Oslo será la primera ciudad libre de autos en 2019

Esta urbe tiene más de 350 mil vehículos, la tarea no será fácil pero un nuevo paradigma sobre las ciudades es un motor increíble.

Los automóviles como absurdos sinónimos de status y comodidad han ido cuestionándose. Parece ridículo ver en las ciudades a miles atrapados en sus autos en el irreconciliable tráfico viviendo una evidente menor calidad de vida que aquellos que van como peatones o en bicicleta.

Lo más absurdo es que estos automovilistas, quienes evidentemente viven un pésima calidad de vida desde sus autos, también afectan la calidad de vida de aquellos que van moviéndose en las ciudades de otras maneras: desde el transporte público, a pie o en bicicleta.

Lo cierto es que tal absurdo es un círculo vicioso cada vez más respecto a los autos. Incluso aquellos que defienden los autos ecológicos, en la ciudad estos ocupan un descomunal espacio al cual quizá como individuo nadie habría de tener derecho, pues vivimos colectivamente.

Todo este paradigma del auto ha ido cambiando sobre todo en lo que a las ciudades respecta, y Oslo, la capital Noruega, es la primera ciudad que ha decidido para el 2019 eliminar completamente la presencia de autos en su ciudad. Lo anterior con miras ecológicas, pero también de espacio; recordemos que la ciudad es de los ciudadanos y el espacio es para ellos, no para los autos.

Esta decisión fue tomada por socialistas, izquierda socialista y el partido verde quienes dirigen el Consistorio de la capital noruega.

Los coches son prácticos y cómodos para algunos usos, pero tienen una grave contrapartida. Del mismo modo que ya no es normal fumar en el interior de una casa o en un recinto público cerrado, el uso innecesario del coche en una ciudad será una reliquia del pasado”, apunta Eivind Trædal, representante del Partido Verde en al Ayuntamiento de la ciudad.

Las zonas libres de coches no solo mejora la calidad del aire, que en ocasiones y en muchas ciudades, roza los límites legales y afecta a la salud de las personas, sino que también mejora el comercio y el consumo”, añade Trædal.

El reto no es tan sencillo, Oslo tiene unos 600 mil habitantes y unos 350 mil vehículos. Asimismo, Hamburgo, la segunda ciudad más grande de Alemania, eliminará los automóviles en su centro definitivamente para el 2034.



El lago de Cuitzeo, en Michoacán, está desapareciendo

Esta situación ha impactado de manera tal que, en palabras de los lugareños, “da miedo que empiece el aire porque de plano se oscurece con tanto polvo.”

En Michoacán, entre los municipios de Copándaro, Huandacareo, Chucándiro y Cuitzeo, se encuentra el lago de Cuitzeo, cuya superficie total ha quedado casi seca. Ahí, el paisaje se ostenta entre nubes de polvo y remolinos ocasionando numerosos padecimientos gastrointestinales, respiratorios, cutáneos y oculares en los habitantes de los cuatro municipios. Incluso el nivel del agua de más de la mitad de su superficie no llega al metro de altura. 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático –INECC–, el lago de Cuitzeo ha enfrentado una “alteración extrema”, pues se ha reducido su extensión, ha aumentado los niveles de salinidad así como la proliferación de malezas acuáticas en la parte oriente. Este cambio comenzó a partir de la construcción de la autopista Morelia-Salamanca, la cual dividió al lago e impidió las aguas de la zona oriente del lago. 

Esta situación ha impactado de manera tal que, en palabras de los lugareños, “da miedo que empiece el aire porque de plano se oscurece con tanto polvo.” Y pese haber pedido apoyo a la presidencia municipal, no se cuenta con la cantidad suficiente de agua para “regar tanta tierra”; por lo que se solicitó abrir las compuertas que separan las dos partes del lago con el fin de que entre agua a la laguna mientras caen las lluvias, pues “los niños están casi siempre enfermos. Desde la mañana comienza el polvo y por la tarde la nube de tierra llega hasta Moroleón –Guanajuato, a unos 15 km–.” 

Desgraciadamente, desde el 2003, las lluvias han sido insuficientes: aún con precipitaciones abundantes, el nivel del agua no rebasa 20 centímetros de profundidad.  Esto, inevitablemente, ha provocado nubes de polvo que, a su vez, ocasionan una serie de padecimientos tanto en niños, adultos y personas de la tercera edad; así como una alteración en las actividades agropecuarias de la zona, ya que alrededor de unos 1 200 pescadores ha visto su trabajo afectado frente a esta situación. 

Frente a esto, el Congreso de Michoacán aprobó la propuesta del diputado Jaime Hinojosa Campa, la cual exhorta a la Comisión Nacional del Agua con el fin de revisar la situación causada por el bloqueo de las aguas en la tenencia de Mariano Escobedo, en el municipio de Cuitzeo. Además se solicitó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales una serie de acciones de protección, restauración y conservación de los ecosistemas y recursos naturales, bienes y servicios ambientales; mientras que en la Secretaría de Salud se solicitó que emita tanto una alerta epidemiológica en la zona, como una gestión integral de los recursos hídricos y el combate al cambio climático. 

 



La tristeza de perder un perro se equipara a la de perder a un ser querido, estudio

Los humanos y perros se han adaptado a la convivencia en los últimos 10 000 años, evolucionando en conjunto del uno y del otro.

Para Frank McAndrew, psicólogo y profesor del Knox College, en EE.UU., los perros dejan de ser, en ocasiones, mascotas para convertirse en algo más cercano a su dueño: un ser querido. Por esta razón, cuando el can se pierde o fallece, el proceso de duelo en su duelo es largo y difícil de pasar. Es decir que al ser personajes importantes de la vida cotidiana, perderlos resulta en un proceso doloroso equiparable a perder a un pariente. 

A lo largo de la investigación de McAndrew, el experto mencionó que “aquellos que quieren a su can saben la verdad: su mascota no es ‘solo un perro’. […] Tal vez si la gente se diera cuenta de lo fuerte e intenso que es el vínculo entre las personas y sus perros, el dolor [que causa su muerte] sería más ampliamente aceptado.” Y esto podría ayudar, en gran medida, a los dueños de los perros a aceptar el deceso y elaborar el proceso de duelo. 

Esto se debe a que los humanos y perros se han adaptado a la convivencia en los últimos 10 000 años, evolucionando en conjunto del uno y del otro. Esta teoría se ve apoyada con las propuestas por el antropólogo Brian Hare, quien sugirió que la domesticación de los canes comenzó con la socialización del lobo gris haciendo las interacciones más satisfactorias y estrechas. En especial al ser retroalimentada de manera positiva e incondicional: “Los perros han sido criados selectivamente durante generaciones para prestar atención a los seres humanos.” 

De hecho, los científicos han demostrado que los cerebros de los perros responden positivamente a los elogios de sus dueños tanto como lo hacen ante la comida; e incluso son capaces de reconocer a las personas para aprender a interpretar los estados emocionales de los humanos mediante la expresión facial, a entender las intenciones humanas para ayudar a sus propietarios y a evitar a la gente que trata mal a sus dueños. Mientras que los seres humanos responden al afecto y la lealtad de los perros con altas dosis de dopamina, serotonina y oxitocina, generando una serie de bienestar a los dueños. 

Por esta razón, la pérdida de un perro altera gravemente la rutina diaria así como la neurofisiología de su dueño. Esto provoca que el proceso de duelo en torno a un can implique una elaboración igual de compleja que con seres queridos; cuyo tratamiento psicoemocional más funcional es el tiempo y la aceptación de las emociones negativas.  

 



Oslo se convierte en la ciudad líder en “desinvertir” en las energías fósiles

El movimiento Fossil Free está llegando a muchos lugares del mundo y Oslo ha sido la ciudad que más ha desistido en la inversión en los hidrocarburos.

Desde 2011 se ha propagado en el mundo un movimiento de “desinversión” en los rubros de los hidrocarburos: el Fossil Free. Prominentes empresarios del mundo y algunas empresas se han deslindado, por primera vez en años, de la inversión en los energéticos fósiles. Esta estrategia es la más importante en la lucha contra el cambio climático, pues aunque los esfuerzos individuales son esenciales, en realidad,  si los gobiernos invierten en hidrocarburos y las grandes compañías explotan las reservas enclavadas en los sitios incluso más vírgenes como el Ártico, las consecuencias serían catastróficas. 

Algunas ciudades han estado sumándose a este movimiento de desinversión en los fósiles, con una presencia notable e importante de urbes como San Francisco u Oxford, pero hasta ahora no había habido una capital de un país que encabezara esta tendencia: se trata de Oslo,  Noruega. Como una postura de política pública, recientemente, y luego de una serie de protestas en la ciudad para empujar el divesment, Eirik Lae Solberg, comisionado de finanzas de Oslo, ha anunciado que la ciudad comenzará desinvirtiendo hasta 7 millones de dólares de las pensiones de la comisión de sector. 

El movimiento de divesment en los energéticos fósiles ha permeado a universidades, como el movimiento que se está dando en Harvard para que la institución deje de invertir en los hidrocarburos, y ha logrado que hasta 140 instituciones y personajes relevantes, incluyendo a los Rockefeller dejen de invertir en energía fósil.

En este escenario el fondo nacional del petróleo de Noruega es uno de los más grandes del mundo y proviene de sus recursos propios de hidrocarburos, con unos 850 billones de dólares. Apenas en febrero pasado, el gobierno anunció que dejaría de invertir con este fondo en unas 32 compañías de hidrocarburos para invertir en proyectos ambientales (se considera la desinversión más grande en fósiles hasta ahora). Así, el movimiento del divesment va creciendo y Oslo va a la cabeza trayendo aires esperanzadores para el mundo.



4 ciudades que imaginaron los mejores sistemas de transporte del mundo

Estos son los cuatro finalistas del concurso de transporte sustentable del 2014, llevado a cabo por el Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo de Nueva York. El primer lugar es nada menos que Buenos Aires.

Como hemos dicho aquí en varias ocasiones, el movimiento por reducir la dependencia del automóvil está en un momento fértil y urgente. Las ciudades que están quitando el foco de atención en los coches en su planeación urbana esperan crear lugares más sostenibles y sanos, y acotar los tiempos de trayecto entre un punto y otro. Las siguientes son las cuatro ciudades que fueron elegidas por El Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo, una organización en Nueva York que cada año otorga premios al trasporte sustentable. Estas fueron las elegidas en el 2014.

 

Buenos Aires, Argentina

9 de Julio Corridor

La capital de Argentina, una ciudad con tres millones de habitantes, introdujo recientemente dos servicios de autobuses de tránsito rápido. La vieja Avenida 9 de julio (la avenida más ancha del mundo) solía tener 20 carriles, y ahora sólo 10 se pueden utilizar para autos. El resto está abarcado por un tren superficial que combina los aspectos del servicio de autobús convencional con la comodidad de un metro. “Solía tomar más de 40 minutos atravesar la ciudad. Ahora toma un aproximado de 14”, apunta la IPTD.

.

Suwon, Corea del Sur

Suwon, South Korea Source ICLEI

Suwon organizó un festival que duró un mes para ayudar a los residentes a imaginar lo que un ambiente sin autos sería. El Festival de EcoMovilidad Mundial del 2013 le pidió a la gente que dejara sus autos por ese periodo y que dejaran más espacio para peatones y ciclistas, “demostrando cómo las necesidades básicas pueden ser satisfechas sin ser dependientes del automóvil”. Desde entonces ha guardado algo de la infraestructura e introdujo fines de semana sin auto en el barrio donde se llevó a cabo el festival; otras áreas piensan hacer lo mismo.

.

Lanzhou, China

STA Finalist Lanzhou

Lanzhou, al noroeste de China, también introdujo un autobús de tránsito rápido en el sistema más largo (el segundo de Asia), en 2013. La IPDT lo consideró porque integró un sistema de renta de bicicletas, estacionamiento de bicicletas y camellones verdes en su corredor de 10 kilómetros.

.

Indore, India

Indore_Homepage_EMBARQ

“Como muchas ciudades indias, debido al creciente uso de automóviles, Indore está enfrentando un crecimiento de población, aumento de congestión vial y degradación ambiental”, apunta el IPDT. El BRT iBus de 9 kilómetros es el comienzo de un sistema mucho más grande, que abarcará 115 kilómetros. Algunos políticos no están convencidos de quitarle espacio a los autos,  pero el instituto argumenta que “continuará mejorando las condiciones de tráfico en la ciudad y realzar la calidad general de vida para los residentes”.



El suburbio más seguro del mundo no utiliza automóviles

En los setentas el pequeño pueblo de Houten en Holanda adoptó una forma de vida sin carros, más de treinta años después es un ejemplo inspirador de lo que se puede lograr al tener una cultura que no gira en torno a los automóviles

En 1979 Houten era un pintoresco pueblo construido alrededor de una iglesia del siglo XIV, sin embargo con la explosión poblacional del país, el pueblo con 5 mil habitantes debió adaptarse a una ciudad con 10 veces ese número de habitantes en poco más de veinte años. Para absorber este enorme cambio, el gobierno local decidió adoptar un plan completamente innovador: en vez de tener calles para automóviles, la ciudad solo tiene pasos peatonales y ciclovías; todos los edificios importantes en la ciudad están conectados por vías sin autos. Todo en la ciudad está cerca y todo es seguro.

Claro que Houten no está desconectado por completo del resto del mundo, tienen una ruta de automóviles que circunda la ciudad, y todas las casas del pueblo pueden ser visitadas en autos, sin embargo es un sistema que involucra salir de la ciudad y volver a entrar a ella a la altura del sitio que se quiere visitar. La estación de trenes también está conectada a la vía automovilística, pero al igual que las casas, es más fácil llegar a ella a pie que en coche. Las bicicletas pueden utilizar la vía automovilística, pero estas siempre tienen prioridad. En esta pequeña ciudad es común ver un coche que sigue a un grupo de ciclistas de la tercera edad a una bajísima velocidad.

¿Los resultados? Dos tercios de los recorridos en Houten son hechos a pie o en bicicleta. Los accidentes viales son mínimos en comparación con los de una ciudad del mismo tamaño en EUA o en Latinoamérica: entre el 2001-2005 murió tan solo una persona en un accidente de este tipo, una mujer de 73 años que fue atropellada por un camión de la basura.

Houten es el tipo de ciudad ideal para tener una familia con niños pequeños. A partir de los seis años cualquier pequeño puede ir a la escuela en bicicleta solo y no tendrá que cruzar ninguna calle con coches. Hay muchas personas de la tercera edad que habitan aquí porque es tranquilo y seguro.

En general, además de aire limpio, también se respira salud. Houten es un verdadero ejemplo a seguir, un gobierno con un poco de visión cambió la manera en la que se percibe la explosión poblacional y nos muestra como controlarla para brindar la mejor experiencia de vida posible para los habitantes.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca