El bello contraste del tiempo: imágenes de perros de pequeños y en su vejez (FOTOS)

La fotógrafa Amanda Jones ha captado durante veinte años la vida de decenas de caninos para mostrarnos la belleza de todas las etapas.

La cultura actual privilegia enormemente la juventud. Casi cualquier publicidad que encuentres, la cual por cierto marca en buena parte las aspiraciones de la sociedad, está enmarcada en los privilegios de la juventud.

Una persona no joven en esta sociedad va perdiendo interés colectivo; la sabiduría reconocida ancestralmente en la vejes ha sido sustituida por la aparente información nueva, relevante, disruptiva: nuestros viejos, los cuales seremos algún día, son relegados.

Lo anterior de alguna manera pasa con los animales también. Admiramos la juventud en los animales; su vigorosidad o capacidades y energía. Pero ¿y qué hay de la belleza del paso del tiempo?

La fotógrafa Amanda Jones, consciente de todo lo anterior, desde hace 20 años ha retratado el paso del tiempo en la vida de distintos perros, y su trabajo ha sido documentado en el libro Dog Years: Faithful Friends Then & Now. Las fotos, silenciosamente, nos dan una linda lección sobre la superficialidad de nuestra época; en la que hemos perdido la capacidad de si quiera echarle un ojo a la belleza de la huella del tiempo…

Cooper: 2 y 10 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-2 Corbet: 2 y 11 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-3Lily: 8 meses y 15 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-6

Maddy: 5 y 10 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-7

Maddy y Ellie: 7 y 6 años; 14 y 13 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-12

Rufus: 6 meses y 13 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-14

[Boredpanda]



Las encantadoras sesiones fotográficas de perros que estaban en plena distracción

Presentar estas imágenes, tiernas y conmovedoras, son un llamado de atención para proteger a esta población que sólo alegra cada vez que entramos por la puerta de la casa.

Además de exudar ternura, las fotografías de perros son realmente un acto de consciencia en el que se invita a prestar atención a sus cuidados. Como cualquier ser vivo, los caninos gozan de una impactante gama de habilidades cognitivas y emocionales, lo que les permite fungir como apoyo para terapias tanto físicas como psicológicas, y compañerismo en todo momento.

Hablar de animales como los perros, siendo mascotas, permite abrir un ligero debate sobre los derechos de los animales. Para muchas personas este tema puede parecer absurdo o bobo, sin embargo se trata de un tema que permite proteger de violencia a esta población en situación de riesgo. Por ello, presentar estas imágenes, tiernas y conmovedoras, son un llamado de atención para proteger a esta población que sólo alegra cada vez que entramos por la puerta de la casa.

*Dale click en la fotogalería para verla en pantalla completa.

[Elkevogelsang



¿Los perros son capaces de sentir emociones complejas?

Al hablar de estas emociones complejas es esencial comprender que, para sentirlas, se requiere la comparación de nuestra conducta o situación con una expectativa social.

La película de Inside OutIntensamente, en español latino– nos demostró cuáles son las emociones básicas que cada ser humano experimenta a lo largo de su vida: alegría, tristeza, temor, desagrado e ira. Son algo natural. Podríamos decir que se experimentan de manera impulsiva. Sin embargo, existen otras, la combinación de estas básicas, que se vuelven realmente más complejas pues requieren de una consciencia emocional o afectiva. Es decir que, mientras que las emociones básicas suceden automáticamente –sin mucho procesamiento cognitivo–, las emociones complejas requieren de una toma de consciencia de sí mismo, tales como la vergüenza, la culpa y el orgullo. En otras palabras, requieren de una reflexión y una evaluación de uno mismo, las cuales son características intrínsecas del raciocinio del humano. Por lo que, ¿qué tan real es que las mascotas sean capaces de sentir vergüenza tras haber tenido una conducta reprochable?

Al hablar de estas emociones complejas es esencial comprender que, para sentirlas, se requiere la comparación de nuestra conducta o situación con una expectativa social. Por ejemplo, cuando uno siente culpa se debe a una especie de reflexión acerca de la violación de una regla social –tuvimos que estar conscientes de esta regla para romperla y entonces sentirnos mal al respecto. Y ahora vemos a perros, en numerosos videos, sintiendo culpa por haber roto una regla social de conducta… Pero, ¿los perros son reflexivos y evaluadores de su propia conducta?

Entre los humanos, los niños empiezan a experimentar la empatía y otras emociones secundarias alrededor de los dos años –edad, la cual, se estima que es la habilidad mental de un perro. Esta conclusión permite comprender que si un perro mantiene la edad mental de un niño de dos años, significa que también mantiene las emociones. Por tanto, los perros tienen claramente emociones y puede ser que algunas de las que se encuentran en adultos humanos.

No obstante, los científicos se cuestionan si lo que realmente sienten los animales es culpa o miedo a una reprimenda. La evidencia de las emociones primarias, como el amor y la felicidad, es reconocida científicamente; pero apenas hay data empírica que afirma que también son capaces de experimentar emociones secundarias como celos y culpa. Por lo que, cuando un perro actúa con culpa, ¿es porque sabe que hizo algo mal o porque está esperando una consecuencia?

Sin darnos cuenta, quizá los animales –como seres sociales– cuenten también con toda una diversidad de emociones para mantener vínculos sociales. Sin embargo se necesita aún una serie de estudios científicos para comprobar que los animales cuentan con funciones cerebrales similares a los humanos, permitiéndonos sentir emociones complejas como la vergüenza, el orgullo y la culpa.

Scientific American explica que  los cerebros de los perros tienen regiones sensibles a la voz y que estas áreas neurológicas se parecen a las de los humanos. Al compartir estas zonas en ambas especies, procesan las voces y las emociones de manera similar. Ambos grupos responden con la misma intensidad de la actividad neuronal al escuchar voces que reflejan emociones positivas –como la risa: “Los perros y las personas, sin embargo, responden más intensamente a los sonidos de sus propias especies”. De modo que, sólo nos queda preguntarnos: ¿los perros son capaces de sentir vergüenza por comer la basura del basurero? Posiblemente. Quizá sólo sea una manera de neurotizar a los animales a manera de humanos… Y hasta que no se pruebe lo contrario, no hace ningún daño pensar que son seres emocionales.



TOP: 8 razas de perros más saludables

En caso que uno de estos pequeños nos haya robado el corazón es importante considerar su salud integral, así como su personalidad según la raza

Los caninos son las mascotas más populares en las zonas urbanas. La razón quizá no debería sorprendernos, ya que son animales cuya felicidad y estima son infinitas. Basta con observarlos atentamente para darnos cuenta de sus ocurrencias inocentes y de que las expresan a través de una vía de comunicación con sus dueños.

En caso que uno de estos pequeños nos haya robado el corazón es importante considerar su salud integral, así como su personalidad según la raza:

Pastor alemán australiano. Esta raza se emplea principalmente como guía para organizar y cuidar al ganado. Gracias a su capacidad de resolución de problemas y asertividad, estos animales son ideales para un estilo de vida de apoyo. Sin embargo pueden llegar a sufrir de displasia de la cadera o de codos, así como de sordera.

ACD-blue-spud

Border collie es una raza de mucha energía, agilidad, inteligencia y obediencia. Para evitar enfermedades como ataques epilépticos o hipotiroidismo es necesario que se ejerciten a diario, así como pasar mucho tiempo al aire libre.

border-collie3

Los perros mestizos son los menos propensos a desarrollar enfermedades genéticas tales como las cardíacas, las musculares, las óseas, las alergias en la piel o inclusive hipotiroidismo.

Mixed-Breed-German-Shepherd-Dog

Pastor ovejero australiano. Por lo general esta raza es muy sana, obediente y ágil; sin embargo pueden ser propensos a sufrir de displasia de cadera, hipotiroidismo y de una condición congénita hereditaria.

Captura-de-pantalla-2014-11-19-a-las-11.35.03

Labrapoodle, la cruza de labrador retriever y poodle. Para evitar enfermedades asociadas a la piel, el pelaje y la estructura ósea, es importante que a estos animales se les bañe y cepille regularmente, así como un ejercicio constante.

Olivier-Lady-en-Rose

Husky. Estos animales peludos y gigantes pueden llegar a sufrir de enfermedades como atrofia progresiva de la retina, hipotiroidismo y cataratas.

black-and-white-husky-puppy-with-blue-eyes-top-9-plants-commonly-found-in-deserts-listovative

Shiba Inu, de la familia de los spitz japonés. A pesar de ser una de las razas más saludables, una de las enfermedades más comunes en ella es la luxación de la rótula.

shiba-inu-puppies3

Chihuahua. Su tamaño es inversamente proporcional a su salud. Sin embargo, son propensos al hipotiroidismo.

Comical-Chihuahua



Protege a tus mascotas de enfermedades otoñales con estas medidas

Las enfermedades más frecuentes a las que nuestras mascotas -por ejemplo, los perros y los gatos- se enfrentan son el distemper virus, la traqueobronquitis canina, la rinotraqueítis y el síndrome respiratorio felino

El frío ya llegó a las calles de nuestras ciudades. Resentimos su fuerza a la hora en que ansiamos que el calor de una bebida caliente un poco nuestras manos, deseamos que una pila de cobijas nos resguarde mientras disfrutamos de un libro o una película y una taza de chocolate o anhelamos que la calefacción del coche reduzca el ligero dolor de la “piel de gallina”.

Estas son acciones fáciles de realizar, ya que los seres humanos contamos con el raciocinio suficiente para procurar nuestro bienestar y supervivencia. No obstante, existen algunos seres vivos que no cuentan con los suficientes recursos para protegerse del frío, y uno de los ejemplos son nuestras mascotas.

Las enfermedades más frecuentes a las que nuestras mascotas -por ejemplo, los perros y los gatos- se enfrentan son el distemper virus, la traqueobronquitis canina, la rinotraqueítis y el síndrome respiratorio felino. Todos son virales y se caracterizan por secreciones nasales y oculares, vómitos, diarrea y complicaciones respiratorias, entre otros síntomas.

Aunque todas las mascotas pueden encontrarse en riesgo de contraer estas bacterias, los más vulnerables al frío y a la humedad son los cachorros y los animales de mayor edad, ya que les resulta más difícil moverse debido a dolores articulares.

De modo que, para prevenir los malestares anteriormente dichos, es recomendable abrigar a nuestras mascotas: colocarles una manta en el piso o en su cama, darles vitaminas A, B y C para fortalecer su sistema inmunológico, cumplir con su calendario de vacunación, evitar que pisen zonas mojadas (o al menos, secarles sus patas) y reducir el uso de la calefacción.

Muéstrales tu atención y afecto a través de un cuidado en su salud, en especial por estas fechas en las que siempre son bienvenidos los abrazos y apapachos.



Top: 7 “razas puras”: los perros más antiguos del mundo

Los perros pariah son perros antiguos que no han cambiado mucho desde hace siglos. Estas son las únicas “razas puras” que existen, y de las que derivan todas las razas modificadas que conocemos hoy.

Desde que se tiene registro, los perros han estado junto al hombre por al menos 10 mil años. No sabemos en qué momento los perros divergieron de los lobos, pero una cosa es segura: han sido parte integral de la vida humana por siglos. La mayoría de los perros que vemos hoy son cruzas genéticamente modificadas para complacer a distintas personas en distintos espacios del mundo (perros de departamento, de caza, de jardín, de campo, ovejeros, etc…), pero hay algunos (muy pocos) que son lo más cercano a los “perros originales” que tenemos aún en el planeta.

Las siguientes razas son ejemplos de “perros pariah” que han vivido vidas salvajes y han cambiado muy poco desde la antigüedad. Una de sus características es que se reproducen sólo una vez al año, a diferencia de los perros domésticos que se reproducen varias veces.

Perro Carolina

pariah-dog-carolina

El llamado “dingo americano” fue descubierto en los años setentas viviendo una vida apartada y solitaria en el sureste de Estados Unidos. Su comportamiento es más parecido al de los perros salvajes que al de los perros ferales. Ahora es reconocido como una raza pura.

 

Dingo australiano

pariah-dog-dingo

El dingo “puro” de hoy está en peligro de desaparecer debido a tanto entrecruce con otras razas de perros domésticos modernos.

Basenji

pariah-dog-basinji

Mejor conocido como “el perro que no ladra”, este es presuntamente una de las razas más antiguas de perros. Es originario de algunas áreas del Congo, en África. Ha sido representado en tumbas egipcias, por ejemplo, mostrando lo antiguo que es.

Xoloescuincle o “perro mexicano”

pariah-dog-hairless

El Xoloescuincle es un perro sin pelo extremadamente antiguo. En México, este perro ha existido por más de tres mil años, y hay una posibilidad de que se haya originado de la mutación espontánea de calvicie de los perros indígenas americanos como una manera de adaptarse a las regiones húmedas y cálidas de donde proviene. La raza casi se extingue con la llegada de los conquistadores españoles, pero logró sobrevivir en áreas rurales.

 

Perro indio norteamericano

pariah-dog-native-american-indian-dog

Bastante menos salvaje pero igual de antiguo que el perro Carolina, esta raza se usaba para una multitud de tareas, desde cuidar y cazar hasta jalar trineos. Fue un compañero trabajador de los indígenas por miles de años. Es el perro pariah más parecido al lobo que existe al día de hoy.

Alopekis

pariah-dog-Alopekis

“Pequeño pero poderoso”, el alopekis es mencionado por escritores clásicos como Aristóteles, y se puede encontrar en vasijas datadas del año 3,000 a.C. La raza podía ser encontrada en toda Grecia y aún hay varios de ellos en ese país.

Perro cantor de Nueva Guinea

pariah-dog-new-guniea-singing

Este perro entra en la categoría de perros dingo (más salvajes que ferales). Se cree que está extinto en libertad, pero existen algunos en cautiverio como parte de un esfuerzo de conservación.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca