El exquisito minimalismo en la naturaleza (FOTOS)

Cada día, todos los días, la simplicidad de elementos en la naturaleza nos regala los escenarios más elegantes.

Es lo más esencial, lo que nos muestra con muy poco la estética más delicada: el minimalismo. Está en la naturaleza porque ella misma es ejemplo de la armonía sin adornos más emblemática.

Los elementos de una imagen, cuando son pocos, pueden simplemente relajarnos, llevarnos a un punto de partida entre el vacío y la materia de la manera más sutil. La naturaleza y su minimalismo son  delicadeza, una con la que curiosamente nos sentimos plenamente identificados.

La siguiente selección de imágenes es una fina prueba de ello:1.1

© Doug Chinnery

2 

© Mircea Brânda

3 

© Michal Karcz 

4

© Hossein Zare 

5

© Алексей Копырин

6 

© Kenneth Rivenes

7 

© Andy Lee

8

metrouk2

[Genialgurú]



Descubren dragón rubí en las aguas de Australia (VIDEO)

El dragón marino rubí es una especie que sólo se conocía en bosquejos de museos y libros escolares.

El dragón marino rubí es una especie que sólo se conocía en bosquejos de museos y libros escolares; sin embargo recientemente se descubrieron dos ejemplares nadando en las profundidades de las aguas de Australia. Mediante un vehículo operado por control remoto, los investigadores de Scripps Institution of Oceanography en la Universidad de California San Diego y la Western Australian Museum lograron grabar durante media hora y a más de 50 metros de profundidad en el Archipiélago Recherche. 

Gracias a esto, los investigadores lograron recolectar mayor información sobre su anatomía, hábitat y patrones de comportamiento. Por ejemplo, a diferencia de otros subespecies similares, los dragones rubí no cuentan con apéndices para camuflajearse; poseen una cola enroscada como los caballos de mar y su color hace referencia a un cambio evolutivo. 

Para los investigadores se trata de tan sólo un descubrimiento de los varios que se planean realizar en la zona sureste de Australia, en especial en lo que se refiere en la diversidad de hábitats, especies animales y vegetales. 

Te compartimos el video del dragón rubí: 

 

 

 



Conoce los 4 tipos psicotrópicos ancestrales de México

Cada una de ellas promueve tanto la biodiversidad de la región como el conocimiento de aquellas generaciones cargadas de chamanes, misticismo y conexión con la naturaleza.

Con una amplia diversidad en hierbas medicinales, numerosos pueblos mexicanos usan la sabiduría en la herbolaria como parte de su repertorio alimenticio y curativo. De alguna manera, estas plantas medicinales mexicanas han acompañado tanto a pueblos ancestrales como a nuestra actual cultura, como parte de la dieta cotidiana y paliativos mentales, corporales o espirituales.

Cada una de ellas promueve tanto la biodiversidad de la región como el conocimiento de aquellas generaciones cargadas de chamanes, misticismo y conexión con la naturaleza. Aunque las que gozan de una mayor popularidad son aquellas conocidas como “de poder”, aquellas que siempre se han caracterizado por su imponente alteración en la percepción visual y manifestado en las figuras geométricas intensamente coloreadas, los petroglifos, las tablas huicholas, entre otros. 

En otras palabras, estas plantas, de la familia de las drogas psicodislépticas, se distinguen en cuatro subfamilias: los alucinógenos, los cognodislépticos, los inductores de trance y los delirógenos. Con el fin de seguir promoviendo el conocimiento milenario mexicano sobre la medicina herbolaria, te compartimos una explicación de cada una de los tipos de psicotrópicos endémicos de México

 

Inductores de trance. Pese a ser usadas desde la prehistoria mesoamericana, este tipo de plantas difícilmente producen alucionaciones. En su lugar generan una sensación cargada de letargo y languidez, incrementando la percepción al grado de provocar irritación. Hay quienes reportan “una estimulación de la imaginación que se usa, de manera adivinatoria, en contextos rituales.” Una inductora de trance mexicana es la hoja de la pastora o pipiltzintzintli Salvia divinorum–; también, la marihuana –Cannabis sativa–. 

Salvia divinorum plantas medicinales mexicanas

Cognodislépticos. Al igual que los inductores de trance, estimular la imaginación pero no producen alucinaciones. Sus efectos se ven principalmente reflejados en la alteración de mecanismos de la memoria; es decir, aunque la memoria a corto plazo se puede “perder” en el Inconsciente, se avivan todas las sensaciones y la fantasía. El uso cotidiano de estas plantas es la oniromancia, la adivinación durante el sueño. Un cognodislépticos mexicano es el Manto de la Virgen o ololiuhqui –Turbina corymbosa–.

Turbina corymbosa plantas medicinales mexicanas

Delirógenos. Con efectos potentes que disminuyen la conciencia, el consumo excesivo de estas plantas provocan un delirio con desorientación e intensas alucinaciones que puedan confundir la realidad interna con la externa. Son conocidas por ser de “tradición oscura y secreta”, usadas principalmente en ritos de hechicería y para hacer daño a enemigos. Un delirógeno mexicano es el toloache o tolohuaxihuitl –Datura stramonium–.

Alucinógeno. Como su nombre indica, estas plantas producen alucinaciones. La quintaesencia de los alucinógenos es la mezcalina del peyote o la psilocibina de los hongos, además que ambas plantas son consideradas como sagradas por excelencia. 



¿Cuánta azúcar estás comiendo en tus alimentos? (FOTOS)

De acuerdo con Antonio Rodríguez Estrada, fundador de SinAzúcar.org, el azúcar también se encuentra en productos que, al no leer las etiquetas, consumimos sin darnos cuenta.

Es mundialmente sabido que el consumo excesivo –e incluso, mínimo– del azúcar produce una serie de consecuencias negativas en la salud. Estudios de universidades, los cuales están avalados por la Organización Mundial de la Salud, insisten en reducir al menos una cuarta parte –25 gramos diarios– de azúcar ingerida con el fin de prevenir una serie de enfermedades relacionadas con su consumo; tales como la dependencia, sobrepreso, diabetes, caries, problemas cardiovasculares, etcétera. Pero, ¿es suficiente dejar de ponerle cucharaditas de azúcar al café para cuidarnos física y emocionalmente? 

De acuerdo con Antonio Rodríguez Estrada, fundador de SinAzúcar.org, el azúcar también se encuentra en productos que, al no leer las etiquetas, consumimos sin darnos cuenta. Para él es indispensable difundir imágenes para generar consciencia sobre la cantidad de azúcar que estos alimentos contienen y, de alguna manera, materializar el verdadero consumo de este ingrediente peligrosamente tóxico: “SinAzúcar.org pretende visualizar el azúcar oculto en estos alimentos procesados de una forma simple y gráfica para que puedan ser compartidas fácilmente a través de las redes sociales. Es mi granito de arena para mejorar los hábitos de consumo”.

Dado que una de las principales causas de la epidemia de obesidad es el abuso de los productos industriales, es importante presentarlos en su impactante realidad, sin brillos ni decoraciones que seduzcan al consumidor. En especial los productos que vienen con la imagen de ser saludables, bajos en azúcar o “o%” o inclusive están avalados por sociedades médicas. Tan sólo en el caso de las cafeterías de Starbucks se sirven tazas extragrandes de azúcar en sus bebidas caliente, y se ofrecen cada vez más chai, chocolate y otras alternativas cafetaleras con jarabes para un sabor aún más intenso. Esta simple estrategia aumentó hasta en un 20 por ciento de clientela diaria, pese a que los consumidores ignoran la cantidad de azúcar que beben en su café o bebida. 

Por ello Rodríguez Estrada decidió fotografiar algunos alimentos más genéricos, tomar una marca de referencia, colocar a su lado el equivalente de azúcar en terrones de azúcar –de 4 gramos– e inmortalizar el momento. Te compartimos algunos ejemplos de su trabajo: 

 

Más en Ecoosfera: 

Sobre como las cadenas comerciales de café inundan tu bebida con azúcar (empezando por Starbucks)

Esto le sucede a tu cuerpo cuando comes un poco de azúcar

Consumir azúcar provoca los mismos efectos de la cocaína, estudio

Una dieta sin azúcar arroja beneficios casi inmediatos en niños; estudio

Guía práctica para dejar el azúcar paso a paso



Artistas crean un bot que recrea miles de polillas digitales en Twitter (FOTOS)

Las polillas tienen una variedad impensable; y un par de artistas han hecho equipo para hacerles una especie de tributo digital.

El experimento podría parecer irrelevante, pero si se le piensa con cautela, en realidad tiene mucha poesía. Los artistas Katie Rose Pipkin y Loren Schimdt han creado un bot en twitter, con la cuenta de @mothergenerator, que hace un tributo a las más de 160 mil especies de polillas existentes con creaciones digitales de su poco conocida variedad.

Generalmente las polillas suelen estar asociadas a un insecto más molesto que bello, a diferencia de las mariposas. Pero si uno las mira con cautela, entonces encontrará la minuciosas diferencia en cada una de ellas; una que pareciera improbable.

Gracias a un algoritmo es posible hacer este experimento que le da, quizá por primera vez, su lugar a la diversidad de las polillas; también a su belleza, y además inunda las redes sociales con imágenes de la naturaleza, de las cuales por cierto, está comprobado cómo te hacen una persona más feliz con solo verlas.

 

 



Si necesitas consejos para “vivir mejor”, mejor observa la naturaleza

Concebir la naturaleza como un manual práctico-poético de existencia podría reducir notablemente nuestra ansiedad y ayudarnos a encontrar más respuestas de las que hoy imaginamos.

La naturaleza y los libros pertenecen a aquel que los mira. 

Ralph W. Emerson

La naturaleza, como símbolo de sabiduría, es un concepto que se ha honrado, en práctica y teoría, dentro de múltiples tradiciones y cosmogonías. Su contemplación, la de sus ritmos, sus gestos y sus esencias, ha sido propuesta por algunos de los más notables sabios de la historia como máximo proveedor, que el hombre tenga a su disposición, del verdadero conocimiento. Desde el budismo Zen y el taoísmo, hasta el credo de grupos étnicos, como los Hopi, los Raramuris o los Sioux, y pasando por innumerables tradiciones chamánicas y escuelas místicas, la naturaleza se ha venerado como un mapa impecable para guiar nuestra existencia.

¿Te imaginas tener a tu disposición, de forma gratuita, y sin requerimientos académicos o méritos socioculturales, un libro infinito en el cual pudieras sumergirte y encontrar la respuesta a absolutamente todas las interrogantes que jamás se hayan planteado? ¿Qué harías con él? ¿Lo aprovecharías? ¿Seguro? Curiosamente todos tenemos acceso a esa flor de conocimiento perenne pero, absurdamente, cada vez menos personas nos tomamos el tiempo para leerlo.

Concebir la naturaleza como un libro del cual fluye toda la información que necesitas puede hacer una diferencia determinante en la vida. Uno en donde la prosa es poesía y se sintetizan elegantemente todas las metáforas posibles. Un texto sagrado, pero que es a la vez el instructivo más práctico de todos. Una edición de bolsillo que no cabría en la más grande biblioteca. Una versión multimedia, siempre actualizada, del Aleph, de Borges. Un libro de Paulo Coelho que, en un acto de gentileza, se autodestruye cada vez que alguien intenta abrirlo. Una Biblia que cita al Corán y está escrita en sánscrito. En fin, la naturaleza como el manual de agricultura astral o el libro de cabecera del corazón, como el bestseller que no necesita vender una sola copia. Como el espejo.

landscapes nature grass 1920x1080 wallpaper_wallpaperswa.com_19

Hoy estamos inundados de protocolos y técnicas de autoayuda, con millones de libros y cientos de gurús que ofrecen, a cambio de una módica suma o una pequeña porción de dignidad, los secretos hacia una vida mejor, con miles de personas acudiendo a sesiones de coaching, y otros tantos buscando la respuesta en fármacos, fiestas o fellatios, resulta genial darnos cuenta que el instructivo está siempre ahí, a disposición de todos, gratis y reluciente, perfecto –pero preferimos embarrarnos en la frívola comodidad de una búsqueda pseudo-trascendental condenada al loop.

Más allá del romanticismo ecológico, de visceralidad contracultural, o de optimismo neo-medioambiental, lo cierto es que a lo largo de miles de años todas las culturas encontraron en la naturaleza sus más grandes respuestas. Sé que tal vez parezca cómodo, quizá hasta iluso, proponer que todas las respuestas probables están ahí inscritas, en el libro natural. Pero me temo que desde aquí no podría demostrar está hipótesis –pues eso solo puede hacerse allá afuera y no por medio de un teclado o una pantalla. Y este es finalmente el momento de enfrentar las dos preguntas que dan sentido a este texto y a su lectura ¿qué haces leyendo esta nota en lugar de estar descifrando las nubes, las hormigas, o las ramas? y ¿qué hago yo escribiéndola en lugar de platicar con un búho o contemplar una vaca?

La naturaleza es siempre coherente. Nosotros, por ahora, no.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca