El enorme megáfono construido por estudiantes para escuchar los sonidos del bosque (FOTOS)

Ubicado estratégicamente, este hermoso aparato filtra los sonidos desde numerosos ángulos para crear otro en su centro.

Fotos: Tõnu Tunnel

Estonia es uno de los países con mayor densidad de bosque. Al menos la mitad de su superficie está poblada de cedros, abetos y abedules. Así, sus pobladores han gozado históricamente de una relación íntima con este delicioso ecosistema. No es extraño que estudiantes de arquitectura hayan construido una hermosa y enorme instalación para exaltar las bondades de su naturaleza.

La idea primaria fue del estudiante Birgit Õigus, luego con un grupo de estudiantes y bajo la asesoría de los diseñadores Tõnis Kalve, Ahti Grünberg y la Oficina de Arquitectura  arb210, crearon un gigante megáfono que amplifica los sonidos del bosque. Es además una instalación interactiva en la cual los usuarios pueden acomodarse en su centro y recargarse en sus muros para escuchar los sonidos de los árboles, pájaros, viento, animales…

La estructura hecha de madera fue acomodada estratégicamente para filtrar los sonidos desde todos los ángulos y unificarlos  final y delicadamente en su centro…

Estonian-students-build-amazing-unplugged-walk-in-megaphones-in-the-middle-of-nowhere4__880 Estonian-students-build-amazing-unplugged-walk-in-megaphones-in-the-middle-of-nowhere2__880 Tonu-Tunnel_P_1308-Pano__880 Tonu-Tunnel_P_1344__880

 

 

 [artun.ee]



En este pueblo fantasma de China sólo habita la naturaleza (FOTOS)

Este pueblo de la naturaleza, llamado Houtou Wan, gradualmente fue abandonado hace medio siglo, cuando ninguna bahía podía seguir pescando en la zona al haber consumido casi todos los recursos de la zona.

A las orillas del río Yangtze, en la costa este de China, hay un pueblo pesquero que parece haber sido olvidado por el tiempo excepto la naturaleza. A lo largo de densas enredaderas de hiedra, habitan las calles, paredes de edificios y numerosas zonas del pueblo como si el planeta reclamara su espacio que, por naturaleza, le pertenece. 

Este pueblo de la naturaleza, llamado Houtou Wan, gradualmente fue abandonado hace medio siglo, cuando ninguna bahía podía seguir pescando en la zona al haber consumido casi todos los recursos de la zona. Esto, junto con la urbanización y la el incremento de las actividades industriales, estos asentimientos chinos se convirtieron en pueblos fantasmas que la naturaleza  empoderadamente acogió: 



Figuras que hacen portales: el Land Art de Andy Goldsworthy (FOTOS)

Con piedras, hojas, ramas… Andy Goldsworthy nos regala la ilusión de que existen puertas tridimensionales a otro espacio-tiempo.

Fotos:goldsworthy.cc.gla.ac.uk

Los colores y materiales con los que el hombre ancestralmente ha elaborado su arte han venido de la naturaleza. También ella ha sido la principal musa: sus patrones, tonalidades, complejidad, nos ha inspirado y proveído de la materia prima para la creatividad.

Como un lienzo onírico el Land Art desde los años 6o del siglo pasado ha ido apareciendo, espontánea y efímeramente, para producir sensaciones plásticas y estéticas con un marco que ya de por sí explaya lo anterior, la naturaleza. Entre sus máximos iconos están Robert Smithson y Michael Heizer, y también un prodigio consolidado en este tenor lleva décadas encantando al mundo. Su nombre es Andy Goldsworthy y sobre todo a partir de hojas en distintas tonalidades (por su verdor o sequedad) va haciendo marcos de colores que dispone como un aura de poder en distintos paisajes.

Son como portales mágicos, pasadizos luminosos a otros submundos de la misma naturaleza.

1

2

3

4

5

6

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

[BoredPanda] 



Y tú, ¿cuántos “baños de bosque” tomas a la semana? Conoce aquí por qué es importante hacerlo

Actualmente un grupo de investigadores de la isla de Yakushima, en Japón, se encuentra realizando estudios sobre un fenómeno que bautizaron como shinrin-yoku o “baños de bosque”.

Numerosos científicos han tratado de calcular los precisos beneficios de abrazar un árbol; entre ellos se encuentra Matthew Silverstone, quien comprobó que la energía vibracional de los árboles y las plantas brindan una serie de beneficios a la salud de los humanos. Sin embargo, ¿qué pasa si la energía del grounding alcanzara otros niveles, quizá más profundos?

Actualmente un grupo de investigadores de la isla de Yakushima, en Japón, se encuentra realizando estudios sobre un fenómeno que bautizaron como shinrin-yoku o “baños de bosque”. De acuerdo con sus resultados, las personas que toman baños de bosque adquieren sustancias benéficas al respirar el aire de un bosque. Esto se debe a que el ecosistema es tan variado que brinda una mayor diversidad microbiótica tanto alrededor como dentro de nosotros.

12366393_1650993415175439_4883787904371595878_n

La investigación ha identificado tres factores principales que nos vuelven más saludables: bacteria, aceites esenciales derivados de las plantas e iones con carga negativa. Parece ser que desde nuestro nacimiento hasta la muerte, las bacterias que viven en el ambiente –y que respiramos del aire–, nos ayuda a mejorar los procesos de digestión y a producir sustancias que proveen estabilidad tanto física como mental.  En otras palabras, estar en el bosque permite sentirnos más felices y poseer mayor salud física.

Entre los aceites esenciales que desprenden las plantas y las bacterias, se encuentran los fitoncidos, los cuales son exterminadores derivados de las plantas que combaten microorganismos tóxicos.

En palabras de Goethe, “La naturaleza no es un núcleo ni una cáscara; es todo al mismo tiempo.” Por lo que al sentirnos conectados con ella, somos capaces de entender los mecanismos innatos del amor de la naturaleza para cuidarnos –desde los procesos digestivos con la mejora en la flora bacteriana en el estómago, como la generación de neurotransmisores del bienestar psicológico.



¿Por qué procurar que tu hijo tenga contacto con la naturaleza y se desapegue de la tecnología?

Desgraciadamente los niños están alejándose cada vez más de la naturaleza, perdiendo esa conexión básica con su instinto

En los últimos años el estrés, la famosa “enfermedad del siglo XXI”, ha impactado en gran parte de la población mundial. Tanto adultos como infantes se encuentran afectados por los síntomas del ir y venir de los caminos de concreto de las ciudades, de sus ruidos y temperamentos, de la tensión y frustración. Pareciera casi imposible escapársele a estas rutinas.

No obstante, la educación (ambiental) es una de las herramientas básicas para revertir los efectos del sedentarismo tecnológico y laboral. Pues esta disciplina aborda no sólo métodos para el mejoramiento en la salud física y emocional de las personas en contacto con la naturaleza, sino también alternativas para contribuir a la solución de problemas ambientales y ecológicos.

De modo que, al permitir que nuestro cuerpo regrese a su nostra mater, se empieza a valorar el medio ambiente, a cuidarlo y a respetarlo. Inclusive, se habla de un vínculo emocional directamente relacionado con la vida de cada uno, incluyendo la del planeta.

Desgraciadamente los niños están alejándose cada vez más de la naturaleza, perdiendo esa conexión básica con su instinto, la cual no se logra al leerlo en la computadora o en revistas, sino a través de conductas que generen consciencia y salud ambiental tanto en adultos como en niños. Un reciente estudio demostró que los niños que veían más televisión de pequeños (hábito comparable con el uso actual de iPads y dispositivos) tienen una salud notablemente peor cuando son adultos, en comparación con aquellos que en su infancia pasaron mayor tiempo al aire libre. También se probó que, generalmente, los hábitos adquiridos desde niños son patrones que se repiten en la edad madura.

El tiempo que los niños pasan afuera, al aire libre, puede ser renovador, ya que fomenta el estado de exploración a fin de que se generen habilidades físicas y emocionales para el mundo. El contacto con la naturaleza es la oportunidad para descubrir parte de uno mismo, formando un vínculo único con el medio ambiente.



Acampa ecoamigablemente con estos tips

Recuerda que la naturaleza es nuestro hogar, por lo que requiere de cuidados específicos para mantenerse lo más saludable posible

El estrés de la vida diaria puede afectar nuestra salud tanto física como emocional, por lo que es importante ofrecernos pequeños placeres que nos autorregulen interna y externamente. Desde la capacidad de disfrutar cada alimento o tener un lapso de tiempo para ejercitarse, meditar, realizar introspección, descansar y realizar actividades productivas hasta contar con acercamientos con una creencia cosmogónica, así como con la misma naturaleza.

Esta homeostasis podría lograrse en la medida en que respetemos tanto nuestro cuerpo y el de los demás como el de la naturaleza. Por ello, en los momentos en los que decidas acercarte a la naturaleza, es importante que conozcas los cuidados necesarios:

Primero, no dejes ningún rastro de tu presencia. Cuida el medio ambiente y la vida silvestre, para lo cual lleva contigo una bolsa para tirar los restos de la comida, envases y demás basura. Somos invitados de la naturaleza, por lo que habremos de comportarnos como tales.

Segundo, sigue los senderos. Al evitar entrar a zonas verdes, reducimos el riesgo de peligro tanto de la naturaleza como de nosotros mismos.

Tercero, evita fumar o hacer fogatas. Una colilla mal apagada puede provocar un incendio, originando una catástrofe ambiental (sin tomar en cuenta la contaminación ocasionada).

Recuerda que la naturaleza es nuestro hogar, por lo que requiere de cuidados específicos para mantenerse lo más saludable posible ya que, de ese modo, nuestro estilo de vida también gozará de sus beneficios.

 

Fotografía principal: Adrian Senn

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca