9 trucos para que la batería de tu celular dure más

Es quizá el aparato más usado en la actualidad; ser responsables con su manejo es básico.

Según un estudio de  The Cloud Begins With Coal: Big Data, Big Networks, Big Infrastructure, and Big Power”, un iphone puede gastar tanta energía, anualmente, como un refrigerador. El anterior dato es tan increíble que podría parecer amarillista.

Según la investigación, un usuario de iPhone Wireless con Verizon consumió 1.58 GB de datos por mes en 2012, esto es, 19 GB por año. Esta cifra debe multiplicarse por 19.1 kilowatts, la energía necesaria para alimentar 1 GB, con lo cual se obtiene un gasto de 361 kilowatts hora de electricidad por año. Si a esto se añade la energía necesaria para cargar la batería (3.5 kWh) y y la cantidad de electricidad necesaria para cada conexión (23.4 kWh), se obtiene el total de 388 kWh al año.

Un mundo más limpio y sustentable comienza desde el uso de tu móvil. Hoy, hacemos tantas cosas en el celular: llevamos nuestra agenda, checamos los correos electrónicos, tomamos fotos, leemos noticias: que este aparato rara vez rebasa las 24 hrs en duración de batería.

Por lo anterior, compartimos algunos consejos para optimizar la energía de tu celular.

 

Baja las actualizaciones

Normalmente vienen mejoradas para que gasten menos energía.

 

Desactiva el Wi-fi cuando no lo estés usando

Si tienes prendido el buscador de wi-fi, este siempre estará localizando una señal, lo que gasta mucha energía.

 

No lo sobrecargues

Una vez que ha llegado a la carga del 100% de la batería, desconéctalo. Sobrecargarlo reduce la vida y la eficiencia de la misma.

 

Quítale la funda con lo cargues

De dejársela, esto podría causar su sobrecalentamiento y dañar la batería.

 

Elige las apps en ejecución

Tanto en Android como en iPhone, existen opciones para que selecciones las apps que se mantienen activas todo el tiempo. Has una selección que permita que solo aquellas que te son urgentes estén activadas, a las demás, lo mejor es que entres manualmente.

 

No lo apagues y prendas continuamente

Mejor deja hibernando el aparato. Prenderlo y apagarlo consume muchísima energía.

 

El brillo de la pantalla en poco luminoso

Si pones el sensor de luz que adapta el dispositivo a las condiciones del entorno, consumirá bastante batería. Mejor acopla la luz necesaria manualmente tu mismo cada que lo necesites.

 

Poco tiempo para el apagador de pantalla

Es increíble pero un usuario promedio revisa su móvil unas 150 veces al día. Si consideramos lo anterior, es mejor que la pantalla se apaague luego de unos 20 segundos que después de 1 minuto.

 

Inhabilita el Bluetooth

Al igual que el Wi-fi prendido, consume mucha energía.



Vaquita, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983).

Autor: Andrea Tapia García

Vaquita (Phoecena sinus), mejor conocida como vaquita marina. Es una especie endémica del Golfo de California que actualmente se encuentra en peligro crítico de extinción con una población cercana a los 30 individuos. ¿Cómo fue que esta especie llegó a este punto?

El Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, es uno de los mares biológicamente mas ricos y productivos en todo el mundo. Su riqueza ecológica y alta productividad, ha hecho que las actividades económicas aumentaran constantemente a lo largo del Golfo, convirtiéndolo en una región económicamente activa y causando un crecimiento incontrolado de la población (Urban, Rojas, Guerrero, Jaramillo & Findley, 2005).

Este mar es el hogar de cerca de 43 especies de mamíferos marinos, incluida la endémica vaquita. Debido a las diversas e insostenibles actividades humanas, como lo son la pesca, turismo, contaminación y cambio climático; los mamíferos marinos de esta área han sufrido diversas amenazas, logrando disminuir sus poblaciones, en algunos casos a un nivel crítico (Arrellano, Torreblanca & Smith, 2014).

Actualmente la vaquita es el cetáceo más amenazado en todo el mundo. Siendo la causa principal son las capturas incidentales en redes de pesca (Rohr, 2016). Durante las actividades pesqueras, los mamíferos marinos son capturados y mueren. Esto es conocido como captura incidental; y representa un problema para muchas especies de cetáceos alrededor del mundo (Danemann & Ezcurra 2007).

El poner en riesgo a esta especie, nos lleva a cuestionarnos ¿Qué se hizo bien?, ¿qué fue lo que faltó?, ¿queda algo más por hacer?. A partir de estas y otras preguntas, se tratará de dar un panorama sobre el porqué esta especie se encuentra al borde de la extinción.

La vaquita (P. sinus), es el cetáceo más pequeño de todo el mundo con un tamaño cerca de los 140 cm. De acuerdo a Norris y Mc Farland (1958; citados por Urban et al. 2005), su distribución se encuentra limitada a la parte Norte del Golfo de California. Suelen estar en grupos pequeños o solitarios y se calcula una vida media de 20 años, con una reproducción de un individuo cada 2 años. Aunque la edad de madurez sexual ha sido difícil de estimar, se cree que maduran alrededor de los 5 años (Mateos, 2017; Brownell & Robert. 1983; Rohr, 2016; Urban et al. 2005).

La vaquita comparte aguas con un pez conocido como totoaba, también endémico de la región. La vejiga de este pez, al que se le atribuyen capacidades afrodisiacas y medicinales, puede venderse en Asia con un precio que llega alcanzar hasta los 60 mil dólares, consumiéndose principalmente en China (El Universal, 2017). Desde el año de 1942, la pesca furtiva y el tráfico para su vejiga han provocado una pesca incontrolada e ilegal, involucrando tanto a pescadores mexicanos como traficantes estadunidenses (Brownell & Robert. 1983).

El primer reporte registrado de vaquita en una red de pesca data del año 1961 por Norris y Prescott. La captura incidental por las flotas pesqueras en la década de 1970, estaba en el rango de decenas a cientos de vaquitas (Brownell & Robert. 1983). En el año 1975, se declaró la veda permanente para la totoaba; sin embargo, la pesca con redes de enmalle siguieron operando.

En 1978, P. sinus, fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (Brownell & Robert. 1983). Se contrató personal profesional en áreas protegidas y se desarrolló un plan de manejo (Arrellano et al. 2014). A pesar de esto, las pescas incidentales, no se detuvieron, teniendo un rango de muerte de 32 vaquitas por año (Brownell & Robert. 1983).

En 1993, el Alto Golfo de California y el Río Colorado, son decretados Reserva de la Biosfera. El gobierno especifica la protección legal de la vaquita, complementando las regulaciones de la reserva. Al observar que la población seguía disminuyendo, se realizaron estudios de población que demostraron que el área protegida no coincidía con su distribución. Además, la zona de reserva no contaba con los señalamientos adecuados para la prohibición de pesca.

La International Whale Commission (IWC) basándose en un estudio con una mortalidad de entre 39 y 84 vaquitas en 1995 (D’Agrossa et al, 2000), propuso el cierre de la pesquería de totoaba. Se necesitaba reconsiderar los permisos de pesca, realizar acciones para detener el comercio ilegal de totoaba y desarrollar un plan de protección a largo plazo para la vaquita. En dicho plan necesitaba incluirse educación y alternativas para pescadores, así como acciones de monitoreo (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina [CIRVA], 2014). De no ponerse en marcha, calcularon que la población bajaría durante los siguientes 15 años a 50 individuos (Urban et al. 2005).

En la década de los 90 la gestión de áreas litorales se basaba en un modelo integrador, donde se tomaba en cuenta el desarrollo sostenible junto con la participación pública (Pérez C. 2014). Si se observa el caso de la reserva de Cabo Pulmo en Baja California, resulta evidente que para que un plan de manejo sea exitoso, debe haber una implementación de las acciones por parte del gobierno y las personas afectadas por dicho manejo (Olsen et al 1999).

En el caso del Mar de Cortés, se prohibieron las redes de enmalle, pero sin dar una solución a los pescadores. Los pescadores locales argumentaron que las nuevas redes eran insuficientes para mantenerse y que mientras no se diera una solución eficaz, seguirían utilizando redes de enmalle (CIRVA, 2014).

La CIRVA sostuvo que debido a la falta de medidas eficaces para controlar la pesca, las vaquitas habían seguido un rápido camino a la extinción y que para detenerlo se debían retirar todas las redes de enmalle. (CIRVA, 2014). Después de que Omar Vidal, director de la WWF, comentara que las redes de enmalle eran la razón por la que la población de vaquitas se encontraba encolapso, la SEMARNAT (Secretaria de Medio Ambiente y de Recursos Naturales), comenzó a trabajar en una alternativa para sustituir este tipo de redes, trabajo que hasta la fecha sigue inconcluso. (Zamarrón, 2016).

A pesar de las advertencias, el gobierno Mexicano no realizó las acciones necesarias. Inclusive la IWC afirmó que si el gobierno hubiera seguido las recomendaciones, la vaquita probablemente no se encontraría en esta situación. (CIRVA, 2014). No fue hasta el año 2012, que se realizaron los primeros esfuerzos reales para detener el comercio ilegal (CIRVA,2014). A pesar de los esfuerzos en patrullar las zonas y hacer cumplir las normas, el proceso judicial es descuidado y no se logran las condenas establecidas. Consecuentemente, el comercio ilegal no ha podido ser detenido (Méndez E. 2017). En este punto, el retirar las redes de enmalle era insuficiente, se necesitaba prohibir todo tipo de pesca en la zona (CIRVA, 2014).

Debido a los pocos avances logrados, en el año 2016 se lanzó una iniciativa, donde se buscaba considerar la pesca de totoaba como un delito grave y sin derecho a fianza, con la finalidad de cesar con las redes de pesca de manera definitiva. Actualmente esta iniciativa sigue en proceso de revisión. (Garduño J., 2017).

De acuerdo a la CIRVA en noviembre de 2016 quedaban 30 individuos. Al no poder parar la caza ilegal y al borde de la extinción, científicos han propuesto capturar especímenes y colocarlos en un corral marino. Junto con ayuda de delfines entrenados por parte la marina de EUA, se buscaría localizar los individuos para transferirlos a un estanque temporal, construido dentro de su hábitat.

Sin embargo, aunque este plan pudiera llevarse a cabo, los científicos ven poco probable que la reproducción en cautiverio, pudiera restaurar la población. Este plan de manejo, representa una última alternativa, para evitar la extinción de la vaquita, que requeriría de grandes esfuerzos de manera continua, durante décadas (Mendez E., 2017).

Este caso de pérdida de biodiversidad debido al comercio y el tráfico ilegal, la falta de comunicación entre sociedad y gobierno, y la falta de acciones por parte del gobierno Mexicano, Estadunidense y Chino; deberá tomarse como referencia para poder realizar planes de manejo completos, eficaces e integradores. Se debe ayudar a la gente a ver en una perspectiva diferente. Informarlos, entender sus problemas y entre todos buscar una solución. Sólo de esta manera, los recursos marinos podrán ser aprovechados de manera sostenible; y la conservación y el manejo de recursos, podrán ir de la mano.



En estas ciudades puedes cargar tu celular con energías renovables en la calle

Mobiliario urbano e inteligente, capaz de proveer energía a tus dispositivos, es ahora una realidad.

Estás en la calle y te has quedado sin batería en el celular, te sientas en una banca y… magia, puedes cargarlo con dispositivos añadidos al equipamiento público que se cargan con el sol. Lo anterior dejó de ser una fantasía, es una realidad y una muy recurrente en algunas ciudades del mundo. El equipamiento urbano se está convirtiendo simultáneamente en fuentes renovables de energía.

Aquí algunos indicios:

 

Nueva York, Estados Unidos:

Llamado el Street Charge, AT&T instaló estos cargadores públicos en la calle, un tipo de módulo urbano con paneles solares en forma de pétalos. Los celulares pueden cargarse (hasta seis al mismo tiempo) por USB. 

 

Medellín, Colombia: 

En esta ciudad las Empresas Públicas de Medellín (EPM) han instalado zonas verdes de recarga en lugares como El Parque de los Pies Descalzos, el Parque Explora y el centro comercial Santafé, entre otros. Los celulares se recargan gracias a un panel solar. 

 

Belgrado, Servia: 

El Strawberry Tree fue creado por un grupo de estudiantes. Tiene conexión a Wi-Fi y un panel solar de panel solar de 530W que permite cargar varios celulares a la vez. 

 

Boston, Estados Unidos:

Esta ciudad cuenta con varias unidades de Soofa. Se trata de un mobiliario urbano con un panel solar conectado a una batería. Así, los dispositivos pueden cargarse con energía solar. El mobiliario también avisa a los usuarios sobre otras condiciones ambientales del entorno. En su página se pueden conocer los sitios donde están instalados estos mobiliarios.



¿Te imaginas una batería infinita? Un científico mexicano la acaba de descubrir

Arturo Solís Herrera descubrió que la melanina puede romper la molécula del agua y volver a unirla, lo cual libera energía limpia (¡limpia!) en un proceso circular inagotable que provee electricidad.

Durante 12 años el científico mexicano Arturo Solís Herrera estudió la melanina, asombrado por su capacidad catalizadora de energía. Cuando encontró que la melanina inyecta hidrógeno a las células, descubrió la llamada fotosíntesis humana; un proceso parecido al de las plantas cuando son alcanzadas por la luz. Es decir, la melanina produce energía al interior del cuerpo humano, información que anteriormente era desconocida.

Tras encantarse con esta sustancia y estudiarla, también descubrió que la melanina posee la capacidad de separar la molécula del agua (el hidrógeno del oxígeno) fenómeno que naturalmente produce energía. Pero además, la melanina también puede unir  nuevamente los elementos que conforman la molécula. Esto quiere decir que es posible generar un círculo infinito de generación de energía cuando estas dos sustancias se tocan.

A partir de este principio Solís Herrera creó  BaTGen, una batería que capaz de mantener una linterna encendida durante cien años, con la única condición de cambiar de foco una vez terminado el ciclo natural de este. Se trata de una batería probablemente inacabable, siempre y cuando las condiciones de cuidado son las adecuadas. Solís, desde su descubrimiento, tiene cuatro lámparas en su laboratorio que han permanecido encendidas durante más de  cuatro años.

Así, tras cuatro años de batallas legales, logró que la Federación Rusa le otorgara la patente 6017379 después de demostrar las  nuevas propiedades energéticas de la melanina. Aunque su lucha legal le costó alrededor de 40 mil dólares, el estudioso reconoce su orgullo por registrar una patente mexicana de este tipo (aunque penosamente no en su país). Solís Herrera afirma que el mundo está ansioso por la generación y exploración de energías limpias, que finalmente, y si los grandes intereses deciden mantenerse con vida, ganarán la batalla ecológica.

 



iPhone gasta más energía al año que un refrigerador

La vida contemporánea nos ha acostumbrado a depender de determinados gadgets y dispositivos que a pesar de su utilidad o funcionalidad, son sin embargo especialmente lesivos para el medio ambiente. Este en el caso del popular iPhone, que de acuerdo con el estudio “The Cloud Begins With Coal: Big Data, Big Networks, Big Infrastructure, and […]

La vida contemporánea nos ha acostumbrado a depender de determinados gadgets y dispositivos que a pesar de su utilidad o funcionalidad, son sin embargo especialmente lesivos para el medio ambiente.

Este en el caso del popular iPhone, que de acuerdo con el estudio “The Cloud Begins With Coal: Big Data, Big Networks, Big Infrastructure, and Big Power”, un iPhone puede gastar tanta energía en un año como un refrigerador, sin duda una comparación desmedida teniendo en cuenta las características de ambos objetos.

Según la investigación, un usuario de iPhone Wireless con Verizon consumió 1.58 GB de datos por mes en 2012, esto es, 19 GB por año. Esta cifra debe multiplicarse por 19.1 kilowatts, la energía necesaria para alimentar 1 GB, con lo cual se obtiene un gasto de 361 kilowatts hora de electricidad por año. Si a esto se añade la energía necesaria para cargar la batería (3.5 kWh) y y la cantidad de electricidad necesaria para cada conexión (23.4 kWh), se obtiene el total de 388 kWh al año.

“A nivel individual, cuando se cuentan todos los componentes de uso —no solo de carga— el iPhone promedio consume más energía al año que un refrigerador de tamaño mediano”, se concluye en el sitio. El gasto de energía anual de un refrigerador se estima en menos de 380 kWh al año.

[CNN]



Top: 10 propósitos tecnológicos y eco amigables para este 2013

Aquí te sugerimos 10 propósitos para este 2013 con los que podrás ayudar al medio ambiente, ahorrar luz (y unos centavos) y mejorar la eficiencia y convivencia con los aparatos electrónicos.

A lo largo del año cargamos pendientes como “luego revisaré la configuraciones de privacidad de mis redes sociales” u “otro día borraré las apps que ya no uso”. Este es buen momento para tomar este tipo de resoluciones. Aquí te presentamos una lista de 10 propósitos que pueden mejorar nuestra convivencia con los aparatos electrónicos, con las cuentas de luz y con el medio ambiente.

1 Aprende a configurar el modo de ahorro de tu TV y otros aparatos

Muchos aparatos, como la TV, vienen programados con los ajustes de tienda, para que se vean bonitos. Revisa el manual para aprender cómo configurar los modos de ahorro de energía.

2 Consigue un termostato verde

Si en tu casa hay un termostato, puedes reemplazarlo por alguno que sea ahorrador. Hay algunos programables u otros que se ajustan a tus hábitos. Así reduces tu consumo de energía.

3 Reduce tus gadgets

Decide cuáles son los aparatos que en realidad necesitas y dona el resto, sobre todo los viejos celulares que llevan meses arrumbados en algún cajón.

4 Reemplaza aparatos con apps

Los teléfonos de hoy en día pueden realizar el trabajo de un reloj despertador, cronómetros y radios. Así que puedes remplazarlos y donarlos.

5 Atrévete a reparar

Se dice que sale más barato comprar uno nuevo que reparar algo roto. Pero si llevas un gadget a reparar le estás dando trabajo a un local, además, así no se volverá en basura o no se quedará obsoleto y guardado en un cajón.

6 Recicla los desechos electrónicos

Consulta fechas y lugares donde puedes reciclar los desechos electrónicos: desde pilas hasta aparatos que ya no tienen reparación.

7 No compres un nuevo gadget este año

Comprométete a sacarle jugo a tus aparatos este año. Te sorprenderás todo el dinero que puedes ahorrar y lo satisfecho que puedes sentirte al vencer el deseo de tener siempre lo más reciente.

8 Cámbiate a un sitio que use energía limpia

Si tienes un sitio web, este año puedes cambiarte con alguna compañía que usa energía verde (solar o eólica) para correr sus servidores. Como los centros de información están utilizando cada vez más porcentaje de la energía global, es importante apoyar a las que están usando renovables.

9 Desconéctate

Sal al mundo y no lleves gadgets. Ve a un parque, a una playa, a un bosque y no lleves ni siquiera una cámara. Te darás cuenta de los enormes beneficios de estar en contacto con la naturaleza sin ninguna distracción electrónica.

10 Adquiere un pasatiempo sin gadgets

Si practicas piano, pasas horas lejos de las computadoras. Y lo mismo es para aprender ajedrez, otro instrumento, otro idioma; o para retomar un viejo pasatiempo que tenías olvidado, como armar rompecabezas.

[treehugger]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca