Esto es lo que tienes que hacer para bajar de peso con el mínimo esfuerzo, según la ciencia

Los estudios tienden a mostrar que para perder peso y adelgazar, la dieta tiene un papel mucho más importante que el ejercicio.

Enero es el mes ideal para plantearse objetivos saludables en relación con nuestro peso y físico. Esto provoca inevitablemente que nos asociemos en gimnasios, comenzamos dietas –algunas irracionales–, sigamos en redes sociales a fisicoculturistas y formemos una cultura del esfuerzo físico con un legado de “Come correcto y haz ejercicio”.

Sin embargo, como cualquier propósito de año nuevo, es indispensable estructurarlo en forma de objetivo: ¿queremos adelgazar o tonificar? De acuerdo con Philip Stanforth, profesor de la ciencia del ejercicio en la Universidad de Texas, los estudios tienden a mostrar que para perder peso y adelgazar, la dieta tiene un papel mucho más importante que el ejercicio.

Para él, el ejercicio requiere de tiempo y esfuerzo constante para ver los resultados deseados; mientras una dieta muestra mayores evidencias en un periodo a corto plazo: “Si tomaste una larga caminata de 56 km, quemaste entonces 3 500 calorías. Es una larga caminata. Sin embargo, si comes una barra de Snickers, tiene 500 calorías. Es mucho más fácil eliminar la barra de chocolate que caminar diario 8 km”.

Entre los estudios que menciona Stanforth, se encuentra uno publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, el cual encontró que las dietas de altas proteínas y remplazo de carne –por sustitutos bajos en calorías por carnes más pesadas– estaban asociadas con mejores resultados para mantener el peso tras un periodo de dieta. De hecho, en 2011 hubo otro estudio que analizaba la relación entre la grasa y la actividad física en niños, demostró que la actividad física no es la clave determinante para un peso insalubre en esta población

Si bien el ejercicio posee numerosos beneficios como antidepresivo y protencializador del sistema inmunológico, la realidad es que las dietas son las más efectivas para bajar de peso. Sin embargo, ¿por qué no hacer ambos?

Más en Ecoosfera

Cómo limpiar tu dieta en sólo cinco semanas (INFOGRÁFICO)

Este es el camino a la dieta perfecta (sí, existe)



¿Es la alimentación crudista el elixir de la eterna juventud?

Susan Reynolds, de 29 años, no ha comido alimentos cocidos en siete años. En lugar de ello basa su alimentación en nueces, semillas, frutas y verduras crudas y ha mantenido una juventud envidiable tanto física como anímicamente.

La delgada mujer come docenas de porciones de frutas y verduras cada vez, e incluso ha creado varias recetas que incluyen una sopa fría hecha con espinaca, muchas diferentes hierbas y una lechuga completa, para hacer sus comidas más interesantes.

article-0-18B612E700000578-915_634x541

Su sana dieta es en respuesta a sus días de universidad en los cuales confiesa haber comido bufets chinos y sándwiches de pollo de McDonald’s casi todos los días. Todo eso cambió cuando viajó a la India y se interesó en el yoga. Regresó a casa y decidió volverse vegetariana y entrenó para ser maestra de yoga antes de toparse don la dieta crudista.

“Los beneficios de esta dieta incluyen claridad mental, positivismo, salud, energía, brillo y habilidad para tomar decisiones”, apunta Susan. “Otras cosas que ha comentado la gente es que huelo bien, tengo un piel suave y parezco mucho más joven de lo que soy”. Susan acaba de abrir un negocio en Edimburgo llamado Twist and Sprout que ofrece retiros saludables en donde se enseña a los participantes a introducir una dieta crudista a sus propias vidas.



Estos son los mitos más comunes sobre la alimentación, ¿crees en alguno de ellos?

Hay ideas tan generalizadas acerca de algunos alimentos, que te costará trabajo creer que sólo son mitos.

Foodmyths

Hay muchas ideas generalizadas acerca de los alimentos. A menudo se dice que algunos son dañinos y que otros son muy benéficos,  pero muchas de estas teorías no son más que mitos.

Uno de los alimentos más satanizados es el huevo que se considera perjudicial porque contiene colesterol. Pero se ha comprobado que el huevo eleva el nivel de colesterol “bueno” y no está asociado a enfermedades cardiacas, de hecho, no sólo no es dañino sino que tiene antioxidantes únicos y es altamente nutritivo.

A menudo se dice que comer granos es saludable, sin embargo, son muy bajos en nutrientes comparados con otras comidas. También, son ricos en una sustancia llamada ácido fítico, que atrapa minerales esenciales en el intestino e impide que se absorban.

Uno de los principales granos consumidos es el trigo, que aumenta el azúcar en la sangre, al igual que el colesterol, además es bajo en nutrientes esenciales.

Otra de las ideas generalizadas falsas es que los alimentos reducidos en grasas son menos dañinos pero las grasas naturales eliminadas de los alimentos a través de procesos químicos, muchas veces son reemplazadas por grasas artificiales y azúcares que en realidad resultan mucho más dañinas.

Todos creen es que las dietas deberían ser bajas en grasa y que los carbohidratos deberían ocupar el 50 o 60% de las calorías de la dieta. Este tipo de alimentación contiene muchos granos y pequeñas cantidades de alimentos grasosos como carne y huevos, lo que probablemente funcione  para quienes son naturalmente delgados pero para quienes padecen obesidad, síndrome metabólico o diabetes, puede representar un gran riesgo.

Las grasas Poliinsaturadas se consideran saludables porque algunos estudios muestran que disminuyen el riesgo de enfermedades cardiacas, pero existen grasas poliinsaturadas que no ayudan.

Requerimos del Omega 6 y 3 en cierta cantidad pero si en las proporciones de ácidos grasos se encuentra más alto el omega 6 en el cuerpo, puede causar problemas de salud.

En el proceso evolutivo, el hombre nunca tuvo a su alcance el Omega 6, se podría decir que es antinatural en su dieta. Los ácidos grasos pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiacas.

Contrario a lo que se piensa, las dietas bajas en carbohidratos en realidad son benéficas ya que reducen la grasa corporal más que las dietas de calorías y grasas restringidas, disminuyen significativamente la presión sanguínea, reducen el azúcar en la sangre y mejoran los síntomas de la diabetes (mucho más que las dietas bajas en grasa), incrementan el HDL (colesterol “bueno”) y disminuyen los triglicéridos.

Las dietas bajas en carbohidratos también son más fáciles de cumplir probablemente porque no requieren restringir calorías.

Se cree que la razón por la que el azúcar es mala para la salud es porque contiene calorías vacías. Es cierto, el azúcar tiene calorías que no son nutrientes esenciales, pero no es la única razón que la hace dañina. Por su alto contenido de fructuosa afecta al metabolismo, lo que nos hace ganar peso.

La fructuosa se metaboliza por el hígado y se convierte en grasa que será secretada hacia la sangre. Esto eleva los niveles de triglicéridos y colesterol. También causa rechazo a las hormonas de insulina y leptina, provocando obesidad, síndrome metabólico y diabetes.    

Vemos así, que la opinión general sobre la alimentación no siempre es la acertada.

[Waking Times]



Un montón de apio VS un pequeño pedazo de queso: 15 formas distintas de ver 200 calorías (FOTOS)

Este comparativo muestra qué tantas porciones de alimentos se necesitan para completar 200 calorías. A veces se necesita kilo y medio de apio, a veces sólo una rebanadita de queso o una minúscula tira de tocino frito.

¿Una imagen dice más que mil palabras? Parece que Wisegeek así lo cree, pues investigó y armó esta fotogalería para mostrar en proporción cuánta cantidad de un alimento se necesita para completar 200 calorías.

Algunos alimentos tienen más calorías que otros, así que a veces se necesita desbordar el plato, a veces se necesitará sólo una cucharadita. Por ejemplo kilo y medio de apio tienen las mismas calorías que unos gramitos de tocino frito.

Así que la próxima vez que quieras algo de comer, recuerda estas imágenes antes de hacer tu elección.

[wiseGEEK]



Top: los 7 alimentos más dañinos para tu salud y tu corazón

Sabemos que la pizza, las pastas, la carne roja, los refrescos y la comida rápida pueden saber delicioso, pero son algunos de los alimentos que más daño le hacen a la salud de tu corazón. Mira qué alimentos conforma esta lista.

slide_278948_2066330_free

Sólo en Estados Unidos mueren diario más de 2,150 personas debido a enfermedades cardiacas, lo que las hace la causa número uno de muerte tanto en hombres como en mujeres, de acuerdo con American Heart Association.

Y como en estas fechas, y siempre, queremos que la salud de tu corazón esté al tope, te dejamos una lista de los alimentos que más daño le hacen, ya sea por su cantidad o calidad de grasas, colesterol y sales.

Carne procesada

slide_278948_2066324_free

El ingrediente básico de los hot dogs y sándwiches está compuesto de altas cantidades de sodio, conservantes, grasas saturadas y muy poca proteína. Además hay estudios que han relacionado a la carne procesada con mayores riesgos de diabetes y cáncer de páncreas.

 

Carne roja

slide_278948_2066328_free

Dejar la carne procesada no significa abusar de las carnes rojas. Siguen teniendo altas cantidades de grasas saturadas. Mejor considéralas un premio en tu dieta. Si no estás dispuesto a dejar la carne por completo, al menos reduce su cantidad. Le harás un enorme beneficio a tu cuerpo y al medio ambiente.

 

Pizza

slide_278948_2066330_free

Sólo una rebanada puede contener hasta 2/3 partes del límite recomendado de grasas saturadas. Si de todos modos quieres comer pizza de vez en cuando, trata de evitar esa ración extra de queso y mejor pide vegetales en lugar de tocino y salami.

 

Pasta Alfredo

slide_278948_2066334_free

Esta pasta parecerá muy benéfica pero en realidad está llena de mantequilla, crema y quesos… una bomba de grasas saturadas. Si realmente quieres disfrutar una pasta Alfredo, reemplaza la mantequilla con aceite de iliva, la crema con leche baja en grasas y modera la cantidad de quesos.

 

Grasas trans

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estos ácidos grasos se encuentran en la mayoría de la comida procesada para que duren más tiempo y porque son fáciles de producir. Sin embargo, las grasas trans aumentan el colesterol dañino y reducen el colesterol benéfico. Para evitarlos, busca los alimentos que tengan el sello de “libre de grasas trans”.

 

Alimentos fritos

slide_278948_2066366_free

Los restaurantes fríen una y otra vez los alimentos en el mismo aceite, que se vuelve más y más saturado. Y aunque no lo hicieran, los alimentos fritos como el pollo o las papas contienen una enorme cantidad de grasas. Trata de evitar estos alimentos, a menos que estén fritos con aceites vegetales como el de oliva.

 

Soda

slide_278948_2066418_free

“Cuando pensamos en enfermedades cardiacas, mucha gente lo asocial con cholesterol y grasas, pero también sabemos que el azúcar está relacionado con la obesidad”, dice Cynthia Thaik, una cardióloga de Los Ángeles. De hecho, consumir una bebida azucarada a diario, además de todo el peso extra, conlleva a un 20% de mayor riesgo de sufrir un ataque cardiaco, de acuerdo con un estudio de 2012.

Por si fuera poco, beber refrescos de dieta incremente los riesgos de infartos, ataques y muerte, aunque la causa exacta aún no se termina de descubrir.

 

Moraleja: cuidado con los lugares de comida rápida, pues te servirán alimentos llenos de grasas trans, comida frita, embutidos, carnes rojas y para acompañar un refresco. Toda una bomba dañina para tu corazón.

[HuffingtonPost]



¿Cuáles son las mejores dietas para bajar de peso, controlar los triglicéridos o la diabetes?

U.S. News realizó un estudio exhaustivo para clasificar las mejores dietas en cuanto a su efectividad para perder kilos, para la salud cardiaca, para quienes padecen de diabetes, para los vegetarianos y muchas otras más.

dietas

¿Piensas comenzar una nueva dieta? Aquí te presentamos los resultados de un estudio exhaustivo de U.S. News, quien revisó los resultados, investigaciones, opiniones expertas y muchos otros factores para seleccionar a las mejores dietas para perder kilos, para la salud cardiaca, para quienes padecen de diabetes, para los vegetarianos y muchas otras más.

Mejores dietas equilibradas:

1. Dieta DASH

2. Dieta TLC

Mejores dietas para bajar de peso:

1. Weight Watchers

2. Biggest Loser (empate)

2. Jenny Craig (empate)

2. Dieta de comida cruda (empate)

Mejores dietas para diabéticos

1. Dieta DASH (empate)

1. Biggest Loser (empate)

Mejores dietas para la salud cardiaca

1. Ornish Diet

2. Dieta TLC

Mejores dietas comerciales

1. Weight Watchers

2. Jenny Craig

Mejores dietas para comer saludablemente

1. Dieta DASH

2. Dieta TLC

Dietas más fáciles de seguir

1. Weight Watchers

2. Jenny Craig

Best Plant-Based Diets

1. Mediterránea

2. Flexitarian

Como las dietas DASH, TLC y Weight Watchers fueron las que dominaron la mayoría de las categorías, aquí las explicamos brevemente:

DASH

Consiste en reducir el consumo de sales, para reducir la presión cardiaca. Busca aumentar los nutrientes como el potasio, calcio, proteínas y fibra, cruciales para combatir la presión alta. No es necesario llevar registro, sólo comer los alimentos que sabes que son buenos (frutas, verduras, granos, proteínas, y lácteos bajos en grasas) y bajar el consumo de los que son altos en calorías, grasas, azúcares y la carne roja.

No es difícil de seguir porque la dieta DASH no restringe ningún grupo o alimento, sólo requiere que reduzcas su consumo, por lo que se puede implementar por largos periodos de tiempo.

TLC (Therapeutic Lifestyle Changes)

Consiste en bajar los niveles de colesterol malo para reducir los niveles de enfermedades cardiovasculares. La clave es cortar los alimentos altos en grasas, sobre todo las saturadas (alimentos fritos, lácteos enteros, carne grasosa…) e ingerir más fibra.

No es tan difícil de seguir, a menos que en verdad te gusten los alimentos empapados en grasa, tendrás que descubrir que una pechuga de pollo con un poco de especies y jugo de limón sabe delicioso. Además, puedes tomar de postre yogurt bajo en grasas, sorbetes o paletas.

Weight Watchers

Esta es una dieta para bajar de peso, “hasta 1 kilo por semana”. Es un sistema que existe desde 2012 y que le asigna a los alimentos una puntuación, basado en su contenido de proteínas, carbohidratos, grasas, fibra, calorías y qué tanto trabajo le cuesta a tu cuerpo digerirlo o quemarlo. Las opciones que te llenan más y que tienen más nutrientes “cuestan” menos. Por ejemplo, las verduras frescas tienen cero puntos así que puedes comer las que quieras.

Para conocer alguna otra dieta u obtener más información, puedes visitar el sitio especial de U.S. News (en inglés).

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca