Close

El parque sueco donde siempre hay paseos de arte entre los árboles: Wanas

Foto:wanas.se

Desde su origen el arte ha tenido una relación estrecha con la naturaleza, en buena medida porque ha dado respuesta a las preguntas más profundas de la humanidad y su relación con el mundo, incluido el natural. Al combinar naturaleza y arte en un mismo escenario, el efecto no podría ser más romántico, señala Elisabeth Millqvist directora artística de Wanas.

El parque sueco atrajo a casi 80 mil visitantes el año pasado, una cifra bastante alta para un lugar con una población más bien escasa, convirtiéndolo en la atracción más importante del país, muy por encima del encantador castillo Wanas Slott, que funciona como granja orgánica.

Éste año es el vigésimo quinto aniversario de Wanas, cuya celebración estará repleta de conferencias, tours y programas especiales. Desde 1987, cuando Marika Wachtmeister, la fundadora, exhibió la obra de 25 artistas, el parque no ha dejado de incrementar su colección artística exterior. Las más de 200 obras realizadas por artistas como Yoko Ono, Marina Abramovic y Roxy Paine se fusionan con la naturaleza y la intervienen de manera armónica.

El “Double Dribble”, por ejemplo, de la artista sueca Anne Thulin, consiste en una serie de balones rojos insertados en los troncos de los árboles que conforman el bosque. También se encuentra ahí la famosa Wanas Wall, una pared de piedra con 200 inscripciones talladas a mano entre el musgo y el líquen.

La existencia de una pieza, cuya propuesta choca con el ambiente silvestre es algo que resalta a la vista de cualquier espectador. Y no deja de ser interesante apreciar la estructura formada por una serie de bloques rectangulares elaborados por Jacob Dahlgren’s.

La exposición exterior de escultura del parque siempre está abierta al público. En cambio, el café y la exhibición interior solo se puede apreciar desde finales de mayo hasta el mes de octubre. Durante esa breve temporada, los visitantes pueden admirar una instalación de la artista Ann Hamilton que cubre cinco pisos, así como ver la exposición temporal en lo que anteriormente era un establo. La visita puede incluir la nueva sala de video, una retrospectiva del parque y la perfumada obra de Sissel Tolaas, un artista que trabaja con aromas.

Hay muy pocos señalamientos durante el paseo en el exterior del parque, porque la intención es precisamente perder al espectador. Como señala la Millqvist: perderse es algo bueno, y sin duda todos deberíamos poder hacerlo de esta manera alguna vez en nuestra vida.

wanas2

Foto: livetpasolsidan.se

 

 Acá puedes ver las exhibiciones de este 2016.

Ver Más
Close