínea, 2014). 13 millones de mexicanos reciben el servicio hídrico contaminado por falta de saneamiento, lo que ocasiona que las familias sufran diversas enfermedades (Valadez, 2014).

¡Bara, bara! ¡Llévela!

Otro gran problema que tiene el país con respecto al agua, es su gran asequibilidad por los altos subsidios. La tarifa que paga la población cubre únicamente el 51% de los costos de todo el sistema, el resto lo subsidia el Gobierno, generando problemas económicos para mantener el servicio en las condiciones actuales (Banco Mundial, 2013). La mayor parte de la infraestructura del sistema hídrico ya cumplió su vida útil, por lo que hay grandes pérdidas por fugas y esto se agrava por la mala gestión basada en altos subsidios (Periódicos Asociados en Red, 2014), que provoca despilfarro del recurso, a pesar de que cada vez resulta más costoso extraer, potabilizar y dotar de agua a la población (Periódicos Asociados en Red, 2014).

agua-contaminada-cdmx-1

El agua no es infinita (se acaba)

México también tiene una crisis de sobreexplotación de acuíferos: pues con información reciente de CONAGUA, se mostró que de los 653 acuíferos del país, 115 se encuentran en este mal estado (Ruíz, 2015). En las últimas seis décadas, la disponibilidad de agua en el país pasó de 49.4m3 por habitante al día en 1950, a 10.9 en 2013(Periódicos Asociados en Red, 2014).

De terror

Por todo lo anterior el Instituto de Recursos Mundiales situó a México entre los países que están en riesgo de sufrir una crisis de escasez de agua para el año 2040, situación que podrían alcanzar hasta un 80% de la población (Sin Embargo, 2016) y afectaría principalmente a los más pobres.

Para concluir

La complicada situación nacional hídrica, provoca que no se esté cumpliendo el artículo cuarto constitucional (derecho al agua); ni tampoco con el sexto de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (seguridad hídrica, agua limpia y saneamiento).Se requiere mucha voluntad y acción política, empresarial y social para garantizar el cuidado y el buen uso del agua.

Es necesario que se afronte integralmente esta problemática, donde el Estado debe intervenir con criterio de equidad y justicia (Merino y Cejudo, 2010: 36 y 37), por medio de políticas públicas sostenibles participativas, donde existan principios de cooperación, diálogo y coordinación con los distintos actores implicados (Aguilar, 2010: 30 y 31). La gobernanza ambiental deberá estar presente en estas políticas hídricas, pues si hay inclusión y consenso en las diversas decisiones, habrá legitimidad, responsabilización y mayor grado de confianza hacia las acciones gubernamentales (Alfie, Díaz y Castañeda, 2011) Para conocer tangiblemente el grado de éxito de las políticas implementadas, serán indispensables sus respectivas evaluaciones, también participativas.

Definitivamente se tienen que hacer cambios justos en los precios de las tarifas del agua que pagan los diversos consumidores y al mismo tiempo, se tiene que fortalecer una cultura hídrica ciudadana práctica y consciente. Para que se acepte pagar el recurso hídrico a un precio más elevado, se tendría que garantizar la suficiencia y la calidad hídrica. Y para lograr esto último se tendrá que solucionar el gran problema de fugas hídricas, de contaminación y bajo tratamiento de aguas.

El Plan Nacional Hídrico 2014-2018 tiene objetivos ambiciosos, y aunque ya se ha mostrado avances en su Índice Global de Sustentabilidad Hídrica (IGSH), todavía falta un gran camino que recorrer. Se debe mejorar la condición hídrica del país cuanto antes para evitar una catástrofe, que tendría consecuencias terribles para la gente, para la biodiversidad y los ecosistemas, para la economía y para el Estado.

Hay que tener muy presente que no debemos dejarlo todo al gobierno o a las empresas, nosotros como personas ciudadanas debemos comprometernos, informarnos y actuar en nuestra cotidianidad para disminuir nuestra huella hídrica. Es responsabilidad de todos encaminarnos hacia la sostenibilidad, ya que no es algo opcional, es imperante para que la humanidad siga existiendo en buenas condiciones en este bello y dañado planeta.

Autor: Cuauhtémoc Osorno Córdova

Referencias bibliográficas

Aguilar, L. (2010). “Gobernanza: El nuevo proceso de gobernar” PP. 30 y 31. Fundación Friedrich Naumann para la Libertad. México.

Alfie, M., Díaz, L. y Castañeda, R. (2011). “Una ventana de oportunidad: la gobernanza ambiental, nuevo instrumento de política”. Blog Equilibrium. Estudios sobre ciencia, tecnología y conocimiento. Universidad Autónoma de México. México. Artículo visto en:https://equilibrium0.files.wordpress.com/2011/05/una-ventana-de-oportunidad_corr_lda_v_final.docx.

Altamirano, C. (2016). “La OCDE alerta del alto desperdicio de agua en México”. Periódico El País. Sección Internacional. Artículo publicado el 30/03/2016 y visto en: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/03/30/mexico/1459291457_391376.html

Banco Mundial. (2013). Agua en el Valle de México: “ni eficiente, ni sustentable”. Artículo publicado el 19/03/ 2013 y visto en http://www.bancomundial.org/es/news/feature/2013/03/19/inefficient-use-of-water-in-the-mexico-valley-a-danger-for-future-generations

CEMDA. (2006). “El agua en México: lo que todas y todos debemos saber”. PP 20, 40 y 44. México. Artículo visto en http://www.cemda.org.mx/wp-content/uploads/2011/12/agua-mexico_001.pdf

CONACYT. (2014). “En México, sólo el 20 % de las aguas residuales son tratadas”. México Artículo publicado el 11/06/2014 y visto en http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/ambiente/74-en-mexico-solo-el-20-de-las-aguas-residuales-son-tratadas

CONGUA. (2014). “Estadísticas del Agua en México. Edición 2014”. PP 59 y 60. México. Artículo visto en http://www.conagua.gob.mx/CONAGUA07/Publicaciones/Publicaciones/EAM2014.pdf

CONAGUA. (2015). “Día Mundial del Agua 2015”. PP 23. México. Artículo visto en http://www.conagua.gob.mx/CONAGUA07/Contenido/Documentos/carrera_agua_2015.pdf

Contralínea. (2014). “Contaminados, siete de cada 10 ríos de México”. Periódico Contralínea. Sección Medio Ambiente. México Artículo publicado el 14/09/2014 y visto en http://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/index.php/2014/09/14/contaminados-siete-de-cada-10-rios-de-mexico/

García, S. (2015). “Rebasan juarenses 500% el consumo ideal de agua”. Periódico Norte Digital. México Artículo publicado el 22/06/2015 y visto en http://nortedigital.mx/rebasan-juarenses-500-el-consumo-ideal-de-agua/

Merino, H. y Cejudo, G. (2010). “Problemas, Decisiones y Soluciones: Enfoques de Política Pública”. PP. 36 y 37. Fondo de Cultura Económica y Centro de Investigación y Docencia Económicas. México.

Periódicos Asociados en Red. (2014). “Mala gestión del agua, una verdadera amenaza”. Periódico El Economista. Sección Sociedad. México. Artículo publicado el 07/12/2014 y visto en http://www.elfinanciero.com.mx/sociedad/mala-gestion-del-agua-una-verdadera-amenaza.html

Ruíz, M. (2015). “Sobre-explotación de acuíferos: ¿hasta cuándo?”. Periódico El Economista. Sección Opinión. México. Artículo publicado el 15/10/2015 y visto en http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/sobre-explotacion-de-acuiferos-hasta-cuando.html

SAGARPA. (2014). ¿Sabías que?. México. Artículo visto en http://www.sagarpa.gob.mx/desarrolloRural/Documents/cambioclimatico/SABIAS%20QUE%20HUELLA.pdf

Sin Embargo. (2016). “México está entre los países que enfrentan escasez de agua: 90 millones padecen desabasto”. Periódico Sin Embargo. Sección México. México. Artículo publicado el 06/03/2016 y visto enhttp://www.sinembargo.mx/06-03-2016/1630781

Villafranco, G. (2015). “Lo bueno, lo malo y lo feo de una nueva ley para regular el agua”. Periódico Forbes. Sección Economía y Finanzas. México. Artículo publicado el 08/04/2015 y visto en http://www.forbes.com.mx/lo-bueno-lo-malo-y-lo-feo-de-una-nueva-ley-para-regular-el-agua/#gs.klcdA3A

Valadez, B. (2014). “Sin acceso a agua potable 22 millones de mexicanos”. Periódico Milenio. Sección Estados. México. Artículo publicado el 29/01/2014 y visto en http://www.milenio.com/estados/acceso-agua-potable-millones-mexicanos_0_235776434.html

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca