Close

Estas son las marcas de teléfonos móviles asociadas con explotación infantil

Apple, Samsing y Sony son marcas de aparatos electrónicos muy reconocidas y demandadas a nivel internacional; sin embargo, ¿qué tanto siguen las condiciones éticas en relación con los derechos humanos para la elaboración de sus productos?

El trabajo infantil es una actividad que se reforzó durante la Revolución Industrial, en donde padres ingresaban a sus hijos a las industrias para el bienestar y supervivencia de la familia. Con el paso del tiempo, organizaciones como la UNICEF, la ONU o la AI, han procurado combatir este fenómeno que arremete en contra de la salud y el desarrollo tanto físico como emocional de los niños.

Por esta razón, la Amnistía Internacional –AI– ha revelado nombres de empresas de gadgets electrónicos que probablemente hacen uso del trabajo infantil forzado. Marcas como Apple, Samsung y Sony, no hacen comprobaciones básicas para asegurarse de que sus productos no usen cobalto extraído de la mano de obra infantil.

En el informe This is what we die for: Human Rights abuses in the Democratic Republic of The Congo power the global trade in Cobalt, se ha demostrado que la venta del cobalto, usado en las baterías de iones de litio, se extrae de minas en donde trabajan bajo condiciones de alto riesgo, niños desde los siete años de edad.

imgres

Mark Dummett, investigador de AI sobre Empresas y Derechos Humanos se mantiene sorprendido sobre el indignante contraste entre los “fascinantes escaparates y anuncios de las tecnologías de vanguardia y los niños cargados con bolsas llenas de piedras, así como los mineros que desfilan por estrechos túneles excavados artificialmente, expuestos a sufrir daños pulmonares permanentes.”

Preguntarse el origen de las nuevas tecnologías permitiría que las grandes marcas –antes mencionadas– asuman parte de la responsabilidad de la extracción de materias primas con fines lucrativos. De modo que se pueda contener y prevenir el círculo vicioso de la compra-venta del cobalto en zonas donde el trabajo infantil es un factor de riesgo para la salud y bienestar de la población.

De acuerdo con el informe, el cobalto viciado se vende a Congo Dongfang Mining (CDM), una filial en propiedad de la empresa china de minerales hejiang Huayou Cobalt Ltd (Huayou Cobalt). Esta empresa procesa el cobalto antes de venderlo a tres fabricantes de componentes de baterías chinas y surcoreanas, las cuales, a su vez, los venden a fabricantes de baterías que aseguran abastecer a empresas de tecnología y automóviles –como Apple, Microsoft, Samsung, Sony, Daimler y Volkswagen–.

De las 16 empresas multinacionales que aparecen en la lista de clientes de los fabricantes de baterías procesadas de Hauyou Cobalt, sólo una empresa admitió la relación, cuatro, no supieron decir con seguridad si compraban cobalto de esa empresa, seis, afirmaron que estaban investigando al respecto, cinco, negaron abastecerse de cobalto a través de Huayou Cobalt –aunque figuraban como clientes oficiales–, y dos, negaron abastecerse de cobalto.

Emmanuel Umpula, director ejecutivo de Afrewatch (Africa Resources Watch), declara que:

Los abusos que se cometen en las minas son como el dicho de ‘ojos que no ven, corazón que no siente’, porque en el mercado global de nuestros días los consumidores no tienen ni idea de las condiciones existentes en la mina, la fábrica y la cadena de montaje. Hemos comprobado que se compra el cobalto sin hacer preguntas acerca de cómo y dónde se ha extraído.

1453179295-cobalto

El problema de esta situación es que RDC produce el 50 por ciento del cobalto del mundo, provocando que los mineros que trabajan en las zonas corran riesgos para la salud en medidas de largo plazo así como sufrir accidentes mortales. Por ejemplo, en tan sólo de septiembre del 2014 a diciembre del 2015, 80 mineros artesanales murieron en los túneles en el sur de la RDC –cifras oficiales–, dejando a los cadáveres enterrados bajo las rocas. Además, la mayoría de los mineros, entre ellos 40 000 niños, pasan a diario más de doce horas de trabajo sin el equipo de protección más básico; como guantes, ropa de trabajo, mascarillas para prevenir enfermedades de pulmón o piel, etcétera.

Finalmente, el reporte detalla que las empresas multinacionales requieren de leyes que las obliguen a comprobar de dónde consiguen los minerales en función de los derechos humanos e infantiles. Mark Dummett puntualizó:

Sin leyes que las obliguen a comprobar dónde consiguen los minerales y a desvelar públicamente la información sobre ello y sobre sus proveedores, las empresas pueden seguir beneficiándose de los abusos contra los derechos humanos. Los gobiernos deben poner fin a esta falta de transparencia, que permite a las empresas sacar provecho de la miseria […] Las empresas no deben limitarse a interrumpir la relación comercial con el proveedor o imponer un bloqueo al cobalto de la RDC una vez identificados los riesgos  para los derechos humanos en la cadena de suministro. Deben también tomar medidas de reparación por el daño sufrido por las personas contra cuyos derechos humanos se han cometidos abusos.

[AI]

Ver Más
Close