Esto es lo que recibe tu organismo si le das aguacate todos los días

Su aceptación en el mundo es inusual: esta semilla prehistórica es simplemente fascinante.

 El aguacate, debido a su enorme semilla, debió extinguirse cuando se extinguió el único mamífero que podía tragar su semilla sin ahogarse, sin embargo sigue aquí.

Uno de los alimentos naturales más extraños para clasificarse es el aguacate. Por venir de un árbol, en realidad es un fruta, pero simultáneamente es considerado una semilla, y una que, por cierto, debió de haberse extinto hace miles de años pues sus condiciones fisiológicas estaban hechas, sí, para la era de los dinosaurios.

El aguacate es uno de los alimentos originario de México, su más arcaico vestigio es de de 10 mil años A.C en el estado de Puebla. Además de tener un sabor de lo más único y delicioso es considerado uno de los superalimentas más importantes. Cada vez que comes un aguacate, estás ingiriendo una buena parte de la familia de Vitamina B, pero también la mayoría, de hecho, de los minerales que tu cuerpo necesita.

Mira esta lista elaborada por realfarmacy para que en una ojeada encuentres todo lo que contienen los aguacates:

Vitamin B1

Vitamin B2

Vitamin B3

Vitamin B5

Vitamin B6

Vitamin B9

Vitamin C

Vitamin E

Vitamin K

Calcio

Hierro

Magnesio

Manganeso

Fósfor

Sodio

Zinc



8 remedios caseros y naturales para la piel grasa

Si bien existen varios productos que ayudan a controlar la piel grasosa, como limpiadores y tonificantes, la mayoría posee elementos químicos que afectan a nuestra salud.

Uno de los grandes problemas de la piel grasa son las impurezas, poros abiertos y brillos tanto en la nariz, frente y barbilla. Son problemas que pueden surgir frente a la acumulación excesiva de grasa; sin embargo, existen soluciones viables para controlar este tipo de piel.  Por ello, antes de comenzar a contemplar alternativas para reducir la grasa en la piel, es importante tomar en consideración las ventajas de la piel grasa: contiene mayor elasticidad, resiste por más tiempo a las arrugas y a los efectos dañinos del sol, y es más fácil de tratar que la piel reseca. 

 

Si bien existen varios productos que ayudan a controlar la piel grasosa, como limpiadores y tonificantes, la mayoría posee elementos químicos que afectan a nuestra salud. Por esta razón te compartimos una serie de recomendaciones naturales para cuidar la piel grasosa: 

 

– Antes de colocar cualquier producto, procura mantener el cutis limpio. La piel grasa atrae bacterias y suciedad, por lo que es propenso a tener acné y puntos negros. Para mantener limpio el cutis, lávala dos veces al día con agua tibia y, antes de finalizar, enjuaga con agua fría para cerrar los poros. 

– Aceite de oliva virgen. Este tipo de aceite regular las glándulas sebáceas por lo que producen menos grasa. Puedes poner un poco de aceite de oliva después de lavarte la cara por las noches. 

– Jugo de naranja. Beber diario un vaso de jugo de naranja durante dos semanas, reducirá la grasa de la piel y mejorará la absorción de los nutrientes para una piel más saludable. 

– Agua de hamamelis o maravilla. Es una excelente solución para la piel grasosa: mezcla una parte de agua de hamamelis y agua de rosas; aplica con un algodón para eliminar la grasa de la cara. No es necesario enjuagarse. 

– Mascarilla de papa. Hierve una papa, machácala y agrégale dos cucharadas de leche, migas de pan y unas gotas de limón. Úntalo en el rostro y déjalo reposar durante 20 minutos. Enjuaga con agua fría. 

– Mascarilla de romero. Muele hojas secas de romero, mézclalas con una cucharada de miel y una yema de huevo. Aplica en toda la cara y el cuello, deja reposar durante 20 minutos y luego lava con agua caliente. 

– Mascarilla con 1 clara de huevo, 1 jitomate, 1 cucharada de levadura de cerveza, 1 taza de agua, 3 hojas de laurel seco; haz un té con el agua y el laurel, déjalo reposar hasta que se enfríe; prepara la clara a punto de nieve, agregándole el jitomate pelado y machacado, y agrega la levadura junto con las dos cucharadas del té de laurel. Revuelve y aplícalo en zonas grasosas con un pincel, déjalo durante 15 minutos. Lava el rostro con el té de laurel. 

– Mascarilla de avena. Mezcla una clara de huevo a punto de nieve, jugo de un limón y avena hasta formar una pasta. Aplícalo y déjalo reposar durante 10 minutos. Lava con agua fría. 

 



La fascinante historia del aguacate, una fruta que debió extinguirse hace millones de años

El aguacate, debido a su enorme semilla, debió extinguirse cuando se extinguió el único mamífero que podía tragar su semilla sin ahogarse, sin embargo sigue aquí.

Ya que las frutas se propagan por medio de semillas, su progenie no crece lejos del árbol. Por lo tanto, su única oportunidad de esparcir sus semillas a lo lejos es que los animales se las coman y luego las “planten” en otro lado cuando defequen. La semilla enorme del aguacate presenta un riesgo grave o incluso puede producir la muerte de un animal contemporáneo si este la traga pero, aparentemente, los aguacates coevolucionaron con los perezosos terrestres y eran comidas originalmente por los gonfotéridos: criaturas inmensas parecidas a elefantes que vivieron durante el periodo Mioceno y Plioceno, hace miles y miles de años, quienes arrancaban felizmente la fruta con sus fuertes trompas, las masticaban con sus enormes dientes y pasaban las semillas a la tierra, cómodamente.

avocado

El problema, evidentemente, es que los gonfotéridos ya no existen, y, sin embargo, los aguacates sí. En su libro The Ghosts of Evolution, Connie Barlow, explica este fascinante fenómeno denominado “anacronismo evolutivo”:

La estrategia de propagación del aguacate hacía mucho sentido a lo largo de la larga existencia de su linaje; hasta el momento presente. Incluso después de trece mil años, el aguacate no tiene idea de que los grandes mamíferos ya no existen. Para el aguacate, los gonfotéridos y los perezosos terrestres aún son posibilidades reales. Ladrones de pulpa como nosotros cosechamos los beneficios.

En el siguiente video (en inglés), Joe Hanson explica el curioso destino del aguacate y de aquellas frutas parecidas que viven el fenómeno del anacronismo ecológico.



13 razones para comer la semilla del aguacate

Las propiedades de estas grandes semillas son sorprendentes, y a pesar de no ser parte de nuestra dieta deberían serlo.

El aguacate además de ser delicioso, nos brinda antioxidantes y grasas naturales que ayudan a mantenernos sanos y sentirnos mejor. Las semillas por otro lado contienen fibra y aminoácidos y ayudan a prevenir enfermedades cardíacas —y las semillas del aguacate son lo mejor de ambos mundos. Aquí trece razones para empezar a moler esas semillas e incluirlas en tu dieta diaria:

  1. El 70% de los aminoácidos del aguacate están en la semilla, su aceite reduce los niveles de colesterol y ayuda a defender al cuerpo de enfermedades cardiovasculares y paros cardiacos.
  2. Estudios han comprobado que las semillas de aguacate tienen más fibra soluble que cualquier otro alimento.
  3. La semilla del aguacate es excelente para combatir la inflamación del tracto gastrointestinal así como la diarrea. En Sudamérica utilizan la semilla como un remedio para infecciones y problemas estomacales.
  4. Contienen compuestos fenólicos que previenen ulceras intestinales e infecciones virales y bacterianas.
  5. El flavonol que contienen las semillas previene el crecimiento de tumores.
  6. Fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a prevenir enfermedades debilitantes y sus antioxidantes retardan el proceso de envejecimiento.
  7. Las propiedades antiinflamatorias de las semillas parecen ayudar a personas que sufren de artritis y otras enfermedades.
  8. Efecto rejuvenecedor: estudios han comprobado que incrementan la cantidad del colágeno de la piel, dándole una apariencia tersa y libre de arrugas.
  9. El aceite de las semillas le dará un brillo adicional a tu cabello y ayuda a prevenir la caspa.
  10. Las semillas ayudan a bajar de peso ya que según algunos estudios reduce la glucosa en la sangre.
  11. El rayar, tostar y beber las semillas en té ayuda a control el asma.
  12. Según la medicina QiGong las semillas de aguate contienen niveles altos de energía Qi, que nos ayudan a sentirnos en sintonía con la energía de vida.
  13. Las semillas se pueden consumir de muchas maneras: se pueden secar, rayar, tostar, rostizar y comer. Se pueden comer en ensaladas, beber en tés, smoothies y licuados o consumirse solas (si no les importa el sabor amargo).

El aguacate es el perfecto ejemplo de una fruta que nos gusta comer y sin embargo desechamos la parte más saludable: su semilla. ¿Para qué desperdiciar su semilla si podemos comerla? Sea por salud o vanidad consumir el 100% de un aguacate es lo más responsable que podemos hacer para mantener nuestros cuerpos y mentes alineados mientras aprovechamos al máximo todo lo que nos brinda la naturaleza.

[OM Times]



Inesperados y poco conocidos beneficios de comer aguacate

Un estudio ha demostrado que consumir aguacate trae beneficios a la salud, entre éstos, previene enfermedades cardiovasculares.

AvocatComer aguacate constantemente puede mejorar la calidad de tu dieta según un nuevo estudio hecho por la NHANES (National Health and Nutrition Examination Survey) de 2001 a 2008, ya que este fruto eleva los niveles de colesterol bueno (HDL), disminuye el riesgo de síndrome metabólico —el cual incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares— y mantiene un buen índice de masa muscular y así como una buena circunferencia de cintura.

Para este análisis los investigadores examinaron la dieta de 17, 567 adultos en un rango de edad de a partir de 19 años. Del total de personas, 347 (2%) comieron un cuarto de aguacate diariamente.

Los entrevistadores reunieron información basada en la dieta de 24 horas y os investigadores calcularon la calidad de la dieta utilizando el índice de alimentación saludable de USDA.

El estudio reportó que la gente que consumió aguacates tuvo una ingestión mucho mayor de frutas y vegetales en general y un consumo mucho más bajo de azúcares agregados, al igual que mayores ingestiones de grasa, grasa monisaturada –que disminuye el riesgo de enfermedades cardiacas–, grasa poliinsaturada, fibra dietética, vitamina E, magnesio, potasio y vitamina K, así como un menor consumo de carbohidratos, nivel más alto de (HDL) y, en promedio, 2 pulgadas menos en la medida de la cintura en contraposición con quienes no comieron aguacate.

La investigación no prueba que haya una relación causa efecto de los resultados, se trata de una asociación, sin embargo pone los cimientos para un estudio mucho más profundo.

[mother nature network]



DIY: cómo dar vida a un hueso de aguacate para que crezca un árbol

Los aguacates son una de las frutas más completas, tanto un ingrediente para una variedad de comidas, como un componente para numerosos remedios caseros. Aquí te mostramos cómo germinar un hueso de aguacate para que crezca un árbol.

Los aguacates son una de las frutas más completas, tanto un ingrediente para una variedad de comidas, como un componente para numerosos remedios caseros. Aquí te mostramos cómo germinar un hueso de aguacate para que crezca un árbol.

1. Limpia el hueso. Remueve el hueso SIN cortarlo y lava todo residuo de aguacate (puedes incluso sumergirlo en el agua por unos minutos). Ojo: no vayas a quitarle la piel café.

2. Ubica arriba y abajo. Esto es importante porque de “abajo” crecerán las raíces y los tallos de “arriba”, donde está ligeramente más puntiagudo.

3. Palillos. Toma 4 palillos e insértalos en el hueso, de tal forma que te permita sostener el hueso en un vaso medio lleno y que sólo se sumerja la parte inferior.

4. Vaso y agua. Utiliza un vaso traslúcido para que puedas vigilar el crecimiento de las raíces y para saber cuándo está sucia el agua. Lo ideal es cambiarla cada 5 días o cada semana.

5. Raíces. Entre 2 y 4 semanas verás cambios en tu aguacate, y alrededor de 8 semanas aparecerán los brotes. La parte de arriba se secará y aparecerá una grieta. En la parte de abajo surgirán las raíces, una de ellas será más grande que las demás, no dejes que se quede sin agua nunca.

6. Tallo. Cuando el tallo haya crecido entre 17 y 20 centímetros, cortala de nuevo a unos 9 cm. Esto animará a la planta a que siga creciendo.

7. Transplantar. Cuando el tallo vuelva a crecer a casi 20 cm, cámbiala a una maceta. Recuerda dejar la mitad de arriba del hueso descubierta.

8. Sol y agua. Los aguacates aman el sol así que búscale un espacio con mucha luz y calor. Riégala frecuentemente; la tierra siempre debe estar húmeda, pero no ahogada. Si las hojas comienzan a ponerse amarillas (un signo de exceso de agua) deja secar a la planta por unos días.

En verano, la planta puede quedarse en el jardín, pero si en invierno la temperatura baja de los 7 ºC, métela a casa.

Ojo: germina varios huesos para incrementar la probabilidad de que crezcan árboles y, luego, para que puedan polinizarse entre ellos.

Y no olvides contarnos tu experiencia.

[inhabitat]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca