7 consejos básicos para trasplantar en casa

Averigua cuando tus plantas necesiten espacio con estos tips y libéralas en pocos minutos.

Foto: Istockphoto

Hay dos maneras de saber si tu tus plantas necesitan una nueva maceta cuando les ha quedado grande actual: una es sutil y otra burda.Con la primera tienes que detener con cuidado la planta y voltear la maceta; si la tierra está demasiado comprimida (es decir, no se mueve con el movimiento) entonces debes cambiar la planta; si la tierra está suelta, quiere decir que las raíces aún cuentan con espacio. La segunda es cuando descaradamente las raíces se desbordan de la maceta.

Es muy importante que estés al pendiente de tus plantas para que tengan una larga vida; el espacio es fundamental, incluso si son para interiores.

Te presentamos algunos consejos básicos para que transplantes:

1. Si la maceta es de plástico y las raíces han comenzado a romperla, corta con una tijeras el plástico. Si es de otro material entonces voltea la maceta y cuidadosa y gentilmente toma la planta.

2. Para obtener el botón de la planta y las raíces usa las tijeras para retirar la tierra.

3. La maceta que elijas, naturalmente, debe ser más grande, pero no mucho más grande. El motivo para transplantar es que la plana tenga más espacio pero si eliges una maceta muy grande corres el riesgo de que requiera mucha agua pues das espacio para raíces mucho más largas. Antes de transplantar enjuaga muy bien la nueva maceta y desinféctala; siempre elige macetas que tengan orificios para drenar el agua.

4. Rellena la maceta con tierra.

5.Humedece la tierra con agua y una solución para plantas.

6. Haz un hoyo en el centro, lo suficientemente profundo como el tamaño de las raíces y coloca la planta.

7. Usa la tierra para darle firmeza a la planta; debe quedar derecha y la manera de conseguirlo es hacer un buen equilibrio con la tierra en derredor.



Rebeldía orgánica: evolución a través de la jardinería

Ron Finley propone la jardinería como el acto más sexy y desafiante de los tiempos; como una herramienta filosófica y “ecolutiva”.

Quizá en este momento nos estemos dando cuenta, a un nivel pequeño pero fecundo, que si el gobierno no hace cosas por mejorar nuestra calidad de vida, si no tiene creatividad o interés en transformar nuestra condición actual, lo podemos hacer nosotros. A esto se avoca el emergente crowdfunding y crowsourcing: a la colaboración abierta y distribuida para fines benéficos para todos. Por otro lado resulta interesante observar el “regreso a la naturaleza” que estamos experimentando como comunidad global. Cada vez hay más postulados por marginar al gobierno en temas de salud, alimentación, infraestructura, etc., y tomar las riendas del futuro haciendo lo que se tiene que hacer. Algunas veces lo único que se necesita es un individuo con valor y propuestas para hacer girar la rueda. Un gran ejemplo de esto es el “jardinero gángster” Ron Finley, quien propone la jardinería urbana como herramienta de transformación de individuos y, más lejos aún, de vecindarios y ciudades.

“La jardinería es mi graffiti. Te sorprenderías de ver lo hermoso que es un girasol, y cómo afecta a la gente”, apunta Finley en TED. Lo que él propone, en resumidas cuentas, es retomar los espacios públicos del sur de Los Ángeles –lugar que está especialmente lleno de lotes baldíos, camellones olvidados, pedazos de terreno entre construcciones- y plantar flores, frutas y verduras entre todos, para todos. Es decir, y como decía Walter Benjamin, salir a hacer botánica al asfalto.

Hay dos características que diferencian a Finley de una persona con buenas ideas y buenas intenciones: es un hacedor (no un idealista) y tiene la suficiente claridad para cristalizar su misión en un manifiesto (por cierto, muy inclusivo y elegante). “Lo curioso de la sustentabilidad”, dice, “es que uno tiene que sustentarlo” […] “Se trata de cambiar el guión y escribirlo nosotros mismos. Algo así como: si no eres jardinero no eres gángster; si quieres entrar al grupo tienes que producir. Y que la pala sea el arma de tu preferencia”.

Como si la jardinería fuera el acto más desafiante (y lo es), Finley propone un nuevo cool botánico como el único acto de protesta y de desobediencia civil basado en el amor, no en la violencia. “Quiero hacerlo sexy”, concluye, “quiero que todos nos volvamos… revolucionarios”.



8 cosas que debes conocer sobre el solsticio de invierno

Todos los años los vivimos pero quizá no has hecho consciente lo que conlleva esta especial y poderosa fecha.

Este fenómeno, el solsticio, ha sido celebrado milenariamente. Podría decirse que por la totalidad de las culturas: una fecha arquetípica, cargada de simbolismo. El movimiento de los astros se traduce en un cambio de estación, en el día más corto del año, y el día de las sombras más largas y elegantes que se forman. 

Acá te compartimos datos que otorgan a las celebraciones de navidad un sentido mucho más poderoso:

 

1. Existen, de hecho, 2 solsticios de invierno cada año:

Durante el invierno, incluso el hemisferio norte del planeta, está más cercano al sol, y de hecho lo que genera los climas helados es la inclinación lejos del sol. Así que mientras el solsticio de invierno en el norte es el 21 o 22 de diciembre, en el hemisferio sur sucede entre el 21 y 22 de junio.

2. El solsticio de invierno se sucede en un entrecerrar de ojos:

Aunque el solsticio es marcado durante todo un día en el calendario, en realidad ocurre solo durante un segundo, cuando el sol está exactamente sobre el trópico de capricornio.

3. En un mismo país el solsticio puede darse en distinto día.

En Estados Unidos, por ejemplo, se sucede en distintos horarios, en la parte Este el solsticio se da el 21 de diciembre a las 11:49 p.m. El resto de las zonas lo viven a inicios del día 22.

4. Según los astrónomos, es este día cuando en realidad inicia el invierno.

Un meteorólgo te dirá que el invierno inicia el 1ero de diciembre, y sus coordenadas están basadas en el cambio de clima. Sin embargo, para los astrólogos el cambio de estación se da exactamente cuando la Tierra está mas cercana al sol; para ellos es el 21 de diciembre cuando esto sucede y por ello, cuando comienza formalmente el invierno.

5. Es el día cuando se hacen las sombras más largas:

Este día es cuando el sol hace su arco más corto en el cielo respecto a la Tierra. Ello hace que las sombras se vean más largas; lo que, naturalmente, le da más poesía al solsticio.

6. En el solsticio las lunas llenas son muy escasas:

Para que te des una idea, desde 1973, han habido solo 10 lunas llenas en un solsticio, y la próxima se dará hasta el 2094.

7. La navidad está ligada estrechamente al solsticio:

Mientras esta celebración fue convertida como cristiana, anteriormente en casi la cabalidad de las civilizaciones el solsticio de invierno era celebrado. De hecho, el árbol de navidad está estrechamente ligado a las tradiciones paganas de esta fecha. Por ello, desde tiempos inmemoriales esta fecha ha sido importantísima en el imaginario colectivo.

8. La palabra solsticio viene del latín solstitium, que significa el punto en el que el sol permanece estático, lo que nos recuerda la gran importancia del todo relacionado con el todo.. Nosotros con el arriba y viceversa.

[mnn]

 

 



Sobrevive este invierno con estos hacks mientras cuidas el medio ambiente

En la actualidad los seres vivos somos testigos (y víctimas) del cambio climático que ha causado climas extremos como, por ejemplo, fríos insoportables que nos impiden realizar actividades regulares

El invierno, del latín vulgar hibernum, es la estación climática más fría del año, la cual dura alrededor de tres meses (diciembre, enero y febrero en el hemisferio norte; junio, julio y agosto en el hemisferio sur). De modo que, conforme nos acercamos a los círculos polares, existen menos horas de luz solar y se reduce la temperatura al grado de observar nevadas.

En la actualidad los seres vivos somos testigos (y víctimas) del cambio climático que ha causado climas extremos como, por ejemplo, fríos insoportables que nos impiden realizar actividades regulares. A pesar de realizar actividades proambientales que reduzcan los efectos de la contaminación en la Tierra, todavía no se encuentra una solución eficiente que los merme de manera inmediata.

Existen alternativas que al menos permiten dejar de sentir tanto frío de manera casi inmediata. Estas son algunas:

Cubre las ventanas después de asegurarte de que están bien cerradas, para evitar que entre una corriente de aire frío.

Consigue botellas de agua caliente: funcionará como un minicalentador (ideal para cubrirlo con un suéter y mantenerlo cerca de unx).

Bebidas calientes, ya sea café, té o chocolate.

Fortalezas. Aunque suene muy infantil, las fortalezas de almohadas y cobijas (junto con comida y bebidas calientes) ofrecen un asilo contra el frío.

Numerosas capas de ropa. Desde ropa interior térmica hasta dos pares de calcetines. Todo funciona para evitar sentir que la piel se enchine a la hora de salir al frío.

La inevitable compañía. Además de distraerte del frío, las personas transmiten su energía calorífica reduciendo, así, la sensación de calor.



Esto es lo que necesitas saber antes de crear tu propio huerto urbano

Es importante traer a conciencia que fuimos educados en una cultura urbana, cuyas fortalezas se basan en conocimientos e intereses pragmáticos y mercantilistas

Los huertos urbanos han invadido las ciudades en los últimos años. Este fenómeno ha ayudado a complementar la lucha en favor del cuidado del medio ambiente, de la economía y de la salud tanto física como mental. Inclusive, varios estudios han demostrado que este tipo de terapia, la horticultura, trae múltiples micro y macro beneficios a corto, mediano y largo plazo.

No obstante es importante traer a conciencia que fuimos educados en una cultura urbana, cuyas fortalezas se basan en conocimientos e intereses pragmáticos y mercantilistas, por lo que nuestra intuición asociada al cuidado de la naturaleza (y a nuestra supervivencia básica) se encuentra oscurecida. En consecuencia, probablemente tengamos algunos problemas a la hora de lograr que funcionen nuestros huertos urbanos, como por ejemplo:

-Traer a conciencia que, sin quererlo, mataremos a algunos de los retoños a pesar de nuestros mayores esfuerzos.

-Del espacio que usarás, toma en consideración que entre en contacto con el Sol. Las plantas necesitan al menos 6 horas a fin de que germinen sus frutos. Busca información y escoge las plantas cuyas necesidades se adecúen a la cantidad de luz que el espacio ofrece.

-Recuerda que los contenedores necesitan hoyos para que haya una ruta de escape para el agua (y así evitar desastres).

-Revisa la calidad del suelo para tener en mente qué tipo de trabajo necesita durante la temporada (y el próximo año).

-¿Sabes qué tipo de bebedora es tu planta? Las hay más sedientas que otras. Por ejemplo, los jitomates necesitan muchísima agua, a diferencia de otras que requieren poco a la semana. 

-Las plantas también necesitan comer… Es decir que necesitan fertilizantes o compostas que les permitan equilibrar sus nutrientes.

-¿Sabes quiénes son los mejores amigos de tus plantas? Si tienes insectos, es mejor que te deshagas de ellos. Sin embargo, si tus plantas se encuentran rodeadas de abejas o de catarinas, entonces déjalas ser en su medio ambiente.

-Requieres de mucha paciencia hasta que disfrutes del germinado de tu esfuerzo.

-Aprende a cortar a tus plantas y por qué lo necesitan. 

-Empieza a enfocar tus esquemas horticulturistas para una temporada de largo plazo.



Tips para hacer tu propio jardín en una botella de vidrio

Existen numerosas opciones para generar esta atmósfera de equilibrio dentro de nuestro hogar, y una de ellas es el cultivo dentro de botellas de vidrio

La naturaleza cuenta con características sorprendentes, como el equilibrio y la adaptabilidad. Gracias al balance de sus procesos, la naturaleza entra en perfecta armonía con el fin de asegurar su supervivencia.

Diario somos testigos de este tipo de pruebas al admirar árboles en las calles, plantar huertosy cuidar ciertos cultivos o flores, entre otros, e inclusive al enterarnos de la existencia de jardines embotellados desde 1960.

Existen numerosas opciones para generar esta atmósfera de equilibrio dentro de nuestro hogar, y una de ellas es el cultivo dentro de botellas de vidrio. La manera de hacerlo es sencilla, ya que sólo se requieren accesorios que se consiguen con facilidad.

Ingredientes: botella de vidrio, bolitas de arcilla (arena húmeda, mármol, piedra o grava), carbón activo u horticultural, tierra, semillas, musgo de turbera y cuchara (o pinzas).

Instrucciones: primero vierte 3cm de bolitas de arcilla dentro de la botella. Estos materiales fungirán como drenaje, absorbiendo el exceso de agua. Después agrega un poco de carbón activo u horticultural, el cual ayudará a mantener la tierra fresca. Cubre estas capas con 6cm de tierra y musgo de turbera. En caso de que la tierra se amontone en una parte, remuévela con una cuchara. Finalmente, planta las semillas desde afuera hacia adentro, esparciéndolas a 3cm de distancia; de ese modo las raíces cubrirán la tierra, estableciéndose.

Recomendaciones:

  • Para regar el jardín de botella, deja gotear un vaso de agua al interior de la botella, humedeciendo la tierra y zonas desnudas (sin musgo) para evitar que se reseque.
  • Los jardines de botella requieren un alto grado de humedad.
  • Evita mezclar plantas que necesitan diferentes tipos de cuidado y de riego.

Fotografía principal: Top Emprendedoras

 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca