Ecoosfera - La difusión de información es nuestra forma de contribuir a la eco revolución

Close

El magnesio y la salud humana (II)

Según vimos en una entrega anterior el magnesio reviste una importancia capital para la vida y la salud humanas. En el presente artículo  describo otras  funciones de este mineral y abundo en torno a su uso terapéutico.

PRODUCCIÓN DE ENERGÍA.

Es bien sabido por los practicantes de la medicina ortomolecular  que la suplementación con magnesio contribuye a combatir el cansancio. Este mineral interviene de diversas maneras en los procesos bioquímicos de producción de energía en nuestro cuerpo: juega un papel esencial para la producción de ATP, la molécula básica de energía producida a nivel celular. No casualmente, decíamos, las mayores concentraciones de magnesio las encontramos en los órganos metabólicamente más activos (cerebro, riñón, hígado y corazón) y el magnesio resulta fundamental para el músculo más activo de nuestro cuerpo (el músculo cardiaco). Numerosas reacciones químicas dependientes del  magnesio intervienen en la utilización de grasas y carbohidratos para producir energía; se han identificado más de 300 reacciones enzimáticas en las cuales interviene el magnesio, en su mayoría involucradas en la producción de energía.

SÍNTESIS DE PROTEÍNAS Y OTRAS MOLÉCULAS.

El magnesio se requiere en numerosas reacciones químicas involucradas en la producción del ADN y el ARN, así como también es esencial para la síntesis de proteínas. También participa en la actividad de enzimas necesarias para la producción de grasas y carbohidratos.

PROCESOS A NIVEL CELULAR.

Ya comentamos que este mineral participa en la síntesis del material genético y en la producción de energía a nivel celular, pero también regula el transporte del calcio y el potasio  a través de la membrana celular, por lo cual el magnesio participa en la regulación del ritmo cardíaco,  la conducción de los impulsos nerviosos y la contracción muscular.

SÍNDROME METABÓLICO Y DIABETES.

Una baja ingesta de magnesio ha sido correlacionada con mayor riesgo de sufrir inflamación silenciosa y síndrome metabólico. En un artículo publicado en el 2005, un grupo de investigadores revisó los datos de 11686 mujeres de 45 años o mayores. Descubrieron que en el grupo con mayor consumo de magnesio el riesgo de sufrir síndrome metabólico era 27% menor. También observaron que las mujeres que consumían mayor cantidad de magnesio presentaban niveles hasta 12% menores de proteína C reactiva, un marcador de  la inflamación silenciosa. Diversos estudios han confirmado esto(1).

DIABETES.

El magnesio juega un rol esencial en el metabolismo de la glucosa. Si tenemos niveles bajos de magnesio en nuestras células resulta imposible un buen control de la glucosa El magnesio participa en la secreción, la acción y la respuesta celular a la insulina. La Asociación Americana para la Diabetes, conformó en 1996 un panel de científicos para revisar la información hasta entonces existente sobre el magnesio y la diabetes; los expertos concluyeron que sin lugar a dudas la información revisada demostraba  que la deficiencia de magnesio puede jugar un papel en el desarrollo de la resistencia a la insulina,  la intolerancia a los carbohidratos y la hipertensión. Por lo demás, hay que señalar que en los diabéticos es frecuente la deficiencia de magnesio y que dicho mineral puede ayudar también a proteger su salud cardiovascular y la retina. Los diabéticos con retinopatía severa presentan los más bajos niveles de magnesio,Señalemos también que la administración de insulina incrementa la excreción de magnesio.

Diversos estudios han correlacionado una elevada ingesta de magnesio con un riesgo menor de sufrir diabetes. Citemos, por ejemplo, un amplio estudio que revisó 13 estudios observacionales que  incluyeron 540000 personas y notificaron 24500 nuevos casos de diabetes. Los autores de esta revisión encontraron que un consumo mayor de magnesio se asociaba con un menor riesgo de sufrir diabetes y que dicha protección era más significativa en personas con sobrepeso. Según los autores esta diferencia puede ser debida a que en los individuos con sobrepeso el magnesio expresa mejor su rol protector debido al mayor riesgo de este grupo poblacional: los protege de la resistencia a la insulina a la cual ya son propensos. A diferencia de otros minerales como el calcio, estos investigadores encontraron que para el caso del magnesio se confirmaba ese rol protector de manera independiente, inclusive al compararlo con factores tan importantes como el tabaquismo y el ejercicio (2).

OSTEOPENIA Y OSTEOPOROSIS.

El magnesio representa el 1% de los minerales óseos y contribuye no solo a mejorar la densidad mineral del tejido óseo, sino que además actúa también sobre el tejido matriz del hueso ( la estructura compuesta por proteínas y carbohidratos sobre la cual se depositan los minerales, y que le da flexibilidad a los huesos). En la osteoporosis se ven afectadas la densidad mineral y la matriz ósea.

Existen diversas evidencia de la importancia del magnesio para la prevención y tratamiento de la osteopenia y la osteoporosis:

. Se sabe que los niveles bajos de magnesio generan fragilidad en los huesos y alteran la forma de los cristales minerales que conforman al hueso,

. Algunos estudios han confirmado niveles bajos de magnesio en mujeres con osteoporosis,

. Niveles bajos de magnesio interfieren con algunos mecanismos básicos de la regulación del metabolismo del calcio en nuestro organismo (activación de la vitamina D y actividad de la hormona paratiroidea) y conducen a un incremento de la excreción urinaria del calcio. 

Diversos estudios han asociado una mayor ingesta dietética de magnesio con un menor riesgo de sufrir osteoporosis y fracturas de cadera. Destaca un estudio recientemente publicado, llevado acabo en Noruega, país en el cual la población presenta un alto índice de osteoporosis y  fracturas de cadera. El estudio consideró el contenido promedio de calcio y de magnesio del agua potable utilizada por un 64% de la población de dicho país, lo cual equivale a 3200000 personas. Los autores del estudio llevaron a cabo un seguimiento del contenido de minerales del agua potable de 1986 a 1991 ( el contenido de calcio y magnesio era bajo) y correlacionaron estos datos con la incidencia de fracturas de cadera, considerando  reportes hospitalarios de fracturas de cadera de 1994 al 2000. Durante dicho período fueron reportados 13604 casos femeninos y 5472 casos masculinos,  en personas con edades de 50 a 85 años. Los autores  encontraron una clara correlación entre consumo de magnesio y fracturas de cadera: tanto en mujeres como también en varones a mayor consumo de magnesio menor riesgo de sufrir fracturas. No ocurrió lo mismo para el calcio. Por otra parte, los autores descubrieron que la población urbana presentaba un riesgo de sufrir fracturas de cadera 23% mayor, algo no relacionado con la ingesta de magnesio (3).

COMPLICACIONES DEL EMBARAZO.

Las necesidades de magnesio se incrementan un 50% durante el embarazo ( de 300mg/día a 450mg/día) . La deficiencia de dicho mineral durante el embarazo se asocia con preeclampsia ( un padecimiento grave, no muy frecuente, en el cual se presenta hipertensión, retención de líquidos, y pérdida de proteínas a través de la orina,  y cuando no se trata correctamente  puede conducir a la eclampsia, potencialmente mortal para la madre y el bebé), bajo desarrollo del feto y nacimiento prematuro. El consumo oral  de suplementos de magnesio durante el embarazo reduce estos riesgos, como lo han demostrado varios estudios. Dado que se trata de un suplemento muy seguro y económico, con grandes beneficios para la salud durante el embarazo, vale la pena tomarlo, en dosis de 500 mg al día.

Altas dosis de sulfato de magnesio por vía intravenosa, se han utilizado regularmente para prevenir las convulsiones ( eclampsia) que pueden presentarse en etapas tardías del embarazo en mujeres con síntomas de peeclampsia. En un metanálisis  publicado en 2010, que revisó los datos reunidos por 7 estudios que en total involucraron 972 mujeres, los autores compararon el uso del sulfato de magnesio ( intravenoso o inyectado) para el tratamiento de mujeres con preeclampsia, comparado contra el diazepam, un sedante usado como el tratamiento farmacológico indicado en estos casos. Los autores encontraron una nítida superioridad del magnesio en el control de las convulsiones y varios beneficios más en comparación con el diazepam: menor riesgo de muerte de la madre, menor riesgo de sufrir neumonía por parte de la madre y de la necesidad de recibir cuidados intensivos tanto por parte de las madres como de los bebés y menor riesgo de muerte para los bebés. Los autores concluyeron el estudio señalando que: “ El uso del diazepam debe ser abandonado [para el tratamiento de la preeclamcia/eclampsia]”(4).

Por si fuera poco , el magnesio también protege a los bebé nacidos prematuramente de daño neurológico. Algunos estudios han demostrado que la administración de magnesio a las madres con riesgo de parto prematuro o a los bebés prematuros, contribuye a prevenir algunos de los daños neurológicos del neonato asociados con esta situación. También se ha confirmado en varios estudios que la administración intravenosa de magnesio a neonatos que han sufrido asfixia perinatal contribuye a disminuir el daño neurológico.

MIGRAÑAS.

Algunos estudios han demostrado que las personas que sufren migrañas presentan niveles bajos de magnesio en sangre  y también existe evidencia en este mismo sentido para mujeres que sufren de migraña asociada al síndrome premenstrual. Como se sabe que el magnesio contribuye a mantener el tono de las vasos sanguíneos ( la migraña se asocia con dilatación de los vasos sanguíneos) , a partir de estos estudios se ha establecido la correlación entre déficit de magnesio y migraña. Algunos estudios han confirmado que resulta eficaz para combatir las migrañas el consumo de suplementos de magnesio por vía oral ( 500 mg al día). Otros estudios no han podido corroborar esto. También se ha demostrado que la infusión intravenosa de 1 gr de magnesio puede hacer que desaparezca un ataque de migraña en un 90% de los casos. Pero asimismo otros estudios no han podido confirmar estos hechos. De todas maneras, podemos decir de nuevo lo mismo: dada la inocuidad del magnesio, y la posibilidad de que funcione para combatir la migraña, vale la pena intentarlo, sobretodo tomando en cuenta que los fármacos analgésicos recetados en estos casos presentan diversos efectos secundarios nocivos.

ASMA Y ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA CRÓNICA.

El magnesio (MG) es un eficiente broncodilatador, facilita la respiración y diversos estudios han demostrado su eficacia ( aplicado por vía intravenosa) en el tratamiento del asma. La mayoría de los estudios confirman la utilidad de la infusión intravenosa de magnesio para optimizar el tratamiento de emergencia en los ataques agudos y severos de asma, presento alguna de esta evidencia  en el cuadro siguiente:

DISMINUCIÓN DE LA AGUDEZA AUDITIVA .

Tanto el la pérdida súbita de la agudeza auditiva ( sin causa aparente), como también en el tratamiento de aquella generada por exposición a altos niveles de ruido,  la suplementación con magnesio ha demostrado ser eficaz.

En un estudio publicado en 2004, los autores encontraron que en el grupo de los paciente tratados con Mg, combinado con esteroides, hubo mayor cantidad de pacientes que  mostraron  una mejoría en comparación  con aquellos tratados sólo con esteroides, y que la mejoría era mayor en los pacientes tratados con Mg, (8). En otro trabajo publicado en 2003, el Dr Michael J Cevette , del Departamento de Otorrinolaringología y Cirugía de cuello y Cabeza, de la Clínica Mayo, señala que en las últimas décadas se ha reunido información decisiva que demuestra que la deficiencia de Mg contribuye al deterioro de los mecanismos de la audición. Hoy sabemos que la deficiencia de Mg incrementa la posibilidad de que el ruido, la hiperexitabilidad o factores tóxicos ( por ejemplo la aspirina en dosis altas, o la gentamicina) lesionen el oído. Además, comenta el DR Cevette,  se sabe que dicha deficiencia  disminuye la microcirculación en el oído y favorece los depósitos de calcio en los microvasos sanguíneos y un incremento del deterioro de los mismos por oxidación (9).

SÍNDROME PREMENTRUAL.

La deficiencia de magnesio está relacionada con el Síndrome Premenstrual ( SMP). En este padecimiento se presentan síntomas como : alteraciones emocionales ( tristeza, depresión, ira, irritabilidad, hipersensibilidad, etc.), dolor e inflamación de los senos, fatiga, alteraciones del sueño, que pueden ser leves o severos, al grado de alterar el rendimiento laboral y las relaciones sociales de la mujer.  Se han encontrado niveles bajos de Mg en la mujeres que sufren de SPM y algunos estudios han demostrado que la suplementación con dicho mineral es eficaz para mejorar los malestares del SPM, especialmente si se combina con vitamina B6. Los estudios realizados han mostrado que la suplementación con dicho mineral mejora sobretodo los síntomas emocionales.

PIEDRAS EN LOS RIÑONES.

Niveles bajos de Magnesio se asocian con la formación de los  cálculos (piedras) en los riñones. El magnesio inhibe la formación y la precipitación de cristales de calcio en los riñones. La suplementación con magnesio es una forma efectiva de reducir el riesgo de que se repita la formación de los cálculos renales en pacientes que ya han sufrido de dicho padecimiento.

DÓSIS Y EFECTOS SECUNDARIOS NOCIVOS.

La dosis usual de magnesio recomendada como suplemento de uso oral para personas que desean prevenir el conjunto de patologías asociadas con la baja ingesta dietética de dicho mineral, algo muy común en la actualidad, es de 500 mg por día. Para cualquier condición patológica en cual dicho suplemento está indicado pueden usarse 1000 mg por día durante un período inicial y después reducir a la mitad.

El magnesio es un suplemento muy seguro, salvo en condiciones particulares como la insuficiencia renal, o enfermedad cardiaca severa. Altas dosis de magnesio por vía oral, más de 350 mg al día, pueden producir diarrea. Para el uso del magnesio por vía intravenosa o inyectado debe contarse con la supervisión de un médico o alguien capacitado en el tema.

CONCLUCIÓN.

El magnesio puede ser y ha sido utilizado con éxito en muchas otras patologías. La lista ofrecida por Paul Mason, comprende 52 patologías. En su página www.watermg.com, el lector interesado puede encontrar una enorme cantidad de literatura científica sobre el magnesio, asimismo les recomiendo revisar la monografía del  Linus Pauling Institute, utilizada para la elaboracion del presente artículo.

Como en otros casos, la investigación sobre los usos terapéuticos del Mg, la deficiencia nutricional de dicho mineral en la actualidad y la resistencia de la Medicina moderna para implementar su utilización a gran escala, son una clara ilustración de la crisis actual de la salud a nivel mundial.

.BIBLIOGRAFÍA.

Song Y, Ridker PM, Manson JE, Cook NR, Buring JE, Liu S. Magnesium intake, C-reactive protein, and the prevalence of metabolic syndrome in middle-aged and older US women. Diabetes Care. 2005;28(6):1438-1444.

Dong JY, Xun P, He K, Qin LQ. Magnesium intake and risk of type 2 diabetes: meta-analysis of prospective cohort studies. Diabetes Care. 2011;34(9):2116-2122. 

Dahl C1, Søgaard AJ, Tell GS, Flaten TP, Hongve D, Omsland TK, Holvik K, Meyer HE, Aamodt G, .Nationwide data on municipal drinking water and hip fracture: could calcium and magnesium be protective? A NOREPOS study,   Bone. 2013 Nov;57(1):84-91

  Duley L1, Henderson-Smart DJ, Chou D, Magnesium sulphate versus phenytoin for eclampsia, Cochrane Database Syst Rev. 2010 Oct 6;(10).

Rowe BH, Bretzlaff JA, Bourdon C, Bota GW, Camargo CA Jr.;Cochrane Database Syst Rev. 2000;(2).Magnesium sulfate for treating exacerbations of acute asthma in the emergency department.

Cheuk DK, Chau TC, Lee SL. A meta-analysis on intravenous magnesium sulphate for treating acute asthma. Arch Dis Child. 2005;90(1):74-77.

Shan Z, Rong Y, Yang W, et al. Intravenous and nebulized magnesium sulfate for treating acute asthma in adults and children: a systematic review and meta-analysis. Respir Med. 2013;107(3):321-330.

Nageris BI1, Ulanovski D, Attias J., Magnesium treatment for sudden hearing loss, Ann Otol Rhinol Laryngol. 2004 Aug;113(8):672-5.

Michael J. Cevette, Jürgen Vormann, Kay Franz, Magnesium and Hearing, Journal of the American Academy of Audiology/Volume 14, Number 4, 2003).

Ver Más
Close