Por fin: hospital crea su propia granja para dar alimentos nutritivos a sus pacientes

Este año llegará a tener 4.5 hectáreas para crecer alimentos nutritivos de temporada todo el año.

Foto: St. Luke´s University Health Network

Tanto las cafeterías de las escuelas del mundo, como las de los hospitales, tienen algo en común: la comida es espantosa. Desabrida, con pocos nutrientes, cocinada sin esmero; esto es una paradoja, cuando la nutrición es el primer escalón de la salud. Como lo advierte Hipócrates: “que tu comida sea tu medicina, y que la medicina sea tu comida”. 

Curiosamente, apenas hace un año, un hospital en Pensilvania, el Hospital de la Universidad de San Lucas, creó una granja en mancuerna con el Instituto Rodale (líder en investigación de agricultura orgánica) para cultivar alimentos nutritivos, sanos y frescos para sus pacientes.

Este año la granja doblará su tamaño de 2 a 4.5 hectáreas y cultivará de 12 variedades hasta llegar a 30; proveerá también más de 20 mil kilogramos de vegetales al hospital. 

Además de proveer a los pacientes, y de que su cafetería ofrece comida mucho más sabrosa para el staff, visitantes, etc., también se hará un día de mercado semanal para que estos puedan llevarse vegetales frescos a casa.

Es la primera iniciativa de este tamaño en su tipo, y con suerte, quizá se convierta en una tendencia para todos los hospitales del mundo, que debieran procurar la salud desde su aliada más elemental como la alimentación.

[Treehugger]



¿Alguna vez te has pregunta cómo es la vida autosustentable fuera del sistema urbano?

Estas fotografías cuentan una historia, aquella del viaje del tiempo y del espacio, donde la paz puede reinar fuera del mundo citadino del siglo XXI.

Desde 2010, el fotógrafo Antoine Bruy se ha dedicado a viajar a lo largo y ancho de Europa, tratando de documentar la vida en granjas rurales. Fascinado por la vida autosustentable, fuera de las selvas de concreto, el artista se encargó de capturar todo un rango de experiencias atípicas a nuestra cultura. 

El resultado, su proyecto llamado Scrublands, fue apoyado por la organización World Wide Opportunities on Organic Farms (WWOOF), la cual ayuda a la gente a hacer voluntarios en granjas orgánicas a cambio de comida y hospedaje. De ese modo, Bruy, quien creció dentro de un ambiente citadino del corazón de Francia, se quedaba durante semanas o meses en granjas, para conocer y vivir a las personas así como a sus estilos de vida (antes de usar su cámara). 

Para él, se trataba de un proyecto que expresara los sentimientos de estar fuera de la realidad y del tiempo. Conforme viajaba, se dio cuenta que muchas granjas vivían sin las conveniencias modernas, como la electricidad o tuberías; otras, estaban equipadas con los servicios más modernos: “Algunos de ellos, podríamos decir, que son 30 por ciento autosuficientes, o que son 60 por ciento autosuficientes. Es demasiado difícil revisar esos números. Lo más importante, para mí, era la intención.”

Sus fotografías cuentan una historia, aquella del viaje del tiempo y del espacio, donde la paz puede reinar fuera del mundo citadino del siglo XXI. Se las compartimos. 

 



Consumir comida orgánica reduce los niveles de pesticidas en el cuerpo

Según un estudio científico reciente, para evitar los efectos secundarios asociados con el consumo de alimentos que fueron cultivados con pesticidas deberíamos consumir exclusivamente comida orgánica.

Todos sabemos que en general, la comida orgánica es mejor que la comida industrializada o aquella que es tratada con pesticidas porque no daña al medio ambiente. Mientras que muchos escogemos comer orgánico porque sabemos que es la mejor manera de proteger la biodiversidad, (las abejas y las mariposas monarcas siendo las víctimas principales de los pesticidas) un reciente estudio publicado por la Universidad de RMIT en Australia, dio con resultados que indican que al comer comida orgánica podemos reducir significativamente la cantidad de pesticidas potencialmente dañinos que consumimos.

El estudio demostró que con consumir comida orgánica,  libre de pesticidas, por una semana, los niveles de dialkylfosfatos se reducen en un 89%. Los investigadores analizaron la orina de 13 sujetos y midieron los niveles de pesticídas, antes de consumir los alimentos orgánicos y una semana después de que llevaron una dieta completamente orgánica. 

Ya que aquellos que consumían comida orgánica aun presentaban rastros de pesticidas, los investigadores determinaron que debían venir de otras fuentes también, sin embargo, la mejor manera de reducirlos sigue siendo a través del consumo de alimentos orgánicos.

El estudio no define a qué nivel los pesticidas se vuelven un riesgo para nuestro organismo.

Otros científicos aseguran que el consumo de alimentos no-orgánicos no afecta la salud, ya que estos no contienen las cantidades que se asocian con toxicidad y males crónicos.

Por otro lado, hay otros estudios que aseguran que los productos orgánicos sí tienen beneficios adicionales, entre los cuales están la prevención de algunos cánceres y la protección del sistema inmune.

Si no es por la salud individual, quizá el verdadero valor de los productos orgánicos es mejorar la salud planetaria. 



Nueva revolución alimentaria: cervecería converitida en granja urbana

Es difícil imaginar un proyecto más brillante, funcional e inspirador que Urban Organics: un nuevo tipo de ecosistema alimenticio en el corazón de la ciudad.

La ciudad de Saint Paul, Minnesota, se encuentra en medio de una grandiosa revolución: un grupo de empresarios visionarios rescataron una cervecería y la transformaron en una fuente alimentos nutritivos para una ciudad que enfrentaba una crisis alimentaria.

Urban Organics, fundada gracias a un subsidio gubernamental de 300 mil dólares y con la inversión privada de diferentes grupos, renovó un espacio abandonado y lo transformó en una granja urbana que utiliza la tecnología de vanguardia para crear un ecosistema completamente sustentable. Utiliza agua de varios tanques con tilapia para regar un sinfín  de cultivos de col rizada, acelgas y hierbas. Después del riego el agua es purificada y devuelta a los tanques de la tilapia. Este ciclo hidropónico es uno de los más sofisticados de Estados Unidos y el mundo.

Las plantas son cultivadas en balsas de poliestireno, y sus raíces están suspendidas en el agua, acomodadas en tres niveles diferentes. La luz que las hace crecer viene de lámparas LED. El ecosistema utiliza un tercio del agua requerida por cultivos normales y 40% menos energía que una oficina de ese mismo tamaño.

 3029452-inline-urbanorganicsfishtanklowres

Los cuatro tanques de tilapia producen aproximadamente 75 peces a la semana, una cifra modesta que de cualquier manera puede impactar a la ciudad. Los productos de Urban Organics ofrecen a la ciudad de St. Paul alimentos sanos y locales durante una crisis económica que limitó enormemente la variedad de productos naturales.

Sin duda alguna este es un proyecto que valdría la pena replicar por el mundo entero, un sistema orgánico y autosustentable capaz de alimentar a ciudades enteras con productos naturales y nutritivos.

[FastCo]



Come flores: 25 brotes que son tan bellos como sabrosos

¿Has intentado comer tu flor favorita? Revitaliza el aspecto y el sabor de cualquier comida con alguno de estos ejemplares.

Desde hace muchos siglos las flores se han utilizado en las comidas tradicionales de diferentes culturas, por ejemplo la flor de calabaza que se consume en México, los pétalos de rosa que perfuman los postres indios, etc. Añadir flores a cualquier comida es una manera fácil de agregar más color y sabor a tu rutina.

Antes de presentarles la lista de 25 ejemplares, les debemos advertir que no todas las flores son comestibles, algunas pueden ser venenosas. Si están seguros de que un tipo de flor en particular es comestible, asegúrense de que no venga de una florería ya que las plantas de estos establecimientos generalmente son tratadas con pesticidas que no son aptos para el consumo humano. Si es posible consuman flores que cultivaron ustedes mismos, orgánicamente. Si sufren de alergias a ciertas flores traten de incluirlas gradualmente a su dieta ya que pueden disparar ciertas reacciones desfavorables. Antes de cocinarlas quiten siempre el pistilo.

 Lista de flores comestibles:

  1. Flores de la familia Allium: todas las flores de la familia Allium Cepa, es decir, las flores de las cebollas, ajos, puerros y cebolletas. Su sabor es fuerte en general, el más suave es el puerro, el más fuerte el ajo.
  2. Angelica archangelica: esta familia de flores tiene un sabor adulzado como el regaliz. Dependiendo del tipo de flor, los pétalos pueden ser de un color azul lavanda hasta un color rosado.
  3. Arúgula: generalmente consumimos el arúgula en ensaladas sin su flor, que es de color blanco o amarillo con líneas moradas. Al igual que el resto de la planta, la flor tiene un fuerte sabor entre amargo y pimientesco.toasted-quinoa-salad

  4. Albaca: el sabor es muy similar al de sus hojas, pero un poco más suave.

  5. Monarda: esta colorida flor tienen un sabor similar al de la menta, ideal para ensaladas, postres o tés.
  6. Borraja: la familia de Borago officinalis son de un hermoso color azul y tienen unrefresecante sabor a pepino.
  7. Calendula: esta flor es ideal para comer ya que tienen mucho sabor y su color dorado aporta un elemento lujoso a cualquier platillo.
  8. Clavel: (Dianthus caryophyllus): debes consumir exclusivamente los pétalos, que aportan un sabor dulce y altamente perfumado.
  9. Manzanilla: generalmente consumimos esta flor en tés, sin embargo su dulce sabor aporta mucho a postres o guisados.20100313ChamomileScallops610-thumb-518xauto-78614
  10. Achichoria común: (Cichorium intybus) esta herbácea perenne tiene un sabor levemente amargo. Sabe particularmente bien en encurtidos.
  11. Crisantemos: los pétalos de esta colorida flor son un poco picantes, los puedes incluir en guisados o pastas.
  12. Cilantro: la flor comparte el fuerte sabor de la planta, van mucho mejor crudas y frescas.
  13. Cítricos: las flores de as naranjas, limones, limas y toronjas perfuman cualquier alimento. Su perfume puede llegar a abrumar entonces úsalas en cantidades pequeñas.
  14. Trébol: estas pequeñas flores tienen un sabor dulce con un toque de regaliz.
  15. Eneldo: las flores amarillas del eneldo saben como la planta.
  16. Hinojo: las flores del eneldo son hermosas y aportan un sabor a regaliz muy sutil.
  17. Fucsia: estas coloridas flores tienen un sabor agrio.Fuschia
  18. Gladíolo: esta flor no tiene un sabor muy fuerte ni particularmente interesante pero, por la misma razón, puedes rellenarlas con verduras picadas o queso.
  19. Jamaica: consumida en México en aguas frescas o infusiones, la jamaica también puede ser sazonada como la flor de calabaza.
  20. Jazmín: estas flores perfumadas van muy bien con postres, si usas pocas.
  21. Lavanda: dulce, picante y perfumada esta flor va tan bien con platillos dulces como con los salados.
  22. Rosa: los pétalos pueden ser empleados en postres o en bebidas, así como en mermeladas. Todas las rosas son comestibles y mientras más oscuros sean los pétalos, más fuerte será su sabor.
  23. Girasol: los pétalos y el tallo son comestibles, trata al tallo como si fuera una especie de alcachofa.
  24. Violeta: van bien en bebidas y en postres, tienen un sabor delicado y dulce.
  25. Orégano: las flores tienen un sabor similar al de las hojas pero mucho más suave.Microleave-Edible-Flower-Salad


Con sencillez esta niña nos demuestra por qué los vegetales orgánicos son mejores (Video)

Esta pequeña, que ya es toda una sensación en Youtube, nos demuestra como los productos orgánicos realmente son un sinónimo de vida.

Con frecuencia los niños son capaces de demostrarnos la increíble sabiduría de la inocencia, y la pequeña a cargo del video “My Potato Project: the Importance of Organic” es un claro ejemplo de ello. Aunque en más de una ocasión titubea, esta niña, nos demuestra con claridad y simpleza porque los productos orgánicos son mejores.

El experimento, que llevó a cabo por varios meses, es sencillo: poner un camote en agua para medir la cantidad de tiempo que le toma echar raíces y brotar. Al principio compró un camote de su supermercado local y esperó tres semanas sin resultado alguno. Compró un segundo camote y obtuvo los mismos resultados. Tras hablar con un empleado del supermercado este le comentó que se debía a que los productos “normales” son cubiertos con una sustancia conocida como “Bud Nip” (“Corta Brotes”) que evita que estos echen raíz y se conviertan en plantas nuevas. El empleado del supermercado le sugirió hacer el mismo experimento con un camote orgánico, y esta vez los resultados fueron muchos más inspiradores.

Después de tres semanas el camote orgánico empezó a brotar y un mes después de eso creció todavía más. El experimento y los resultados de esta pequeña nos recuerdan que lo orgánico va de la mano con la vida, naturaleza y salud.

El “Corta Brotes” en realidad es el químico llamado Chlorpropham con el que se rocía varios cultivos para suprimir brotes. Se aplica sobre germen de alfalfa, ejotes, zanahorias, arándanos, ajo, cebollas, espinaca, betabel, tomates, chiles, frijol de soya y otros.

El inspirador y educativo video:

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca