¿Volverías a tirar basura al mar o la calle después de ver este video?

Aún si estás en una ciudad, tu basura pude viajar a espacios impensables y causar un sufrimiento intolerable a los animales.

La basura que arrojas fuera de su lugar es capaz de recorrer inesperados parajes y kilómetros sin que tengas la menor idea… Cuando alguien tira, por ejemplo, desechos en las calles de la capital de Chiapas, México, está documentado cómo la lluvia puede arrastrarlos a sitios como el emblemático Cañón del Sumidero. Así, la basura recorre más de 5 km, luego esa agua en algún punto también desembocará en el mar.

Sabemos que la mayoría de los desechos no orgánicos no son biodegradables. Prácticamente cada lata, plástico o vidrio que no es tratado tardará cientos de años en desintegrarse; pero no es solo este fenómeno el peor, sino su tránsito en el que puede mermar la vida de numerosos seres vivientes.

Un video que ha recorrido a internet se ha viralizado, advertimos que es un poco crudo, pero quizá ver este tipo de cosas sean las que nos orillen a jamás arrojar basura fuera de su lugar, sea donde nos encontremos.



Francia prohibe la venta de platos, vasos, cubiertos y bolsas de plástico

Francia pretende asegurar que todos los platos, vasos y cubiertos vendidos en el país europeo provengan de fuentes biológicas y puedan usarse en la composta.

Si somos conscientes de impactos negativos del plástico y unicel, es muy probable que intentemos disminuir su consumo a la hora de comprar la despensa y otros menesteres; sin embargo, existen alimentos en los puestos de cada esquina, como jugos, atole, tortas y chilaquiles, o restos de los platillos en los restaurantes cuyos contenedores resultan ser de estos compuestos dañinos para el medio ambiente. Esto podría afectar en un periodo a largo plazo tanto a la higiene de las ciudades como al bienestar de los ecosistemas en la naturaleza. 

Frente a esto, es indispensable realizar una serie de medidas que reduzcan la contaminación. Como ejemplo, se centran los esfuerzos de Francia al prohibir el uso de vasos, platos y cubiertos de plástico. Inclusive, las máquinas expendedoras de café ya no darán vasos de plástico. Se trata de una nueva ley que entró en vigor en el mes de agosto, dando pauta a los productores hasta el 2020 para asegurar que todos los platos, vasos y cubiertos vendidos en el país europeo provengan de fuentes biológicas y puedan usarse en la composta. 

Esta medida fue la respuesta a la conferencia sobre el cambio climático que tuvo lugar en París, logrando como resultado que Francia comience un frente a favor del medio ambiente y cuidados ecológicos. Se espera que, de alguna manera, la ley francesa se convierta en un ejemplo para otros países para reducir el consumo de energía, desperdicio y plástico de la industria procesadora de plástico. 

No obstante, existen oponentes: fabricantes de empaques europeos, como Pack2Go Europe, que se oponen a esta medida ecológica, pues consideran que afectará a los consumidores y violará las normas de la Unión Europea del libre movimiento de bienes. Se piensa incluso seguir luchando contra ella. Según Eamonn Bates, secretario general de la empresa, “Estamos exhortando a la Comisión Europea a que haga lo correcto y tome acción legal contra Francia por violar la ley europea. Si ellos no lo hacen, nosotros lo haremos.”

En México, por ejemplo, se requieren de esfuerzos tanto del consumidor – por ejemplo, llevar sus propios contenedores a la hora de comprar un jugo o un desayuno–,  como de iniciativas gubernamentales que limiten la venta de productos de plástico y unicel en diferentes puntos de distribución. 

 



Para el 2050, habrá más plástico que peces en el océano

De acuerdo con un reporte del World Economic Forum (WEF, por sus siglas en inglés), el número de peces disminuirá en los océanos al ser invadidos por estas cantidades desorbitantes de plástico.

Situaciones como el consumo desmesurado de productos plásticos y la ausencia de un proyecto ecosustentable que prevenga y contenga los problemas derivados de la contaminación, han llevado a estimar que en los próximos 35 años el plástico que producimos será la población predominante en los océanos.

De acuerdo con un reporte del World Economic Forum (WEF, por sus siglas en inglés), el número de peces disminuirá en los océanos al ser invadidos por estas cantidades desorbitantes de plástico. El mismo reporte revela que la tercera parte de todo el plástico producido, se escapa hacia el medio ambiente y termina principalmente dentro de los límites marítimos. Aquí, el plástico termina siendo una cama flotante de contaminantes o comida para la vida del ecosistema marítimo.

Tras analizar 200 estudios y hablar con 180 expertos, el WEF solicita un refuerzo en soluciones preventivas, como la reducción, el reciclaje y el reuso. Sin embargo, se está consciente que a pesar de realizar las medidas necesarias, el plástico seguirá produciéndose y consumiéndose a través de empaquetados, bolsas, botes de limpieza personal, etcétera.

Alt_Plastics in our oceansentering the food chain

En palabras de Sarah Kaplan, actualmente se produce 20 veces más plástico de lo que sucedía hace 50 años, y se espera que esa producción gane el doble 20 años después: “Para el 2050, estaremos haciendo tres veces más de plástico de lo que hicimos en el 2014.”

Si bien el 95 por ciento del plástico sólo se utiliza una vez, y el 14 por ciento de él se recicla, normalmente termina en las calles, espacios públicos y finalmente en los océanos. Esto equivale a 8 millones de toneladas de plástico o un camión de la basura llenándose cada minuto dirigiéndose al océano.

Se espera que el océano sólo contenga una tonelada de plástico cada tres toneladas de peces para el 2025; sin embargo, para el 2050, se espera que la capacidad de almacenaje del océano se invierta al contener más plástico que peces.

WEF asegura que es una acción de escalada, por lo que se requiere el trabajo del sector público, privado y civil para mobilizar el balance del plástico: “Es una excelente oportunidad para una nueva economía circular de plástico.” En EE.UU., por ejemplo, hay comienzos de estos movimientos, al prohibir las micropearlas en jabones y detergentes y realizar investigaciones para empaquetados ecosustentables.

[ScienceAlert]

 

Más en Ecoosfera: 

Algunos consejos vitales para acabar con la era del plástico

Razones irrefutables para evitar los productos de plástico y sus alternativas



Conoce el contenedor flotante que limpia el océano

Construido a partir de plástico reciclado almacena grandes cantidades de desechos, e incluso petróleo o detergentes en el agua.

Uno de los más tristes indicadores de nuestra ambiciosa manera de vida, en la que el consumismo pareciera ser la máxima, es el nivel de contaminación en los océanos. Existen sobre todo algunos puntos donde las corrientes marítimas hacen confluir grandes cantidades de basura, sobre todo de engorroso plástico, y donde se forman literales islas de desechos…

Las iniciativas para limpiar el océano son cada vez más, y dos australianos, Andrew Turton y Pete Ceglinski, han creado Seabin, un contenedor flotante hecho de plástico reciclado que va recolectando basura en el agua.

Este colecta botellas, papel, e incluso líquidos como petróleo, combustible o detergente que está en el mar.

Una de las metas es hacer Seabin a partir de nuestro plástico y simultáneamente capturar más, es un efecto dominó. (…) La secunda meta es crear un mundo donde no necesitemos de Seabin.

Sus Seabin son hechos por sus creadores desde casa, y en 2016 lanzarán los primeros prototipos, que de hecho, han sido probados ya en su efectividad. Para que este proyecto tenga más alcance puedes apoyarlo en Indiegogo y obtener más información del mismo en seabinproject.com.

[boredpanda]



La historia de una cuchara de plástico es la historia del mundo (VIDEO)

Un video de Greenpeace hace una inteligente relación entre lo micro con lo macro: la historia del mundo en tu cuchara desechable.

En ocasiones olvidamos ver la foto completa de la realidad. Por que podemos pensar en micro; ver solo por nuestra familia, amigos, profesión, pero cuando pensamos la realidad más macro es casi imposible no pensar en las implicaciones de los actos individuales en el mundo, y acuérdate que tú influyes al mundo, (¿estás listo para aceptar esa responsabilidad?).

Por ello, cada acto, el de usar por ejemplo un objeto desechable es la historia del mundo en sí. Este video es una muestra de ello, y nos hace un recordatorio para ver la foto completa, por que solo así quizá podremos entender la trascendencia de cualquier aparentemente simple decisión.

Así como los objetos son símbolos, nuestra relación con ellos son significados. El recorrido de este video simplemente nos muestra la relación final al momento de hacer cosas a veces sin un significado: devolvamos pues significado hasta a los pequeños actos como el decidir usar (o mejor no) una cuchara desechable al pensar su relación con el mundo.

Twitter de la autora: @anapauladelat



Algunos consejos vitales para acabar con la era del plástico

Más de un siglo de plástico nos ha inundado, pareciera, irreversiblemente… pero no es así.

Foto:elcorreodelsol.com

Quizá la única manera de acabar con 100 años del uso desbordado del plástico es cambiando nosotros mismos los hábitos. Hasta hace poco no se conocían los verdaderos efectos tan nocivos para los animales, los ecosistemas del planeta y nuestra salud por el uso de este material.

Cuando en 1909 el químico Leo Hendrik Baekeland sintentizó un polímero a partir de moléculas de fenol y formaldehído ,nadie imaginó la era que se avecinaba; el plástico permitiría, a bajo costo, hacer más que nunca una producción en serie de lo más ambiciosa.

Hoy muchos inventos están buscando sustituir el plástico que viene de la polimerización de los átomos de carbono por otros biodegradables. Los ejemplos abundan, como plástico elaborado a base de maíz, otro fabricado con aire y bacterias, con nopal, desechos de leche biodegradable, o cáscara de plátano (un invento hecho, por cierto, por una niña de 16 años).

Las opciones son muchas, sin embargo aún no es tan redituable hacer este tipo de materiales. Quizá la opción más ambiciosa no es siquiera sustituir los envases de plástico por otros de tipo biodegradable, simplemente modificar algunas prácticas alarmantemente cotidianas.

Compartimos algunos consejos para alejar el plástico cada vez más de tu vida:

No compres comida para llevar:

La comida para llevar suele ir acompañada de una cantidad descomunal de basura. Evítalo, puede sonar muy radical pero ciertamente este hábito repetido en millones de personas es terrible. Por qué no, si vas a pasar por comida lleva tus propios recipientes; si estos no son de plástico, aún mejor.

Para siempre olvida las bolsas de plástico:

Compra bolsas de plástico biodegradables para la basura, y fuera de eso, nunca pidas bolsas de plástico cuando vayas de compras; carga una bolsa de tela en tu bicicleta o en tu auto.

Identifica y evita los peores plásticos existentes en el mercado:

Como el policloruro de Vinilo, el poliestireno y el policarbonato.

Olvídate ya del agua embotellada:

Es realmente estúpido comprarla, pues los precios son exhorbitantes en comparación por los precios que pagan por las concesiones de los mantos acuíferos en numerosos países; es como si estuvieras regalándoles tus recursos y además enriqueciéndolos recomprándoselos. Carga mejor siempre con un termo y, como antes, rellénalo antes de salir de casa. Evita además que el termo sea de plástico, hay otras opciones mucho más saludables en el mercado.

Haz tus propios condimentos y salsas en casa:

En serio, es mucho más fácil de lo que crees y serán más sanos. Aquí algunas recetas y opciones.

Sustituye tus engorrosos productos de limpieza por la fórmula natural de bicarbonato de sodio con vinagre y otras alternativas naturales:

Como el limón,  el vinagre blanco, el agua carbonatada. Aquí algunas opciones.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca