20 mejores fotos de la naturaleza de National Geographic

Cada año sus corresponsales nos regalan con imágenes rincones espectaculares de naturaleza a los que difícilmente accedemos de otra forma.

Foto:Karim Iliya

Lo sabemos, desde la incursión de National Geographic en el periodismo de la naturaleza, la fotografía en el mundo se enriqueció de manera enorme. Los fotógrafos-corresponsales de esta publicación, que lleva publicándose desde 1888, nos han regalado las imágenes más hermosas de la naturaleza en un mundo en el que pareciéramos cada vez más alejados de ella (aunque con suerte quizá esta tendencia está revocándose).

Cada año la revista premia las fotos de la naturaleza más bellas, en ocasiones tomadas por amateurs al rededor del mundo, y en otras por sus propios corresponsales.

En esta ocasión presentamos las fotografías elegidas y tomadas por colaboradores de la publicación como las más espectaculares del 2015. Acá los resultados:

1366_2000

Hull-O, Isla Caribeña de Bonaire/Marc Hanuer

1366_2000-1

Flores Imperiales, Kioto, Japón/Yukio Miki.

1366_2000-2

Alimentadores de Aves, Xingping, China/Abderazak Tissoukai

1366_2000-3

Medusas Amarillas, Islas Rock, Palau/Ciemon Frank Caballes

1366_2000-4

Invierno Blanco, Parque Nacional Gran Paradiso, Italia/ Stephano Unterthiner

1366_2000-5

Gran Bebé, Tonga/Karim Iliya

1366_2000-6

Amigable Kit, Estonia/Kalmer Lehepuu

1366_2000-7

Cascadas en Otoño, Parque Nacional Lagos Plitvice, Croacia /Vedrana Tafra

1366_2000-8

Algo huele a pescado, Costa British Columbia, Canadá/Ian Mcallister

1366_2000-9

¿Quién está ahí?/Cezary Wyszynski

1366_2000-10

Bailando con la Luna, Islandia/Andrew George

1366_2000-11

Todos los peces en el océano, Cabo Pulmo, México/Jeff Hester

1366_2000-12

Chasqueando la superficie, Lago Baikal, Rusia/Alexey Trofimov

1366_2000-13

Zorro encontrado, Parque Nacional Paradiso, Italia/ Stefano Unterthiner

1366_2000-14

Brillando a través, Islas Nacionales Apóstol, Wisconsin/Ernie Vater

1366_2000-15

Madre del Bosque, Madagascar/Marsel Van Oosten

1366_2000-16

 Contra el viento, Quebec, Canadá/Dominic Roy

1366_2000-17

La Villa, Szodliget, Hungría/Gabor Dvornik

1366_2000-18

Cuando los pingüinos atacan, Antártida/Sea Berry

 

 



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Estas fotos te darán una idea de cómo se ven tus alimentos a la hora de cosecharlos

Muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores.

Parece fácil: estar en la mesa del comedor con un bocado de una jugosa piña en la boca, esa frescura acidulce del desayuno que nos brinda una cantidad desbordante de nutrientes y un placer inexpresable a los primeros momentos del hambre matutino. Es realmente un instante sencillo que tan sólo requirió ir al mercado a comprarla, cortarla con cuidado y servirla fresca y amarilla. Sin embargo, ¿cuál fue el proceso que pasó una piña para llegar a nuestra mesa?

Muchas veces pasamos por una verdulería o las estanterías del supermercado, vemos las frutas y verduras, las tanteamos para sospechar su frescura y las llevamos a casa. Pero muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores. 

En caso que surja un poco de curiosidad, te compartimos algunas fotografías de cómo se ven los alimentos a la hora de cosecharse: 

 

 


Asombrosas fotos captadas por un astronauta en sus primeros 6 meses en el espacio

Su atino para encontrar composiciones especulares le ha ido abriendo también un espacio artístico.

A una astronauta quizá lo imaginamos como un tipo meramente técnico. Con inclinaciones hacia el conocimiento y tal vez a la aventura, pero, ¿un astronauta con sensibilidad artística? Eso sí que sería un verdadero regalo; y lo cierto es que existe: su nombre es Scott Kelly.

Actualmente lleva un año viviendo en el espacio; mucho en la Estación Espacial Internacional y mucho en otras expediciones. Su acervo de imágenes de la Tierra desde el espacio no solo están enmarcadas por una natural vista espectacular; Kelly verdaderamente pareciera encontrar la manera especial de darnos un pedazo de la experiencia estética que ellos viven ahí arriba.

Hoy presentamos una selección de imágenes que invitan a sentir la Tierra desde texturas y patrones novedosos:

1432205699600492173 1432205699959850637 1432205700368696461 1432205701902131597 1432205702568348813 1432205704329094541 14322057051308742531432205702874744717 1432205700873719437

 

[space.io9]

 

 

 

 



Estos son los ganadores del National Geographic Travel Contest 2015 (FOTOS)

La imagen ganadora: una ballena jorobada y su cría en una increíble composición nos habla de su vida magnética.

En el ya 27 concurso de National Geographic Travel Contest, el ganador fue un mexicano que captó a una impresionante ballena jorobada y su cría. Viajar quizá sea uno de los actos más liberadores, ahí uno se encuentra con perfiles de uno mismo que quizá desconocía, se aprecian los lugares tanto naturales como urbanos de una manera más objetiva, e incluso a las personas; se abre la mente y el espíritu… Por ello viajar puede ayudar, incluso a los no expertos, a descubrir las mejores imágenes casi de manera permanente.  Este concurso hace un tributo a lo anterior.

Te presentamos las 10 fotos ganadoras de esta competencia; encontrarás desde paisajes como de las hadas, campesinos, cielos impensables, niños en la naturaleza jugando con animales etc., Una serie que muestra un mundo vasto allá afuera en hermosura.

 

1.Ballenas susurrantes (Whale whisperers):

El mexicano Anuar Patjane Floriuk, radicado en Tehuacán, tomó la foto de esta ballena con su cría en las islas de Revillagigedo, debajo de un lugar conocido como Roca Partida.

3049513-slide-s-01-grand-prize-national-geographic-photo-winners-shell

2. Trabajador de Grava:

Tres trabajadores miran por una ventana hacia su sitio de trabajo. Esta última, llena de suciedad y lodo.

3049513-slide-s-02-second-place-national-geographic-photo-winners-shell

 3. Camellos de Ardah:

Los camellos, aunque llevan siglos domesticados, pueden tornarse salvajes en cualquier momento. Camellos de Ardah es el nombre que se le da a una curiosa carrera de camellos, que más bien es una ecoreografía, pues aquel que se adelante y pierda la línea en la que deben correr los camellos, será el perdedor.

3049513-slide-s-03-third-place-national-geographic-photo-winners-shell

4. De noche en Deadvlei:

Un momento precioso en una noche en Deadvlei, donde sus árboles tienen más de 900 años pero no llegan a desintegrarse por el clima tan cálido. La luna alcanza a iluminar las nubes del cielo y las estrellas innumerables cubren el horizonte.

3049513-slide-s-04-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1

5. Cachando un pato:

Dos niños tailandeses intentan atrapar a un pato que vuela cerca de una fresca caída de agua en Tailandia.

3049513-slide-s-05-merit-national-geographic-photo-winners-shell

6. Lucha libre Hindú:

Luego de una sesión de lucha, suele hacerse un ritual en el que los participantes, como un acto de respeto mutuo, se llenan ambos de arena; con una mezcla de barro, sal y ghee.

3049513-slide-s-06-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1

7.Rinocerontes Blancos:

Fotografiados en un santuario en Uganda. Los rinocerontes, especialmente en los últimos años, han afrontado un grave peligro de desaparecer.

3049513-slide-s-07-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1

8. Sauna en el cielo:

Un increíble sauna al noreste de los Alpes italianos en el corazón del Monte Lagazuoi.

3049513-slide-s-08-merit-national-geographic-photo-winners-shell

9. Montañeses:

Un recolector tradicional de heno en Polonia. Muchas personas continúan viviendo como muchos años atrás y recolectando su heno con palo y pico.

3049513-slide-s-09-merit-national-geographic-photo-winners-shell

10. Rumania, tierra de cuento de hadas:

Escarcha blanca sobre el poblado de Pestera.

3049513-slide-s-10-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1



Top 10: las mejores fotos de naturaleza del concurso National Geographic 2014

Un registro estético de arrobadoras escenas: algunas sacadas por profesionales, otras por personas comunes con un celular en mano

Una buena fotografía es una obra plástica integral: con ritmo, composición y un algo que posa o aparece como parte de una realidad; incluso un vestigio y una reliquia del tiempo. En este sentido, una buena fotografía sobre la naturaleza es, en sí, una pieza de valor histórico: una documentación provocada quizá por la belleza de la vida en una escena única e irrepetible, al menos tal como lo documenta ese instante.

Por lo anterior, cada año National Geographic hace su tradicional concurso de fotografía, donde confluyen profesionales pero también personas comunes que sintieron atracción por fotografiar alguna escena. El concurso tiene una sección especial para los temas de naturaleza, la cual suele generar encuadres perfectos que pueden abstraerse en una imagen, se cuente con preparación o no; es como si la naturaleza hiciera el trabajo por sí misma.

Te presentamos una selección de las fotos ganadoras de este año; puedes ver la totalidad de las fotos enviadas para el concurso, desde la más elaborada a la más amateur, aquí:

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca