El exquisito minimalismo en la naturaleza (FOTOS)

Cada día, todos los días, la simplicidad de elementos en la naturaleza nos regala los escenarios más elegantes.

Es lo más esencial, lo que nos muestra con muy poco la estética más delicada: el minimalismo. Está en la naturaleza porque ella misma es ejemplo de la armonía sin adornos más emblemática.

Los elementos de una imagen, cuando son pocos, pueden simplemente relajarnos, llevarnos a un punto de partida entre el vacío y la materia de la manera más sutil. La naturaleza y su minimalismo son  delicadeza, una con la que curiosamente nos sentimos plenamente identificados.

La siguiente selección de imágenes es una fina prueba de ello:1.1

© Doug Chinnery

2 

© Mircea Brânda

3 

© Michal Karcz 

4

© Hossein Zare 

5

© Алексей Копырин

6 

© Kenneth Rivenes

7 

© Andy Lee

8

metrouk2

[Genialgurú]



Desaparecerán 430 árboles en la CDMX para ampliar la línea 5 del Metrobus

La Secretaría de Medio Ambiente –Sedema– de la Ciudad de México autorizó la remoción de aproximadamente 430 árboles en la capital mexicana.

Frente a una crisis grave en torno al calentamiento global, la Secretaría de Medio Ambiente –Sedema– de la Ciudad de México autorizó la remoción de aproximadamente 430 árboles en la capital mexicana. Esto con el fin de extender la línea 5 del Metrobus, la cual recorrerá desde San Lázaro hasta la Glorieta de Vaqueritos. 

La Sedema, bajo la tutela del gobierno de Miguel Ángel Mancera, acaba de autorizar la retirada de 91 fresnos, 61 jacarandas, 55 eucaliptos y 43 casuarinas; así como el transplanto de 33 de árboles, 990 plantas ornamentales y siete podas a lo largo de 20 kilómetros. Además, con el fin de “resarcir los daños causados por los planes de movilidad de la extensión de la Línea 5 del Metrobus”, se compensarán con 1 402 árboles nuevos a lo largo de la intersección en Eje 3 Oriente y calzada Ignacio Zaragoza –en donde correrá hasta Calzada del Hueso y un tercer tramo de Canal Nacional y Mar Tranquilidad–. Esta ampliación del Metrobus parece que comprenderá 34 estaciones, 80 espacios para bicicletas y tres ciclovías. 

Este proyecto, que aún se encuentro en proceso de licitación, es impulsado por el gobierno de la Ciudad de México y financiado por el Banco Mundial; tendrá un costo de 2 483 millones de pesos y una afluencia estimada de 120 000 usuarios. No obstante, ¿se trata realmente de una expansión sustentable que ayudará a disminuir la contaminación en un espacio cosmopolita como la CDMX?  



¿Por qué el gobierno de Nepal quemó pieles de animales?

Históricamente, la última vez que Nepal quemó los trofeos de cazadores furtivos fue en 1998; y ahora se vuelto a realizar como medio de reafirmación de compromiso con la naturaleza y de combate a la caza furtiva.

Como gesto simbólico de compromiso contra la caza furtiva y el comercio de vida silvestre, Nepal decidió quemar 4 012 pieles de diferentes animales, cientos de cuernos de rinocerontes y restos de escamas de pangolín después de ser requisadas a los traficantes y cazadores. La hoguera tuvo lugar en el parque nacional de Chitwan el pasado Día Internacional de la Diversidad Biológica.

Este proyecto fue implementado por las autoridades nepalíes y diplomáticos extranjeros, como un mensaje de que “estas partes del cuerpo de los animales en peligro de extinción no están destinados para el comercio”. Incluso Maheswor Dhakal, del Departamento de Parques Nacionales y Conservación de Vida Silvestre, estableció que “en total son 4 012 pieles de 48 especies de animales diferentes, entre ellas 67 de tigre en peligro de extinción y 48 de leopardo; 357 cuernos de rinoceronte y 352 pangolines; también están pelo de cola de elefante, glándulas de ciervos, caparazones de tortugas y caballitos de mar.” Cada pieza lleva incluso casi 20 años almacenada. 

Dhakal agrega que la hoguera no sólo fue un símbolo de compromiso hacia la biodiversidad; también de liberación al país de una carga económica que suponía el almacenamiento de los restos de estos animales. Sin embargo se han resguardado para investigación unas cuantas piezas; como por ejemplo, diez cuernos de rinoceronte y cinco pieles de tigre. 

Históricamente, la última vez que Nepal quemó los trofeos de cazadores furtivos fue en 1998; y ahora se vuelto a realizar como medio de reafirmación de compromiso con la naturaleza y de combate a la caza furtiva. 



Sobre la Narcodeforestación o cómo la cocaína está acabando con la biodiversidad

La narcodeforestación se ha encargado de convertir los bosques y las selvas en granjas, en tierras de especulación, en espacios para operaciones ilegales.

La producción y venta de drogas, como la cocaína, ha generado numerosas tensiones políticas entre países. Se ha tratado de una actividad ilegal que no sólo ocasiona una serie de consecuencias tanto económicas como sociales, también ambientales a gran escala. De acuerdo con un estudio publicado en Environmental Letters, la “cocaína está acabando con las selvas y los bosques de América Latina”. 

Los investigadores usaron estadísticas para calcular la correlación entre la pérdida de biodiversidad y el tráfico de drogas en el camino de la cocaína hacia su venta. ¿Acaso es posible que entre el 30 por ciento de la deforestación anual de los bosques guatemaltecos, nicaragüenses y hondureños en los últimos años se deba al narcotráfico? 

Si bien cada país ha tratado de proteger sus bosques y selvas, el equipo descubrió que entre el 30 y 50 por ciento de la pérdida de la biodiversidad tuvo lugar en áreas que protegidas por leyes nacionales o internacionales; y la cual presenta un mayor riesgo a los esfuerzos locales para proteger y restaurar la selva, a su diversidad, sus derechos y sus recursos naturales. A este fenómeno se le denominó “narcodeforestación”. 

La narcodeforestación se ha relacionado principalmente con la producción de cocaína en Colombia, con el aumento de granjas de coca y almacenes económicos. De acuerdo con los investigadores, “la deforestación sucede no por la presencia de las granjas, sino por la necesidad de los traficantes de usar el dinero generado por la venta de las drogas.” De alguna manera, los narcotraficantes usan el espacio –antes plena de un bosque– para lavar dinero: “Parece ser que la mejor manera de lavar dinero ilegal por drogas es destruir la cerca de la naturaleza: cortar los árboles y construir un rancho con ganado.”

La guerra que EE.UU. declaró en contra de las drogas, expandió la deforestación hacia regiones de México y el Caribe. En otras palabras, la narcodeforestación se ha encargado de convertir los bosques y las selvas en granjas, en tierras de especulación, en espacios para operaciones ilegales; lo cual ha provocado que “mientras más y más bosques se usan, se requieren cada vez más y más caminos y ciudades –y eso reduce el espacio del bosque aún más.” Frente a la pérdida de áreas verdes, los impactos sociales están afectando también a las comunidades indígenas y su supervivencia.

La solución inmediata es disminuir el consumo de estas drogas; sin embargo, ¿el mundo, especialmente EE.UU., será capaz de reducir su demanda de cocaína para reducir el daño causado en los bosques latinoamericanos? 



Artistas crean un bot que recrea miles de polillas digitales en Twitter (FOTOS)

Las polillas tienen una variedad impensable; y un par de artistas han hecho equipo para hacerles una especie de tributo digital.

El experimento podría parecer irrelevante, pero si se le piensa con cautela, en realidad tiene mucha poesía. Los artistas Katie Rose Pipkin y Loren Schimdt han creado un bot en twitter, con la cuenta de @mothergenerator, que hace un tributo a las más de 160 mil especies de polillas existentes con creaciones digitales de su poco conocida variedad.

Generalmente las polillas suelen estar asociadas a un insecto más molesto que bello, a diferencia de las mariposas. Pero si uno las mira con cautela, entonces encontrará la minuciosas diferencia en cada una de ellas; una que pareciera improbable.

Gracias a un algoritmo es posible hacer este experimento que le da, quizá por primera vez, su lugar a la diversidad de las polillas; también a su belleza, y además inunda las redes sociales con imágenes de la naturaleza, de las cuales por cierto, está comprobado cómo te hacen una persona más feliz con solo verlas.

 

 



Si necesitas consejos para “vivir mejor”, mejor observa la naturaleza

Concebir la naturaleza como un manual práctico-poético de existencia podría reducir notablemente nuestra ansiedad y ayudarnos a encontrar más respuestas de las que hoy imaginamos.

La naturaleza y los libros pertenecen a aquel que los mira. 

Ralph W. Emerson

La naturaleza, como símbolo de sabiduría, es un concepto que se ha honrado, en práctica y teoría, dentro de múltiples tradiciones y cosmogonías. Su contemplación, la de sus ritmos, sus gestos y sus esencias, ha sido propuesta por algunos de los más notables sabios de la historia como máximo proveedor, que el hombre tenga a su disposición, del verdadero conocimiento. Desde el budismo Zen y el taoísmo, hasta el credo de grupos étnicos, como los Hopi, los Raramuris o los Sioux, y pasando por innumerables tradiciones chamánicas y escuelas místicas, la naturaleza se ha venerado como un mapa impecable para guiar nuestra existencia.

¿Te imaginas tener a tu disposición, de forma gratuita, y sin requerimientos académicos o méritos socioculturales, un libro infinito en el cual pudieras sumergirte y encontrar la respuesta a absolutamente todas las interrogantes que jamás se hayan planteado? ¿Qué harías con él? ¿Lo aprovecharías? ¿Seguro? Curiosamente todos tenemos acceso a esa flor de conocimiento perenne pero, absurdamente, cada vez menos personas nos tomamos el tiempo para leerlo.

Concebir la naturaleza como un libro del cual fluye toda la información que necesitas puede hacer una diferencia determinante en la vida. Uno en donde la prosa es poesía y se sintetizan elegantemente todas las metáforas posibles. Un texto sagrado, pero que es a la vez el instructivo más práctico de todos. Una edición de bolsillo que no cabría en la más grande biblioteca. Una versión multimedia, siempre actualizada, del Aleph, de Borges. Un libro de Paulo Coelho que, en un acto de gentileza, se autodestruye cada vez que alguien intenta abrirlo. Una Biblia que cita al Corán y está escrita en sánscrito. En fin, la naturaleza como el manual de agricultura astral o el libro de cabecera del corazón, como el bestseller que no necesita vender una sola copia. Como el espejo.

landscapes nature grass 1920x1080 wallpaper_wallpaperswa.com_19

Hoy estamos inundados de protocolos y técnicas de autoayuda, con millones de libros y cientos de gurús que ofrecen, a cambio de una módica suma o una pequeña porción de dignidad, los secretos hacia una vida mejor, con miles de personas acudiendo a sesiones de coaching, y otros tantos buscando la respuesta en fármacos, fiestas o fellatios, resulta genial darnos cuenta que el instructivo está siempre ahí, a disposición de todos, gratis y reluciente, perfecto –pero preferimos embarrarnos en la frívola comodidad de una búsqueda pseudo-trascendental condenada al loop.

Más allá del romanticismo ecológico, de visceralidad contracultural, o de optimismo neo-medioambiental, lo cierto es que a lo largo de miles de años todas las culturas encontraron en la naturaleza sus más grandes respuestas. Sé que tal vez parezca cómodo, quizá hasta iluso, proponer que todas las respuestas probables están ahí inscritas, en el libro natural. Pero me temo que desde aquí no podría demostrar está hipótesis –pues eso solo puede hacerse allá afuera y no por medio de un teclado o una pantalla. Y este es finalmente el momento de enfrentar las dos preguntas que dan sentido a este texto y a su lectura ¿qué haces leyendo esta nota en lugar de estar descifrando las nubes, las hormigas, o las ramas? y ¿qué hago yo escribiéndola en lugar de platicar con un búho o contemplar una vaca?

La naturaleza es siempre coherente. Nosotros, por ahora, no.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca