7 señales de que estás mal nutrido (Infográfico)

Poniendo atención a algunas alertas puedes prevenir otros posteriores problemas.

Las madres generalmente te verán mal nutrido, sobre todo si no las has visto en mucho tiempo; pero ¿te ha pasado que muchas personas no solo te cuestionan que estés más flaco sino que te veas desmejorado? (aunque generalmente no usen esa palabra)…

Existen efectos contundentes de que estás deshidratado, como ojos rojos, bolsas debajo de ellos o acné… así también existen síntomas comunes físicos que te indican que no estás bien nutrido. Este infográfico hecho por naturessonshine resume algunos de ellos.

Traducción:

Visión deficiente por la noche: quizá te está haciendo falta vitamina A, que es esencial para una visión sana; también para tu piel y tejidos sanos.

Grietas en las esquinas de la boca: quizá careces de hierro, zinc y Vitamina B12.

Aftas en la boca o lengua y boca decoloradas: la gama de vitaminas B son buenas para la salud de tu boca; el organismo suele no guardarlas, por lo que es bueno que deberás consumirlas constantemente.

Uñas débiles, moretearas o con rugosidades: puede ser una señal importante de falta de Zinc, un mineral indispensable para el sistema inmunológico,  y muy importante en la división y crecimiento de las células.

Poca coagulación en la sangre: la vitamina K es esencial para una coagulación sana; su falta puede resultar en una nariz sangrante o en huesos débiles.

Músculos y huesos débiles: la Vitamina D es vital para una estructura sana de tu organismo.

Calambres frecuentes en las piernas bajas o en tus muslos de descanso: si sientes molestias en tus pantorillas o músculos en general quizá te esté haciendo falta magnesio, calcio y potasio.

b0ae2f1a399db65a1912877b42c30c4c



Sistema Trappist-1: los siete planetas descubiertos por la NASA (VIDEO)

Esta es la primera vez que astrónomos logran identificar un sistema solar similar al nuestro con siete planetas.

En una conferencia de prensa, la NASA reveló el pasado miércoles 22 de febrero el descubrimiento de nuevos siete planetas, del tamaño de la Tierra, orbitando alrededor de una estrella. Este nuevo sistema se encuentra a tan sólo 40 años luz de nosotros, lo cual facilitaría tanto su exploración como investigación. Por el momento, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. intuye que tres de los planetas recién descubiertos cuentan con características similares a nuestro planeta, haciéndolos habitables para vida humana. 

Esta es la primera vez que astrónomos logran identificar un sistema solar similar al nuestro con siete planetas. Por ejemplo, los planetas cuentan con un tamaño y condiciones atmosféricas –oxígeno, metano, ozono y dióxido de carbono– similares a los nuestros, facilitando incluso una superficie acuífera en cada uno de ellos.  

El autor de esta investigación, llamada TRAPPIST, Michael Gillon, ha considerado que este descubrimiento es una pieza clave para el rompecabezas del universo, en donde los ambientes habitables eran pensados como sueños fallidos. Pero parece ser que este sistema, el cual está asociado con el de Acuario a tan sólo 235 billones de kilómetros del nuestro, cuenta con planetas terrestres como la Tierra y una estrella solar más pequeña y ligera que nuestro Sol. De hecho, las órbitas de los planetas más cercanos a la estrella son de aproximadamente 1.5 y 2.4 días, mientras que el del sexto planeta, 12 días. Se cree que el último planeta tiene una órbita de 20 días. 

 Al nuevo sistema solar se le nombró “Sistema Trappist”, en honor al telescopio Transiting Planets and Planetesimals Small Telescope en Chile que ayudó a encontrar a tres de los siete planetas en mayo del 2016. Con el apoyo de otros telescopios del telescopio de la NASA Spitzer y el European Southern Observatory’s Very Large Telescope, se consiguió descubrir los otros planetas del sistema. Y fue a partir de este año que los investigadores notaron que uno de los planetas cuenta con la presencia de agua, facilitando la sospecha que los demás tienen condiciones similares. 

 

 



¿Cómo mejorar el aprendizaje? Consejos de la neurociencia para lograrlo

De acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día.

El aprendizaje, junto con la atención y la memoria, ayuda al ser humano a desarrollar numerosas herramientas para la supervivencia y la cotidianidad. Y de acuerdo con un reciente estudio de Nature Neuroscience, se requiere un poco de manipulación de los neurotransmisores, forzado por la práctica, para fortalecer el aprendizaje en el día a día. 

Para los investigadores, el comprender el efecto del sobreaprendizaje sobre el desarrollo de un nuevo recurso, fue un proceso vital para un mejor entendimiento del cerebro. Para lograrlo dividieron en dos grupos a los voluntarios. 

El primero fue expuesto a ejercicios de aprendizaje sobre un tema, al haber mejoría en la habilidad en práctica tomaban un descanso de 30 minutos y regresaban para más ejercicios de aprendizaje sobre otro tema. Al día siguiente realizaban una post-prueba, en donde los individuos tenían buenos resultados en último tema practicado y pésimos en el primero. Estos resultados fueron como si el grupo no hubiese sido entrenado en nada.  En palabras de Takeo Watanabe, profesor de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas en Brown University, en EE.UU., y autor del estudio, “Cuando uno deja de entrenar inmediatamente después de haber adquirido una habilidad nueva, el área del cerebro asociada con esta habilidad aún es plástico”. Es decir, débil. El cerebro es flexible y se adapta en función del aprendizaje de nuevas herramientas; por lo que si uno se detiene justo después de haber adquirido una de ellas, el cerebro está en un estado plástico, en un estado “preparado-para-el-aprendizaje”, y absorberá la información del segundo conocimiento –y no del primero–. 

El segundo grupo practicó el tema por más tiempo y más repeticiones, un descanso de 30 minutos y un nuevo tema que aprender. Al día siguiente, en el post-test, los individuos obtuvieron mejores resultados en aquellos temas que pasaron un poco más de 20 minutos extras en practicar, sin que un tema pudiese interferir con el otro. 

De modo que aunque el primer grupo no “sobreaprendió”, tuvo un mejor resultado en el último tema; el segundo mostró un una mejoría global con un lapso mayor de práctica y aprendizaje. Para comprender las causas, Watanabe y sus colegas realizaron fMRI, escanografías del cerebro mediante el registro de oxígeno; es decir que requirieron ver las áreas cerebrales que se activaban usando más oxígeno, carbono y nitrógeno –traducido en la presencia de neurotransmisores– permitiendo deducir cuáles químicos incrementan en niveles durante el proceso de aprendizaje.

Fue así que repitiendo el experimento con la máquina MRS, con dos cambios principales –uno, que los dos grupos estarían entrenando la misma cantidad de veces sin el segundo entrenamiento; dos, antes y durante tanto del entrenamiento como la prueba se estaría escaneando la actividad cerebral. El resultado fue sorprendente: si uno no “sobreaprende”, el cerebro consigue niveles altos de glutamato-dominante –el cual facilita al cerebro a entrar en modo plástico o “preparado-para-el-aprendizaje”–; pero si se sobre carga de información, los niveles de glutamato disminuyen y los de GABA incrementan –encargado de estabilizar el cerebro–. Para Watanabe, “Si se sobreaprende la habilidad, el estado del cerebro cambia muy rápido de ser plástico a estable”, lo cual significa que el cerebro tiene más tiempo de “congelar” la habilidad previniendo de olvidarla. 

Es decir que para aprender un tema es recomendable “sobreaprender” –repetir y repetir– la base para comprender así lo complejo. Si bien se dice que hay un riesgo del olvido con el paso del tiempo, la realidad es que existen numerosas técnicas para mantener el conocimiento en un periodo a largo plazo; como por ejemplo, dar tiempo a que suceda el aprendizaje sin necesidad de mezclar los temas. 



Estas fotos te darán una idea de cómo se ven tus alimentos a la hora de cosecharlos

Muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores.

Parece fácil: estar en la mesa del comedor con un bocado de una jugosa piña en la boca, esa frescura acidulce del desayuno que nos brinda una cantidad desbordante de nutrientes y un placer inexpresable a los primeros momentos del hambre matutino. Es realmente un instante sencillo que tan sólo requirió ir al mercado a comprarla, cortarla con cuidado y servirla fresca y amarilla. Sin embargo, ¿cuál fue el proceso que pasó una piña para llegar a nuestra mesa?

Muchas veces pasamos por una verdulería o las estanterías del supermercado, vemos las frutas y verduras, las tanteamos para sospechar su frescura y las llevamos a casa. Pero muy pocas veces sabemos de dónde vienen, cómo se ven antes de cosecharse o cuáles son sus cuidados agricultores. 

En caso que surja un poco de curiosidad, te compartimos algunas fotografías de cómo se ven los alimentos a la hora de cosecharse: 

 

 


Así se ve tu cuerpo sin el agua suficiente (Infográfico)

Sobre todo tu rostro, te indica que cuando está haciendo falta agua a tu organismo con indicios importantes.

El alimento es el motor de tu organismo, pero quizá en la misma proporción, también lo es el agua… No solo el cuerpo sobrevive menos tiempo sin agua que sin alimento; este líquido es responsable en gran parte de que en tu vida diaria tengas energía.

Cuando no te hidratas bien, te sientes más cansado, y  también menos feliz; el agua es un fundamental aliciente para tener un buen estado de ánimo. A nivel físico, tu cuerpo resiente notablemente la falta de hidratación, y no solo es cuestión de estética; tus uñas, cabello, piel… todos ellos te avisan continuamente que no estás bien hidratado con señales evidentes.

El siguiente infográfico realizado para mindbodygreen explica sintéticamente los efectos casi inmediatos de estar mal hidratado, muchos de ellos expresados en el rostro.

Traducción:

Columna izquierda:

Deshidratado

Acné:

La falta de agua promueve la acumulación de toxinas, que a su vez puede traducirse en brotes de acné.

Dolorosas quemaduras de sol:

La hidratación reduce los efectos de quemaduras y alivia la fatiga del cuerpo.

Ojeras:

La deshidratación debilita la frágil piel debajo de los ojos, lo que propicia las ojeras.

Nariz seca y roja:

Sobre todo si estas en lugares fríos, estar hidratado protegerá la piel de tu nariz y prevendrá su irritación.

Mayores resacas:

Si te hidratas, las resacas se aliviarán mucho más rápido.

Columna Derecha

Hidratado:

Cuero Cabelludo sano:

La caspa y la picazón están muy vinculadas a falta de hidratación ¡así que bebe agua!

Cabello y uñas fuertes:

Es muy importante tomar agua para que estén sanas; 8 vasos diarios.

Ojos brillantes y claros:

La deshidratación reduce los niveles de electrolitos y potasio en tu cuerpo, los cuales son esenciales para la salud de tus ojos.

Pérdida de peso:

Tomar 2 tazas de agua 20 minutos antes de cada comida te ayudará a perder peso.

Piel tersa y suave:

Beber agua promueve la elasticidad en la piel, lo que a su ves previene las arrugas.

Screen Shot 2015-08-13 at 7

 

 

 

 



Cómo las etiquetas de nutrición están hechas para timar al consumidor

¿Cómo saber realmente lo que estas comiendo basándote en la información nutricional de los productos?

Muchas personas interesadas en comer sanamente basan sus compras en la información nutricional de los productos del supermercado; desafortunadamente, a veces hasta el más consciente de los lectores de etiquetas puede ser engañado.

Calorías

La cantidad de calorías que consumimos resulta en aumento o disminución de peso, eso es cierto. Entonces ¿cuál es la diferencia entre una misma cantidad de calorías encontrada es fruta fresca y en unos Doritos?

La nutrióloga Melanie Warner nos indica que incluso si los alimentos tienen la misma cantidad de calorías, a menudo proporcionan distintos niveles de saciedad. “Haz de cuenta que comes la misma cantidad de calorías en papas fritas que en un plátano”, apunta Warner. “No hay duda de que te sentirás más lleno si te comes el plátano. Así que las calorías no son lo mismo, porque si comes las papas probablemente tengas que comer más después para compensar. Y también están los nutrientes. Estas comiendo una cantidad fenomenal de nutrientes en el plátano. No estas consumiendo nada de eso con las papas fritas”.

Grasa

Hoy en día muchos consumidores se preocupan por la grasa en su comida. Grasa total, calorías de grasa, grasa saturada, grasa insaturada, poliinsaturada, etc. Y alguna vez fue fácil entender estas etiquetas. La grasa era mala cuando era saturada y la peor de todas era la grasa trans.  Pero hoy en día es mucho más complicado que eso. Los alimentos empaquetados anuncian las grasas buenas: omega-3. Pero sigue siendo muy simplista, y desafortunadamente, las etiquetas nutricionales no proporcionan suficiente información para tomar decisiones informadas acerca de las grasas. La buena noticia es que, si sabes un poco de aceites y grasas, la lista de ingredientes puede ayudarte a tomar mejores decisiones.

Fibra

Sabemos que tenemos que comer más fibra. Las mujeres necesitan 25 gramos al día y los hombres necesitan 38 gramos. Las barras de fibra, que podrían parecer la solución, toman su fibra de la raíz de endibias (también conocidas como inulina) que causa problemas gastrointestinales en algunas personas. Y aunque estas barras sean mejor que nada, nuestros cuerpos necesitan diferentes tipos de fibra.

Vitaminas y minerales

Cuando los ingredientes en sí mismos nos son nutritivos, las empresas fortifican sus productos de vitaminas y minerales. Los empaques de cereal, sobre todo, pueden ser increíblemente engañosos. Normalmente añaden vitaminas que ni siquiera estarían en el alimento en primer lugar, lo cual puede ser muy confuso para los consumidores.

Las vitaminas que están en la naturaleza nuca están aisladas, vienen en un paquete completo con otros nutrientes. La absorción de vitaminas y minerales tiene que ver con la combinación; todas trabajan en concierto. Pero si te dan vitaminas añadidas, por ejemplo en un cereal, difícilmente tu cuerpo podrá absorberlas de manera eficiente.

Lo mismo pasa con los multivitamínicos. Algunas personas creen que mientras estén tomando esto no importa lo que coman, y la mayoría de las vitaminas y minerales ni siquiera están siendo absorbidos correctamente por el cuerpo.

El tema común es que las etiquetas de nutrición no te cuentan la historia completa acerca de los nutrientes de los alimentos. Sí parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea. Un chocolate bajo en calorías no es la solución a todas tus necesidades de fibra, y un cereal fortificado no es una excusa para dejar de comer frutas y verduras.

La solución es comer la mayor variedad de alimentos posible. Y aunque a veces sea rico comer chatarra, no te engañes pensando que es saludable, incluso si la etiqueta dice que es.

[Alternet]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca