La resacralización del alimento como un requisito evolutivo

El británico Jamie Oliver realiza una campaña mundial para revalorizar al alimento como promotor de vida.

Para culturas milenarias la comida es el principio de la concepción sobre el mundo. Es desde el alimento y sus características que estas civilizaciones iban forjando su identidad, pues representaba el principal eslabón de pertenencia después de la familia y la tierra misma: sus frutos constituían la evidencia más palpable de su entorno inmediato, y de sus variables fundamentales, como el clima y la fertilidad.

El alimento es obviamente vital para el desarrollo de la humanidad. Pero la cotidianiedad actual, con la inmediatez como una de sus principales cualidades, ha transformado nuestra relación con la comida. En el factor producción, nuestros alimentos son obtenidos en el menor tiempo posible, bajo el menor costo y en la mayor escala probable. En el componente de preparación y consumo seguimos un modelo de velocidad y vivimos alejados de su proceso de creación –para comprobarlo basta con analizar la hegemonía de la comida rápida.

1151047_648303475180492_1398709018_n

Para el chef británico Jamie Oliver, algunas de las principales problemáticas contemporáneas están relacionadas con la calidad de vida y la salud como el estrés y la frustración. Mismas que podrían resolverse, al menos parcialmente, por medio de la revalorización del principal eslabón de las necesidades humanas: la comida. La fundación Jamie Oliver Foundation crea programas en escuelas para que los niños cosechen lo que comen, y comprendan así las propiedades y efectos de cada alimento. Además, esta organización trabaja con comunidades y gobiernos para promover el auto-abastecimiento de insumos vía la agricultura, y la preparación de sus propios alimentos.

Estamos íntimamente unidos a lo que comemos, y debemos de respetar la jerarquía que la alimentación merece –algo así como re-sacralizar está práctica. El hacerlo representa un buen inicio para cuestionar nuestros hábitos cotidianos y, eventualmente, imaginar modelos alternativos al actual sistema. A fin de cuentas parece evidente la sabiduría implícita en ese refrán popular que reza: “Dime qué comes, y te diré quién eres”.

 

 



Azzam Alwash: el iraquí que dejó E.U para recuperar los pantanos de su país

El ingeniero y padre de familia Azzam Alwash abandonó su cómoda vida en California para salvar los pantanos en los que nació.

Foto:voices.nationalgeographic.com

Uno de los grandes estragos causados por el régimen de Saddam Hussein, fue la seca de pantanos del país por la amenaza que representaban –relacionada a su capacidad para ocultar contrincantes durante la guerra. Como consecuencia de la medida del gobierno, para el año 2000 al menos el 90% de la totalidad de los pantanos en Irak estaban secos.

El ingeniero civil  nació cerca de estos ecosistemas. Tras su paso por Estados Unidos, en 2003 regresó a su tierra para revivir los pantanos mediante la creación de la primera organización civil ambiental de este país, Nature Iraq.

Este año Alwash ganó el premio Goldman Environmental Prize, dotado de 150,000 dólares, después de lograr la restauración de casi la mitad de los pantanos de su país –los cuales próximamente serán convertidos en parques nacionales. Para este ambientalista, lo más importante es que el premio permitirá a su proyecto ganar la atención de los políticos de su país.

El próximo reto personal para el líder de Nature Iraq, es lograr que funcionarios de países como Siria, Turquía e Iraq, coordinen esfuerzos para implementar políticas de disponibilidad de agua. Lo anterior es fundamental ya que la construcción de represas en las fronteras que comparten, obstaculiza el flujo de agua hacia campos de cultivo y pantanos –fenómeno que además genera tensión económica entre las naciones involucradas y que eventualmente devenir en conflictos bélicos.

A pesar de que residir en Iraq signifique para él y su familia convivir con el caos que caracteriza actualmente a su tierra natal, Alwash no regresará a California. Para él, las personas debemos de contribuir en la solución de conflictos sobre los cuales hacemos conciencia –algo así como, ‘si ya te diste cuenta que existe tal problemática entonces tu obligación es cooperar en su solución–. A fin de cuentas el aparente bienestar individual resulta poco valioso si no estás dispuesto a contribuir en la evolución de tu entorno, comenzando por la tierra que te vio nacer.

[FastCoexist]



¿Qué es eso de la revolución de la comida?

Entre las metas del movimiento global es que sean integrados a los planes de estudio para los niños asignaturas sobre la alimentación.

Seguro has escuchado por ahí el nombre de Jaime Oliver, que se ha vuelto muy conocido, sobre todo en el último año. Oliver es un chef británico que inició un movimiento para promover la educación sobre alimentación en las escuelas y el que las familias vuelvan a cocinar. 

La vida ajetreada de las ciudades y el capitalismo pareciera decirnos que lo más importante es trabajar, producir, ser exitosos, y hemos perdido conexión con lo más básico: nuestros alimentos (quizá la relación más primigenia con la naturaleza). Incluso, a veces pareciera que nos estorba la hora de la comida y cumplimos con el requisito de comer como si fuera un deber semi molesto. 

¿Qué sucedió con la ritualización milenaria de la hora de la comida? ¿con los momentos sagrados donde las familias parecían unirse y conocerse más a través de la conversación?

Oliver está consciente de que lo anterior ha sido destruido por un estilo de vida que nos esclaviza y nos exime de los deliciosos momentos que solían darle más profundidad a la vida. Por lo anterior, inició su movimiento Food Revolution, para volver a darle a los alimentos su trascendental valor con objetivos como el que las escuelas del mundo implementen planes de estudio sobre alimentación; que los niños aprendan a cultivar algunos alimentos y mantengan contacto con la tierra, y que los padres vuelvan a cocinar y a inculcar el valor de este ritual a sus hijos: la comida importa, y mucho.

Este 15 de mayo este movimiento tiene su Día de la Revolución de la Comida, en el que se reunirán firmas que serán entregadas en la reunión del G 20 para que los gobiernos implementen planes de estudio que incluyan educación alimenticia. En todo el mundo muchas personas además se unirán para cocinar o hacer eventos comunitarios de alimentación. 

Aquí puedes ver la campaña y empaparte de qué se trata esta iniciativa. Puedes usar también este 15 de mayo el hashtag #FoodRevolutionDay para promoverlo si es que te resuena.



Jaime Oliver recorre las comunidades indígenas chiapanecas que han sido invadidas por la Coca-Cola

El famoso chef y precursor de la educación alimenticia apunta al problema de la chatarrización de las culturas milenarias.

Hace unos años el documental “ La Coca-Colización de  México”  o bien, el de “Dulce Agonía” nos contaron cómo las empresas chatarra, sobre todo las refresqueras, han imbatido la cultura culinaria de México. 1 de cada 3 niños tiene obesidad y 7 de cada 10 adultos, unas cifras preocupantes. 

En Chiapas, por ejemplo, un estado donde aún perviven decenas de comunidades indígenas que conservan sus tradiciones, estas han adoptado la Coca-Cola como parte de su vida. 

Las entradas de las comunidades son adornadas por mensajes de bienvenida de esta marca de refresco que ha adaptado su publicidad a los símbolos de estas sociedades, como sus tradicionales bordados. 

La diabetes, por ejemplo, hasta hace unos años una enfermedad poco común en estas comunidades, hoy se ha propagado notablemente, un fenómeno que organizaciones sociales han estado señalando.

Hace unos días, el famoso chef británico Jaime Oliver, quien ha generado una revolución en la alimentación de este país con la promoción de una educación nutricional y la extracción de la comida chatarra de las escuelas, visitó estas comunidades como una manera de llamar la atención del mundo sobre este problema: la chatarrización  de, incluso, comunidades milenarias. 

Niñas-letrero-Zinacantan

 

Jamie-con-Marcos-y-Yatziri

Jamie-en-Chiapas



Estudio demuestra que la sauna alarga la vida y mejora la salud de los hombres

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo.

La sauna comenzó siendo un lugar sagrado que se ubicaba en el patio de las casas, y el cual conllevaba a un rito con varios lapsos de purificación corporal y espiritual. La costumbre finlandesa explica que, hasta la II Guerra Mundial, la sauna era el lugar donde se daba a luz y se preparaba el cadáver para el entierro; por lo que se usaba con fines tanto higiénicos como terapéuticos.

Originalmente, la sauna se trataba de un sistema de salas de calor a diferentes temperaturas; donde la primera estaba a 25°C, la segunda a 40°C y la tercera a 60°C. Por lo que se llegaba a combinar el calor seco y húmero, con frío y masajes; lo que proporcionaba beneficios corporales como la eliminación de sebo, toxinas y bacterias.

De hecho, de acuerdo con un estudio publicado en JAMA,  los hombres que asisten regularmente a la sauna gozan de una mejor salud y una mayor longevidad. La investigación tuvo lugar en Finlandia, donde se analizó una muestra de 2 315 hombres entre 42 y 60 años de edad a lo largo de 21 años.

Los resultados mostraron que la población que asistía a la sauna entre dos y tres veces por semana, redujo el riesgo de muerte súbita por infarto hasta un 22 por ciento; y para los que asisten entre cuatro y siete, hasta un 63 por ciento. Por otro lado, el riesgo de muerte por enfermedades arteriales disminuyó entre 23 y 48 por ciento; y de morir por cualquier causa, entre 24 y 40 por ciento menos.

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo. Por ejemplo, para los hombres que se quedan menos de once minutos dentro del sauna, tienen un riesgo de morir por una crisis cardíaca de 7 por ciento mayor que aquellos cuya estancia ronda entre los once y 19 minutos.



5 hacks para que tu comida dure más

Estos sencillos consejos pueden ayudarte a siempre tener frutas y verduras frescas en casa y, además, te pueden ayudar a cuidar del planeta y ahorrar mientras lo haces.

No hay nada peor que querer comer un poco de fruta y ver que ya tiene moho. Por otro lado, es alarmante ver cuánta comida se desperdicia en la actualidad. Al dejar que la comida se eche a perder no solo estamos tirando dinero, también estamos desperdiciando el largo proceso que requiere llevar alimentos de la tierra de cultivo hasta nuestras mesas. 

Ahora te compartimos algunos sencillos tips para que tus alimentos duren más:

  1. Para conservar la frescura de los frutos rojos utiliza un poco de vinagre. Cuando recién hayas comprado tus bayas, en vez de meterlas al refrigerador disuelve una parte de vinagre blanco en 10 partes de agua y sumerge la fruta en la solución. Déjala reposar unos 5 minutos, enjuaga, seca y mete en el refrigerador.
  2. Voltea la crema y el queso cottage antes de guardarlo en tu frigorífico. Según Yahoo! Shine, esto crea una especie de vacío que no permite la existencia de bacteria.
  3. Si te gusta cocinar con hierbas de olor frescas, trátalas como si fueran flores. En vez de guardar tu albaca, tomillo, perejil, etc., en una bolsa de plástico en el refrigerador, ponlas en un vaso de agua y déjalas en un lugar fresco. Si cambias el agua cada 2 o 3 días, tus hierbas pueden durar semanas.
  4. Baja la temperatura de tu refrigerador. En vez de tenerlo a 38°C procura tenerlo a 36°C o 37°C. Si bajas más la temperatura se formarán cristales en algunos alimentos y bebidas.
  5. Haz tus propias conservas frutales. Puedes preparar una mermelada de los frutos más maduros que tengas o preparar un jarabe frutal.

Para el jarabe frutal necesitarás 2 tazas de fruta por cada medio litro de vinagre, y por cada taza y media de azúcar (esto último depende de ti, entonces agrega cuanta azúcar desees).

Método de preparación:

  1. Esteriliza tu contenedor: Lava tu frasco en agua caliente con jabón y enjuaga muy bien. Hierve tu frasco y su tapa en una olla por diez minutos.
  2. Agrega la fruta: Saca el frasco con mucho cuidado (utiliza pinzas o guantes para no quemarte. Introduce la fruta, esta puede estar cortada en trocitos o un poco machacada. Las mejores frutas para este tipo de jarabe son los frutos rojos, pero cualquier fruta en temporada funciona.
  3. Agrega el vinagre: Cualquier tipo de vinagre funciona: el vinagre blanco tiene un sabor fuerte, el vinagre de manzana tiene un sabor más suave y afrutado, y los vinagres de vino tienden a tener un sabor mucho más delicado. El vinagre balsámico funciona extraordinariamente bien con cerezas y fresas.
  4. Déjalo reposar: una vez que el frasco se haya enfriado, guárdalo en un lugar frío y fresco como el refrigerador o una alacena. Debe reposar un mínimo de 24 horas y un máximo de 4 semanas.
  5. Cuélalo: hazlo pasar varias veces por un filtro de café, para cuando el vinagre ya no tenga residuos de la fruta. La fruta la puedes emplear en un chutney.
  6. Agrega azúcar: Coloca el vinagre y el azúcar en una olla. Calienta hasta que hierva y mezcla hasta que el azúcar se haya disuelto. Vuelve a colocar en frasco (debe estar esterilizado).
  7. Refrigera: Guarda el jarabe en el refrigerador, si está bien sellado puede guardarse hasta por seis meses.
  8. Utiliza: puedes mezclar una cucharada sopera con agua mineral para crear una bebida refrescante y natural, o puedes añadirla a cócteles o aderezos. 

También en Ecoosfera: Inicia tu propia revolución contra el desperdicio de comida

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca