Mente y cuerpo son uno: el ejercicio físico es determinante para la inteligencia

Contrario a lo que muchos piensan, ejercitar tu cuerpo favorece el desarrollo de la inteligencia

La obesidad es un problema de salud pública en muchos países del mundo. A pesar de ello, poca gente se ejercita o toma decisiones para mejorar su estilo de vida, es decir, dejar la vida sedentaria para activarse físicamente. El problema se agudiza al transmitir hábitos poco saludables a los niños, haciéndolos vulnerables a la diabetes, enfermedades cardiacas y otras.

De acuerdo con el infográfico diseñado por OnlineCollegeCourses.com practicar algún deporte o ejercitarnos no es nada más una forma de combatir lo obesidad, sino también un gran estimulante que incrementa nuestra productividad en la escuela o en el trabajo.

La ironía se encuentra en que la mayoría de las escuelas públicas de Estados Unidos no le da mucha importancia al deporte: sólo 1 de cada 4 niños hace 50 minutos de ejercicio al día, 12% de los adolescentes del país reciben la cantidad de actividad física recomendada diariamente y el niño promedio de 6 a 11 años pasa 28 horas viendo televisión cada semana.

En estudios recientes, se ha demostrado un aumento de casi 3.8 en el IQ de estudiantes que ejercitan vigorosamente, así como un 20% de mejores resultados en pruebas de matemáticas, ciencias, inglés y ciencias sociales. Lo anterior se traduce en mejores posibilidades de aspirar a una educación superior con mejores resultados.

Asimismo, otros estudios también han comprobado que los adultos pueden mejorar su memoria gracias al factor neurotrófico (liberación de la proteína BDNF) derivado del cerebro, cuya principal consecuencia es hacer las neuronas más sanas y favoreciendo los procesos cognitivos. Estudiantes que ejercitan antes de clases resultan ser los más eficientes, así como los trabajadores cuya actividad física es regular son 15% más productivos.

La información anterior forma parte de un infográfico diseñado para concientizar a la población estadounidense, y mundial, acerca de lo provechoso que puede ser llevar una vida saludable física, mental y emocionalmente.



La psicobiología de la sanación de cuerpo-mente

En su libro The Psychobiology of Mind-Body Healing, Ernest Lawrence Rossi sienta las bases para una ciencia de la sanación, en la que una persona puede llegar a controlar su propia bioquímica.

El efecto placebo forma parte de la medicina moderna. Numerosos doctores y terapeutas lo utilizan para consolidar un tratamiento, pero son muy pocos los que catalizan esta acción mental sobre el cuerpo para el beneficio consciente de un paciente. Esto es, los que enseñan a alguien a utilizar el placebo para sanarse a sí mismos –pensando acaso que el placebo cuando se sabe que es placebo no funciona. Si bien es cierto que esto ocurre en muchos casos, una comprensión profunda de las funciones de sanación del cuerpo-mente, puede ser aún más poderosa, operando como una autohipnosis capaz de derramar hormonas relajantes que combaten repuestas tóxicas. La diferencia estriba en ser nuestros propios médicos o en ser pacientes –dependientes de los conocimientos de alguien más y en la interacción de sustancias químicas ajenas a nuestro organismo. En esta disyuntiva valdría recordar, aquel principio alquímico de la medicina que sugiere que el que se cura es siempre uno mismo –el médico es simplemente una interfaz. 

El placebo es nuestro doctor interno”, dice en su libro The Psychobiology of Mind-Body Healing, Ernest Lawrence Rossi, seguramente uno de los textos centrales en la incipiente ciencia de la psicobiología (el estudio de factores mentales en procesos biológicos). Hipnoterapeuta de la escuela de Erickson, Rossi se ha dedicado en las últimas décadas a investigar los mecanismos por los cuales la mente es capaz de actuar en el cuerpo y hacer cosas tan increíbles como curar el cáncer tomando placebo (como ocurrió en el caso de “Mr. Wright” documentado por el doctor Philip West).

En este libro provee el eslabón perdido o la conexión faltante entre las experiencias de que la mente puede hacer la diferencia en el tratamiento de una enfermedad y la forma física en las que la mente puede manifestarse afectando la salud. Rossi identifica las vías neurales y químicas (“hormonas mensajeras”) a través de las cuales las actitudes y las emociones son procesadas por el cuerpo creando cambios fisiológicos o bioquímicos. El mapa de interacción entre el sistema endócrino, el sistema inmunológico y el sistema nervioso no deja duda que lo que creemos y pensamos puede tener un efecto en la forma en la que se desarrolla una enfermedad y en el funcionamiento de nuestro cuerpo. Aquello que es pensado como new age o seudocientífico en Rossi encuentra una impecable investigación, la cual seguramente hará hasta al más escéptico replantearse su visión de cómo funciona el cuerpo en su relación con la mente.

El acercamiento esbozado en The Psychobiology of Mind-Body Healing a la sanación cuerpo mente postula que las personas convierten “síntomas de estrés en señales significativas” que son orquestadas por el cuerpo. Pero estas mismas señales pueden ser detectadas y problemas psicológicos pueden ser convertidos en funciones de creatividad. La teoría de Rossi sostiene que todas las formas de organización, a niveles biológicos, fisiológicos y psicológicos son en realidad expresiones de información y sus transformaciones. La información está incluso a un nivel más básico que el de la materia y la energía. Y de la misma forma que la energía y la materia son convertibles, la información también se convierte en energía y materia: esto es lo que llama transducción, la base de la sanación cuerpo-mente. Rossi teoriza que lo que ocurre en el sistema límbico-hipotalámico del cerebro (emociones y pensamientos) se “transduce” en respuestas físicas que adopta el cuerpo.

Recomendamos este libro y en general todo el trabajo de Ernest Lawrence Rossi, especialmente para quien esté buscando ahondar en las posibilidades de la autosanación y en los misterios operativos del cuerpo humano en su indisociable relación con la mente. Las capacidad (voluntariamente) operativa de nuestro cuerpo está apenas siendo descubierta y el trabajo de este hipnotista estadounidense nos sacude de un sueño de siglos –en el que se antoja que podemos tomar control de nuestra propia salud.



Una sustancia parecida al THC de la marihuana es la que te provoca bienestar cuando corres

Al parecer, al correr nuestro cuerpo arroja una sustancia, por sus efectos, muy parecida al efecto THC de la marihuana.

Foto:blog.intersport.es

No todas las personas experimentan las mismas sensaciones de placer al hacer ejercicio, pero generalmente, este está ligado a un bienestar y reducción del estrés. Asimismo, a las hormona de la felicidad y recompensa como la serotonina, dopamina y endorfinas.

Hacer ejercicio es extremadamente positivo para tu salud emocional, y en el caso de algunos deportes, como el correr, se sabe que muchas personas viven sensaciones de euforia, alegría, energía sin límites, e incluso se habla de  una sensación orgiástica.

Algunas teorías apuntan a que, evolutivamente, el humano ha necesitado bastante de esta herramienta. Apenas hace unos milenios era materia de vida o muerte el que un cazador pudiera correr hasta cansar a su presa. Quizá, en este sentido, la sensación de alegría esté vinculada a una necesidad de prolongar este movimiento por motivos de supervivencia.

Estudios recientes, sobre todo los encabezados por Johannes Fuss, investigador del Instituto de Investigación sobre el Sexo y Psiquiatría Forense de Hamburgo (Alemania), han encontrado que más que un tipo de hormona, la  anandamida,  un compuesto endocanabinoide, podría tener una influencia relevante en la reducción de estrés. Lo anterior, entre otros motivos, pues se cree que las hormonas de la felicidad liberadas no consiguen alcanzar al cerebro.

Además de los humanos, los perros son otra especie que segregan compuestos endocanabinoides al correr; estos son llamados así pues su función farmacológica es muy parecida al de el THC y están muy ligados a la reducción del estrés. Por su parte, Alejandro Lucía y Helios Pareja, expertos en los beneficios neuronales del ejercicio en Universidad Europea de Madrid, revelan que las cantidades propagadas en la sangre al fumar marihuana no soncomparables con las cantidades de endocanabinoide al correr, de ahí que el THC pueda producir, al fumar, incluso los efectos contrarios como ansiedad y paranoia.

[ElPais]



¿Harías ejercicio mientras esperas el metro? En el DF instalarán “sentadilleras “

Cada usuario deberá hacer diez sentadillas, mientras una pantalla iluminará mensajes, solo, cuando se haga bien la flexión.

En el 2012, México alcanzó el primer lugar en el mundo con personas más obesas. Este país tiene una propensión genética a la diabetes, y esta se agrava por los pésimos hábitos alimenticos de sus habitantes: este país es el mayor consumidor de refrescos en el mundo ¿y el ejercicio? El 52% no realiza alguna actividad física.

El paquete anterior, ha generado que el problema de la obesidad sea desbordado, por ello se busca mutar paulatinamente la cultura. Entre las medidas, el gobierno de la Ciudad de México anunció que instalará máquinas para hacer sentadillas en varios puntos del transporte urbano: desde estaciones de metro, hasta paradas de autobuses.

Mientras los usuarios hagan sus sentadillas, una pantalla les mostrará contenido de información saludable, solo si están haciendo correctamente el movimiento. También se les regalará un aparato que cuenta los pasos del usuario, para que este poético ejercicio, memorado por sensibles escritores como Charles Dickens se esparza como un gusto.

Cada usuario deberá hacer diez sentadillas para completar el trabajo. Diez sentadillas son más que simbólicas para traer a la mente, lo bien que se siente el cuerpo, tras ejercitarse un poco. Sí, los mexicanos deben pensar con mayor frecuencia en las bondades de soltar energía, finalmente ¿ quién no busca sentirse mejor?



Consejos útiles para una rutina de ejercicios fuera del hogar

No importa si se trata de ir al gimnasio, tomar clases de danza o de algún deporte extremo, salir a correr o hacer yoga, te compartimos algunos consejos que podrán ayudarte a realizar tus rutinas fuera de casa.

En un artículo pasado hablamos acerca de los beneficios que el ejercicio puede generar en nuestros cuerpos. Diversos estudios científicos han demostrado que esta actividad física produce respuestas químicas en el cerebro, implicando sensaciones de bienestar emocional y física.

No importa si se trata de ir al gimnasio, tomar clases de danza o de algún deporte extremo, salir a correr o hacer yoga. El cuerpo está recibiendo una réplica de sustancias químicas como la serotonina y la endorfina, neurotransmisores que fungen como agentes de sensaciones y emociones como el placer, la relajación, la euforia, la esperanza y la serenidad.

Por ello, te compartimos algunos consejos que podrán ayudarte a realizar tus rutinas fuera de casa:

  1. Siempre lleva una identificación oficial y un teléfono móvil. En caso de algún accidente, estos artículos ayudarán a recurrir a algún contacto de emergencia.
  2. Deja en casa cualquier accesorio de valor. Además de que pueden llegar a ser incómodos durante la rutina, los accesorios costosos (relojes, anillos, aretes, collares) pueden atraer la atención de ladrones.
  3. Puedes hacer ejercicio con compañeros, lo cual reduciría el riesgo de cualquier situación de robo. Incluso, pueden auxiliarse en caso de lastimarse (y así disminuir la vulnerabilidad de cualquier situación traumática).
  4. Estudia la ruta por la cual irás a correr. Lo mejor que se puede hacer es estar familiarizado con la ruta que tomas para correr; de ese modo, conocerás cuáles son las áreas potencialmente peligrosas. En caso que necesites pasar por esas zonas, es preferible que lo hagas con un compañero.
  5. Por cuestión de seguridad, informa al menos a algún familiar o amigo por dónde estarás ejercitándote y los horarios aproximados.
  6. Varía las rutas. De ese modo, tu presencia no será predecible para personas que pueden estar vigilándote.
  7. Y si no te agrada la idea de ir con un compañero, puedes salir a correr con tu perro. El beneficio será tanto para tu mascota como para ti.
  8. Pon atención a tu alrededor. A pesar de que te hayas familiarizado ya con la zona, mantente atento del área: quiénes están a tu alrededor y en dónde te encuentras. A nadie le hace daño estar un poco atento.
  9. Mientras que manejas la bicicleta en el sentido del tráfico, corre en sentido contrario. Y en caso que puedas, evita correr en zonas dedicadas a los coches, autobuses y camiones.

10. Es recomendable no escuchar música mientras te ejercitas al aire libre. Eso es debido a que tu habilidad se reduce para poner atención a ciertas amenazas.

11. Mantente visible. Si optas por ejercitarse durante la noche, asegúrate de utilizar ropa colorida. De ese modo podrás evitar accidentes de coche o de bicicleta.

12. Siempre muévete. En caso que estén insultándote o llamándote de manera misteriosa, muévete. Si es posible, acércate a  un lugar seguro (una tienda, cafetería, un edificio o una casa).

¿Se te ocurre otro consejo que se pueda agregar a la lista?



10 mil pasos al día: el mito que mejorará tu salud

Durante muchos años se ha asegurado que 10 mil pasos son una medida idónea para mejorar la salud, y aunque esto no se reconoce oficialmente, puede ser un buen pretexto para incorporar el ejercicio físico a tu vida diaria.

Desde hace varias décadas han existido numerosas campañas para incorporar el ejercicio a la vida diaria, especialmente las rutinas urbanas en donde parece que queda poco tiempo para tratar bien al cuerpo y ocuparse de la salud. Así, por ejemplo, alguna vez se dijo que subir un escalón implicaba una ganancia en segundos de vida, o ahora la consigna de hacer “30 minutos de ejercicio al día” goza de enorme difusión.

En este sentido, otros de estos saludables mitos se refiere al supuesto tope de “10 mil pasos al día” para traer bienestar a nuestro cuerpo. ¿Pero se trata de una medida real? Las opiniones son encontradas. En este estudio, por ejemplo, mujeres que adoptaron el hábito por 6 meses, vieron reducida su presión arterial, y mujeres con sobrepreso mejoraron en sus exámenes de glucosa.

Sin embargo, instituciones de salud pública de Estados Unidos no han adoptado los 10 mil pasos como una recomendación oficial. El Centers for Disease Control and Prevention, por ejemplo, aconseja 150 minutos por semana de actividad moderada, lo cual equivale a entre 7 mil y 8 mil pasos.

Catrine Tudor-Locke, directora del Walking Behavior Laboratory del Centro de Investigación Biomédica Pennington, asegura que en un día normal pueden caminarse hasta 5 mil pasos, y un periodo extra de 30 minutos podría llevar esta suma a los 8 mil.

Por otro lado, si decides hacerte de un podómetro (un pequeño aparato para contar los pasos), la reconocida Clínica Mayo recomienda aumentar mil pasos por día como reto, hasta alcanzar lso 10 mil.

Algunas de estas ideas han sido comprobadas en sus beneficios por la ciencia, otras solo son creencias populares y no necesariamente verosímiles, pero en cualquier caso se trata de acciones mínimas que pueden tomarse, literal y figuradamente, como el primer paso para una vida más sana.

También en Ecoosfera: Ocho beneficios extraordinarios de salir a caminar

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca