Una guía sencilla para hacerte un terrario del desierto

Son elegantes y muy fáciles de hacerse; perfectos además para adecuar este tipo de plantas a tus espacios.

Los terrarios son una de las materializaciones más evocadoras de los jardines posibles. En un aparente encierro de cristal formamos micromundos donde las plantas que conviven ahí dentro son altamente compatibles y crean paisajes por sí mismos.

De entre las opciones de terrarios, los de plantas desérticas son muy especiales; además de prácticos, ya que las cantidades de agua que requieren este tipo de ecosistemas son ínfimas.

Aquí una guía práctica para que hagas tu terrario desértico de la manera más sencilla:

Traducción:

1.Al fondo coloca una capa de piedras.

2. La siguiente capa deberá de ser de carbón vegetal. (Ayudará a limpiar el agua y la tierra).

3. La siguiente capa debe ser un poco más gruesa que la anterior y deberá ser de musgo esfagnáceo.

4. Finalmente la última capa, y la más gruesa de todas, llénala con tierra.

5. Coloca algunas piedras y entiérralas en la superficie junto con las plantas (cactus o plantas que requieran poca agua),

6. Riega tu terrario un par de veces a la semana.

desert-terrarium-illustration

Más en Ecoosfera

¿Cómo hacer una mesa en forma de terrario?

Cómo hacer un terrario de bosque, paso por paso



La CDMX tendrá el huerto urbano sustentable más grande de América Latina

Con 24 300 m2, el Centro de Desarrollo de la Magdalena Mixhuca se convertirá en el huerto urbano sustentable más grande América Latina.

Desde los últimos años, el Gobierno de la Ciudad de México ha ido remodelando numerosas zonas del lugar. Entre las remodelaciones más promovidas se encuentran las áreas verdes y ciclopistas enfocadas tanto en la estética como la salud ambiental de toda la ciudad; y un ejemplo de ello es el huerto urbano sustentable que se ubicará en la colonia Magdalena Mixhuca. 

Con 24 300 m2, el Centro de Desarrollo de la Magdalena Mixhuca se convertirá en el huerto urbano sustentable más grande América Latina. Después de aplanar la tierra, pasar por un proceso de remodelación y reacondicionamiento de invernaderos y áreas frutales, este proyecto, conocido como Espiga, brindará un apoyo importante para la comunidad y el medio ambiente de la ciudad. 

Las autoridades han destinado alrededor de 10 millones de pesos para la primera etapa, en la cual se asegurará un espacio destinado al cultivo y producción para fortalecer la seguridad alimentaria de consumidores y productores. De acuerdo con el titular de la Secretaría de Desarrollo Social –Sedeso– de la capital, José Ramón Amieva, los objetivos de este proyecto serán contribuir “al mejoramiento de la seguridad alimentaria urbana y a la sostenibilidad de los sistemas locales; dotar de capacidades a las personas para que produzcan sus alimentos dentro del entorno urbano e instruir a los ciudadanos en temas ambientales y de nutrición.” Esto será adecuado para cambiar la vida de las personas de la zona, en la cual viven 103 550 personas en situaciones de pobreza, 5 762 en miseria extrema y 56 243 en carencia de acceso a la alimentación. 

Para el reacondicionamiento y ampliación de invernaderos y huertos frutales, se construirá un espacio de aeroponia –cultivo de plantas en un entorno aéreo de niebla sin hacer uso de suelo– y torres de hortalizas. De esa manera se impulsará la captación de lluvia, área de composteo y lombricomposta, camas de cultivo, reuso de agua tratada, sala de talleres o cursos y un bosque  con frutos comestibles; así como la instalación de once huertos para actividades recreativas, educativas y productivas por parte de las secretarías de Desarrollo Social, Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades y Medio Ambiente. 

 Este proyecto se realizará en función de los principios para políticas públicas orientadas a mitigar el deterioro ambiental y fortalecer la seguridad alimentaria, y así facilitar que “en cada casa de la población más pobre pueda haber producción de hortalizas.”

 


9 alimentos probióticos que necesitarás introducir a tu dieta diaria

Numerosos estudios han sugerido incluso que este tipo de alimentos brindan beneficios al sistema inmunológico, reduciendo enfermedades como la obesidad y la depresión.

Los probióticos han comenzado a generar una revolución en la alimentación. Pese a que anteriormente se pensaba que los productos ricos en bacterias eran de alto riesgo para la salud, actualmente los científicos consideran que son en realidad un apoyo al microbioma intestinal y, por tanto, a la salud tanto física como mental. Numerosos estudios han sugerido incluso que este tipo de alimentos brindan beneficios al sistema inmunológico, reduciendo enfermedades como la obesidad y la depresión. 

Si bien ese pueden conseguir probióticos mediante suplementos alimenticios, no todos ellos cuentan con la regularización y certificado de la FDA –Food & Drugs Administration, en EE.UU–. De modo que el consumo de probióticos naturales, principalmente aquellos con las bacterias Lactobacillus y Bifidobacterium, es altamente recomendable. Conoce 8 alimentos probióticos que desearás comenzar a consumir:

– Yogurt. En ella habitan diez miles de millones de bacterias  positivas para el microbioma. 

– Kefir. Es una bebida lechosa, rica en probióticos, que se originó en Rusia y Turquía. Los granos de kefir contiene entre diez y 20 diferentes tipos de bacterias. 

– Kimchi. Picante y ácido, este platillo tradicional coreano está hecho con vegetales fermentados. Además de ser bajos en grasa, posee alto nivel de probióticos y fibra. 

– Tepache. Esta bebida ancestral mexicana se hace a base de piña o tamarindo fermentado, contando con una alta cantidad de probióticos. 

– Kombucha. Es un líquido similar al té negro, rico de una bacteria llamada scoby. Ayuda a prevenir diarreas, deshidratación, entre otros. 

– Sauerkraut. Típico platillo de Alemania, a base de coles fermentadas y alto contenido en probióticos naturales. Es un alimento ideal durante el embarazo. 

– Miso. Se trata de soya fermentada con arroz café, el cual es típico en la cocina asiático. Es rico en la bacteria lactobaccilus acidophilus, sodio y otros nutrientes importantes. 

– Tempeh. Es otra forma de soya, rica en proteína para vegetarianos y veganos. Contiene altos niveles d calorías, fibras y probióticos. 



6 tratamientos caseros para el cabello reseco

Con aplicar un poco de este tratamiento cada tres días durante la noche, se notarán resultados sorprendentes.

La contaminación, secados con electrodomésticos, dieta baja en nutrientes y productos químicos, son algunas de las causas que pueden provocar un cabello reseco. Es por ello importante contemplar cuáles son las alternativas naturales y caseras para cuidar la salud tanto del cuero cabelludo como del cabello en su longitud. 

– Mascarilla de aguacate. Después de machacar un aguacate, agrega una cucharadita de aceite de oliva y otra de jojoba. Combina todos los ingredientes y aplícalo después del shampoo. Empieza por el cuero cabelludo, dando masaje hasta llegar a las puntas. Déjalo actuar durante diez y quince minutos; enjuaga y repite una vez por semana. 

– Grenetina. Es un shot de proteínas, por lo que se necesita hacer sólo una vez al mes. Mezcla una cucharada de grenetina y una taza de agua, y una vez que tenga la forma de un gel, agrega una cucharadita de vinagre de manzana y dos gotas de aceite esencial de jazmín y romero. Aplíquese después del shampoo, dejarlo actuar durante cinco o diez minutos. 

– Aceite de linaza. Con una cucharadita de aceite de linaza en las comidas, hará una maravilla con el cabello. 

– Mezcla de leche, huevo y unas gotas de aceite de almendras. Esta mezcla la podrás aplicar directamente al cabello y cubrirlo con una toalla durante 20 minutos. Enjuaga al final. 

– Aceite de oliva para la orzuela o puntas abiertas. Con aplicar un poco de este aceite cada tres días durante la noche, tendrá resultados sorprendentes. 

– Mantequilla sin sal. Aplicar un poco de mantequilla sin sal en las puntas y cubrirlas con una toalla tibia durante 15 minutos, ayudará a la salud del cabello. Lava la mantequilla con una mezcla de 1/2 de vinagre, 1/2 cucharadita de jugo de limón y 1/2 litro de agua tibia. 



20 increíbles y alternativas macetas que desearás usar para tus plantas

Se necesita sólo un poco de creatividad para integrar la naturaleza en nuestro día a día.

Las plantas son un detalle perfecto para no sólo embellecer el hogar, oficina u áreas en común, también incrementar los niveles tanto de productividad, concentración como felicidad, y absorber el dióxido de carbono que transforman en oxígeno y reducen los niveles de sequedad y polvo. Por esas razones, la naturaleza ayuda a disminuir los índices de estrés y ansiedad.

Se necesita sólo un poco de creatividad para integrar la naturaleza en nuestro día a día. Es verdad que frente a la globalización y un estilo de vida en la inmediatez, a veces puede ser difícil mantener con vida a las plantas; sin embargo, si las tenemos constantemente a la vista quizá facilite el proceso. Te compartimos 20 ideas que posiblemente harán que te intereses por las plantas en tu día a día

*Dale click en la imagen para verla en pantalla completa. 

 

 


Cómo hacer un terrario de bosque, paso por paso

Los terrarios son hermosos y autosustentables (se riegan solos). Aquí te decimos los sencillos pasos a seguir para hacer pequeños terrarios en frascos de cocina.

Los terrarios han adquirido mucha fama estos últimos años, y no es difícil saber por qué. Para las personas que viven en departamento, sobre todo, tener espacios verdes contenidos en botes de cristal es una manera de tener un jardín. Un terrario, si lo cuidas, siempre estará verde. Lo más importante es que esté bien cerrado el frasco para que se evapore el agua y luego “llueva” de regreso a las plantas. Siguiendo estos pasos puedes construir tu propio mini bosque para tener en casa.

 

Materiales

-Frascos de cocina

-Musgo

-Plantas pequeñas (opcionales)

-Carbón horticultural

-Tierra para maceta

 

Pasos:

 

Paso 1

El musgo es lo púnico que necesitas para tener un paisaje hermoso, e incluso puede germinar hierbas muy estéticas. Pero puedes plantar otras especies también, como una orquídea, por ejemplo, o plantes verdes con hojas pequeñas.

 

Paso 2

Cubre el fondo del frasco con carbón horticultural y luego vierte una capa de tierra para maceta de no más de una pulgada de grueso. Añade las plantas si quieres, y luego cubre la tierra con musgo. Asegúrate de que las hojas, pétalos y tallos no toquen el vidrio. Rocía dos veces con agua y ponle la tapa al frasco.

 

Paso 3

Coloca el terrario en un lugar con luz difusa. Si se forma mucha condensación, dale al terrario un poco menos de luz o remueve la tapa por dos horas.

 

 

Más en Ecoosfera

¿Cómo hacer una mesa en forma de terrario?

Una guía sencilla para hacerte un terrario del desierto

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca