7 hacks para combatir el cambio climático desde tu vida cotidiana

Recién terminó la cumbre sobre el clima en París, sabemos que avanzan los acuerdos políticos pero los esfuerzos individuales son también elementales.

A veces las acciones individuales parecen poco poderosas cuando las decisiones desde el poder político las boicotean. Un ejemplo de ello podría ser el hecho de que cada uno pongamos de nuestra parte para reducir las emisiones de Co2, mientras el gobierno otorga más concesiones para explotar petróleo en aguas profundas. Lo cierto es que en este mundo capitalista algo pareciéramos tener de ventaja: el consumidor manda.

Si cada uno de nosotros comenzamos a hacer opciones de consumo que indirecta o directamente involucren la demanda de menos emisiones de CO2, y nosotros mismos cada vez más las disminuimos desde nuestras acciones, entonces las mismas grandes empresas comenzarán a adaptarse a las exigencias de nuestro consumo; finalmente en lo que están más interesados es en nuestro dinero ¿no?

Asimismo desde tu casa puedes hacer algunas acciones que colectivamente tienen una gran significación para la salud del planeta. Ahora que acaba de terminar la cumbre sobre el clima en París donde han sido alcanzados los acuerdos más ambiciosos en materia ambiental por 190 países, todo apunta a que la clave está en todos y acá algunos esfuerzos que puedes hacer desde casa:

Come menos carne:

Además de que hará bien a tu salud comer carne solo algunos días a la semana,  la demanda a nivel mundial debe disminuir, ya que el ganado consume gran parte de la superficie agrícola del planeta en forma de granos, por ejemplo. A nivel mundial el 18 % de los gases de efecto invernadero son producidos por el ganado.

Camina, anda en bici o usa el transporte público:

No solo el usar auto genera un tráfico insoportable, también es injusto, sobre todo si eres una sola persona en él, pues el espacio que abarcas es enorme y la ciudad es de todos. 

Compra local:

Es algo no tan obvio  pero la mayoría de los productos que adquieres son transportados desde otros sitios. Mientras más consumas lo local, más apoyarás la economía regional que además suele ser en menor escala y por lo mismo más sana en el caso de los alimentos, por ejemplo.

Si conduces, que sea con todos estos ahorros:

Conduce con la menos velocidad que puedas, evita usar el aire acondicionado, asegúrate de que tus llantas estén lo suficientemente infladas.

Cambia a energías renovables en la medida que puedes:

Instala en tu casa paneles solares en la medida que puedas, a largo plazo te será, además, enormemente redituable. Desconecta además la totalidad de tus aparatos eléctricos por la noche.

Haz decisiones electorales verdes:

Es verdad, la democracia pareciera una simulación que desde cualquier bando parece favorecer únicamente los intereses de las corporaciones pero lo cierto es que existen algunos bandos más verdes que otros. En México, por ejemplo, el presidente actual propuso la Reforma Energética que prioriza la explotación de hidrocarburos en los próximos 30 años; de seguro otro bando político tendrá lo contrario por propuesta.

Cuando compres aparatos o electrodomésticos toma en cuenta el nivel de energía que consumen:

No solo se trata de que tengas el más redituable a simple vista. Parte de la sofisticación que habrías de buscar en tus aparatos habría tener qué ver también con cuánto ahorro de energía hacen respecto al resto. 



¿Qué pasará si las orugas empiezan a comer restos de plástico?

Este descubrimiento podría ayudar a eliminar el plástico en sitios como el océano y otras áreas terrenales.

De acuerdo con el sitio web de Phys.org, los científicos descubrieron que una de las orugas más comunes, la Galleria mellonella, se ha estado alimentado de polietileno, un tipo de plástico que es usado principalmente en las bolsas desechables. Sin embargo, ¿qué implica este evento para la conservación del medio ambiente? 

Las orugas de cera son consideradas una peste para la población de las abejas y algunas plantas. Por esta razón, hay quienes usan bolsas de plástico para prevenir su proliferación en jardines y cercanías. Fue así que Bertocchini, la líder de la investigación, se dio cuenta que las bolsas de plástico que había dejado para prevenir a las orugas comenzaban a tener pequeños hoyos; y después de una inspección más cercana, notó que las bolsas estaban siendo consumidas por las orugas para tratar de alcanzar su libertad. 

Al realizar la investigación, Bertocchini y sus colegas, encontraron que las bolsas de plástico se estaban degradando más rápido de lo normal, y esto se debe a que las orugas producen una especie de enzimas que rompe el plástico hasta su desaparición. Gracias a ello, los científicos han considerado un método biodegradable para limpiar al medio ambiente de la contaminación de plástico. 

 

En palabras del primer autor del estudio, Paolo Bombelli, “Si una sola enzima es responsable de este proceso químico, su reproducción a larga escala con métodos biotecnológicos podrá ser viable. Este descubrimiento podría ayudar a eliminar el plástico en sitios como el océano y otras áreas terrenales.” Además, “la oruga produce algo que rompe el vínculo químico, quizá en sus glándulas salibales o una bacteria simbiótica en su estómago. El próximo paso es tratar de identificar el proceso molecular en su reacción e insolar la enxima responsable.”

Dicen que la Naturaleza es sabia, y encuentra siempre la manera de surgir resiliente y victoriosa. Las personas alrededor del mundo desperdician alrededor de miles de millones de bolsas de plástico cada año, las cuales tienden a degradarse en un periodo de un siglo o más y tienen importantes consecuencias en el medio ambiente. 

 



¿Por qué es importante que indígena guatemalteco gane el Premio Ambiental Goldman 2017?

En América Latina han sido asesinados 450 activistas ambientales entre el 2010 y 2014, provocando que sea una de las regiones más peligrosas para este tipo de activismo –en especial si sus practicantes son indígenas–.

Rodrigo Tot, agricultor indígena guatemalteco, ha luchado en los últimos años contra una gigante minera y las autoridades de su país para recuperar las tierras que le corresponden a su comunidad. Ahora, a sus 60 años, Tot fue galardonado con el Premio Ambiental Goldman 2017 –después de que los últimos dos ganadores latinoamericanos fueron asesinados durante el último año– por su “intrépido liderazgo de su pueblo y la defensa de su tierra ancestral” pese a los costos implicados, como el asesinato de su hijo hace cinco años. 

Sin embargo, ¿qué implica recibir uno de los premios más prestigiosos sobre el activismo ambiental? Para el pastor evangélico y líder indígena, “Este premio no cambia nada. Me siento contento pero también me siento el mismo líder, la misma persona. Creo que eso sería un estímulo al trabajo que hacemos, pero estoy tranquilo”. Pese a la continuidad de la cotidianidad y sin darse mucho de cuenta, este premio está brindando el reconocimiento público; es decir que facilita la atención de la sociedad en general frente al riesgo en el que viven los activistas ambientales en Latinoamérica.

En esta región han sido asesinados 450 activistas ambientales entre el 2010 y 2014, provocando que sea una de las regiones más peligrosas para este tipo de activismo –en especial si sus practicantes son indígenas–. Los ejemplos más renombrados han sido el caso de la hondureña Berta Cáceres y del mexicano Isidro Baldenegro, quienes fueron galardonados con el mismo premio pero asesinados en sus casas. 

 

Como sus colegas, Tot inició su lucha hace 43 años para exigir al Estado guatemalteco que devolviera los títulos de propiedad tanto a él como a otros 63 campesinos. Estas tierras, en las montañas del municipio de El Estor, son ricas en oro y níquel, convirtiéndose en zonas importantes para empresas mineras; además de poseer numerosos recursos naturales, como diez nacimientos de agua, que abastecen a varias zonas de alrededor. Para Tot y cada uno de los pobladores que han luchado por su derecho de propiedad, están buscando la equidad en derechos humanos como comunidad indígena y conservación de su medio ambiente. Por esta razón, el galardonado explica que necesita “mayor certeza jurídica sobre la propiedad de sus tierras para seguir luchando por ellas. Estamos pidiendo que nos legalicen. Nosotros ya lo pagamos, tenemos los recibos, tenemos las actas y el derecho. Nosotros ahí estamos y la tenemos que defender hasta donde se pueda.”

 

Desgraciadamente, la lucha entre mineras y miembros de la comunidad indígena de Tot, no han sido los únicos episodios violentos: “A los 18 años, durante la Guerra Civil –1960-1996–, el ejército guatemalteco lo obligó a formar parte de los patrulleros civiles, paramilitares que ayudaban al ejército en labores de control a población civil. […] Hubo muchos desaparecidos y no logro olvidar que el líder de Agua Caliente ‘Lote 9’ de aquella época fue asesinado por su lucha por la tierra.” Pese a ello, la experiencia ha servido para organizar a la población y bloquear los numerosos intentos de las empresas mineras que son apoyadas por las autoridades policiales para ingresar a las comunidades. 

Frente a eso, el 18 de marzo del 2017, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos –CIDH– aceptó una demanda presentada por Tot, en la cual se denuncia que el estado de Guatemala violó los derechos de dominio colectivo sobre las tierras, recursos naturales, libre determinación y autogobierno de los pueblos indígenas al negarles la entrega de sus títulos de propiedad de sus tierras. Y pese al riesgo que implica su trabajo e incluso ganar este premio mundialmente reconocido, el activismo de Tot promueve el respaldo comunitario, el enfrentamiento contra el miedo y la coacción, el respeto por los derechos humanos hacia su comunidad y la conservación de sus tierras: “Jamás me olvidaré de la perdida de mi hijo, pero yo sigo luchando […], ya no estamos en los años 80, cuando desaparecían a un líder y todo quedaba silencio. Hoy no; cuando desaparecen a un líder, se levantan diez más y esa es la ventaja que tenemos”.



¿Cómo tratar la diarrea? Remedios naturales para cuidarte durante este malestar estomacal

Es importante comprender que el cuerpo está combatiendo la infección que está provocando la diarrea, por lo que proveerle el descanso necesario para su estabilización es recomendable.

La diarrea, por sí sola, es incómoda. Provoca cólicos, retortijones, constantes idas al baño, deposiciones con altos niveles de agua en la materia fecal, dolor de cabeza, debilidad, dolor de estómago. Y en muchas ocasiones puede ser causada por consumir alimentos en mal estado y que conducen una intoxicación alimentaria, beber agua contaminada, comer productos venenosos o tóxicos, tener una reacción alérgica a alimentos o  problemas de absorción de los mismos como la intolerancia a la lactosa o la indigestión por edulcorantes, sufrir de gastroenteritis, estrés, enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable, colitis ulcerativa, VIH-Sida, cáncer o tumores, diabetes, entre otros. 

Para reducir los síntomas de la diarrea es indispensable una dieta abundante en líquidos durante unos días para evitar la deshidratación. Basta con beber agua, caldo y jugo de manera regular a lo largo del día para reponer los líquidos que se pierden con la diarrea. En caso en que las náuseas sean excesivas, chupar trozos de hielo puede reducir la sensación y ayudar a hidratar al cuerpo. 

Además es importante comprender que el cuerpo está combatiendo la infección que está provocando la diarrea, por lo que proveerle el descanso necesario para su estabilización es recomendable. Dormir bastante, mantenerse caliente y dejar que el cuerpo descanse son recomendaciones básicas para combatir la diarrea. 

En cuanto a la dieta, es ideal una basada en líquidos y unas 6 “comidas” pequeñas a lo largo del día; principalmente los alimentos que enlistamos a continuación: 

– Líquidos, como agua –con gas o natural–, jugo de fruta sin pulpa, gelatina, café y té –sin azúcar ni cafeína–, caldo –no crema–, miel. 

–  Alimentos bajos en grasa y fibra: plátano, arroz, puré de manzana, pan tostado, fideos, puré de papa, probióticos, puré de zanahorias, agua de arroz. 

– Evita consumir frutas y verduras, granos enteros y salvado, comida grasosa como carne roja, manteja, margarina, productos lácteos enteros, comida rápida, procesada y golosinas, alcohol, fructosa y endulzantes artificiales. 

– Tés. En especial el negro, de menta, de canela y cáscara de naranja. 



8 cosas creativas que puedes hacer con los corchos viejos

Este material puede ser útil para más de lo que imaginas por sus inusuales cualidades.

Con imaginación casi todo lo ya usado es reusable. Algunos materiales, sin embargo, son más útiles que otros por sus propiedades: uno de ellos es el corcho. Este viene de un tejido que recubre el tronco de un árbol llamado alcornoque. Tiene cualidades que lo hacen muy útil como su ligereza, impermeabilidad, gran poder calorífico, aislante térmico, elasticidad, etc.

Su formato más común en el mercado es como tapadera para los vinos; lo que hace que este material sea muy común. Antes de tirarlo entérate de estas ideas de sploid para encontrarle hasta 8 increíbles usos que te sorprenderán.

*También en Ecoosfera: 12 creativas maneras de reusar basura en tu casa



TOP: 9 formas de generar menos basura en tu vida cotidiana

El problema de la basura en el mundo está ligado indisociablemente con nuestros hábitos cotidianos, por eso en Ecoosfera te compartimos 9 consejos para contribuir a solucionarlo.

Como sabemos bien, la basura es uno de los grandes problemas de la vida civilizada. Desde el momento en que la especie humana se separó ya irremediablemente de la naturaleza, su modo de vida generó residuos que si bien en un principio todavía guardan cierto equilibrio con el entorno, conforme se tecnificó su cotidianidad esta misma situación se volvió insostenible.

A continuación compartimos 11 maneras para que, con tus acciones cotidianas, contribuyas a reducir este problema.

1. Lleva a casa menos empaques

En tus compras procura reducir los empaques de las cosas que adquieres. Puedes usar bolsas de reuso, moldes plásticos también reutilizables, cajas de cartón o algún otro objeto que te permita reducir aquello que finalmente terminará en la basura.

2. Recurre a la composta

composta

Las partes no comestibles de frutas y verduras, los restos del café o del té, las flores marchitas, cascarones de huevo y otras cosas que resultan de tu vida diaria no tienen por qué terminar desechadas. Con un recipiente a modo y el cuidado adecuado puedes elaborar una composta casera que después encontrará utilidad, por ejemplo, como abono de tus plantas. También puedes recurrir a programas de composta locales que sin duda recibirán tus residuos orgánicos.

3. Recicla

El reciclaje es una de las formas más efectivas de convertir la basura en algo útil. Puedes separar tus desechos por material y después llevarlos a un depósito, donde además recibirás algo de dinero a cambio.

4. Reusa

Ese frasco de mermelada que está a punto de terminarse puede servir para alguna otra cosa: para guardar objetos, sembrar una planta o algo más que haga falta en tu rutina diaria. Antes de tirar algo piensa si quizá puede tener otro uso.

5. Reflexiona antes de comprar

Algunos productos están decididamente diseñados para convertirse en basura. ¿Por qué no llevar tu taza a la cafetería donde todas las mañanas compras tu café? Si así lo haces, habrás evitado tirar un vaso de cartón. Igualmente puedes hacer una mezcla de vinagre y agua para limpiar los vidrios y espejos de tu hogar y así no tener que, eventualmente, deshacerte de la botella de ese limpiador que adquieres en el supermercado. O tener servilletas de tela y pañuelos en vez de desechables de papel.

6. Gasta en productos de calidad

Regularmente los productos más baratos son también los que menos duran, desde un pantalón hasta un electrónico. Es posible que gastes más, pero a largo plazo comprobarás los beneficios.

7. Coopera

Este esfuerzo no tiene por qué ser individual. Por el contrario, es mucho mejor cuando más personas contribuyen. Busca la ayuda de tus amigos y vecinos, tal vez algunos de ellos compartan tu preocupación por el problema de la basura, además de que puede ser el inicio de otros proyectos comunitarios.

zapatos

8. Repara

Si algo se descompone, es posible que tenga reparación. Aunque en nuestra época se ha asentado, lamentablemente, una dinámica social y económica basada en el desecho, el hábito de la reparación permite romper con este ciclo. Además, en muchos casos reparar extiende la vida útil de los objetos.

9. Compra usado, vende usado, dona lo usado

En algunas situaciones conviene más comprar algo usado en vez de algo nuevo. También hay cosas que aun sirven y que si bien puedes pensar en arrojarlas al bote de la basura, también podrías venderlas en una tienda de segunda mano o, mejor aún, donarlas a quien todavía puede servirse de ellas.

También en Ecoosfera: La sociedad del desperdicio: 11 datos increíbles sobre la basura

[MNN]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca