Un pueblo en Inglaterra trabaja por su autonomía alimenticia

Un grupo de personas del pueblo británico Todmodern apuestan por su total soberanía alimentaria para el año 2018.

Las críticas hacia el sistema alimentario global se han acrecentado en los últimos años. Cada vez más personas muestran interés por saber de dónde vienen sus alimentos y cómo fueron producidos. Y esto se debe a que cada vez hay más información que sugiere que, por ejemplo, el consumo de alimentos geneticamente modificados podría estar asociado a ciertos problemas de salud.

Al parecer a la fecha la solución más común estaba centrada en el consumo de productos orgánicos o bien la práctica de cultivo en el hogar. Sin embargo, en el 2009, habitantes de un pequeño pueblo inglés llamado Todmodern, idearon una forma de hacer frente al sistema alimenticio mundial: convertir su localidad, mediante un modelo autosustentable, en un territorio autónomo, blindado frente a la producción industrial de alimentos.

La meta planteada es que en el año 2018, este proyecto denominado “Incredible Edible Todmodern Project” satisfaga por completo la demanda alimenticia de sus habitantes. Actualmente cualquier espacio de tierra en el pueblo está cultivado, desde los camellones hasta los parques existentes.

Liam Hindhelwood, uno de los diseñadores que trabajó en el proyecto argumenta que esta es la clase de diseño que más necesita el mundo: “diseñar no solo cosas, sino procesos cotidianos”. La filosofía detrás de esta iniciativa es lograr mediante pequeñas acciones mermar un sistema de alimentación global que privilegia las ganancias económicas sobre la calidad de los productos, y por lo tanto por encima de nuestra salud.

El proyecto parte de la idea de que actuando se crea esperanza, en este caso, demostrando que pequeñas acciones colectivas pueden hacer frente a sistemas globales de producción con los que no estamos de acuerdo. Lo anterior constituye un ejemplo que indudablemente crea cultura. Ese volver a lo orígenes comunitarios, romper con la dañina producción masiva característica del siglo XX y hacernos responsables de nuestro futuro compartido.



Belo Horizonte, la localidad brasileña alimentada por sus campesinos

Los campesinos de Belo Horizonte participan en la erradicación del hambre en su región a través de la venta directa de sus productos a bajos costos.

El alcalde de Belo Horizonte, Patrus Ananias, decidió resolver el problema del hambre en su comunidad involucrando a los miembros de la misma, bajo la premisa de que la alimentación es un derecho básico. Para lo anterior organizó, entre otras medidas, a los campesinos de la región para que vendiesen sus productos en zonas públicas a bajos costos, sin el involucramiento de intermediarios.

Otra de las acciones implementadas por el programa en esta comunidad –en donde el 11% de su población vive en pobreza, y el 20% de los niños sufre hambre–, fue la creación de comedores proveídos por los campesinos, en donde llegan a alimentarse diariamente hasta 12 mil personas, por menos de 50 centavos de dólar. Así mismo, las escuelas reciben productos locales a bajos precios para que los estudiantes pueden acceder también a una alimentación de bajo costo y alta calidad.

La iniciativa beneficia actualmente a más del 40% de la ciudad, lo cual se traduce en más de 2.5 millones de personas favorecidas. La estrategia alimenticia del gobierno de Ananias, intenta demostrar que el Estado puede optimizar las condiciones del mercado a favor de los consumidores –sin dejar de enfatizar en que la comunidad es la que debe aprovechar, mediante su trabajo, estas oportunidades.

El éxito de esta estrategia reside esencialmente en la cooperación de la comunidad, y en el ejemplar modelo que coloca los intereses de grandes empresas privadas por debajo del bienestar social. Y esto gracias a la participación de la sociedad mediante iniciativas de escala local.



Bolivia: el único país latinoamericano que llevó a la quiebra a McDonald’s

El último McDonald’s en Bolivia cerró sus puertas en el año 2002, y recientemente se añadieron artículos en la constitución del país para evitar que la cadena de comida rápida vuelva jamás.

Tristemente, es difícil imaginar una ciudad del mundo que no esté repleta de arcos amarillos señalizando hamburguesas y refresco. Pero si viajas a Bolivia no verás ni uno sólo de estos, ya que el último McDonald’s cerró sus puertas en el año 2002 y, desde entonces, la nación andina ha defendido su independencia en cuanto qué cadenas de comida rápida sirven a sus ciudadanos.

Lo curioso es que a los bolivianos les encantan las hamburguesas. Pero prefieren comprarlas a las miles de mujeres indígenas que las venden en las calles que a una compañía global.

Las personas se forman en la calle para comer hamburguesas. Es como un McDonald’s masivo, descentralizado, controlado mayormente por estas mujeres”, apuntó Tanya Kerssen, quien guía tours de soberanía alimenticia en Bolivia. “Miran con sospecha a estas entidades extranjeras, y con toda razón. Prefieren comprar y tener una relación con personas de su propio país y comunidad”.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha llevado a su país a ser el primer país latinoamericano que no tiene McDonald’s en sus calles. Lo más importante de todo es que, cuando Bolivia reescribió su constitución en 2008, el país se aseguró de tomar medidas para proteger su soberanía alimentaria, o control local, de intereses extranjeros. No solo se añadieron doce artículos en cuanto al control local sobre el alimento, sino que en los siguientes cinco años, Bolivia también añadió dos leyes de resistencia a la agricultura industrial.

Por su parte, Morales habló públicamente en contra de las cadenas de comida rápida de los Estados Unidos. “Imponen sus costumbres y sus alimentos”, le dijo a la ONU. “buscan beneficiarse y básicamente estandarizar la comida que producen a gran escala, de acuerdo a la misma fórmula y con ingredientes que causan cánceres y otras enfermedades”.

El fin del reino de McDonald’s en Bolivia coloca a la nación andina una selecta lista de países sin los arcos dorados del payaso Ronald, la cual incluye a Corea del Norte, Libia, Vietnam, Kazajistán y el Vaticano.

El fracaso de McDonald’s es también el fracaso de la globalización y el proceso de homogeneización cultural, como bien apuntó Morales, y el triunfo de la diversidad cultural y la identidad colectiva.



Estas son las personas que realmente alimentan el mundo

Conoce al opuesto de Monsanto, a las personas que luchan contra el despojo de recursos, cultivan cosechas tradicionales y defienden a sus comunidades de la explotación de multinacionales.

Cuando se trata de alimentar al mundo, el sector empresarial agrícola sigue vendiendo las mismas “soluciones” que de hecho bloquean el acceso a alimentos sanos y sostenibles. Operaciones industriales masivas, cosechas genéticamente modificadas, mono-cosechas altas en pesticidas y los llamados “acuerdos de comercio libre” insisten en que produzcamos más alimento (con sus semillas y petroquímicos) para el millón de personas que cada año quedan hambrientas. Sin embargo, en los países donde empresas agropecuarias han tomado control de las semillas, el ganado, el mercado y los precios, los vertederos de basura están repletos de desperdicio de alimento.

En este tema es importante no olvidar que en la primavera de 2013 Monsanto acaparó los titulares cuando su trigo genéticamente modificado, MON71800, que no fue aprobado para producción o consumición, fue encontrado creciendo en el campo de un agricultor. Y sin embargo más allá de toda esta evidencia, en junio se les entregó a los ejecutivos de Monsanto y Syngenta el premio 2013 World Food Prize.

“Estas semillas controladas corporativamente son tanto destructivas como innecesarias”, apunta el comité de alianza de alimento de EU. “Están destruyendo la diversidad de plantas y dejando sin trabajo a millones de agricultores. ¿Cómo es posible que sean honorados por luchar contra el hambre?”

Ante esto, en  la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo, en su Reseña Agropecuaria de 2013 titulada Despierte antes de que sea muy tarde: has agricultura realmente sostenible para la seguridad alimentaria en el cambio climático se decretó que “el mundo necesita un cambio paradigmático en el desarrollo agrícola de una “revolución verde” a un método de “intensificación ecológica””.

La buena noticia es que hay un creciente número de movimientos agrícolas, pescadores, trabajadores y consumidores que están creando soluciones concretas a la pobreza y el hambre.

Los honorarios del premio 2013 de Soberanía Alimentaria  de el sur de la India, el País Vasco, Mali, Brasil y Haití luchan por terminar con el despojo de recursos, por cultivar cosechas tradicionales y defender a sus comunidades de la explotación de las corporaciones multinacionales.

Esto es sólo el comienzo de el movimiento quizá más relevante de nuestro siglo. Nos carga de responsabilidad a todos para participar en esta lucha en la medida que podamos, y continuar con la defensa de la agricultura campesina y la agroecología como una manera de producir alimentos sostenibles y libres de químicos accesibles para todos. Comenzar por tener un huerto doméstico (aunque sea pequeño, en nuestra cocina) en una gran manera de participar.



16 de octubre: Día Mundial de la Alimentación

Sobre combatir la desnutrición, alcanzar la agricultura sostenible y la soberanía alimentaria en cada nación.

Con el fin de concientizar a las poblaciones sobre el problema alimentario mundial, así como crear un frente unido en contra del hambre, la desnutrición y la pobreza,  la ONU estableció el Día Mundial de la Alimentaciónen 1979.

Este año las discusiones girarán en torno a  los “Sistemas alimentarios sostenibles para la seguridad alimentaria y la nutrición alimentaria de cada nación”,  enfatizando la importancia de la soberanía alimentaria, la producción de los alimentos y su origen, así como el desarrollo sostenible de cada región.

Actualmente casi 900 millones de personas en el mundo sufren de desnutrición crónica, pese a que el año pasado desperdiciamos la mitad de los alimentos que producimos. Este modelo insostenible refleja como las políticas relacionadas con los sistemas alimentarios rara vez se diseñan con la nutrición como objetivo principal y en vez favorecen a grandes empresas transnacionales cuyos intereses son puramente económicos.

Usando la soberanía alimentaria como plataforma principal, el Día Mundial de la Alimentación nos invita a cuestionar en qué manera podemos contribuir a la erradicación del hambre. ¿Cómo podemos iniciar una revolución que busca la seguridad alimenticia del mundo entero? ¿Qué deben hacer los gobiernos para limitar el poder, producción y control que las trasnacionales tienen sobre el mercado alimenticio? ¿Cómo podemos alcanzar un modelo agropecuario sostenible que favorezca a las diferentes poblaciones del mundo?

También en Ecoosfera: Por ahora ya no se sembrará maíz transgénico en México: juzgado ordena suspender permisos para su cultivo



Protestas en Colombia por Tratado de Libre Comercio que obliga a campesinos a comprar semillas transgénicas

Luego de la entrada en vigor de una medida que beneficia a corporaciones como Monsanto, Dupont y Syngenta en perjuicio de campesinos colombianos y sus prácticas ancestrales, el gobierno de Colombia enfrenta serias protestas en todo el país.

Desde el 19 de agosto pasado, Colombia ha vivido una serie de manifestaciones de origen campesino y agrario, esto a causa de la entrda en vigor de un Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y el gobierno del país sudamericano que, en términos generales, privilegia los intereses de grandes corporaciones de alimentos genéticamente modificados sobre el bienestar de agricultores y aun de la misma población nacional.

Las protestas se han presentado en diversos puntos del territorio colombiano, con participantes que se cuentan en decenas de miles y protagonizadas por algunos de los sectores más importantes del campo, entre ellos los de los arroceros y los cafetaleros. Asimismo, en días recientes se han sumado otros grupos como el de los mineros, el de los pequeños productores, transportistas e incluso el sector salud, una tendencia solidaria que de algún modo demuestra que, en el fondo, el problema no es solo de los campesinos, sino que más bien se vive una situación generalizada de desigualdad social con causas comunes.

Sin embargo, en el caso específico delas protestas agrarias, hasta ahora el principal motivo de descontento es la llamada Resolución 970 del Instituto Colombiano Agropecuario, la cual prohíbe a los campesinos almacenar semillas de sus propias cosechas para siembras futuras y, a cambio, permite únicamente la compra de semillas “certificadas”, un recurso legal en el que algunos han visto el favoritismo franco para empresas multinacionales como Monsanto, Dupont y Syngenta, las más importantes en el mercado de los alimentos transgénicos.

Para los campesinos colombianos esta medida atenta contra una de las prácticas más ancestrales de la agricultura, amén de los daños al campo y aun a la salud humana que conlleva el cultivo, distribución y consumo de alimentos genéticamente modificados. Y por si esto no fuera poco, la ley establece sanciones económicas y de cárcel para quienes, pese a todo, almacenen sus propias semillas.

Dharmadeva, columnista del diario colombiano El Espectador, ha llamado a esta situación “la nueva dictadura alimentaria”, aludiendo a la tendencia monopólica que afecta también al sector agrario: “cientos de miles de semillas que los neoliberales querrían convertir en tres o cuatro: maíz de los matones de Monsanto, arroz, algodón y soya de Syngenta o Dupont”, escribe el también Doctor en Derecho.

semillas

Por otro lado Eduardo Muñoz Serpa, del diario Vanguardia, señala el hecho repetido en otros países de la pobreza y la marginalidad implícitas en tratados de libre comercio que se firman entre un país altamente industrializado como Estados Unidos y otro más bien subdesarrollado como Colombia: la situación económica del primero termina triunfando sobre el segundo, aplastando las posibilidades de desarrollo autónomo de la población originaria y, en contraste, generando ganancias únicamente para quienes de inicio propusieron reglas siempre favorables para sus propios intereses. Escribe Muñoz Serpa:

En Colombia la situación del sector agrario es desesperante. Las políticas aperturistas han arruinado a los agricultores, sean ellos cafeteros, arroceros, cacaoteros, papicultores, palmeros, lecheros, avicultores, porcicultores, etc.

Los TLC condenaron al hambre a los campesinos. La importación de productos agrícolas de E.U. y de otros países a muy bajos precios, hace que nuestros agricultores no puedan competir. Aquí los insumos son caros y cultivar es costoso.

En este sentido, Arturo Wallace enlista en un artículo publicado en BBC esos productos que se importan y contra los cuales la producción local no puede competir al momento de generar ganancias y hacer económicamente sostenible el campo colombiano: cebada, trigo, soya, sorgo, algodón, papa, leche, hortalizas, cacao y azúcar.

Por otro lado, previsiblemente si se considera que en tiempos recientes hace mucho que el gobierno de un país no está del lado de los intereses de su población, el presidente Juan Manuel Santos se ha negado a negociar mientras los bloqueos persistan en el país. El domingo pasado hizo incluso una declaración desafortunada al decir que “el tal paro nacional agrario no existe”, esto a pesar de las casi 50 mil personas que se habían manifestado en días anteriores. Sin duda una notable falta de sensibilidad social que de algún modo revela en dónde está puesta verdaderamente la atención del mandatario y, en general, de la clase gobernante.

¿Cuál es el futuro que espera al campo colombiano? ¿El del dominio total por parte de las grandes empresas multinacionales que tienen como único objetivo la ganancia económica a costa del empobrecimiento generalizado? O quizá las protestas triunfen y, por esta vez, el bien común persista sobre los intereses de esa minoría privilegiada.

Twitter del autor: @saturnesco

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca