¿Comiste en exceso? Prueba esto

En las festividades es casi natural que pierdas noción de cuánto alimento estás ingiriendo. Si te ha sucedido, puebla esto.

Cuando estamos en celebraciones colectivas la presencia de la comida desde tiempos milenarios ha sido como indispensable; la alimentación y la celebración van de la mano casi indisociablemente.

En esos días de celebración es normal que pierdas la noción del tiempo y también de la cantidad de comida que ingieres, pues se trata de un estímulo esencial. Lo mejor es que hagas consciente la alimentación que ingerirás, pero si ya comiste en demasía, lo mejor es que dejes de culparte y sigas los siguientes consejos. u otros remedios.

  1. Evita las siestas:

Quizá lo más normal es que solo quieras tirarte a dormir, lo cierto es que la posición horizontal no es benéfica para la digestión.

  1. Toma té:

De raíz de endivia, menta o manzanilla, por ejemplo, el té suele tener buenos efectos para la digestión. Si el té no te gusta, el agua natural hace el mismo efecto.

  1. Haz una caminata:

Aunque no lo creas te hará sentir mucho mejor y también mejorará tu metabolismo.

  1. Haz yoga:

Algunos asanas son excelentes para la digestión. Estira, actívate y verás, como en estos ejemplos doyouyoga.com .

[mnn]



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Estas fotos te darán una idea de cómo se ven tus alimentos a la hora de cosecharlos

Muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores.

Parece fácil: estar en la mesa del comedor con un bocado de una jugosa piña en la boca, esa frescura acidulce del desayuno que nos brinda una cantidad desbordante de nutrientes y un placer inexpresable a los primeros momentos del hambre matutino. Es realmente un instante sencillo que tan sólo requirió ir al mercado a comprarla, cortarla con cuidado y servirla fresca y amarilla. Sin embargo, ¿cuál fue el proceso que pasó una piña para llegar a nuestra mesa?

Muchas veces pasamos por una verdulería o las estanterías del supermercado, vemos las frutas y verduras, las tanteamos para sospechar su frescura y las llevamos a casa. Pero muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores. 

En caso que surja un poco de curiosidad, te compartimos algunas fotografías de cómo se ven los alimentos a la hora de cosecharse: 

 

 


La razón científica por la cual te sientes tan lleno luego las fiestas (además de comer demasiado)

Un mecanismo que tu mente es capaz de hacer conlleva el que comas y comas y comas más.

En las fiestas de fin año, donde la navidad y el Año Nuevo convergen, las cenas son quizá la más común manera de celebración. Curiosamente incluso los nutriólogos suelen dar un pase de permiso a sus pacientes cuando están a dieta por estos días.

Sabemos que comemos demasiado en estas fechas, pero ¿cuál es el fenómeno que nos permite comer a pesar de que estamos llenos?

El  ha hecho un análisis en el que nos muestra cómo es que una ración en una cena en un día normal, en un plato, incluye unas 700 calorías. En una navidad por ejemplo, en un mismo plato las raciones que te sirves ascienden y entonces las calorías pueden llegar hasta 2000.

El motivo por el que ocurre esto es porque nuestra mente es capaz de ignorar las señales de tu cuerpo de que ya has comido demasiado.

Otro de los motivos por los cuales comes mucho más en las fiestas es por el uso de aperitivos antes de la cena, tales como un par de  copas de vino. Según algunos expertos, entre estos aperitivos, la cena en sí, y las botanas, llegan a consumirse hasta 4500 calorías por noche en las fiestas.

Y aunque no te pondrás obeso por una sola cena; una ingesta tal de tantas calorías puede ocasionar lo siguiente:

 

Falta de oxígeno

Somnolencia

Hinchazón y flatulencias

Pesadez temporal

Mareo y náusea

Enfriarte; pues la irrigación de tu sangre suele irse a trabajar mayormente a tu sistema digestivo.

Pesadez



¿Por qué comer con las manos es benéfico en la sabiduría ayurveda?

Para muchos podría sonar primitivo, pero de hecho, al comer con las manos se forma un mudra que, según esta tradición, hará que digieras mejor los alimentos.

Foto: fundacioneomaia.org

El ayurveda es un sistema medicinal tradicional de la India, y también es una filosofía. Sus términos significan āyuh; duración de la vida y veda; verdad, conocimiento. Esta tradición de más de 5000 años ha tenido como búsqueda, primero el entendimiento de la vida, y luego la aplicación de ese conocimiento para prolongarla pero también para hacerla más llevadera.

Es así, un sistema para mejorar la calidad de vida. Su sistema medicinal consiste en prácticas tan antiguas como el uso de hierbas, la práctica del yoga, la meditación y por su puesto, la alimentación. Y en esta última, la usanza es ingerirlos con la manos, no de una manera primitiva, sino, de hecho, bajo los preceptos más minuciosos de conocimiento.

Cono sabrás, en el yoga son usados los mudras, posiciones de los dedos y las manos con efectos energéticos comprobados; hay posturas en las manos que te dan más equilibrio con el entorno y tu organismo que otras. Curiosamente, al comer con las manos, estas hacen un tipo de  mudra.

Para la cultura ayurvédica, en las manos se concentran las divinidades, y en la extensión de cada dedo los cinco elementos. A través del pulgar se hace un enlace con el espacio, del dedo índice con el aire, con el dedo medio con el fuego, a través del dedo del anillo con el agua y del dedo pequeño con la tierra.

Cuando se come con las manos, los alimentos entonces pasan por la conexión con los cinco elementos, que llevan a Agni, el dios védico del fuego. Más allá de la creencia religiosa en este sentido, está comprobado que los mudras producen resultados benéficos en el cuerpo.

Aún con los efectos de los globalización, en la cultura India aún millones de personas continúan comiendo con las manos; en Occidente, mientras tanto, la ciencia nos está comprobando cómo culturas milenarias ya conocían aspectos internos y externos del funcionamiento de la mente a los que acá apenas vamos acercándonos, con cautela pero, asimismo, con increíble asombro.

[hinduhumanrights]



Este popular libro online te dice cómo comer sano y barato

Su creadora consiguió 90 mil descargas (gratuitas) en 4 semanas. Un manual práctico para ahorrar y mejorar tu salud

A veces cuando el flujo de información sobre lo que es bueno para tu cuerpo y mente corre rápidamente, muchos de los insumos sanos y de moda suben de precio por el aumento de demanda y porque, evidentemente, es un buen negocio. Sin embargo, no hay razón para que todo lo bueno tenga que verse únicamente con ojos de redituabilidad; por ello, una chica ha hecho un proyecto que ha atraído a más de 90 mil personas en poco tiempo. 

Leanne Brown creó para su titulación de maestría en la Universidad de Nueva York un práctico libro titulado Good and Cheap, con recetas y alimentos que cuestan menos de 4 dólares diarios para demostrar, y con ello, permear la cultura con la idea de que es fácil, mucho más de lo que solemos creer, alimentarnos sanamente con poco dinero y a partir de ingredientes que son muy sencillos de conseguir. 

En sólo 4 semanas, su proyecto de 130 páginas fue descargado por más de 90 mil personas. Aunque en un inicio Brown creó este concepto para personas del mundo con escasos recursos, pronto entendió que, en realidad, hay mucha gente deseosa de ahorrar dinero en su alimentación diaria. 

Para ampliar este práctico manual a personas que no tienen acceso a internet, Brown lo llevará al plano físico, y para ello subió su iniciativa  a Kickstarter, recaudando más de lo esperado.

Para descargar su libro gratuito online, puedes hacer clic aquí. El objetivo de su texto es, además de correr una cortina que nos empape de una nueva cultura, que también encontremos la delicia en el acto de cocinar cuando se hace de manera rápida (por el tipo de época que vivimos) sin que necesariamente tengamos que recurrir a la engorrosa comida chatarra. 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca