Guía: cuándo cosechar y cómo secar hierbas para tu cocina

Es todo un arte minucioso, exquisito y sencillo.

Foto: lagranepoca.com

Cada vez más personas cultivan en casa sus propias hierbas, sobre todo muchas medicinales y sazonadoras. Por lo mismo, información útil para sacarles el mejor provecho es de lo más bienvenida.

Hoy te presentamos una guía para que conozcas cómo cosechar tus hierbas y cómo secarlas y guardarlas para tus platillos o para el invierno.

Cosechar

El mejor momento para cortar tus hierbas es cuando estas tienen más aceite, que es justo cuando se ven más verdes y frondosas, y justo antes de que salgan las flores.

La mejor hora del día para cosecharlas es por la mañana, una vez que el rocío ha pasado.

Si vas a cosecharlas en otoño, lo mejor es hacerlo por las mañanas también y estar muy atento antes de que retoñen las flores; pues como los días son más cortos, este proceso suele acelerarse.

Cómo cortarlas

Córtalas con unas tijeras pero solo desde donde el tallo esté fresco. Corta también solo las hojas frescas.

Cómo secarlas

La manera clásica es hacerlo colgándolas del techo de tu cocina, lo que llena además la casa de fragancia deliciosa.

Puedes hacerlo también en cualquier cuarto que esté seco y templado.

Ponles encima papel si va a darles el sol directamente, pues degrada las cualidades nutricionales de las hierbas; hazle al papel agujeros para que penetre el aire.

Si las hierbas que estás secando son de las que tienen más agua como el cilantro, albahaca, perejil, tendrás que rotarlas o por algunas horas esparcirlas de vez en cuando en una mesa, por ejemplo. Recuerda que mientras el manojo esté más apretado más tardarán en cercarse.

En el horno

Otra manera de secarlas (lo preferible es hacerlo de la manera clásica), sobre todo si hay mucha humedad en tu casa, es usando un deshidratador de comida, o bien, el horno. Esparce las hierbas en servilletas usando la temperatura más baja posible; si la temperatura es más de 100 ºC, entonces el sabor disminuye. Deja la puerta del horno abierta; estarán secas en 3 horas o menos.

Cuándo están listas para secarse

Cuando las tocas y pueden quebrarse. Cuando están en un manojo colgando del techo toman meses para secarse. Cuando están esparcidas en superficies secas, generalmente unas semanas. En el horno estarán listas en unas tres horas.

Cómo y dónde guardarlas

Siempre guárdalas en contenedores de vidrio en espacios frescos y oscuros. Si el espacio es un problema, remueve las hojas de los tallos y almacénalas antes de que se despedacen por sí solas, aunque lo mejor es colgar el manojo, dejarlas enteras y solo desmoronarlas cuando estén listas; esto en opinión de la mayor parte de los cocineros…



6 mitos sobre el cuidado de las plantas de interiores

Los cuidados de las plantas requieren más atención que tan sólo regarlas y ponerlas al sol… Y estos son algunos de los mitos que podrán afectar nuestros cuidados.

Mito 1. Las plantas de interiores necesitan la luz directa del sol.

Sólo algunas de las plantas de interiores se benefician de la luz solar. De hecho, la mayoría de las plantas de interiores tienden a tener manchas de quemaduras por recibir directamente los rayos solares. Hay plantas que necesitan mucha luz, eso no significa que necesiten estar bajo los rayos del sol. 

Mito 2. Las hojas amarillas o cafés significa que tienen exceso de agua. 

Estos síntomas pueden tener otras causas; tales como ausencia de agua, luz inadecuada, exceso de fertilizante, agua muy ácida o una tierra de baja calidad. 

Mito 3. Las plantas crecerán más grandes si se transplantan a lugares más grandes. 

Con frecuencia, las plantas que se transplantan ponen mucha de su energía en hacer crecer sus raíces, a expensas de las hojas y flores. Además, las plantas con macetas muy grandes tienden a sufrir de raíces podridas. 

cómo cuidar plantas, remedios para plantas, plantas de interiores

Mito 4. Las plantas enfermas se curarán con fertilizantes. 

Los fertilizantes no son medicina, sólo son nutrientes que facilitan el crecimiento vigoroso. No puedes forzar a las plantas a usar más nutrientes de los que realmente necesita. El exceso de nutrientes acumulados en la tierra tiende a quemar las raíces, causando la descoloración de las hojas. Las plantas enfermas absorben menos nutrientes que las plantas saludables. 

Mito 5. Las plantas de interiores necesitan grandes cantidades de humedad. 

La mayoría de las plantas de interiores tienen la capacidad de adaptarse a un medio ambiente seco. Aunque la mayoría de ellas –salvo las suculentas– provienen de hábitats naturales más húmedos, pueden sobrevivir con niveles bajos de humedad siempre y cuando reciban la humedad necesaria a través de sus raíces. 

Mito 6. Los pesticidas químicos son la única manera efectiva para eliminar pestes. 

No, existen maneras más saludables y efectivas para tratar pestes en las plantas. Dale click aquí para conocer estos remedios. 

 



Consejos para cosechar y secar tus hojas de té en casa

Una de las mejores maneras de mejorar los placeres de tu cotidianidad es tomando té; si es hecho con insumos de tu jardín, el beneficio psicológico es mayor.

La hora

Cosecha eligiendo un día seco la hojas que estén hasta arriba de la planta; entre las 9 y 10 de la mañana.

 

Cosechando el té

Elige las hojas  que estén en el top del arbusto o planta. Deberán estar maduras y verde brillante. Corta desde los tallos con unas tijeras. Cuando coseches flores lo mejor es hacerlo justo después de que se han abierto.

En el caso de las raíces, estas deben ser cosechadas en otoño o invierno, cuando las plantas están más inactivas. Dibuja un círculo al rededor de la planta; luego gentilmente remueve algo de las raíces; no coseches más de la mitad de la raíz, pues ello mataría la planta. La excepción es con el Diente de León, quien tiende a multiplicarse y ello hace que puedas extraerse su raíz en  su totalidad.

 

Secado de la planta

Deberás secar las hojas inmediatamente después de cosecharlas. Esparce las hojas, flores o raíces en una malla o en una bandeja para que así haya mucha circulación de aire. Asegúrate de que las hojas no queden demasiado juntas porque pueden enmohecerse. Las más largas o las que están en racimo pueden ser cortadas y atadas en ramos, cubiertas con una bolsa de papel, después cuélgalas boca abajo y seca. Colócalas en una alacena o cobertizo ventilado.

*También en Ecoosfera: Guía: cuándo y cómo cosechar hierbas para tu cocina

 



10 vegetales que volverán a crecer solos en agua

Solo necesitas un recipiente con líquido; numerosos vegetales pueden formarse a partir de ellos mismos en esta condición.

Foto:okchicas.com

El más conocido vegetal capaz de crecer por sí mismo en agua es la cebolla. Muchos más hay en la lista que debes aprender para crecerlos y quizá la mejor noticia de ello, además de que puedes tener un estético huerto flotante en casa, es que si has comprado un vegetal orgánico podrías dejar de gastar recursos económicos en ello y a partir del primer vegetal continuar con un interminable ciclo de vegetales orgánicos en casa.

 

Acá una lista de algunos vegetales que pueden crecer en agua:

 

Col china: corta el final del tallo y colócalo en un recipiente pequeño lleno de agua. En solo de 1 a 2 días los primeros brotes comenzarán a salir, lo que significa que habrá crecido en casi solo una semana.

Col: coloca el final de la raíz en un recipiente con agua. Asegúrate de cosecharla del lado más pequeño para obtener mejor sabor.

Zanahorias verdes: corta y coloca la parte inferior en agua. Cosecha los brotes verdes y úsalos en ensaladas; puedes incluso hacer un increíble pesto.

Apio: coloca el final del tallo en un recipiente con agua. Los primeros brotes comienzan a crecer en el centro a los 3 o 4 días.

Hinojo: corta el final de la base de manera que las raíces queden intactas y colócalas en un pequeño recipiente de agua.

Ajo Cebollino: pon uno de los dientes en un recipiente de agua pero sin sumergirlo, en solo un par de días crecerán sus raíces.

Cebolla Verde: coloca en un vaso con agua la parte blanca inferior donde cuelgan las raíces, así de simple.

Ajo Puerro: corta el extremo del tallo y colócalo en una taza con agua; el nuevo crecimiento vendrá del centro de la planta.

Citronela: corta dos tercios del final y colócala en un contenedor con la mitad de agua.

Lechuga: corta la punta de la lechuga (cabeza). Los nuevos brotes comenzarán a surgir desde el centro en unos dos días y la lechuga en dos semanas.

 

[dontwastethecrumbs]



8 plantas que seguro no sabías que son comestibles y deliciosas

En la cultura popular urbana nos falta mucho por conocer sobre la gastronomía cortesía del reino vegetal.

Foto:uruguay1.blogspot.mx

A estas alturas parece que nos falta, sobre todo en la cultura urbana, mucho por conocer el mundo de la flora. Solemos comer los mismos insumos verdes, como frutas, verduras y algunas hierbas, sin embargo hay muchas plantas que incluso son consideradas como invasoras, pero que son un alimento delicioso y nutritivo.

Gracias al flujo de la información, en gran parte gracias a la red, ahora va encontrándose la exquisités de hierbas antes impensables (incluso de flores comestibles), y sobre todo van valuándose sus propiedades medicinales y nutricionales; un combo que mejora su sabor. Inhabitat hace este interesante recuento de hierbas que seguro jamás creíste consumir.

Aliaria:

Sabe a un mix entre ajo y mostaza; dos sabores que de seguro de pequeño considerabas como parte del mundo de las pesadillas. Es una fuente nutritiva importante y además sirve en tu jardín como herbicida e insecticida, los insectos simplemente no pueden con él.

Pimienta “de los hombres pobres”:

Esta hierva tiene propiedades anticancerígenas. Su nombre es tal porque antes las personas con menos recursos que buscaban darle sabor a sus alimentos con este condimento la recolectaban. Uno de los tipos de pimienta más comunes y deliciosos.

Carraspique:

Es un tipo de mostaza salvaje similar en apariencia a la pimienta de los “hombres pobres”. Las semillas de esta planta, con un sabor parecido a la pimienta, son perfectas para sazonar platillos. También son empleados sus pétalos y hojas.

Oxálida:

Su deliciosa semilla tiene un sabor parecido al del limón. Puede crecerse fácilmente, incluso junto a caminos, en zonas soleadas pero un poco frías.

Violetas salvajes:

Sus hojas tiene propiedades anticancer y pueden ser un sustituto delicioso de la lechuga. Con un sabor suave pero más consistente.

Totora:

Son cortadas antes de que su tallo espeso crezca al máximo en primavera. Es poco conocido, pero su tallo sabe delicioso, muy similar a un pepino fresco. También puedes comer las raíces

Malva:

Es buena para la piel, los tractos gastrointestinales y respiratorios. Culturas ancestrales solían usarla en sus baños, por ejemplo. Sus hojas son comestibles y tiene un sabor muy suave.

Diente de León:

Suele menospreciarse por su crecimiento salvaje pero es rica en calcio, potasio, hierro y magnesio. Cada vez es más común que la encuentres en ensaladas verdes.



Descubre una gran cantidad de plantas medicinales y sus usos

A pesar del paso del tiempo y el avance de la tecnología médica, las plantas medicinales continúan siendo la panacea “de cabecera” de muchas familias

El uso de las plantas medicinales se remonta a la época prehistórica en la mayoría de las culturas conocidas. Gracias a sus infinitos conocimientos tradicionales, esta industria ancestral persiste en el equilibrio del bienestar integral tanto de los pacientes como de los practicantes.

A pesar del paso del tiempo y el avance de la tecnología médica, las plantas medicinales continúan siendo la panacea “de cabecera” de muchas familias. Esto es posible dado que algunas plantas liberan compuestos llamados metabolitos primarios, los cuales cuentan con glúcidos y lípidos, y metabolitos secundarios. Ambos compuestos concentran extractos que optimizan el funcionamiento de varias partes del cuerpo.

En caso de que desees conocer más acerca de esta alternativa medicinal, principalmente en México, te compartimos 50 plantas medicinales que te ayudarán a optimizar tu salud integral (y así, prevenir cualquier malestar o enfermedad):

Aciano (Centaurea cyanus): disminuye la cantidad de azúcar en sangre y orina; adelgazante.

Algas: las grandes desconocidas; posen innumerables propiedades y son una fuente inagotable de vitaminas y minerales.

Amapola (flor): sedante y para el insomnio, nerviosismo, bronquitis, tos.

Angélica (raíz): estimulante, tónica, promueve el equilibrio del sistema nervioso y está indicada para múltiples dolencias.

Anís (grano cribado): reduce hinchazón, gases, acidez, digestiones pesadas y enfermedades respiratorias.

Apio (semillas): para problemas de afonía, llagas; cicatrizante; muy buenas para las arritmias y el nerviosismo.

Arándano (hojas): reduce el contenido de glucosa en la sangre (ayuda a los diabéticos).

Arenaria: diurética (indicada en dietas de adelgazamiento) y desintoxicante.

Árnica (flor): para golpes y problemas en la piel, musculares, esguinces, estrías; antibacteriana.

Arraclán (Frangula alnus; corteza): para el buen funcionamiento del hígado y bazo; disminuye el estreñimiento en embarazo.

Artemisa: para dolores menstruales y postparto; regula la menstruación.

Avena sativa: afrodisíaca; para la fertilidad; diurética; para el culturismo muy energizarte.

Caléndula (flor): antiinflamatorio natural, para quemaduras e irritación de piel, úlceras e infecciones.

Cardamomo verde extra: estimulante afrodisíaco; combate la fatiga, fortalece el corazón y mejora la voz.

Castañas de indias: para problemas de próstata. Tonifica arterias capilares; combate varices e hinchazón de venas y problemas de celulitis.

Centella asiática: para una piel bella y tonificada; combate la celulitis y varices de la piel.

Cerezas (rabos): eliminan la retención de líquidos para recuperar unas piernas ligeras; recomendadas en regímenes de adelgazamiento.

Cilantro: para trastornos digestivos y eliminación de gases.

Comino: diurético; problemas de reuma.

Corteza de copalchi: para el tratamiento de la diabete; febrífugo, para la gripe y resfriados.

Cúrcuma (raíz): antiinflamatorio; artritis; hígado; elimina sustancias cancerosas, soriasis y hongos.

Cúrcuma molida: combate piedras en el riñón.

Enebro (bayas): elimina el dolor de cabeza, la jaqueca y los cálculos en el riñón.

Equinácea: aumenta las defensas del cuerpo; muy útil para los herpes labiales.

Escaramujo (frutos): para personas que necesitan calcio; ideal para disolución de grasas.

Espino blanco: para todo tipo de problemas de corazón; disminuye la hipertensión; es antioxidante.

Estragón (hojas): para trastornos digestivos; estimula el apetito y elimina las lombrices intestinales.

Eucalipto: para enfermedades de vías respiratorias: asma (funciona como expectorante), bronquitis, tos, gripe, anginas.

Frambuesa (hojas): para la garganta y llagas en la boca o encías; dermatitis; dolores menstruales.

Fresno (hojas): adelgazante; muy bueno para curar y quitar verrugas .

Fresa (hojas): muy interesante en el tratamiento de la artritis, gota y colesterol.

Ginseng (raíz): combate el insomnio, cansancio y fatiga crónica, neutraliza el estrés, incrementa la capacidad mental y la memoria, regula el colesterol y azúcar en sangre (indicada en el tratamiento de diabetes), el sistema inmune; previene el cáncer; es afrodisíaco; ayuda a disminuir la impotencia y la flacidez.

Gordolobo (hojas): para bronquitis, tos, dolor de garganta, catarro; analgésico y antiviral.

Grama (raíz): antiséptico antiinflamatorio en infecciones y cálculos urinarios, gota, artritis y celulitis.

Grosellero negro (hojas): disminuye la inflamación de las articulaciones, calma el dolor y reduce la inflamación causada por gota, promoviendo la circulación de la sangre.

Jengibre (raíz): antivomitivo (eficaz contra mareos; por ejemplo, en el embarazo); bueno para el corazón y el aparato circulatorio, el síndrome de fatiga crónica y la sinusitis.

Laurel (hoja molida): para usos culinarios y tratamientos de arterioesclerosis, reuma, bronquios, gripe y aparato respiratorio.

Lavanda: para usos gastronómicos. Digestiva, para eliminar la ansiedad y ahuyentar los insectos, combatir los malos olores, cicatrizante y para los dolores de cabeza.

Mate (hierba): estimulante, elimina la fatiga, mejora la actividad mental y física, buena para las defensas, la circulación, y los problemas de vejiga.

Mejorana (cortada): propiedades digestivas, antiséptico, sedante, para afecciones respiratorias, potentísimo antioxidante.

Melisa (hojas): para problemas nerviosos, estrés, angustia, insomnio, taquicardias y espasmos musculares.

Menta piperita (hojas): digestiva, combate la hinchazón del vientre, problemas estomacales, mal de altura, dolores, tensiones musculares y piedras del riñón.

Milenrama (flor): mejora la memoria, ayuda en la menopausia, combate la hipertensión e inflamación de venas, varices, granos, uñas.

Mostaza amarilla (en grano): alto contenido proteico y de minerales; posee propiedades antisépticas digestivas.

Olivo (hojas): especialmente indicado para la hipertensión y taquicardias; aumenta el colesterol bueno y es antiviral; funciona como antibiótico.

Ortiga blanca: para la tos, bronquitis, faringitis, actúa en el epíteto bronquial, aumentando las secreciones broncoalveolares.

Ortiga verde (hojas): combate las piedras en el riñón y la artrosis.

Rabogato (planta): para ulceras gastruodenales y gastritis; en lo externo cura heridas con rapidez; tiene propiedades antibióticas y antiinflamatorias.

Regaliz (raíz): para la acidez, ulceras y llagas en la boca, digestiones pesadas, tabaquismo; protector del hígado; ayuda a combatir la hepatitis, el alcoholismo, la cirrosis, la hepatitis B; es antivírico: indicado en el tratamiento de gripe, herpes labial, fatiga crónica; es un estimulante y afrodisíaco natural.

Roble (corteza): para la incontinencia urinaria; reduce el exceso de líquidos en el intestino frenando la diarrea; ayuda a curar la gastritis actuando sobre la mucosa gástrica inflamada.

Saúco (flor): alivia la tos, problemas gripales, fiebre, previene resfriados y si la introducimos en forma de vapor en los oídos, es un remedio para la otitis.

Sen (folículos): se utiliza como laxante natural, y es mucho mas suave y mejor que las hojas.

Sen (hojas): se usa como laxante severo y en dietas adelgazantes.

Tila (flor): para el insomnio, estrés, nervios en la boca del estomago y problemas físicos de naturaleza nerviosa.

Uña de gato: para enfermedades en vías urinarias renales, heridas de difícil curación; ayuda al sistema inmune, pues es antiviral; útil en el tratamiento del SIDA, herpes y cáncer.

Valeriana (raíz): planta utilizada desde hace miles de años por su efecto relajante para situaciones de estrés e insomnio.

Tomillo (Thymus vulgaris): es un buen estimulante del apetito, antimicrobiano, antiséptico, digestivo y expectorante.

Fuente principal: Logicaecologica.es

 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca