Ecoosfera - La difusión de información es nuestra forma de contribuir a la eco revolución

Close

El primer avión solar consiguió dar una vuelta al mundo desde Japón hasta Hawai

El ser humano, inquieto por esta necesidad de expandir sus alas de piel, ha buscado alternativas para encontrarse siempre en las alturas. Desde el uso de globos aerostáticos hasta la creación, en 1890, del primer avión. Sin embargo, nunca ha sido suficiente para saciar esta necesidad de tocar el cielo eternamente.

Podríamos decir que es esta adicción a las alturas las que produjo que un grupo de investigadores realizaran el primer avión solar que recorriera el mundo, desde Japón hasta Hawai, tras toda una serie de condiciones difíciles que llevaron al aviador a sus límites del cansancio. Y es que, al ser el primer avión solar, las 17 000 celdas solares debían de cargar baterías recargables de litio, para permitir viajar tanto de día como de noche.

André Borschberg, este intrépido veterano suizo, voló durante cinco días seguidos (alrededor de 120 horas corridas) alrededor de 7 471 kilómetros en el Solar Impulse 2. Y, de acuerdo con los organizadores de la misión, “tras la noche más larga y exhausta de este vuelo, el cual llevó al piloto y a la aeronave hasta sus límites, André está ahora de regreso bajo la luz del sol océanico.”

Las dificultades parecieron ser recurrentes en este viaje, como turbulencias a 2438.400m derivadas por un frente frío en el último estrecho del archipiélago del Pacífico. Sin embargo, al poco tiempo en la cuenta de Twitter de la misión, explicaron que el avión “cruzó exitosamente el segundo y el último frente que lo separaba de Hawai. Todo el mundo aplauda.”

 

Para cumplir la misión, el aviador suizo tuvo que dormitar tan sólo 20 minutos para poder mantener el control del avión. Mientras tanto, estaba equipado con un paracaídas y una balsa salvavidas en caso que tuviera que saltar a mitad del océano Pacífico; así como usar tanques de oxígeno debido a que, a lo largo del viaje, se encontraba a más de 9 000 metros de altura. Y aún así, al aterrizar, Borschberg comentó: “Por el momento, todos los componentes básicos del avión están funcionando bien. Es importante continuar en esta vía hasta el final.”

Ver Más
Close