¿Qué es la cocina ayurvédica y por qué sería bueno que te enteraras?

Con más de 5 mil años de antigüedad, el ayurveda es una suma de conocimientos que en la práctica mejorarán holísticamente tu vida.

Ayurveda es un término que alude a una serie de conocimientos obtenidos durante más de 5000 años de observación y práctica, que promueven la longevidad y una mejor calidad de vida desde una perspectiva holística que incluye aspectos como el uso de hierbas medicinales, la práctica del yoga y la alimentación.

Esta última ocupa una parte importante del conocimiento ayurvédico, en donde hierbas, alimentos y bebidas se clasifican según cinco características elementales: sabor, propiedades, energía, efecto (o sabor) después de la digestión y propiedades especiales, cada una con su propio efecto terapéutico.

Sabor

Rasa” es la palabra en sánscrito para “sabor”, y significa deleite o esencia. En el contexto de la medicina ayurvédica se considera que estas dos cualidades promueven los canales de sanación que van de la boca a la cabeza, llevando la esencia directamente al cerebro. La esencia estimula el prana y este a su vez el agni o “fuego” digestivo.

Propiedades

Seis sabores para cinco elementos: dulce, salado, ácido, picante, amargo y astringente. Todos necesitamos un poco de cada uno en nuestra dieta.

Energía

Los alimentos y bebidas pueden enfriar o calentar el cuerpo, dependiendo del sabor que tengan y de la relación de cada uno con la energía.

Efecto postdigestivo (vipak)

Una vez que ingerimos determinado alimento, su sabor cambia cuando el proceso digestivo termina. Según los principios del ayurveda, esto ocure a causa de los jugos del “fuego” digestivo (agni).

Propiedades especiales (vishisht prabhav)

Particularmente las hierbas poseen propiedades únicas que se han descubierto conforme se ha experimentado con su efecto, algunas terapéuticas, otras medicinales, etcétera.

Asimismo se aconseja que en la determinación de hábitos alimenticios se tenga en cuenta la calidad, la cantidad, el hambre, las combinaciones, las especies, los pensamientos, el tiempo, las estaciones del año, la geografía, la edad, el género y el ama (un concepto complejo que alude a la multitud de factores que condicionan la buena o la mala digestión).

Por último, en el Ashtanga Hridayam, uno de los libros canónicos del ayurveda, se lee este consejo: “Come hasta un tercio de la capacidad de tu estómago, bebe hasta otro tercio y deja un tercio a Dios”.



8 sencillos consejos para bajar de peso según la ayurveda

Como toda medicina ancestral, la ayurveda brinda una guía para mantener un estilo de vida saludable sin la necesidad de químicos, alimentos procesados ni dietas extremas.

La ayurveda, este sistema medicinal que se desarrolló en la ancestral India, ayuda a prevenir enfermedades y a promover la salud, el equilibrio e incluso la longevidad. Para cumplir con las bases ayurveda basta seguir con los ritmos de la naturaleza, tanto de sus estaciones como horarios del día a día. 

Como toda medicina ancestral, la ayurveda brinda una guía para mantener un estilo de vida saludable sin la necesidad de químicos, alimentos procesados ni dietas extremas. Por ello es importante contemplar una dieta que no sólo ayude a perder peso, también fortalezca todos los sistemas de nuestro cuerpo. A continuación te compartimos una lista de 8 sencillos consejos de la ayurveda para bajar de peso

– Bebe un vaso de agua tibia con limón en ayunas. Esta bebida fortalece el sistema digestivo, brindando la sensación de iniciar un buen día. 

– Ejercítate lo suficiente para sudar un poco cada mañana. Lo ideal es de 45 a 60 minutos, pero con 30 minutos es suficiente. Encuentra una actividad que puedas hacer el resto de tu vida. 

– Encuentra diez minutos de paz y relajación cada mañana. Al practica yoga o meditación puede facilitar la conexión mente-cuerpo, reduciendo la reacción de estrés –y por tanto, el aumento de peso– y brindándonos la capacidad de tomar decisiones. 

ayurveda_yoga

– Come tres comidas al día, sin snacks. Ten un desayuno ligero entre 7h30 y 9h00; un almuerzo pesado, entre 11h00 y 14h00; y una cena muy ligera entre 17h30 y 20h00. 

– Consume los alimentos de cada temporada y, preferiblemente, de la región. En verano, por ejemplo, hay más frutas con altos carbohidratos y vegetales frescos para mantenernos energéticos; en invierno, hay más tubérculos, semillas, frutas, quesos y carnes pesados, para protegernos del frío. Mientras más alimentos locales y orgánicos podamos comer, nuestro cuerpo podrá digerirlos de manera natural y asimilar los nutrientes. 

– Experimenta diario todos los seis sabores: dulce, ácido, salado, picante, amargo y astringente. El dulce, ácido y salado son anabólicos; el picante, amargo y astringente son catabólicos. El balance de ambos crea un equilibrio. Demasiado de alguno de ellos puede causar un aumento de peso. 

– Muévete un poco después de cada comida. Tomar unas cortas caminatas después de cada comida estimula la digestión y peristalsis. Preferiblemente entre 10 y 20 minutos a un paso moderado. Si es posible, reposa en tu lado derecho después de una caminata de 10 minutos. 

– Ve a la cama con el sol y despierta con el sol. Esto estimula al ritmo circadiano, el cual se encarga de regular nuestros sistemas digestivo y inmunológico; por tanto de ayudarnos a mantener un peso ideal según nuestra estructura. Limítate ver las pantallas de los gadgets tecnológicos durante la noche. 



¿Por qué comer con las manos es benéfico en la sabiduría ayurveda?

Para muchos podría sonar primitivo, pero de hecho, al comer con las manos se forma un mudra que, según esta tradición, hará que digieras mejor los alimentos.

Foto: fundacioneomaia.org

El ayurveda es un sistema medicinal tradicional de la India, y también es una filosofía. Sus términos significan āyuh; duración de la vida y veda; verdad, conocimiento. Esta tradición de más de 5000 años ha tenido como búsqueda, primero el entendimiento de la vida, y luego la aplicación de ese conocimiento para prolongarla pero también para hacerla más llevadera.

Es así, un sistema para mejorar la calidad de vida. Su sistema medicinal consiste en prácticas tan antiguas como el uso de hierbas, la práctica del yoga, la meditación y por su puesto, la alimentación. Y en esta última, la usanza es ingerirlos con la manos, no de una manera primitiva, sino, de hecho, bajo los preceptos más minuciosos de conocimiento.

Cono sabrás, en el yoga son usados los mudras, posiciones de los dedos y las manos con efectos energéticos comprobados; hay posturas en las manos que te dan más equilibrio con el entorno y tu organismo que otras. Curiosamente, al comer con las manos, estas hacen un tipo de  mudra.

Para la cultura ayurvédica, en las manos se concentran las divinidades, y en la extensión de cada dedo los cinco elementos. A través del pulgar se hace un enlace con el espacio, del dedo índice con el aire, con el dedo medio con el fuego, a través del dedo del anillo con el agua y del dedo pequeño con la tierra.

Cuando se come con las manos, los alimentos entonces pasan por la conexión con los cinco elementos, que llevan a Agni, el dios védico del fuego. Más allá de la creencia religiosa en este sentido, está comprobado que los mudras producen resultados benéficos en el cuerpo.

Aún con los efectos de los globalización, en la cultura India aún millones de personas continúan comiendo con las manos; en Occidente, mientras tanto, la ciencia nos está comprobando cómo culturas milenarias ya conocían aspectos internos y externos del funcionamiento de la mente a los que acá apenas vamos acercándonos, con cautela pero, asimismo, con increíble asombro.

[hinduhumanrights]



Los alimentos que debes evitar si sufres de estos males

Para fomentar la salud integral de nuestro ser, debemos tomar en consideración nuestra alimentación de acuerdo con nuestras propias necesidades corporales

La salud es un tema complejo. Consideramos que una buena salud se genera debido a la ausencia de una enfermedad, cuando en realidad se trata del resultado positivo de prácticas constantes en relación con el cuerpo, el pensamiento, las emociones y el espíritu. 

De modo que, para fomentar la salud integral de nuestro ser, debemos tomar en consideración nuestra alimentación de acuerdo con nuestras propias necesidades corporales. Según Melissa Breyer, editora de Modern Mother Nature, es importante tomar en consideración la dieta que necesita tu cuerpo para mantenerse en su óptimo funcionamiento. Así que escucha a tu cuerpo y enfócate en cuidarlo adecuadamente a través de la comida:

Consume menos alimentos con margarina si tienes altos niveles de colesterol. Escoge alternativas más saludables libres de grasas trans, las cuales aumentan los niveles de colesterol malo (LDL), reduciendo el colesterol bueno (HDL). Por ejemplo, mantequilla o aceite de oliva.

En caso de que quieras bajar de peso olvídate de los endulzantes artificiales, ya que inducen el aumento de niveles de glucosa (y por lo tanto, el incremento del peso) en el cuerpo. Además, estos productos se encuentran relacionados con la contaminación de la vida marina.

Si quieres regular tu sistema hormonal, evita consumir productos enlatados. No todos los productos cuentan con el certificado de higiene libre de Bisfenol A(BPA), un estrógeno sintético que altera el sistema hormonal. El BPA  se asocia con enfermedades como la infertilidad, el cáncer de mama, obesidad, diabetes, pubertad precoz y cambios conductuales, entre otros.

Reduce el consumo de azúcar dejando de comprar cereales comerciales. La mayoría de los cereales comerciales, tales como los de Kellogg’s, contienen 56% de azúcar en su peso. Ahora imagínate consumir un tazón de estos cereales a diario.

Si estás preocupado por los alimentos genéticamente modificados, procura evitar productos derivados de la soya y el maíz. En su lugar, busca productos que tengan el certificado libre de cualquier alteración genética.

Elimina los pescados si estás preocupado por el mercurio, el cual es una neurotoxina que puede afectar tanto al cerebro como al sistema nervioso en caso de una exposición constante.

Si te gusta la comida limpia, entonces olvídate de la comida chatarra, rápida o procesada. La mayoría de este tipo de alimentos cuenta con altos niveles de alteraciones genéticas, así como de químicos que pueden afectar al cuerpo. Además fomentan un gran riesgo de contaminación en todo el medio ambiente.

No bebas refresco si tienes diabetes.

Busca manzanas orgánicas en caso de que quieras productos libres de pesticidas (conocidos como principales cancerígenos).



¿Te gustan las semillas? Entonces no dejes de probar esta recetas

En Ecoosfera te compartimos 5 deliciosas recetas en donde las semillas son lo importante; ¡para que aproveches todos sus beneficios!

Aunque el ser humano ha incorporado las semillas a su dieta desde tiempos remotos, en los últimos años algunas variedades han ganado fama por causa de sus propiedades nutricionales. La linaza, la chía, la quinoa, las semillas de calabaza y algunas otras han conquistado los menús cotidianos de miles de personas en todo el mundo, quienes las han vuelto parte de su licuado en la mañana, sus ensaladas, el agua con que acompañan sus alimentos y más.

A continuación compartimos con nuestrxs lectorxs de Ecoosfera 5 recetas en donde distintas semillas tienen un lugar protagónico, además de que los invitamos a explorar nuestro sitio tanto para saber más al respecto de los beneficios de comer semillas como, por otro lado, para conocer y probar otras ecorecetas.

 

1

Bocadillos de tofu con ajonjolí

350 g de tofu extra firme

50 ml de salsa de soya baja en sodio

2 cdita. de jengibre rallado

2 dientes de ajo picados

1 cdita. de azúcar morena

1/3 de taza de semillas de ajonjolí tostadas

1 cdita. de panko

1 cdita. de harina

60 ml de aceite de canola

2 cditas de salsa picante agridulce

2 cditas de cilantro fresco picado

6 cditas de yogur natural (tipo griego)

2 cditas de jugo de limón

1 pizca de sal 

Coloca el tofu sobre toallas absorbentes de papel y después sobre una tabla; presiónalo un poco para remover el exceso de humedad; repite esto hasta que esté lo menos húmedo posible. Después córtalo en cubos pequeños.

Aparte mezcla la salsa de soya, el jengibre, el ajo y el azúcar en un tazón. Revuelve bien y agrega el tofu, asegurándote de que todos los pedazos queden cubiertos por esta mezcla. Refrigera un par de horas.

En otro recipiente revuelve el ajonjolí con el panco y la harina. Saca el tofu del refrigerador y cúbrelo con esta segunda mezcla. De nuevo verifica que cada pedazo quede bien espolvoreado. Déjalo reposar por 5 minutos.

En un sartén calienta el aceite. Fríe los cubos de tofu hasta que doren y escúrrelos en papel absorbente. Una vez que hayas terminado, colócalos en una charola y mételos al horno precalentado a 120°C.

Para el aderezo mezcla la salsa picante, el cilantro, el yogur y el jugo de limón.

 

2

Salsa Harissa 

6 pimientos cereza picantes partidos a la mitad [puedes sustituirlos por 2 o 3 chiles habaneros]

1 cdita de semillas de alcaravea

1 cdita de semillas de cilantro

4 dientes de ajo picados

120 ml de aceite de oliva

1 cdita de hojas de menta secas

1 cdita de sal 

Asa los pimientos o los chiles para retirarles la piel. Aparte tuesta las semillas hasta que suelten su aroma y comiencen a brincar (aprox. 2 minutos).

En un procesador de alimentos muele los pimientos con el ajo; agrega las semillas, el aceite y las hojas de menta y continúa moliendo hasta tener una mezcla uniforme. Agrega la sal.

Si envasas esta salsa su duración es hasta de una semana.

 

3

Smoothie de fresas y plátano

[4 porciones]

2 plátanos

2 tazas de fresas

3 tazas de leche de almendras o leche regular

1 cdita de semillas de linaza molidas

1 cdita de extracto natural de vainilla 

Pela los plátanos y congélalos junto con las fresas hasta que estén completamente sólidos. Una vez que sea así, en una licuadora mezcla la fruta, la leche, la linaza y la vainilla. Licúa hasta que la mezcla sea uniforme.

 

4

Salsa de semillas de calabaza

 1 chile chipotle seco

60 ml de aceite de canola

2 chiles jalapeños

2 chiles serranos

2 jitomates en rebanadas

1 1/2 tazas de semillas de calabaza (sin cáscara)

2 dientes de ajo

1/4 de taza de cilantro fresco, cortado toscamente

 Fríe el chile chipotle en aceite. Una vez que esté bien frito, agrega los otros chiles. Después de un rato en el aceite retíralos y ásalos en el horno junto con el jitomate. Deja que todo dore un poco y retira. A continuación asa las semillas de calabaza. Remueve para que no se quemen y espera a que doren y suelten su aroma (aprox.8 minutos).

Una vez que las semillas hayan dorado colócalas en un procesador de alimentos. Tritúralas. Agrega los chiles y el jitomate y pulsa otra vez; a continuación el cilantro, el ajo y un poco de aceite de canola y pulsa de nuevo hasta que se forme una pasta uniforme.

Sirve inmediatamente.

 

5

Ensalada de espinacas con aderezo de semillas de amapola

 4 tazas de espinacas baby

2 tazas de arúgula

3 cditas de mayonesa reducida en grasa

3 cditas de yogur natural (tipo griego)

3 cditas de azúcar blanca

60 ml de leche (entera o descremada)

1 o 2 cditas de semillas de amapola

2 tazas de fresas rebanadas

1/2 taza de almendras tostadas

 Para el aderezo mezcla la mayonesa, el yogur, el azúcar y la leche hasta integrar todo de manera uniforme; al final espolvorea las semillas de amapola.

Aparte mezcla las espinacas y la arúgula con las fresas y las almendras. Al servir puedes bañar la ensalada con un poco de aderezo o presentarla fresca y el aderezo en un recipiente aparte.

vía MNN



5 hacks para que tu comida dure más

Estos sencillos consejos pueden ayudarte a siempre tener frutas y verduras frescas en casa y, además, te pueden ayudar a cuidar del planeta y ahorrar mientras lo haces.

No hay nada peor que querer comer un poco de fruta y ver que ya tiene moho. Por otro lado, es alarmante ver cuánta comida se desperdicia en la actualidad. Al dejar que la comida se eche a perder no solo estamos tirando dinero, también estamos desperdiciando el largo proceso que requiere llevar alimentos de la tierra de cultivo hasta nuestras mesas. 

Ahora te compartimos algunos sencillos tips para que tus alimentos duren más:

  1. Para conservar la frescura de los frutos rojos utiliza un poco de vinagre. Cuando recién hayas comprado tus bayas, en vez de meterlas al refrigerador disuelve una parte de vinagre blanco en 10 partes de agua y sumerge la fruta en la solución. Déjala reposar unos 5 minutos, enjuaga, seca y mete en el refrigerador.
  2. Voltea la crema y el queso cottage antes de guardarlo en tu frigorífico. Según Yahoo! Shine, esto crea una especie de vacío que no permite la existencia de bacteria.
  3. Si te gusta cocinar con hierbas de olor frescas, trátalas como si fueran flores. En vez de guardar tu albaca, tomillo, perejil, etc., en una bolsa de plástico en el refrigerador, ponlas en un vaso de agua y déjalas en un lugar fresco. Si cambias el agua cada 2 o 3 días, tus hierbas pueden durar semanas.
  4. Baja la temperatura de tu refrigerador. En vez de tenerlo a 38°C procura tenerlo a 36°C o 37°C. Si bajas más la temperatura se formarán cristales en algunos alimentos y bebidas.
  5. Haz tus propias conservas frutales. Puedes preparar una mermelada de los frutos más maduros que tengas o preparar un jarabe frutal.

Para el jarabe frutal necesitarás 2 tazas de fruta por cada medio litro de vinagre, y por cada taza y media de azúcar (esto último depende de ti, entonces agrega cuanta azúcar desees).

Método de preparación:

  1. Esteriliza tu contenedor: Lava tu frasco en agua caliente con jabón y enjuaga muy bien. Hierve tu frasco y su tapa en una olla por diez minutos.
  2. Agrega la fruta: Saca el frasco con mucho cuidado (utiliza pinzas o guantes para no quemarte. Introduce la fruta, esta puede estar cortada en trocitos o un poco machacada. Las mejores frutas para este tipo de jarabe son los frutos rojos, pero cualquier fruta en temporada funciona.
  3. Agrega el vinagre: Cualquier tipo de vinagre funciona: el vinagre blanco tiene un sabor fuerte, el vinagre de manzana tiene un sabor más suave y afrutado, y los vinagres de vino tienden a tener un sabor mucho más delicado. El vinagre balsámico funciona extraordinariamente bien con cerezas y fresas.
  4. Déjalo reposar: una vez que el frasco se haya enfriado, guárdalo en un lugar frío y fresco como el refrigerador o una alacena. Debe reposar un mínimo de 24 horas y un máximo de 4 semanas.
  5. Cuélalo: hazlo pasar varias veces por un filtro de café, para cuando el vinagre ya no tenga residuos de la fruta. La fruta la puedes emplear en un chutney.
  6. Agrega azúcar: Coloca el vinagre y el azúcar en una olla. Calienta hasta que hierva y mezcla hasta que el azúcar se haya disuelto. Vuelve a colocar en frasco (debe estar esterilizado).
  7. Refrigera: Guarda el jarabe en el refrigerador, si está bien sellado puede guardarse hasta por seis meses.
  8. Utiliza: puedes mezclar una cucharada sopera con agua mineral para crear una bebida refrescante y natural, o puedes añadirla a cócteles o aderezos. 

También en Ecoosfera: Inicia tu propia revolución contra el desperdicio de comida

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca