Más de 36 mil personas exigen revocar proyecto que daña el Sistema Arrecifal Veracruzano y la Reserva de la Biósfera Los Tuxtlas

Para la ampliación del Puerto de Veracruz, el gobierno mexicano autorizó invadir un Área Natural Protegida que guarda humedales y uno de los sistemas arrecifales más importantes.

 Foto:turimexico.com

Recientemente, el gobierno mexicano aprobó la ampliación del puerto de Veracruz en el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano. También, aprobó  una concesión para explotar  una mina de piedra basáltica en la Reserva de los Tuxtlas (para la construcción de ese puerto).

El Sistema Arrecifal Veracruzano es el más grande de todo el Golfo de México y una barrera natural contra las olas y tormentas; su biodiversidad natural es por demás fundamental. Por su parte, la Reserva de la Biósfera Los Tuxtlas es una de las últimas selvas húmedas de México, un refugio natural de millones de especies, y también un muro natural contra las tormentas tropicales.

La aprobación por parte del gobierno mexicano de la ampliación del Puerto de Veracruz viola el Convenio sobre Diversidad Biológica firmado por México y el Convenio Ramsar, que es un tratado internacional ratificado por México que obliga a preservar los humedales del país. Cabe apuntar que el mismo Estado modificó y viola arbitrariamente un Área Natural Protegida.

Hace unos meses, organizaciones como CEMDA, LITIGA y SENDAS A.C, lanzaron una campaña digital para que el gobierno revoque la ampliación de este puerto cuyos efectos a largo plazo serán irreversibles y que no es justificable bajo ningún criterio económico, pues, además, sus implicaciones generarán más costos que beneficios, finalmente.

Hasta hoy la campaña ha tenido éxito y ya se han sumado más de 36 mil personas para exigirle a la SEMARNAT que revoque estos permisos que dañarán gravemente la barrera coralina. 

Puedes encontrar mayor información de este pernicioso proyecto aquí, o bien, y si te suena, apoyar la campaña acá.

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Estas fotos te darán una idea de cómo se ven tus alimentos a la hora de cosecharlos

Muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores.

Parece fácil: estar en la mesa del comedor con un bocado de una jugosa piña en la boca, esa frescura acidulce del desayuno que nos brinda una cantidad desbordante de nutrientes y un placer inexpresable a los primeros momentos del hambre matutino. Es realmente un instante sencillo que tan sólo requirió ir al mercado a comprarla, cortarla con cuidado y servirla fresca y amarilla. Sin embargo, ¿cuál fue el proceso que pasó una piña para llegar a nuestra mesa?

Muchas veces pasamos por una verdulería o las estanterías del supermercado, vemos las frutas y verduras, las tanteamos para sospechar su frescura y las llevamos a casa. Pero muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores. 

En caso que surja un poco de curiosidad, te compartimos algunas fotografías de cómo se ven los alimentos a la hora de cosecharse: 

 

 


Mexicali Resiste: movimiento civil contra cervecera Constellation Brands

Esta resistencia civil se ha mantenido en el lugar hasta que el gobernador panista Francisco Vega de Lamadrid detenga la instalación de la firma y la cimentación del acueducto de 17 kilómetros que pretende llevar el agua de la región hacia la zona de la empresa.

Desde hace dos años, la tercera empresa cervecera más grande en EE.UU., Constellation Brands, anunció que invertiría alrededor de 1 500 millones de dólares en una nueva planta en Mexicali, al norte de México. Esto con el objetivo de incrementar de 10 a 25 millones de hectolitros anuales de la capacidad de su actual planta en Nava, Coahuila –también en México–, y así abastecer la creciente demanda de EE.UU.

Con marcas como Corona Extra, Corona Light y Modelo Especial, Constellation Brands pretende concluir en 2017 la ampliación, expandiendo hasta un 14 por ciento su participación de mercado en el territorio estadounidense –en donde la demanda de cerveza premium y artesanal van en aumento–. En palabras de Edgar Guillaumin, vicepresidente de Relaciones Externas, “Será la planta cervecera más grande América, pues por ahora ninguna tiene 25 millones de hectolitros de capacidad al año.

¿O no? 

Pese a que Guillaumin indicó que “Ahora somos productores de la cerveza en México, importadores en EE.UU. y toda la cadena que sigue en el proceso de venta de las marcas de Modelo”, activistas, productores agrícolas y comisarios ejidales se unieron para bloquear los accesos a los trabajos de construcción de la planta. Con pancartas y autodenominándose el movimiento “Mexicali Resiste“, los manifestantes comenzaron a argumentar que la operación de esta compañía estadounidense sobreexplotará el agua del manto acuífero de la zona agrícola de Mexicali, impactando negativamente tanto a la actividad, economía como biodiversidad de la región. 

 

Esta resistencia civil se ha mantenido en el lugar hasta que el gobernador panista Francisco Vega de Lamadrid detenga la instalación de la firma y la cimentación del acueducto de 17 kilómetros que pretende llevar el agua de la región hacia la zona de la empresa. De modo que con un plantón en las oficinas gubernamentales del Centro de Gobierno de Mexicali, los integrantes de la resistencia civil describieron cómo Constellation Brands documentaron los terrenos de manera irregular; aunque apenas se dará a conocer la documentación en que, según los activistas, “los predios fueron enajenados por el gobierno del Estado para dárselo a la empresa de una manera onerosa”. 

El rechazo de la población hacia Constellation Brands se ha convertido en uno de los once puntos de pliego petitorio en que el movimiento Mexicali Resiste se enfrenta desde principios del año 2017. Se pretende que esta misma resistencia civil se presente en zonas como Obregón, Sonora, y Zaragoza, Coahuila, en donde se planean las instalaciones de otras dos plantas con una inversión de 2 000 millones de dólares cada una. 

 

 


Miles piden salvar al bosque de la Primavera en Jalisco, México

Es la movilización ciudadana más grande que se ha hecho contra los intereses de las inmobiliarias pese al equilibrio del bosque.

 Foto:es.guadalajaralife.com

Pocas ciudades del mundo viven los beneficios de contar con un pulmón, como un bosque, en sus derredores. La zona Metropolitana de Guadalajara es una de esas pocas, con el bosque de la Primavera. Inicialmente esta zona era de 30, 500 ha, que en parte por los incendios, pero también por los permisos para fraccionar, hoy apenas llega a 20 mil.

La historia se remonta al periodo del presidente de México Luis Echeverría, a inicios de la década de los 70. Luego de 36 años de tradición de protección del bosque, el gobierno de Jalisco cambió su tipificación a “de utilidad pública y uso turístico”. Esto abrió las puertas a los primeros permisos para fraccionar la zona con fraccionamientos como Pinar de la Venta, Bugambilias y el Palomar.

Desde esta fecha las inmobiliarias en mancuerna con los permisos del gobierno han ido invadiendo la zona, también la deforestación y los incendios provocados por medidas de prevención poco eficientes. Otro de los estragos contra el bosque fue una planta de electricidad construida por la CFE en el corazón de la zona, una que por cierto, nunca ha funcionado.

Luego de décadas de destrucción del bosque, un grupo de ciudadanos de Tlajomulco, un municipio que forma parte de la Zona Metropolitana, ha iniciado una petición en Change.org que lleva ya más de 20 mil firmas contra un fraccionamiento que pretende construirse en la zona de amortiguamiento del bosque, misma que sirve para filtrar el agua del mismo. Su movilización ha incluido también unas 5 mil denuncias ante la Profepa y unas 1 500 ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco; también han conseguido la apertura de un expediente en la Comisión para la Cooperación Ambiental de América del Norte.

El nombre del fraccionamiento es Santa Anita Hills, también conocido como Bosque Alto y es un proyecto de la empresa Inmobiliaria Rincón del Palomar .

Es la primera vez que una movilización tan grande se da para defender específicamente este bosque pero además es una crítica abierta y simbólica al modelo de crecimiento de las ciudades, donde tanto las inmobiliarias como algunos políticos se enriquecen en detrimento de la calidad de vida de los habitantes y a partir de una nula planeación urbana con fines sustentables.

Así, aunque la defensa de la Primavera se trate de un caso coyuntural, es también una movilización por una mutación de paradigma hacia ciudades, y su naturaleza, protegidas por sus propios habitantes de los meros intereses económicos.

 

*Si te suena, puedes firmar acá la petición.

 

 Twitter de la autora: @anapauladelatd



La Reserva de los Tuxtlas y el Sistema Arrecifal Veracruzano en peligro: Ong´s

La explotación de la roca basáltica y la ampliación del Puerto de Veracruz amenazan dos tesoros naturales.

Cada vez más, los mega proyectos en pro de la “modernidad” pese al medio ambiente son rechazados por la sociedad. Hemos estado documentando una serie de atropellos del voraz sector minero en México que, además de la posibilidad de contaminar sin grandes consecuencias, relegar a los pobladores de los beneficios de sus propias tierras, y usar los recursos naturales en beneficios de unos cuantos particulares, invaden también áreas protegidas.

En las últimas semanas organizaciones sociales han denunciado cómo en Baja California, cerca de Los Cabos y La Paz, en las inmediaciones de la Reserva de la Biósfera Sierra La Laguna, empresas del grupo de Ricardo Salinas Pliego y de Grupo México (responsable del derrame de ácido sulfúrico en el Río Sonora), buscan explotar minas de oro a cielo abierto con el proyecto Los Cardones (se trata del tipo de explotación minera más contaminante) . 

El capítulo anterior y los permisos para explotar la roca basáltica en La Reserva de los Tuxtlas y el Sistema Arrecifal Veracruzano son dos casos en que la sociedad civil está luchando contra los intereses de las grandes corporaciones. El historial de marginación es amplio y ahora otros episodios como los amparos interpuestos por grupos indígenas y campesinos en contra de proyectos mineros se van sumando; el rechazo es cada vez mayor pese a la permisividad del Estado. 

Hace pocos días organizaciones como el CEMDA, LITIGA y SENDAS A.C,  lanzaron una campaña digital de recolección de firmas para que se protejan, tanto La Reserva de los Tuxtlas como el Sistema Arrecifal Veracruzano, cancelando la ampliación del Puerto de Veracruz y de la explotación de roca basáltica. 

Hace casi un año una petición digital, y la presión generada por organizaciones como Greenpeace, lograron que se extrajera de la deleznable reforma energética a las Áreas Naturales Protegidas de las posibilidades de explotación de hidrocarburos. La nueva petición es un seguimiento de este tipo de esfuerzos que suelen dar resultados…

Si te suena puedes firmar la petición aquí.



¡Atención! Peligran Áreas Naturales Protegidas de Veracruz: ONG’s

La ampliación del puerto de Veracruz y el permiso para la explotación de una mina en la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas ponen en entredicho la salud de dos ecosistemas protegidos

Al menos 11 organizaciones de la sociedad civil, representantes de la comunidad científica, y buzos deportivos, han escrito una carta al secretariado del Convenio sobre Diversidad Biológica, un acuerdo del cual México forma parte. Lo anterior con la finalidad de que se exhiba internacionalmente al gobierno mexicano por aprobar dos proyectos que afectarán la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas y el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano (PNSAV).

En el PNSAV, ubicado en el estado de Veracruz, viven al menos 23 arrecifes de distintos tamaños, forma y profundidad; ahí confluyen ecosistemas de arrecifes de coral, lechos marinos submareales, aguas marinas someras, playas de arena y manglares. El lugar está registrado desde 2004 como un humedal de importancia prioritario según la Convención de Ramsar y en México, en 1992, fue declarado Área Natural Protegida. Por su parte, la reserva de la región de Los Tuxtlas tiene un valor biogeográfico y ecológico importante. Es uno de los últimos reductos de selvas húmedas en el país y alberga especies endémicas, algunas en peligro de extinción, y 223 de las 565 aves migratorias de Norteamérica.

Los proyectos, que podrían dañar los dos maravillosos ecosistemas descritos, son la ampliación del proyecto del puerto de Veracruz, que impactaría a ambos e implicaría la explotación de una mina de piedra basáltica en la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas para la construcción de las escolleras del nuevo puerto, aun cuando el programa de manejo de la reserva prohíbe expresamente el uso de explosivos en el área.

En el caso de la Biosfera Los Tuxtlas el programa mencionado veta expresamente la utilización de explosivos en la zona, y en el caso del PNSAV, la ampliación del puerto fue autorizada dentro del arrecife.

“La modificación del PNSAV, así como las autorizaciones de impacto ambiental para la ampliación portuaria y la extracción de roca basáltica en la RBLT violan la obligación del Estado mexicano de proteger la biodiversidad de su territorio. (…) de ejecutarse los proyectos de la ampliación del puerto de Veracruz y la extracción de roca basáltica en Los Tuxtlas, se impactará de manera irreparable la diversidad biológica y ecosistemas donde se asienta”.

Aquí puedes leer la carta completa.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca