Consejos para cosechar y secar tus hojas de té en casa

Una de las mejores maneras de mejorar los placeres de tu cotidianidad es tomando té; si es hecho con insumos de tu jardín, el beneficio psicológico es mayor.

La hora

Cosecha eligiendo un día seco la hojas que estén hasta arriba de la planta; entre las 9 y 10 de la mañana.

 

Cosechando el té

Elige las hojas  que estén en el top del arbusto o planta. Deberán estar maduras y verde brillante. Corta desde los tallos con unas tijeras. Cuando coseches flores lo mejor es hacerlo justo después de que se han abierto.

En el caso de las raíces, estas deben ser cosechadas en otoño o invierno, cuando las plantas están más inactivas. Dibuja un círculo al rededor de la planta; luego gentilmente remueve algo de las raíces; no coseches más de la mitad de la raíz, pues ello mataría la planta. La excepción es con el Diente de León, quien tiende a multiplicarse y ello hace que puedas extraerse su raíz en  su totalidad.

 

Secado de la planta

Deberás secar las hojas inmediatamente después de cosecharlas. Esparce las hojas, flores o raíces en una malla o en una bandeja para que así haya mucha circulación de aire. Asegúrate de que las hojas no queden demasiado juntas porque pueden enmohecerse. Las más largas o las que están en racimo pueden ser cortadas y atadas en ramos, cubiertas con una bolsa de papel, después cuélgalas boca abajo y seca. Colócalas en una alacena o cobertizo ventilado.

*También en Ecoosfera: Guía: cuándo y cómo cosechar hierbas para tu cocina

 



La CDMX tendrá el huerto urbano sustentable más grande de América Latina

Con 24 300 m2, el Centro de Desarrollo de la Magdalena Mixhuca se convertirá en el huerto urbano sustentable más grande América Latina.

Desde los últimos años, el Gobierno de la Ciudad de México ha ido remodelando numerosas zonas del lugar. Entre las remodelaciones más promovidas se encuentran las áreas verdes y ciclopistas enfocadas tanto en la estética como la salud ambiental de toda la ciudad; y un ejemplo de ello es el huerto urbano sustentable que se ubicará en la colonia Magdalena Mixhuca. 

Con 24 300 m2, el Centro de Desarrollo de la Magdalena Mixhuca se convertirá en el huerto urbano sustentable más grande América Latina. Después de aplanar la tierra, pasar por un proceso de remodelación y reacondicionamiento de invernaderos y áreas frutales, este proyecto, conocido como Espiga, brindará un apoyo importante para la comunidad y el medio ambiente de la ciudad. 

Las autoridades han destinado alrededor de 10 millones de pesos para la primera etapa, en la cual se asegurará un espacio destinado al cultivo y producción para fortalecer la seguridad alimentaria de consumidores y productores. De acuerdo con el titular de la Secretaría de Desarrollo Social –Sedeso– de la capital, José Ramón Amieva, los objetivos de este proyecto serán contribuir “al mejoramiento de la seguridad alimentaria urbana y a la sostenibilidad de los sistemas locales; dotar de capacidades a las personas para que produzcan sus alimentos dentro del entorno urbano e instruir a los ciudadanos en temas ambientales y de nutrición.” Esto será adecuado para cambiar la vida de las personas de la zona, en la cual viven 103 550 personas en situaciones de pobreza, 5 762 en miseria extrema y 56 243 en carencia de acceso a la alimentación. 

Para el reacondicionamiento y ampliación de invernaderos y huertos frutales, se construirá un espacio de aeroponia –cultivo de plantas en un entorno aéreo de niebla sin hacer uso de suelo– y torres de hortalizas. De esa manera se impulsará la captación de lluvia, área de composteo y lombricomposta, camas de cultivo, reuso de agua tratada, sala de talleres o cursos y un bosque  con frutos comestibles; así como la instalación de once huertos para actividades recreativas, educativas y productivas por parte de las secretarías de Desarrollo Social, Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades y Medio Ambiente. 

 Este proyecto se realizará en función de los principios para políticas públicas orientadas a mitigar el deterioro ambiental y fortalecer la seguridad alimentaria, y así facilitar que “en cada casa de la población más pobre pueda haber producción de hortalizas.”

 


9 alimentos probióticos que necesitarás introducir a tu dieta diaria

Numerosos estudios han sugerido incluso que este tipo de alimentos brindan beneficios al sistema inmunológico, reduciendo enfermedades como la obesidad y la depresión.

Los probióticos han comenzado a generar una revolución en la alimentación. Pese a que anteriormente se pensaba que los productos ricos en bacterias eran de alto riesgo para la salud, actualmente los científicos consideran que son en realidad un apoyo al microbioma intestinal y, por tanto, a la salud tanto física como mental. Numerosos estudios han sugerido incluso que este tipo de alimentos brindan beneficios al sistema inmunológico, reduciendo enfermedades como la obesidad y la depresión. 

Si bien ese pueden conseguir probióticos mediante suplementos alimenticios, no todos ellos cuentan con la regularización y certificado de la FDA –Food & Drugs Administration, en EE.UU–. De modo que el consumo de probióticos naturales, principalmente aquellos con las bacterias Lactobacillus y Bifidobacterium, es altamente recomendable. Conoce 8 alimentos probióticos que desearás comenzar a consumir:

– Yogurt. En ella habitan diez miles de millones de bacterias  positivas para el microbioma. 

– Kefir. Es una bebida lechosa, rica en probióticos, que se originó en Rusia y Turquía. Los granos de kefir contiene entre diez y 20 diferentes tipos de bacterias. 

– Kimchi. Picante y ácido, este platillo tradicional coreano está hecho con vegetales fermentados. Además de ser bajos en grasa, posee alto nivel de probióticos y fibra. 

– Tepache. Esta bebida ancestral mexicana se hace a base de piña o tamarindo fermentado, contando con una alta cantidad de probióticos. 

– Kombucha. Es un líquido similar al té negro, rico de una bacteria llamada scoby. Ayuda a prevenir diarreas, deshidratación, entre otros. 

– Sauerkraut. Típico platillo de Alemania, a base de coles fermentadas y alto contenido en probióticos naturales. Es un alimento ideal durante el embarazo. 

– Miso. Se trata de soya fermentada con arroz café, el cual es típico en la cocina asiático. Es rico en la bacteria lactobaccilus acidophilus, sodio y otros nutrientes importantes. 

– Tempeh. Es otra forma de soya, rica en proteína para vegetarianos y veganos. Contiene altos niveles d calorías, fibras y probióticos. 



6 tratamientos caseros para el cabello reseco

Con aplicar un poco de este tratamiento cada tres días durante la noche, se notarán resultados sorprendentes.

La contaminación, secados con electrodomésticos, dieta baja en nutrientes y productos químicos, son algunas de las causas que pueden provocar un cabello reseco. Es por ello importante contemplar cuáles son las alternativas naturales y caseras para cuidar la salud tanto del cuero cabelludo como del cabello en su longitud. 

– Mascarilla de aguacate. Después de machacar un aguacate, agrega una cucharadita de aceite de oliva y otra de jojoba. Combina todos los ingredientes y aplícalo después del shampoo. Empieza por el cuero cabelludo, dando masaje hasta llegar a las puntas. Déjalo actuar durante diez y quince minutos; enjuaga y repite una vez por semana. 

– Grenetina. Es un shot de proteínas, por lo que se necesita hacer sólo una vez al mes. Mezcla una cucharada de grenetina y una taza de agua, y una vez que tenga la forma de un gel, agrega una cucharadita de vinagre de manzana y dos gotas de aceite esencial de jazmín y romero. Aplíquese después del shampoo, dejarlo actuar durante cinco o diez minutos. 

– Aceite de linaza. Con una cucharadita de aceite de linaza en las comidas, hará una maravilla con el cabello. 

– Mezcla de leche, huevo y unas gotas de aceite de almendras. Esta mezcla la podrás aplicar directamente al cabello y cubrirlo con una toalla durante 20 minutos. Enjuaga al final. 

– Aceite de oliva para la orzuela o puntas abiertas. Con aplicar un poco de este aceite cada tres días durante la noche, tendrá resultados sorprendentes. 

– Mantequilla sin sal. Aplicar un poco de mantequilla sin sal en las puntas y cubrirlas con una toalla tibia durante 15 minutos, ayudará a la salud del cabello. Lava la mantequilla con una mezcla de 1/2 de vinagre, 1/2 cucharadita de jugo de limón y 1/2 litro de agua tibia. 



Comunidades zapotecas buscan administración comunitaria del agua

Esta propuesta funge como demanda para reconocer los derechos territoriales y de libre determinación y autonomía para las comunidades zapotecas de la región.

En los últimos años, el tema del agua está fuertemente relacionado con la contaminación y la escasez mundial; pero en los últimos días, en las comunidades zapotecas de Oaxaca, en México, se ha tornado hacia la defensa de este recurso natural para el hábitat y sus pobladores locales. El día 8 de febrero del 2017, la comunidad zapoteca de San Pedro Apóstol, Oaxaca, presentó a la Comisión Nacional del Agua –CONAGUA– su propuesta para “el uso, disfrute y administración comunitaria del agua, en el marco de la consulta indígena que se está llevando a cabo en los Valles Centrales”. 

Esta propuesta funge como demanda para reconocer los derechos territoriales y de libre determinación y autonomía para las comunidades zapotecas de la región, y así brindarles la facultar de elaborar y emitir las normas que regulen el uso de las aguas del subsuelo. En otras palabras, que se levante el Decreto de Veda –1967– para que las 16 comunidades de esta región hagan uso y cuidado del agua subterránea sin la intervención de empresas extranjeras. 

Por esta razón, las 16 comunidades que integran la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y la Defensa del Agua –COPUDA– han dado “cuenta de su capacidad, para gestionar, diseñar y construir obras de captación de agua de lluvia que hasta ahora revitalizan los mantos acuíferos de la región, de la cual depende su sustento.” De modo que al establecer una relación de corresponsabilidad entre el gobierno de Oaxaca y los pueblos indígenas, se está defendiendo no sólo el recurso natural del país, también los derechos de las comunidades indígenas a la igualdad y al acceso justo a los bienes comunes naturales, a la innovación y propuestas tanto comunitarias como ciudadanas. 

 No es novedad que las comunidades indígenas se encuentren en situaciones de riesgo frente a firmas internacionales que explotan los recursos naturales de las áreas naturales mexicanas. Por esta razón, las mismas comunidades hacen un llamado a las autoridades para que se respeten sus derechos y voluntad en relación con el acceso justo al agua en los Valles Centrales de Oaxaca, de acuerdo con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo –OIT– y otros mecanismos de derechos humanos. 

En la presentación de la propuesta, la COPUDA escribió: “Un proceso de consulta con esas características sería un ejemplo de buenas prácticas de gobierno para el cuidado y aprovechamiento de los bienes comunes naturales en México y el mundo, y por lo tanto un ejemplo en el combate a la desigualdad social.” De alguna manera, esta propuesta busca la defensa del agua y de los ciudadanos para la construcción de una economía más justa, humana e igualitaria. 

 

Para más información, dale click aquí. 



Guía: cuándo cosechar y cómo secar hierbas para tu cocina

Es todo un arte minucioso, exquisito y sencillo.

Foto: lagranepoca.com

Cada vez más personas cultivan en casa sus propias hierbas, sobre todo muchas medicinales y sazonadoras. Por lo mismo, información útil para sacarles el mejor provecho es de lo más bienvenida.

Hoy te presentamos una guía para que conozcas cómo cosechar tus hierbas y cómo secarlas y guardarlas para tus platillos o para el invierno.

Cosechar

El mejor momento para cortar tus hierbas es cuando estas tienen más aceite, que es justo cuando se ven más verdes y frondosas, y justo antes de que salgan las flores.

La mejor hora del día para cosecharlas es por la mañana, una vez que el rocío ha pasado.

Si vas a cosecharlas en otoño, lo mejor es hacerlo por las mañanas también y estar muy atento antes de que retoñen las flores; pues como los días son más cortos, este proceso suele acelerarse.

Cómo cortarlas

Córtalas con unas tijeras pero solo desde donde el tallo esté fresco. Corta también solo las hojas frescas.

Cómo secarlas

La manera clásica es hacerlo colgándolas del techo de tu cocina, lo que llena además la casa de fragancia deliciosa.

Puedes hacerlo también en cualquier cuarto que esté seco y templado.

Ponles encima papel si va a darles el sol directamente, pues degrada las cualidades nutricionales de las hierbas; hazle al papel agujeros para que penetre el aire.

Si las hierbas que estás secando son de las que tienen más agua como el cilantro, albahaca, perejil, tendrás que rotarlas o por algunas horas esparcirlas de vez en cuando en una mesa, por ejemplo. Recuerda que mientras el manojo esté más apretado más tardarán en cercarse.

En el horno

Otra manera de secarlas (lo preferible es hacerlo de la manera clásica), sobre todo si hay mucha humedad en tu casa, es usando un deshidratador de comida, o bien, el horno. Esparce las hierbas en servilletas usando la temperatura más baja posible; si la temperatura es más de 100 ºC, entonces el sabor disminuye. Deja la puerta del horno abierta; estarán secas en 3 horas o menos.

Cuándo están listas para secarse

Cuando las tocas y pueden quebrarse. Cuando están en un manojo colgando del techo toman meses para secarse. Cuando están esparcidas en superficies secas, generalmente unas semanas. En el horno estarán listas en unas tres horas.

Cómo y dónde guardarlas

Siempre guárdalas en contenedores de vidrio en espacios frescos y oscuros. Si el espacio es un problema, remueve las hojas de los tallos y almacénalas antes de que se despedacen por sí solas, aunque lo mejor es colgar el manojo, dejarlas enteras y solo desmoronarlas cuando estén listas; esto en opinión de la mayor parte de los cocineros…

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca