Cómo crecer ajo en tu casa

Es cada vez más común e imprescindible en la cocina de todo el mundo; tenerlo a la mano de manera orgánica puede ser un paso sencillo.

El ajo, este delicioso condimento para cocinar es de los más apreciados en todo el mundo. Su sabor nos da la sensación de comer algo mucho más gourmet aunque esté acompañado de lo más sencillo, como una pasta.

Sus propiedades antibióticas además son ampliamente conocidas Hoy, en una cocina globalizada, podría decirse que una sin ajo no lo es. No necesitas comprarlo, puedes crecerlo en tu jardín, incluso en uno que esté adentro de tu casa, como una maceta, es de lo más sencillo.

Compartimos algunos tips y los pasos para cultivar este delicioso sazonador desde la delicia de tu hogar:

 

La mejor época para crecerlo es a finales del otoño o inicios del invierno.

Colócalo en un lugar donde le de sol pleno.

 

Debes sembrarlo al menos 6 semanas antes de que desees cosecharlo.

Tus semillas serán justamente los gajos de ajo que usas para cocinar. Selecciona los más largos.

Adhiere composta a la tierra de tu jardín o maceta.

Separa los gajos de la vulva. Hazlo cuidadosamente sin romper su piel.

Entierra los gajos unos 4 inches bajo tierra: la parte más puntiaguda deberá ir hacia arriba.

Cada gajo deberá ir separado asimismo unos 4 inches.

Quita las weed para que no quiten espacio ni nutrientes a tu ajo.

Riégalo regularmente.



13 sorprendentes beneficios del ajo

Desde para tips de belleza hasta como plaguicida para el jardín.

Como un condimento el ajo ha crecido su popularidad conforme ha aumentado la globalización. Su sabor es tremendamente fuerte, y asimismo da una sutilidad a la comidamuy elegante.

Las abuelas sabían que era un buen antibiótico y con el regreso del interés colectivo hacia lo natural, el conocimiento sobre sus múltiples beneficios va expandiéndose.

La popular Reader´s Digest nos muestra cómo sus beneficios son verdaderamente sorpresivos. Además de sus conocidos beneficios para la salud como la prevención de enfermedades cardíacas (como la presión alta), de arterioesclerosis, de cáncer del colon,etc, es también excelente para crecerlo en casa.

Las siguiente virtudes del ajo son, al menos, inesperadas:

 

Tu cabello crecerá hermoso

Antes de bañarte frota algunos dientes de ajo a tu cuero cabelludo. Lo anterior es muy benéfico contra la pérdida de cabello y su fortalecimiento, esto porque contiene alivian y sulfuro.

 

Contra el acné

Es muy efectivo para eliminar marcas, y en el caso del acné, por sus propiedades antibióticas, hará que estén libres de infecciones y limpiará los granos y el resto de la piel. Frota los gajos de ajo sobre los granos.

 

Previene y controla tus resfriados

Por sus propiedades antibióticas comer un pedazo cada día puede prevenirte de pescar resfriados. Si ya lo tienes hazte un té de ajo. Deja en el agua hirviendo por algunos minutos reposar ajo molido o picado.

 

Para enfermedades crónicas en la piel

Sus virtudes antiinflamatorias ayudarán a que las áreas irritadas por algún tipo de problemas en la piel mejoren. Puedes colocarlo como aceite.

 

Para perder peso

Cocinar con ajo molida podrá ayudarte a que quemes ácidos grados.

 

Para remover astillas

Desde hace milenios el ajo ha sido usado para remover espinas o astillas encajadas. Coloca un pedazo de ajo sobre la astilla por unos minutos y luego intenta sacarla.

 

Para combatir el pie de atleta

Remoja tus  pies en agua caliente con ajo molido por unos quince minutos. Sus propiedades antihongos te ayudarán a combatir este molesto hongo.

 

Aleja a los mosquitos

Por algún motivo los mosquitos rehuyen a este olor. Rasca un poco los dientes de ajo y pásalos por tu piel. También puedes colocar en un contenedor cercano a donde estés un poco de este.

 

Para fuegos

Coloca un pedazo en el fuego directamente. Además de reducir la hinchazón el dolor también será reducido.

 

Es un pegamento natural

Es usado comúnmente para pegar vidrio. En una solución con poca agua coloca ajo molido y con la pasta generada pega los pedazo de cristal.

 

Para remover hielo

Muchas personas usan sal de ajo para remover el hielo de sus puertas o cocheras.

 

Protege tus plantas

A las plagas no les gusta el ajo. Hazte un pesticida natural usando ajo, aceite mineral, agua y jabón líquido.



Cómo plantar las semillas de tu limón y así aromatizar delicioso tu casa (FOTOS)

Puedes cultivarla en espacios tan pequeños como una taza de café y le dará poesía a tu lugar.

Plantar un limonero con semillas de limón es sencillo, aunque no necesariamente tendrá la misma resistencia que un árbol. Por lo anterior, pareciera más útil usar estas semillas para cultivar pequeñas plantas que den vida a tu casa y de paso rocíen con su perfume el aire circundante, por cierto, uno delicioso. 

La planta del limón es preciosa, y sus tallos crecerán en espacios tan pequeños como una taza, por ello, este tipo de opciones son geniales para animar tu hogar y darle más poesía. 

Te presentamos una serie de pasos en imágenes para sembrar semillas de limones en una taza:

 

 



Di no a los químicos: 9 recetas naturales para cuidar de tu jardín

Protege tu jardín de todo tipo de plagas con estos métodos eco-amigables, que además son económicos.

Sin duda alguna estamos acostumbrados a pensar que la manera más efectiva de tener un jardín sano y libre de plagas es a través de productos pre-fabricados y, en muchos casos, tóxicos; sin embargo, esto no es cierto. La mejor manera de proteger tu jardín es siguiendo sus ritmos naturales y empleando técnicas que no dañarán al medio ambiente.

Aquí te presentamos 9 sencillas recetas que te permitirían cuidar de tu jardín mientras que simultáneamente respetas todo lo que te rodea:

  1. Espolvorea ceniza de chimeneas, asadores, etc.,  sobre la tierra de tu jardín para repelar orugas, chinches y pulgones.
  2.  Si tienes demasiados insectos en tu jardín, recuerda que no todos son malos: las abejas, lombrices y arañas contribuyen a la salud de los espacios verdes, puedes espolvorear tierra de diatomea sobre la zona con el mayor problema, como sería un nido de hormigas.
  3. Hormigas: hay varias maneras de lidiar con una plaga de este tipo, pero la más sencilla es un repelente a fruto del paraíso: tritúralo y macéralo por 15 días, disuelve el producto en agua y riega la tierra cerca del nido con él.
  4.  El mejor repelente de moscas blancas y pulgones es muy sencillo de preparar. La receta: 6 dientes de ajo licuados con un litro de alcohol fino y 1 litro de agua. Puedes colar la solución y congelarla (para después pulverizarla y aplicarla a la zona afectada) o simplemente rociarla sobre las plantas y la tierra.
  5. La ortiga fermentada (100 gramos de la planta por cada litro de agua) es ideal para combatir plagas de pulgones y arañuelas. Rocía sobre las ramas y hojas de tu jardín.
  6. Prevención de enfermedades e insectos: rocía los troncos de tus árboles y plantas con agua de cebolla. Para prepararla debes hervir 50 gramos de hojas y bulbos de cebolla por cada litro de agua por 10 minutos, dejar que se enfríe y aplicar el líquido a tu jardín.
  7. Una infusión concentrada de manzanilla (50 gramos por litro de agua) puede ser utilizada para repelar hongos e insectos chupadores. Se aplica sin diluir sobre las plantas.
  8. La infusión de ruda (90 gramos por 1 litro de agua) fermentada por 10 días es ideal para combatir pulgones, mientras que persista el problema debes aplicar el líquido cada 3-4 días.
  9. Usa una infusión de lavanda (300 gramos por litro de agua) para repelar insectos y hongos, después de hervir la infusión hasta que se reduce a 1/3 debes licuarla y esparcirla sobre tus plantas.

Recuerda que utilizar métodos sustentables y libres de químicos es más sano y barato que comprar productos potencialmente tóxicos. ¿Conoces algún otro método natural para proteger el jardín?

También en Ecoosfera: Métodos caseros para ahuyentar mosquitos piojos y otros insectos. 



Con esta práctica guía infográfica ya puedes saber qué nutrientes le faltan a tus plantas

Con esta sencilla síntesis podrás saber por fin qué le tienes que dar a tus plantas para que muestren su mejor aspecto.

Las plantas son parte de la Naturaleza pero también, desde tiempos remotos, son compañeras imprescindibles de nuestra vida cotidiana. Del ornato a la utilidad culinaria, del complemento estético a la fragancia con que inundan un espacio, las plantas están ahí para, en un vistazo de contemplación imprevisible, descubrirnos en ese instante la perfección natural.

Sin embargo, esta “domesticación”, este paso de su hábitat a nuestras casas, lugares de trabajo, plazas pública y más, no siempre resulta indemne, en especial porque ahí en la Naturaleza encuentran orgánicamente todo aquello que nosotros tenemos que procurarles suplementariamente. De ahí que, en ocasiones, una planta a nuestro cuidado no nos muestre su mejor aspecto, a pesar de que creemos que le damos todo lo que necesita.

Esta infográfico que ahora compartimos es una guía abreviada de las carencias más comunes en las plantas caseras y la manera en que estas pueden detectarse con tan solo revisar sus hojas. A la hoja verde y firme del bienestar pueden oponerse hojas amarillentas, pálidas, con dificultad evidente para desarrollarse y más.

Pero una vez que nos dimos cuenta de esto, ¿qué hacer?

Bueno, para la falta de calcio se recomienda triturar cascarones de huevo y enterrar ese polvo cerca de las raíces.

Para la falta de potasio, una infusión de cáscaras de plátano, la cual se consigue hirviendo las cáscaras de entre 4 y 6 plátanos (dependiendo del tamaño) en 1 litro de agua hasta que el líquido se reduzca un poco.

En cuanto a la falta de hierro, magnesio, nitrógeno, fósforo y azufre, basta con una buena porción de composta orgánica.

Por último, si tu planta tiene pulgones, el sitio La Bioguía aconseja utilizar infusión de ajo pulverizado, la cual puede obtenerse hirviendo entre 6 y 8 dientes de ajo en un 1 litro de agua hasta reducir un poco; la infusión se cuela y se aplica directamente sobre las hojas (con  ayuda de un atomizador) y también sobre el suelo donde se encuentra la planta.

Desafortunadamente desconocemos al autor de tan práctica síntesis, aunque ello no nos exime de reconocerlo y agradecer su trabajo.



Conoce cómo aprovechar los beneficios del ajo

El ajo cuenta con altos niveles del compuesto organoazufre (o organosulfurado), el cual protege al cuerpo de ciertas enfermedades, como cáncer o del corazón.

El ajo goza de la reputación de ser un alimento saludable para quien lo consuma. De acuerdo con Natural Medicines Comprehensive Database, entre sus beneficios están la prevención de enfermedades cardíacas (como la presión alta), de arterioesclerosis, de cáncer del colon, del recto y del estómago; para el cuidado de mordeduras de garrapatas, y de la infección por hongos o bacterias en la piel, entre otros.

Por ello, encontramos numerosas personas que cocinan con esta hierba; aunque se corra el rumor que, al guisarla se pierden sus poderosos beneficios. Por consiguiente, Dr. Ernest Hawk, vicepresidente de Cancer Prevention & Population Sciences en el Centro de cáncer MD Anderson, explica que hay evidencia científica demostrando que “al amasar o cortar la hierba y dejarla reposar durante un periodo de tiempo, se puede aprovechar el potencial benéfico de sus compuestos de organoazufre.”

El ajo cuenta con altos niveles del compuesto organoazufre (o organosulfurado), el cual protege al cuerpo de ciertas enfermedades, como cáncer o del corazón. Y aunque se desconoce el modo en que se genera este mecanismo de defensa del compuesto, la investigación señala que este compuesto orgánico no sólo inhibe alteraciones en la plaqueta del organismo, sino también que cuenta con propiedades antioxidantes. Incluso, se intuye que está relacionado con cualidades antiinflamatorias; por consiguiente, con el control del colesterol en la sangre.

Una de las enzimas primordiales en el funcionamiento del organosulfurado es la alliin lyase, la cual es liberada al momento de cortar o amasar el ajo. No obstante, se cree que al calentar el ajo, se bloquea esta enzima. Un estudio publicado en Journal of Nutrition, en 2001, aclaró que al calentar el ajo durante 60 segundos (en un microondas), éste parecía perder su cualidad preventiva; sin embargo, una vez que se cortó y se dejó reposar durante diez minutos antes de calentarlo, la hierba pudo retener sus efectos benéficos. Incluso, en otro estudio del Journal of Agricultural and Food Chemistry, en 2007, demostró que calentar un ajo (intacto) durante seis minutos, suprimía su función inhibidora de alteración plaquetaria.

No obstante, el Dr. Hawk puntualiza que aún es muy pronto para recomendar que el ajo se deje en reposo durante diez minutos antes de cocinarlo. Las investigaciones fueron exclusivas en grupos de ratas; por consiguiente, es necesario hacer un estudio en humanos para confirmar o refutar la hipótesis. Aunque, ¿cuál podría ser la consecuencia de hacerlo?

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca