10 vegetales que volverán a crecer solos en agua

Solo necesitas un recipiente con líquido; numerosos vegetales pueden formarse a partir de ellos mismos en esta condición.

Foto:okchicas.com

El más conocido vegetal capaz de crecer por sí mismo en agua es la cebolla. Muchos más hay en la lista que debes aprender para crecerlos y quizá la mejor noticia de ello, además de que puedes tener un estético huerto flotante en casa, es que si has comprado un vegetal orgánico podrías dejar de gastar recursos económicos en ello y a partir del primer vegetal continuar con un interminable ciclo de vegetales orgánicos en casa.

 

Acá una lista de algunos vegetales que pueden crecer en agua:

 

Col china: corta el final del tallo y colócalo en un recipiente pequeño lleno de agua. En solo de 1 a 2 días los primeros brotes comenzarán a salir, lo que significa que habrá crecido en casi solo una semana.

Col: coloca el final de la raíz en un recipiente con agua. Asegúrate de cosecharla del lado más pequeño para obtener mejor sabor.

Zanahorias verdes: corta y coloca la parte inferior en agua. Cosecha los brotes verdes y úsalos en ensaladas; puedes incluso hacer un increíble pesto.

Apio: coloca el final del tallo en un recipiente con agua. Los primeros brotes comienzan a crecer en el centro a los 3 o 4 días.

Hinojo: corta el final de la base de manera que las raíces queden intactas y colócalas en un pequeño recipiente de agua.

Ajo Cebollino: pon uno de los dientes en un recipiente de agua pero sin sumergirlo, en solo un par de días crecerán sus raíces.

Cebolla Verde: coloca en un vaso con agua la parte blanca inferior donde cuelgan las raíces, así de simple.

Ajo Puerro: corta el extremo del tallo y colócalo en una taza con agua; el nuevo crecimiento vendrá del centro de la planta.

Citronela: corta dos tercios del final y colócala en un contenedor con la mitad de agua.

Lechuga: corta la punta de la lechuga (cabeza). Los nuevos brotes comenzarán a surgir desde el centro en unos dos días y la lechuga en dos semanas.

 

[dontwastethecrumbs]



Guía: cuándo cosechar y cómo secar hierbas para tu cocina

Es todo un arte minucioso, exquisito y sencillo.

Foto: lagranepoca.com

Cada vez más personas cultivan en casa sus propias hierbas, sobre todo muchas medicinales y sazonadoras. Por lo mismo, información útil para sacarles el mejor provecho es de lo más bienvenida.

Hoy te presentamos una guía para que conozcas cómo cosechar tus hierbas y cómo secarlas y guardarlas para tus platillos o para el invierno.

Cosechar

El mejor momento para cortar tus hierbas es cuando estas tienen más aceite, que es justo cuando se ven más verdes y frondosas, y justo antes de que salgan las flores.

La mejor hora del día para cosecharlas es por la mañana, una vez que el rocío ha pasado.

Si vas a cosecharlas en otoño, lo mejor es hacerlo por las mañanas también y estar muy atento antes de que retoñen las flores; pues como los días son más cortos, este proceso suele acelerarse.

Cómo cortarlas

Córtalas con unas tijeras pero solo desde donde el tallo esté fresco. Corta también solo las hojas frescas.

Cómo secarlas

La manera clásica es hacerlo colgándolas del techo de tu cocina, lo que llena además la casa de fragancia deliciosa.

Puedes hacerlo también en cualquier cuarto que esté seco y templado.

Ponles encima papel si va a darles el sol directamente, pues degrada las cualidades nutricionales de las hierbas; hazle al papel agujeros para que penetre el aire.

Si las hierbas que estás secando son de las que tienen más agua como el cilantro, albahaca, perejil, tendrás que rotarlas o por algunas horas esparcirlas de vez en cuando en una mesa, por ejemplo. Recuerda que mientras el manojo esté más apretado más tardarán en cercarse.

En el horno

Otra manera de secarlas (lo preferible es hacerlo de la manera clásica), sobre todo si hay mucha humedad en tu casa, es usando un deshidratador de comida, o bien, el horno. Esparce las hierbas en servilletas usando la temperatura más baja posible; si la temperatura es más de 100 ºC, entonces el sabor disminuye. Deja la puerta del horno abierta; estarán secas en 3 horas o menos.

Cuándo están listas para secarse

Cuando las tocas y pueden quebrarse. Cuando están en un manojo colgando del techo toman meses para secarse. Cuando están esparcidas en superficies secas, generalmente unas semanas. En el horno estarán listas en unas tres horas.

Cómo y dónde guardarlas

Siempre guárdalas en contenedores de vidrio en espacios frescos y oscuros. Si el espacio es un problema, remueve las hojas de los tallos y almacénalas antes de que se despedacen por sí solas, aunque lo mejor es colgar el manojo, dejarlas enteras y solo desmoronarlas cuando estén listas; esto en opinión de la mayor parte de los cocineros…



Conoce los vegetales más fáciles de crecer en un contenedor o maceta

Anímate a hacer tu propio huerto hogareño, puede ser más viable de lo que crees con un poco de conocimiento.

Para las personas que viven en las ciudades, casi la mitad de la población, les es casi imposible tener espacios medianos de tierra para sembrar en sus hogares. Por lo anterior, las macetas o contenedores son la opción. 

El hábito de cultivar los propios vegetales y condimentos, como mínimo, se está volviendo una hermosa tendencia para recuperar el contacto con la tierra y olvidarnos de los transgénicos y los agroquímicos. 

El sitio theselfsufficienteliving, que promueve una vida auto sustentable posible, ha enlistado las verduras que pueden crecer sanas en macetas o contenedores. Estas son las mejores opciones:

 

Betabel: tienen la capacidad de crecer en espacios pequeños; la mejor especie en su tipo para esta práctica es la de rabo rojo. Tu maceta o contenedor deberá tener una profundidad de al menos 35 centímetros para que pueda crecer con un espacio suficiente. En una maceta promedio cultivarás hasta 6 plantas bebés. 

 

Frijol: asegúrate que tu contenedor tenga también al menos 35 cm de profundidad. 

 

Zanahorias: las mejores para sembrarse son estas clases: thumbelina,  dulce y corta y pequeños dedos. Recuerda, mientras más de ellas siembres, mayor profundidad deberá tener tu contenedor. 

 

Cultivos de coliflor y brócoli: pertenecen a los cultivos nombrados como colados; son de hecho los más fáciles de sembrar en contenedores. Debes cuidar no mezclar estos distintos tipos en los mismos espacios. 

 

Pepino: cuando elijas el tamaño del contenedor ten en cuenta la proporción de sus frutos para elegirlo. 

 

Berenjena: estos frutos suelen ser grandes. Elige un contenedor que pueda sostener el arbolito con al menos 5 berenjenas. 

 

Lechuga: recuerda que requiere mucha agua. Este será quizá tu principal reto al crecer esta y casi cualquiera de las hojas verdes.

 

Melones: los conocidos como los  “sugar baby” son pequeños y perfectos para crecer en macetas y contenedores. Unos espiralitos que saldrán al rededor de ellos son esenciales en su crecimiento, así que cuídalos especialmente.  

 

Cebolla: sobre todo la cebolla verde. Necesitas un contenedor de al menos 13 cm de profundidad. Una vez que la cebolla haya crecido, como el tamaño equivalente a una bombilla, puedes recolectarla. 

 

Chícharos: es posible crecer hasta tres plantas en el tamaño mediano de una cubeta. Necesitarás una profundidad de 35 centímetros como mínimo.



Tu jardín en utensilios de cocina viejos

Aprovecha juegos de tetera abandonados, por ejemplo, y crea un jardín al interior de tu cocina.

La vida es tan maravillosamente obstinada que puede surgir incluso en abruptas condiciones. Es un milagro que de un poco de tierra y una semilla con algo de agua podamos ayudar a generar una vida; cualquiera que ha dedicado algunos momentos a la jardinería puede conocer esa deliciosa sensación. 

Como sabrás, muchas plantas pueden darse en la sombra y en los contenedores más inesperados posibles. Desde zapatos hasta bolsas o balones de fútbol; lo anterior nos abre una abanico de posibilidades para decorar los espacios con vida. 

El sitio anyonecandecorate.blogspot.com nos trae algunas ideas para convertir utensilios en lindas macetas para tus plantas, que además harán un increíble juego en tu cocina:

dsg0o75p2onb2cejlqjl5008d8996e8bd

 

2hcedmnn4xh2tqw3ba655008d8bf4eb00



Adecúa las macetas de tus plantas exteriores con estos útiles consejos

Recuerda que sólo se requiere un pequeño espacio para que las plantas se conviertan en un santuario de unidad con la naturaleza

Los jardines son pequeños espacios que representan esa relación afectiva que tenemos con la vida y la naturaleza, de modo que se requerirá un cuidado especial para el desarrollo óptimo de aquellas plantas, flores, frutos y vegetales de cuya perfección podemos disfrutar. Algunos de los cuidados indispensables son la ubicación física, el tamaño, la maceta y su profundidad, entre otros.

En la cuestión de la maceta es importante tener en cuenta varios factores, tales como el color de la pared, el tipo de construcción y el gusto de cada quién. De plástico, arcilla, talavera, cerámica, madera, las macetas permiten que el sustrato transpire y retenga un poco de agua para las raíces de las plantas (en especial si son de compuestos naturales, como granito o tierra cocida).

Para la trasplantación necesitas recordar que la maceta requiere un buen drenaje: realiza unos cuantos hoyos en su fondo para evitar encharcamientos, reduciendo el daño en las raíces de las plantas. Rellena los agujeros con pequeños trozos de ladrillo o teja y, eventualmente, cubre  la maceta con una capa de arena, continuando con tierra y composta.

Cuando se trata de macetas de un tamaño considerable, se requiere un método de drenaje muchísimo más eficaz para el tamaño de la planta. Además de los agujeros anteriormente mencionados, ahora coloca una primera capa de grava combinada con trozos de teja; después, una capa de arena. Rellena el resto con composta y tierra.

Recuerda que sólo se requiere un pequeño espacio para que las plantas se conviertan en un santuario de unidad con la naturaleza. Con un poco de paciencia y dedicación; lo anterior son sólo algunos ejemplos para lograrlo.

Fotografía principal: Guadalupe Cervilla



Aprende a secar las plantas medicinales de tu huerto con estos sencillos pasos

Basta con descubrir la mejor manera de secar a las plantas, y así disfrutar de todos sus increíbles beneficios

En varios artículos pasados hemos hablado de cómo crear tu propio huerto de plantas aromáticas y medicinales. Sin embargo, a veces no sabemos cómo prepararlas para incluirlas en algunas recetas de cocina o remedios caseros, en especial si necesitamos que se mantengan en perfectas condiciones durante un período largo de tiempo.

Basta con descubrir la mejor manera de secar las plantas, y así disfrutar de todos sus increíbles beneficios. Por ello te compartimos algunos consejos que, de acuerdo con EcoAgricultor, te ayudarán a hacerlo desde la comodidad de tu hogar:

Cuando coseches las plantas, hazlo cuando el rocío de la mañana se haya evaporado (un poco antes del mediodía); sin embargo, si lo que buscas es la raíz o el tubérculo, el mejor momento será en la última hora de la tarde.

Conforme cortas las plantas, ponlas boca abajo y agítalas suavemente, de modo que se desprendan los bichos o el polvo que se esconden entre las plantas. Después pásalas por agua para limpiarlas, dejándolas sobre toallas de algodón o de papel. Procura evitar dejarlas bajo contacto directo del Sol, ya que este podría alterar sus principios activos.

Cuando las almacenes evita usar bolsas o cajas de plástico y sustitúyelas por unas de papel, tela o madera, de manera que las hierbas puedan secarse en una zona oscura, bien ventilada (pero sin mucho viento), sin humedad y a una temperatura entre 23 y 25°C.

Puedes hacer pequeños ramilletes, atándolos con una cuerda y colgándolos boca abajo. Mantenlos en esa posición durante 2 semanas (dependiendo de la planta). También puedes ponerlas en cajones cubiertos de una malla o rejilla para que el aire pueda circular, poniendo una segunda capa de tela de tejido natural (algodón o lino). En cualquiera de ambos métodos, procura evitar el uso de periódicos o revistas, ya que contienen tinta que afectaría las propiedades de las plantas.

Así, observa a diario cómo va evolucionando el secado: en caso que las dejes durante mucho tiempo, podrían perder todas sus propiedades y convertirse en ceniza por lo que, cuando notes que las hojas están listas (rígidas), almacénalas en tarros de cristal opaco con cierre hermético. 

 

Foto principal: Flores y plantas/Flickr

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca