Close

Miles piden salvar al bosque de la Primavera en Jalisco, México

 Foto:es.guadalajaralife.com

Pocas ciudades del mundo viven los beneficios de contar con un pulmón, como un bosque, en sus derredores. La zona Metropolitana de Guadalajara es una de esas pocas, con el bosque de la Primavera. Inicialmente esta zona era de 30, 500 ha, que en parte por los incendios, pero también por los permisos para fraccionar, hoy apenas llega a 20 mil.

La historia se remonta al periodo del presidente de México Luis Echeverría, a inicios de la década de los 70. Luego de 36 años de tradición de protección del bosque, el gobierno de Jalisco cambió su tipificación a “de utilidad pública y uso turístico”. Esto abrió las puertas a los primeros permisos para fraccionar la zona con fraccionamientos como Pinar de la Venta, Bugambilias y el Palomar.

Desde esta fecha las inmobiliarias en mancuerna con los permisos del gobierno han ido invadiendo la zona, también la deforestación y los incendios provocados por medidas de prevención poco eficientes. Otro de los estragos contra el bosque fue una planta de electricidad construida por la CFE en el corazón de la zona, una que por cierto, nunca ha funcionado.

Luego de décadas de destrucción del bosque, un grupo de ciudadanos de Tlajomulco, un municipio que forma parte de la Zona Metropolitana, ha iniciado una petición en Change.org que lleva ya más de 20 mil firmas contra un fraccionamiento que pretende construirse en la zona de amortiguamiento del bosque, misma que sirve para filtrar el agua del mismo. Su movilización ha incluido también unas 5 mil denuncias ante la Profepa y unas 1 500 ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco; también han conseguido la apertura de un expediente en la Comisión para la Cooperación Ambiental de América del Norte.

El nombre del fraccionamiento es Santa Anita Hills, también conocido como Bosque Alto y es un proyecto de la empresa Inmobiliaria Rincón del Palomar .

Es la primera vez que una movilización tan grande se da para defender específicamente este bosque pero además es una crítica abierta y simbólica al modelo de crecimiento de las ciudades, donde tanto las inmobiliarias como algunos políticos se enriquecen en detrimento de la calidad de vida de los habitantes y a partir de una nula planeación urbana con fines sustentables.

Así, aunque la defensa de la Primavera se trate de un caso coyuntural, es también una movilización por una mutación de paradigma hacia ciudades, y su naturaleza, protegidas por sus propios habitantes de los meros intereses económicos.

 

*Si te suena, puedes firmar acá la petición.

 

 Twitter de la autora: @anapauladelatd

Ver Más
Close