Presa hidroeléctrica Chicoasén II, no hay quinto malo en el Río Grijalva

Un esencial repaso por las presas hidroeléctricas en el hermoso estado de Chiapas y sus implicaciones en el afluente más importante del lugar. ¿Seguir construyendo presas?

En el sureste de México se localiza la mayor riqueza hidrológica de México, cuenta con la cuenca hidrológica Grijalva-Usumacinta, la más importante del país por su tamaño 91,345.00 km2 y volumen de agua 36,500 millones de m3 anuales. Particularmente la Cuenca del río Grijalva alberga cuatro presas hidroeléctricas (La Angostura,  Chicoasén, Malpaso y Peñitas) que en su conjunto representan aproximadamente el 45 %, de la capacidad hidroeléctrica en operación del país.

La corriente más importante es el río Grijalva el cual tiene una longitud aproximada de 600 km desde sus orígenes en la Sierra de Los Chuchumatanes en Guatemala hasta su confluencia con el río Usumacinta. Ya en territorio Mexicano sus escurrimientos son regulados, primero a través de la presa La Angostura (construida en 1976), cruza la Depresión Central de Chiapas hasta llegar al cañón del Sumidero donde alimenta al embalse de la presa Chicoasén (construida en 1980), la cortina la más alta en su tipo (la cortina es del tipo enrocamiento, con una elevación de la corona de 402.00 m.s.n.m. y una longitud de corona de 584 m de longitud. Su cortina tiene una altura máxima de 262 m desde la base, por lo que se considera una de las más altas del país y del mundo por su perfil irregular de la barranca y la gran altura de la obra hacían indispensable que la cortina tuviese cierta “flexibilidad”, por lo que se optó por construir el corazón de la cortina con arcilla mezclada con lutita (roca blanda), ambos materiales locales, con respaldos de enrocamiento; los trabajos de construcción de la cortina duró tres años y medio[1]); continúa su recorrido y llega al vaso de la presa Malpaso(construida en 1966); aguas abajo de esta central hidroeléctrica sus aguas se ven nuevamente interrumpidas por la última presa en la corriente principal, la central Hidroeléctrica de Peñitas(inaugurada en 1987); las aguas del desfogue de esta central constituyen el río Mezcalapa, las cuales entran al Estado de Tabasco para unirse al río Usumacinta y desembocar al Golfo de México (Chiapas, 2011).

La construcción de estas 4 presas en el río Grijalva desde hace varias décadas provocó conflictos sociales e impactos en el ambiente como la modificación del régimen hidrológico, pérdida de cobertura vegetal, desplazamiento de fauna terrestre, reducción de hábitat, cambio de un sistema lótico a un sistema léntico en el río y efecto barrera.

La mayor afectación fue la pesca en la región, debido a que usualmente, se disminuye el volumen de peces, debido a los cambios en el caudal o temperatura del río, la degradación de la calidad del agua, la pérdida de los sitios de desove y las barreras que impiden la migración de los peces. En la parte social los conflictos fueron principalmente por el pago de las tierras inundadas de los propietarios donde se les pago muy poco y en otros casos nada. Los beneficios ofrecidos a la comunidad como escuelas, clínicas rurales y caminos no cumplidos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) han originado un descontento de las comunidades ubicadas en la cuenca del río Grijalva en la construcción de una nueva presa hidroeléctrica denominada Chicoasén II.  En la figura 1 se puede observar el complejo de las cuatro presas hidroeléctricas y la ubicación de la quinta presaentre las presas Chicoasén y Malpaso, su caudal está conformado principalmente por los desfogues de la Central Hidroeléctrica Ing. Manuel Moreno Torres (Chicoasén).

 

presa chicoasen

 

Figura 1. Complejo hidroeléctrico en el rio Grijalva

Fuente: MIA Chicoasén II.

 

El río Grijalva ha sido transformado y fragmentado por cuatro presas hidroeléctricas que actualmente están operando y la construcción de una quinta presa en su cauce ¿es conveniente e indispensable? de acuerdo a CFE  la presa Chicoasén II se encuentra incluido y denominado en la cartera de proyectos del Programa de Obras e Inversiones del Sector Eléctrico (POISE 2011 – 2025) como proyecto Copainalá, previendo iniciar operación en el año 2017 y contribuir a satisfacer la creciente demanda de energía eléctrica de la región oriente del país que comprende los Estados de Hidalgo, Tlaxcala, Puebla y parte de Veracruz e incrementar el porcentaje de generación eléctrica en la CFE con energías renovables; ya que para el 2025 se requerirá de 25 946 MW para el servicio público (Chiapas, 2011). Es decir, la CFE justifica la construcción de la presa Chicoasén II para satisfacer la demanda energética que la región Oriente del país requiere.

De acuerdo con el informe de CONEVAL 2013, en Chiapas 10 comunidades con mayor grado de rezago social conformado por mil o más habitantes no cuentan con energía eléctrica en sus viviendas; en contraste si Chiapas produce más del 40%  de energía para el país, aún queda el atraso en la entidad en proporcionar los servicios básicos a todas las comunidades.

Hoy en día se destacan los problemas de las grandes represas por los impactos sociales y ambientales que estos han traído consigo. Las grandes represas fragmentan y transforman los ríos del mundo (considerando que hoy en día la mitad de los ríos del mundo tiene al menos una gran represa), repercutiendo en el sector social como es la oposición a la construcción de las hidroeléctricas (Loreto, 2004). La oposición a la construcción de represas tiene un gran alcance global, en México, pueblos y comunidades se han organizado y movilizado en varios Estados de la Republica obteniendo éxito, tal es el caso de la suspensión de la Presa La Parota en Guerrero en el 2006 (Agua, 2006) y en Oaxaca desde hace 8 años hicieron suspender la construcción de la presa El Paso de la Reina (COPUDEVER, 2015).

En el caso de la presa Chicoasén II la CFE ha realizado todos los trámites de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales para que les autoricen la construcción de la presa; sin embargo, las comunidades principalmente la cabecera municipal de Chicoasén han formado el movimiento 14 de septiembre donde han realizado asambleas con representantes de la CFE y del gobierno del Estado de Chiapas, estas personas no están en contra de la construcción del megaproyecto solo solicitan que no los despojen de sus tierras y que los pagos a sus terrenos sean justos y la de indemnización sea conforme a la ley. Lamentablemente las comunidades de impacto directo al proyecto de la presa (Chicoasén, Vistahermosa, La Represa y Monte Grande) históricamente han vivido por generaciones abusos y violaciones a sus derechos por parte de la paraestatal, conformándose con lo que les dan.

Es importante, destacar que aunado a los conflictos sociales heredados por la presa Chicoasén, más los efectos que causará el desarrollo de la Hidroeléctrica Chicoasén II, principalmente en la etapa de construcción por el número de trabajadores que llegaran a instalarse en la zona y en los pueblos cercanos habrá como repercusión mayor alcoholismo, prostitución, drogadicción y enfermedades. El costo de los alimentos y viviendas aumentará teniendo como efecto, el desplazamiento, el empobrecimiento de las personas, la destrucción de ecosistemas para cultivar o la sobreexplotación de los recursos pesqueros, además de la inequidad de la distribución de los beneficios.

En resumen, la construcción de la presa hidroeléctrica Chicoasén II es un hecho a costa del deterioro y fragmentación del río Grijalva; y solo para satisfacer la demanda energética de la región Oriente de México. Los movimientos sociales para detener la construcción de esta presa solo se fundamentan en la defensa de pagos justos a las tierras y beneficios a las comunidades. Sin embargo, aún no se defiende al río Grijalva por su belleza natural y las diferentes especies de flora y fauna que se perderán si seguimos permitiendo más sobreexplotación a este caudaloso río.

Autora: Patricia Abraján Hernández abrajanhp@hotmail.com

 

__________________________________

Agua, T. L. (Mayo de 2006). Obtenido de http//www.tragua.com/es/archivostla/audencias/03/ver

Chiapas, U. d. (2011). Manifiesto de Impacto Ambiental Chicoasén II. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Loreto, A. T. (12 de Mayo de 2004). Efecto de las empresas transnacionales en las comunidades indígenas: Endesa y la comunidad mapuche-pehuenche . Puebla, Puebla, Mexico.

Social, C. N. (2013). Informe de pobreza y evaluación Chiapas 2012-2013. México: CONEVAL.




Más de 300 conflictos ambientales han estallado en México en los últimos años

Los grandes megaproyectos que prometen desarrollo, contaminan los recursos naturales, y enriquecen a pocos.

Imagen: Greenpeace

Mientras la mayoría nos mantenemos alejados de la naturaleza con una vida cotidiana en las ciudades, las preocupaciones diarias nos alejan también de su cuidado. 

En la ciudad es preciso reflexionar sobre dónde vienen los productos que consumimos: cuando compramos una botella de agua en la tienda ¿sabías que podría ser de Coca-Cola y Nestlé explotando los mantos friáticos de tu país a costos 5000% menores de lo que la venden?

Cuando compras un teléfono ¿sabías que sus elementos podrían venir de mineras que desplazan comunidades, pagan pocos impuestos, y contaminan el agua?

Todo ello pareciera lejano aunque el equilibrio del planeta depende de esas decisiones de compra y de hacer consciente que en tu propio país, a pocos kilómetros, las marcas que compras podrían estar devastando ecosistemas y también sociedades.

Es una realidad, en México en los últimos años, según una investigación de la revista Contralínea, se han originado hasta 300 conflictos ambientales, la mayoría de ellos mineros. ¿Sabías que desde la administración de Felipe Calderón mineras extranjeras, en los últimos diez años, se han llevado 4 veces más oro que durante el periodo de conquista de México?

La gran mayoría de estos conflictos ambientales suceden en zonas de tierra comunal, donde las personas tienen pocos recursos y poder, por ello es muy sencillo para las grandes corporaciones conseguir las concesiones por parte del gobierno mexicano y despojarlos.

Al ser los afectados personas con poca influencia, pareciera que pocos se enteran de cómo megaproyectos enteros están alterando el equilibrio ecológico, rompiendo el tejido social de miles, originando violencia, y contaminando el entorno, pagando pocos impuestos y enriqueciéndose con los recursos colectivos.

El siguiente cuadro desglosa los sectores y los estados donde más conflictos ambientales se han activado en México en los últimos años. Hay que estar alertas, estos conflictos, por ser ambientales, en realidad son de todos. Si quieres conocer más de este tema puedes dar click a la página del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales donde conocerás casos de toda la región.

 

conflictos ambientales méxico

 



La destrucción en Xochicuautla para construir una carretera por el polémico Grupo Higa en México (FOTOS)

Esta autopista de cuota viola la ley por parte de las mismas autoridades. Trastoca también Áreas Naturales Protegidas.

Foto:masde131

San Francisco Xochicuautla, en el Estado de México, es una comunidad otomí que ha sufrido atropellos a sus derechos como pueblo originario desde hace ocho años cuando comenzó a construirse la carretera de cuota Naucalpan-Toluca.

Cuando un proyecto pretende construirse o hacerse en tierras indígenas, el gobierno mexicano está obligado a hacer consultas públicas a estos pueblos según el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo del que México forma parte. Sin embargo, el gobierno no aplicó dicha consulta obligatoria.

El argumento para hacer la carretera es que esta detona el desarrollo económico a los pueblos por los que pasa y entre los sitios que conecta. Sin embargo, los otomíes de la zona, por ser una carretera de cuota, en general no podrán hacer uso de ella. Además, la carretera causará daños a varias áreas naturales protegidas y afectará a casi 300 especies de flora y fauna, algunas en peligro de extinción, y afectará también diversos mantos acuíferos.

La empresa que está construyendo la carretera es Autovan, una filial del Grupo Higa (asociado a casos de corrupción por una de las casas de la esposa del presidente de México, y grupo que encubrió más de 100 millones de dólares mediante empresas fantasmas en paraísos fiscales según los Panama Papers).

Lo más descarado en el caso es que el gobierno ha violado varios amparos concedidos a los otomís. Este 11 de abril irrumpieron en la comunidad cientos de policías estatales, seguidos de personal de la empresa Autovan, filial del grupo Higa. Se destruyeron un centro cultural y casas, además de que se han talado cientos de árboles.

*Si te suena, puedes sumarte a la campaña que apoya a los otomís en su lucha por salvar el bosque acá.

Algunas de las imágenes:

 

CAM01371

Foto: frentedepueblosindigenas.org

Screen Shot 2016-04-15 at 9.11.50 PM

Foto:frentedepueblosindigenas.org

Screen Shot 2016-04-15 at 9.14.16 PM

Foto: i0.wp.com

incursion-6Foto:frentedepueblosindigenas.org

droncita

Foto:@droncita

IMG_0685

Foto:Alfonso Flores

Twitter del autor: @AnaPauladelaTD

 



Esta campaña exige salvar a las tortugas de Akumal

El nado de tortuga, aunque suena muy atractivo, en realidad daña a esta especie.

Foto: excursionesenrivieramaya.es

En los últimos años la campañas digitales han conseguido unir a muchas personas en causas que, de no ser por el internet, quizá desconocerían. Afortunadamente el tema ambiental y animalista genera mucha empatía en internet. Son cada vez más recurrentes los logros sociales: como el agua de los mantos acuíferos que ciudadanos mexicanos consiguieron defender de la avaricia de las corporaciones.

Sobre las preciosas tortugas de la bahía de Akumal, en el municipio de Tulum en la Riviera Maya, recientemente se declaró su hogar como refugio de la tortuga marina. Esta tipificación, sin embargo, no ha servido como una verdadera protección para la tortuga por las empresas que hacen paseos de nado esta especie poniéndolas en riesgo. Las tortugas por esta práctica presentan malformaciones, tumores y papiloma.

Las empresas que han continuado con esta práctica, a pesar de que desde el 30 de mayo de 2015 vencieron los permisos expedidos por la Dirección General de Vida Silvestre “DGVS” (Oficio No. SGPA/DGVS/03347/15 del 30 MAR, 2015) son: Cancun Adventures, Aventuras Mayas y Ocean Tours.

Una petición en change.org ha conseguido en poco tiempo más de 6 mil firmas para que la PROFEPA sancione y ponga un alto a estas prácticas que hoy se realizan ilegalmente. Recientemente una noticia ha alegrado a los defensores de las tortugas cuando se anunció que las tortugas verdes han dejado de estar en la lista de peligro de extinción en México y Estados Unidos.

Ahora las tortugas del sur de México merecen también su protección.

Si te suena, únete a la petición acá.



Este defensor de los bosques mexicanos está preso injustamente (y tú puedes ayudarlo)

Por 18 años el líder indígena tlahuico, Ildefonso Zamora, ha defendido el Gran Bosque del Agua .

 Foto: Llamado de auxilio realizado por comuneros para defender el Gran Bosque del Agua.

Desde hace decenios las áreas del Parque Nacional Lagunas de Zempoala, en México, han sido taladas clandestinamente. En particular, un caso de agresiones contra defensores ambientales ha generado indignación entre organizaciones sociales como Greenpeace y el Centro Prodh: el de la familia Zamora.

Ildefonso Zamora y su familia han defendido los bosques de San Juan Atzingo desde 1998. Las repercusiones para ellos han sido enormes. En el 2007 Aldo Zamora, hijo de Idelfonso, fue asesinado.

Ese mismo año el gobierno de Felipe Calderón dio un reconocimiento a los comuneros por su labor en defensa de los bosques y aseguró que habría justicia por la muerte de Aldo. Sin embargo en 2015 su hijo Misael fue detenido arbitrariamente y ahora también Idelfonso ha sido detenido por un crimen fabricado.

Tanto Greenpeace como el Centro Prodh han seguido de cerca el cargo de robo del que se le acusa pues él se encontraba en otro lugar el día en que se señalan los hechos, existen testimonios y pruebas que lo acreditan, aseguran líderes de estas organizaciones.

Por su parte la familia de Zamora afirma que existen intereses políticos detrás de la tala clandestina en la zona. Ante la omisión de las autoridades, ambas organizaciones han presentado recientemente el caso ante la ONU, específicamente ante las Relatorías de los Pueblos Indígenas, del Medio Ambiente y de Personas Defensoras de Naciones Unidas.

En los próximos días se espera un comunicado de la ONU dirigido a las autoridades del Estado de México, tanto al gobernador de estado Eruviel Ávila como al Procurador General de Justicia estatal, Alejandro Gómez Sánchez.

El caso de Don Ildefonso Zamora es un ejemplo más de la criminalización de los activistas ambientales y defensores de derechos humanos quienes no solo hacen frente al crimen organizado sino también a los aparatos del Estado que son utilizados para reprimir sus labores. Es por eso que el Centro Derechos Humanos Miguel Agustín Pro y Greenpeace México hacen un llamado al Gobernador Eruviel Ávila, al Procurador General de Justicia estatal, Alejandro Gómez Sánchez a desistirse de los falsos cargos fabricados contra Ildefonso y al Presidente del Tribunal Superior de Justicia estatal, Sergio Medina Peñaloza a garantizar sus derechos humanos.

*Si te suena puedes ayudar a Idelfonso mencionando en redes sociales a Eruviel Ávila en Twitter, y acá en Facebook , con el hashtag  #IDELFONSOLIBRE.

Conoce más de su historia con el siguiente video: 

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Un gasoducto afectará el medio ambiente en la Sierra Tarahumara

Existe un plan por construir hasta 10 mil km de gasoductos adicionales a los que ahora están atravesando la sierra.

Foto: La Crónica de Chihuahua

En los próximos años, como parte de la Reforma Energética, el gobierno federal mexicano planea importar millones de litros de gas natural a México proveniente de Estados Unidos.

Violando los derechos de los pueblos originarios (sin consulta previa) el gobierno mexicano autorizó construir a una filial de la empresa canadiense TransCanada Corporation, un ducto de 524 kilómetros para distribuir gas natural desde una central ubicada al sur de la ciudad de Chihuahua  hasta el puerto de Topolobampo, en Sinaloa.

En el Convenio 169 Sobre Pueblos Indígenas, firmado por el gobierno mexicano en 1990, este se comprometió a hacer consultas a los pueblos indígenas cuando alguna concesión u obra pública afectara sus territorios. Sin embargo el gasoducto antes mencionado comenzó a construirse sin consulta.

Según una petición de Sin Embargo hecha a la empresa en cuestión, el agua de la zona sufrirá un “incremento de concentración de grasas, aceites y otras sustancias en el suelo”, para lo cual no plantea medidas de mitigación. También, dice el documento elaborado por la empresa, se afectarán, caminos y actividades “rituales o ceremoniales tradicionales”, así como “zonas, estructuras o recursos con valor arqueológico”.

El mismo reporte hecho por el sitio periodístico indica que el gasoducto afectará hasta a 70 pueblos rarámuris entre los que se encuentran San Luis de Majimachi, Pitorreal y Repechique, comunidades que ya interpusieron amparos en contra de este gasoducto.

Recordemos que existen ya casos exitosos de pueblos originarios, que a partir de amparos han conseguido revocar concesiones a poderosas corporaciones como el caso de grupos  mayas en Yucatán, quienes consiguieron revocar los permisos de soya transgénica, sobre todo otorgados a Monsanto.

[SinEmbargo]

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca