Close

La comunidad de Anenecuilco consigue parar la termoeléctrica de Huexca

Como sabrás, en México los conflictos ambientales son numerosos. Solo en el caso minero hay más de 36; en todos ellos, la mayor discrepancia viene de las comunidades que viven en las zonas, y que no solo son excluidos de los beneficios de estas, sino que sus tierras son expropiadas o compradas a precios injustos; además, sus recursos naturales son contaminados.

En el caso de la minería, la contaminación, aunque injustificada, es más previsible, pero los conflictos ambientales se agravan cuando llevan una supuesta bandera verde. Los casos son muchos, como el corredor eólico en el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, criticado por expertos como dañino para el medio ambiente, o bien, las presas, estas mega construcciones con las que incluso llegan a inundarse pueblos enteros y se desvirtúan ríos milenarios.

En el caso de los estados de Morelos, Puebla y Tlaxcala, existe un mega proyecto llamado Proyecto Integral de Morelos (PIM), que involucra a 80 pueblos de los tres estados y que consiste en la construcción de dos centrales termoeléctricas de ciclo combinado de 620 megavatios (MW) cada una, ubicadas en la comunidad de Huexca, Morelos; un gasoducto de 160 kilómetros que transportará 9 mil 61 millones de litros de gas al día y cuyo trazo atraviesa a 60 pueblos de estos estados; y un acueducto que transportará 50 millones de litros de agua al día a través de 19 pueblos del municipio de Ayala, Morelos.

La imposición de este causó tal descontento social que generó el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y Agua, Morelos, Puebla y Tlaxcala (FPDT-MPT). Pero en los últimos años, las herramientas legales se han convertido en un arma de las comunidades. En Yucatán por ejemplo, lograron gracias a un amparo detener, al menos temporalmente, el cultivo de soya transgénica, y hace unos días más de 1000 indígenas consiguieron parar con un amparo un proyecto eólico en Juchitán. Ahora ejidatarios de Anenecuilco, en el municipio de Ayala, Morelos, han conseguido otro recurso legal que impide la extracción de agua del río Río Cuautla para enfriar las turbinas de las termoeléctricas en Huexca, como parte del PIM.

Antes el Juzgado Segundo de Distrito del Estado de Morelos había negado la suspensión pero el nuevo amparo conseguido revocó esta decisión. De esta manera, quedaría prácticamente cancelada la construcción del acueducto que llevaría 500 litros por segundo para enfriar las turbinas de la termoeléctrica.

“Como hemos visto, es necesario recurrir a las instancias superiores de justicia ya que algunos jueces parecen recibir linea de las grandes corporaciones y del gobierno corrupto y emiten resoluciones absurdas”, consideró la organización Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán.

Expertos han advertido que el proyecto es riesgoso pues cruza zonas sísmicas y volcanes.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Ver Más
Close