Las Albercas de Hadas en Escocia

En una combinación de turquesas y morados, uno de los lugares más fantásticos del mundo.

Al sur de la Isla de Skye, en Escocia, se encuentra uno de lugares que alberga más fantasía y más belleza natural del planeta: las Fairy Pools, o albercas de hadas.

Estas piscinas naturales y cascadas son parte del Río Brittle, y la combinación con las rocas y la limpieza del agua es lo que es da al agua el color turquesa que se antoja tanto a la vista. Al costado del río se levantan peñascos llenos de árboles violáceos que crean una composición casi imposible para el deleite del mundo.

Si con solo ver las fotografías podemos sentirnos hechizados por las ninfas del norte, las Fairy Pools son ciertamente uno de los destinos más populares de Escocia para excursionistas y contempladores.

 

VyV_Nadar_Desnudo_7

 

scotland-day-3-fairy-pools-skye-to-oban-06

 

 

 

scotland-day-3-fairy-pools-skye-to-oban-09

157-s12

2

 



6 consejos efectivos para curar a los bonsáis de plagas y enfermedades

Al ser una planta delicada y con necesidades específicas, requiere de atenciones constantes.

Los bonsáis son una especie de pequeños árboles cuyos métodos de cuidado provienen de tiempos inmemoriales. Al ser una planta delicada y con necesidades específicas, requiere de atenciones constantes; pueden sufrir de anomalías por exceso o defecto de riego, falta de luz o humedad ambiental. En especial si se trata de una plaga o enfermedades. 

Para cuidar a un bonsái es importante considerar, desde un principio, sus características; por ejemplo, en el caso que sea del exterior, necesitas saber si requiere protección de las heladas, realizar las podas en las fechas señaladas, etcétera. De modo que si empiezas a notar que hay una plaga afectando al bonsái, es importante tomar en consideración la siguiente información: 

– El pulgón, los ácaros, la mosca blanca o cochinillas, son las plagas más comunes en los bonsáis. 

– Cuando el bonsái se enferma por hongos, la base del tronco posee podredumbre, las hojas se vuelven amarillas y no hay síntomas de ningún otra plaga. Hay hongos que atacan la base del tronco, el cuello y las raíces de las plantas y árboles produciendo podredumbre en sus tejidos. 

– Los fungicidas sistémicos ayudan a controlar este tipo de enfermedades; sin embargo, cuando los hongos se encuentran bajo el suelo, es indispensable hacer uso de sustratos sanos y aireados. En el caso de que la enfermedad sea por un exceso de riego, su sanación se realiza con fungicidas a base de oxicloruro de cobre, pues además funge como tratamiento preventivo a principios de primavera y a mediados de otoño. El fosfito potásico también es un buen inhibidor y fertilizante, el cual puede usarse como parte del riego para el bonsái. 

– El bonsái necesita un tiempo para adaptarse y desarrollar su belleza como parte del reflejo de su sabiduría.  

– El riego de los bonsáis es ideal cuando la tierra se encuentra ligeramente seca. Para controlar el grado de humedad de la superficie –y del interior– de la tierra se puede usar los dedos. No es recomendable regarlos con una rutina diaria. 

– Encuentra la mezcla del suelo adecuada. La mayor parte de los bonsáis requiere una mezcla de akadama, pomice y roca volcánica en una proporción de 1/2 – 1/4 y 1/4. También se puede usar una mezcla que retenga más agua, usando una mayor proporción de akadama. 

 



¿Qué pasará si las orugas empiezan a comer restos de plástico?

Este descubrimiento podría ayudar a eliminar el plástico en sitios como el océano y otras áreas terrenales.

De acuerdo con el sitio web de Phys.org, los científicos descubrieron que una de las orugas más comunes, la Galleria mellonella, se ha estado alimentado de polietileno, un tipo de plástico que es usado principalmente en las bolsas desechables. Sin embargo, ¿qué implica este evento para la conservación del medio ambiente? 

Las orugas de cera son consideradas una peste para la población de las abejas y algunas plantas. Por esta razón, hay quienes usan bolsas de plástico para prevenir su proliferación en jardines y cercanías. Fue así que Bertocchini, la líder de la investigación, se dio cuenta que las bolsas de plástico que había dejado para prevenir a las orugas comenzaban a tener pequeños hoyos; y después de una inspección más cercana, notó que las bolsas estaban siendo consumidas por las orugas para tratar de alcanzar su libertad. 

Al realizar la investigación, Bertocchini y sus colegas, encontraron que las bolsas de plástico se estaban degradando más rápido de lo normal, y esto se debe a que las orugas producen una especie de enzimas que rompe el plástico hasta su desaparición. Gracias a ello, los científicos han considerado un método biodegradable para limpiar al medio ambiente de la contaminación de plástico. 

 

En palabras del primer autor del estudio, Paolo Bombelli, “Si una sola enzima es responsable de este proceso químico, su reproducción a larga escala con métodos biotecnológicos podrá ser viable. Este descubrimiento podría ayudar a eliminar el plástico en sitios como el océano y otras áreas terrenales.” Además, “la oruga produce algo que rompe el vínculo químico, quizá en sus glándulas salibales o una bacteria simbiótica en su estómago. El próximo paso es tratar de identificar el proceso molecular en su reacción e insolar la enxima responsable.”

Dicen que la Naturaleza es sabia, y encuentra siempre la manera de surgir resiliente y victoriosa. Las personas alrededor del mundo desperdician alrededor de miles de millones de bolsas de plástico cada año, las cuales tienden a degradarse en un periodo de un siglo o más y tienen importantes consecuencias en el medio ambiente. 

 



¿Por qué es importante que indígena guatemalteco gane el Premio Ambiental Goldman 2017?

En América Latina han sido asesinados 450 activistas ambientales entre el 2010 y 2014, provocando que sea una de las regiones más peligrosas para este tipo de activismo –en especial si sus practicantes son indígenas–.

Rodrigo Tot, agricultor indígena guatemalteco, ha luchado en los últimos años contra una gigante minera y las autoridades de su país para recuperar las tierras que le corresponden a su comunidad. Ahora, a sus 60 años, Tot fue galardonado con el Premio Ambiental Goldman 2017 –después de que los últimos dos ganadores latinoamericanos fueron asesinados durante el último año– por su “intrépido liderazgo de su pueblo y la defensa de su tierra ancestral” pese a los costos implicados, como el asesinato de su hijo hace cinco años. 

Sin embargo, ¿qué implica recibir uno de los premios más prestigiosos sobre el activismo ambiental? Para el pastor evangélico y líder indígena, “Este premio no cambia nada. Me siento contento pero también me siento el mismo líder, la misma persona. Creo que eso sería un estímulo al trabajo que hacemos, pero estoy tranquilo”. Pese a la continuidad de la cotidianidad y sin darse mucho de cuenta, este premio está brindando el reconocimiento público; es decir que facilita la atención de la sociedad en general frente al riesgo en el que viven los activistas ambientales en Latinoamérica.

En esta región han sido asesinados 450 activistas ambientales entre el 2010 y 2014, provocando que sea una de las regiones más peligrosas para este tipo de activismo –en especial si sus practicantes son indígenas–. Los ejemplos más renombrados han sido el caso de la hondureña Berta Cáceres y del mexicano Isidro Baldenegro, quienes fueron galardonados con el mismo premio pero asesinados en sus casas. 

 

Como sus colegas, Tot inició su lucha hace 43 años para exigir al Estado guatemalteco que devolviera los títulos de propiedad tanto a él como a otros 63 campesinos. Estas tierras, en las montañas del municipio de El Estor, son ricas en oro y níquel, convirtiéndose en zonas importantes para empresas mineras; además de poseer numerosos recursos naturales, como diez nacimientos de agua, que abastecen a varias zonas de alrededor. Para Tot y cada uno de los pobladores que han luchado por su derecho de propiedad, están buscando la equidad en derechos humanos como comunidad indígena y conservación de su medio ambiente. Por esta razón, el galardonado explica que necesita “mayor certeza jurídica sobre la propiedad de sus tierras para seguir luchando por ellas. Estamos pidiendo que nos legalicen. Nosotros ya lo pagamos, tenemos los recibos, tenemos las actas y el derecho. Nosotros ahí estamos y la tenemos que defender hasta donde se pueda.”

 

Desgraciadamente, la lucha entre mineras y miembros de la comunidad indígena de Tot, no han sido los únicos episodios violentos: “A los 18 años, durante la Guerra Civil –1960-1996–, el ejército guatemalteco lo obligó a formar parte de los patrulleros civiles, paramilitares que ayudaban al ejército en labores de control a población civil. […] Hubo muchos desaparecidos y no logro olvidar que el líder de Agua Caliente ‘Lote 9’ de aquella época fue asesinado por su lucha por la tierra.” Pese a ello, la experiencia ha servido para organizar a la población y bloquear los numerosos intentos de las empresas mineras que son apoyadas por las autoridades policiales para ingresar a las comunidades. 

Frente a eso, el 18 de marzo del 2017, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos –CIDH– aceptó una demanda presentada por Tot, en la cual se denuncia que el estado de Guatemala violó los derechos de dominio colectivo sobre las tierras, recursos naturales, libre determinación y autogobierno de los pueblos indígenas al negarles la entrega de sus títulos de propiedad de sus tierras. Y pese al riesgo que implica su trabajo e incluso ganar este premio mundialmente reconocido, el activismo de Tot promueve el respaldo comunitario, el enfrentamiento contra el miedo y la coacción, el respeto por los derechos humanos hacia su comunidad y la conservación de sus tierras: “Jamás me olvidaré de la perdida de mi hijo, pero yo sigo luchando […], ya no estamos en los años 80, cuando desaparecían a un líder y todo quedaba silencio. Hoy no; cuando desaparecen a un líder, se levantan diez más y esa es la ventaja que tenemos”.



Conoce las biopiscinas, las albercas naturales purificadas por las plantas (FOTOS)

De lo más elegantes, estas albercas o piscinas naturales están enmarcadas por plantas que engalanan y limpian el agua.

Foto: biobayres.com.ar

Tener una piscina siempre ha sido sinónimo de lujo. Más que por instalarla, por que mantener una alberca es costosísimo. Con cloro y otros aditamentos químicos es posible que el agua conserve su claridad aunque a costo del medio ambiente.

Desde los años 80 han ido implementándose las albercas conocidas como biopiscinas o piscinas naturales cuya cualidad más importante es que estas mantienen limpia el agua de manera orgánica, a partir de plantas. La primera se construyó en Austria y comenzaron a ser conocidas como Schwimmteich. Existe el registro de que para el 2010 habían sido instaladas en Europa al menos 20 mil piscinas naturales en Europa.

Son muy estéticas porque se incorporan a la piscina, generalmente en los extremos de esta, plantas que cumplen con la función de oxigenar el agua; también de eliminar ciertos nutrientes que promueven el crecimiento de algas, insectos y otros microbios en el agua.

La zona de nado queda despejada, y solo en los marcos de las piscinas son acomodadas las plantas que además le otorgan un toque elegantísimo. No dudes en ahorrar un buen dinero implementando, con la asesoría adecuada, este tipo de piscinas.

Entre sus ventajas están el que necesitan menos mantenimiento (un par de limpiezas al año); no necesitan vaciarse (lo que implica un gran ahorro de agua), pueden introducírseles peces y animales acuáticos, y no hay cloro ni químicos irritables para tu organismo.

 



Nadar desde el cielo: esta alberca de cristal embellece a Londres a 27 metros del piso (FOTOS)

Creada con cristal sellado. Se ubica a 27 metros del piso (alrededor de nueve pisos) y pretende convertirse en un puente sobre un río al sur de Londres (Reino Unido).

La arquitectura ha evolucionado de ser una técnica que crea estructuras para protegernos de situaciones de riesgo a un arte con proyecciones y diseños creativos que se ha encargado de optimizar los espacios y de embellecer las ciudades.

Si bien las construcciones actuales cuentan con una serie de técnicas, la realidad es que estas edificaciones se encuentran en el límite de lo atractivo y lo espeluznante. Crean una sensación de adrenalina que incita a continuar proyectando y creando en los espacios de la ciudad mientras se reta a la ley de la gravedad. Y un ejemplo de esta sorpresiva manera optimizar y enaltecer los lugares citadinos, es esta alberca de cristal que se convierte en un puente entre dos edificios.

Se trata de una alberca creada con cristal sellado que se ubica a 27 metros del piso (alrededor de nueve pisos), la cual pretende convertirse en un puente sobre un río al sur de Londres (Reino Unido). Esta estructura forma parte de la Embassy Gardens Legacy Buildings, un proyecto comisionado por Ballymore crear un complejo que incluya un área de trabajo, un gimnasio y un bar en el rooftop.

Y tú, ¿te atreverías a nadar en este espacio fascinantemente espeluznante?

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca