¿No sabes qué comer para bajar de peso? Mejor pregúntale a tus bacterias

Los médicos son ahora capaces de determinar aquella dieta que tenga un mejor impacto en una persona según su composición bacterial.

En internet hay una lista infinita de las dietas capaces de reducir la grasa corporal y conseguir un cuerpo típico de la Venus de Milo. Sin embargo hay muy pocas que se enfocan en la relación entre la estética y la salud plena de un individuo. Ahora, con el increíble avance de la tecnología, los científicos han logrado desarrollar un estudio médico que permite descubrir no sólo cuáles son los alimentos que te ayudan a bajar de peso, también a indicarte cuáles son los que más daño le producen al estómago–provocando inflamación, indigestión, dolores estomacales, alergias, etcétera.

Los investigadores no sólo lograron identificar cómo la bacteria en el estómago reacciona durante el proceso del metabolismo, también fueron capaces de especificar el impacto de una dieta en el peso o en la presencia de futuras enfermedades. De ese modo pudieron desarrollar una fórmula que puede predecir cómo los pacientes responderán a los cambios dietéticos con base en la composición de su bacteria interna.

En otras palabras, a través de este análisis del mundo bacteriológico en el estómago, los médicos son ahora capaces de determinar aquella dieta que tenga un mejor impacto en una persona según su composición bacterial.

En este estudio, en el que se evaluó la bacteria estomacal de pacientes con sobrepeso antes y después de integrarse a un plan dietético, se descubrió que aquellos con una “baja diversidad” en la bacteria intestinal tenían mejoras significativas sobre su salud que los que contaban con una mayor diversidad bacterial. De manera específica, los participantes con una mayor presencia del microbio Akkermansia muciniphila desde el principio tenían mejores resultados en relación con su peso y el control de la glucosa.

El reto no fue nada sencillo, ya que los médicos están descubriendo el universo de los microorganismos intestinales. Si bien se conocía desde hace tiempo que existen alrededor de 1 000 tipos de bacterias diferentes en cada sistema digestivo, no se sabe de manera precisa cómo cada una de éstas afectan al metabolismo y, en consecuencia, a la salud en general. Por lo que con esta investigación ahora se sabe que cada uno de nosotros cuenta con una manera única de digerir y metabolizar la comida, así como de percibir el impacto de una dieta en nuestra salud. Esto también puede brindar una posibilidad a mejorar o desarrollar tratamientos probióticos con pacientes con algún malestar causado por una composición bacterial deficiente. Quién sabe, quizá sólo la bacteria intestinal requiere más fibra o más proteínas. Es cosa de preguntarle directamente al estómago.

Read more: 



Cómo limpiar tu dieta en solo en 5 semanas (INFOGRÁFICO)

Los esenciales que debes evitar como mínimo para comer sanamente.

¿Quieres comer sano pero no estás dispuesto necesariamente a hacer una dieta especial?… Para mejorarla hay algunos tips muy básicos que debes conocer y aplicarlos. 

Este sintético infográfico nos recuerda los mínimos que debemos extraer de nuestra dieta, en 5 semanas, para convertirla en una más benéfica. 

 

La traducción:

1era. Semana: agrega a tu dieta todos los días frutas y verduras. Asegúrate que verdaderamente sean frutas y verduras; nada de sustituirlas por frutos secos u otros intentos de fruta.

2da. Semana: no a la comida rápida. Olvídala. 

3era. Semana: elimina la harina y granos blancos. Sustitúyela por pan integral, arroz moreno y pasta de harina de trigo. 

4ta. Semana: tus snacks deberán ser de una base de fruta. Por ejemplo: manzana con mantequilla de almendra.

5ta. Semana: elimina lo más que puedas el azúcar; sobre todo revisa los alimentos industriales que contengan mucha y olvídate de ellos. Las bebidas y refrescos azucarados están fuera definitivamente.

 

tumblr_mak0v4t1qC1qz887do1_r2_500

 

 



Este es el camino a la dieta perfecta (Sí, existe)

Es mucho más sencillo de lo que podemos imaginar, pero curiosamente, está desfasado de la dinámica alimenticia actual.

Muchas evidencias corroboran cómo las personas que más comen verduras y frutas suelen ser más longevas y experimentan menos enfermedades cardiovasculares. También, en los últimos años las grasas y los carbohidratos fueron presentándose como enemigos de la salud pública (sobre todo con el auge de la obesidad). Sin embargo, aunque cada organismo es distinto y en realidad no existe una dieta universal que augure que causará el mismo efecto en la totalidad de las personas, sí existe un consejo universal eficaz. 

Según el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación para la prevención de la Universidad de Yale, para encontrar la dieta perfecta hay que seguir un consejo sencillo y poderoso: evita los productos industrializados, con ello, prácticamente comerás bien.

Más allá de evadir los carbohidratos (aunque recuerda que todo exceso es nocivo) se trata de comer naturalmente. Sí, sabemos que muchas frutas y verduras en el mercado han sido crecidas con pesticidas; aún así, tú puedes ir escogiendo los lugares donde te asegures que el alimento es más natural (no se trata tampoco de comprar todo con certificación orgánica) recuerda que mientras más te percates de que los alimentos son de productores regionales, y que se producen a escala pequeña, más naturales serán. 

Uno de los grandes cambios que trajo el siglo pasado fueron los alimentos industrializados, repletos de conservadores, químicos dañinos, o una descomunal cantidad de azúcar (considerada por muchos como la verdadera droga contemporánea). Para mucho nutriólogos, estos son los verdaderos enemigos de tu dieta. 

Es muy sencillo, guarda un equilibrio entre tus nutrientes, come más verduras que todo lo demás (como lo indica el conocido método del plato) y sobre todo, evita los productos industriales.



¿Es la alimentación crudista el elixir de la eterna juventud?

Susan Reynolds, de 29 años, no ha comido alimentos cocidos en siete años. En lugar de ello basa su alimentación en nueces, semillas, frutas y verduras crudas y ha mantenido una juventud envidiable tanto física como anímicamente.

La delgada mujer come docenas de porciones de frutas y verduras cada vez, e incluso ha creado varias recetas que incluyen una sopa fría hecha con espinaca, muchas diferentes hierbas y una lechuga completa, para hacer sus comidas más interesantes.

article-0-18B612E700000578-915_634x541

Su sana dieta es en respuesta a sus días de universidad en los cuales confiesa haber comido bufets chinos y sándwiches de pollo de McDonald’s casi todos los días. Todo eso cambió cuando viajó a la India y se interesó en el yoga. Regresó a casa y decidió volverse vegetariana y entrenó para ser maestra de yoga antes de toparse don la dieta crudista.

“Los beneficios de esta dieta incluyen claridad mental, positivismo, salud, energía, brillo y habilidad para tomar decisiones”, apunta Susan. “Otras cosas que ha comentado la gente es que huelo bien, tengo un piel suave y parezco mucho más joven de lo que soy”. Susan acaba de abrir un negocio en Edimburgo llamado Twist and Sprout que ofrece retiros saludables en donde se enseña a los participantes a introducir una dieta crudista a sus propias vidas.



Dieta Paleolítica, remedio contra la obesidad

Según la dieta Paleolítica, abtenerse de semillas y sus derivados contribuye a una salud envidiable, como la que el ser humano poseía haca miles de años.

La obesidad es un problema que día a día ve obligados a los profesionales de distintas ramas del conocimiento a explorar nuevos caminos que lleven a detenerla, o a tener una mayor comprensión de su funcionamiento en la sociedad y en el cuerpo humano.

Cientos de dietas tratan de volver el equilibro natural que todos tuvimos al nacer: Mente sana en cuerpo sano. ¿Qué acciones son necesarias para detener esta epidemia mortal? ¿Es la comida? ¿El sedentarismo?

Un nutrido grupo de personas que sigue la dieta paleolítica, afirma que los alimentos modernos procesados son el principal causante de obesidad en adultos y jóvenes, argumentando que para detener esta ola de insalubridad, es necesario tener una concepción alimentaria desde otro enfoque.

La industria alimentaria ha sembrado ideas totalmente equivocadas en la población mundial: por contradictorio que parezca, diversos estudios han comprobado que el consumo moderado de grasas saturadas es benéfico para la salud. Lo sorprendente es saber que las semillas genéticamente modificadas, como todos los productos Monsanto, junto con el azúcar, son los alimentos más dañinos, actualmente, para la salud del ser humano.

El grupo de personas que adoptó la dieta paleolítica, argumenta que la agricultura moderna y la enorme industria alimentaria son las culpables de este retroceso evolutivo: la comida como fuente de insalubridad y no de nutrimentos. Para cambiar esta tendencia es necesario cuestionarse y mirar hacia atrás.

El genoma humano se ha mantenido relativamente sin cambios durante los últimos 120 mil años. Desde entonces, los grupos cazadores-recolectores comían carne, muy pocas verduras y frutos, principalmente. Su cuerpo procesaba estos alimentos de manera satisfactoria, pero a partir de que comenzó la agricultura a ser una actividad para la supervivencia diaria, nadie sabría que, miles de años después, ésta se convertiría en una enorme fuente enfermedades tras implementar mucha tecnología en el cultivo de alimentos.

En consecuencia, un nuevo enfoque de la alimentación se ha convertido en la llamada dieta del Paleolítico o dieta Paleolítica. Los defensores de ésta explican que su base son los alimentos no procesados (o cultivados) como la carne magra, mariscos, raíces, tubérculos, frutas y verduras, excluyendo totalmente a las semillas y sus derivados como las harinas, pastas y demás, absteniéndose también de legumbres y lácteos.

 Los defensores de la dieta afirman que comer como nuestros antepasados nos evita problemas como la obesidad, diabetes, cáncer y enfermedades cardiacas.

[Io9]

 

 



Cuida al planeta comiendo menos carne

La disminución en el consumo de carne dentro de tu dieta semanal podría tener importantes consecuencias en beneficio del medio ambiente

Los efectos positivos de una dieta vegetariana, o al menos de la reducción en el consumo de carne dentro de la dieta personal, han sido confirmados una vez más por otro estudio. El incremento en la población mundial, así como en el consumo per capita dentro obligarán a la humanidad a consumir entre 19 y 42% menos para el 2050, y esto será sólo para mantener el estado actual de las condiciones ambientales, que por cierto tampoco es que sean muy celebrables.

Read more

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca