Descubre lo que dice la etiqueta de Coca-Cola y lo que debería de decir en México

ContraPeso, una alianza de organizaciones en contra de la obesidad hacen este interesante ejercicio.

Desde hace más de un año nuevas medidas para aminorar la obesidad y disminuir el consumo de comida chatarra se han aplicado en México. Sin embargo, los nuevos impuestos y sobre todo el nuevo etiquetado de estos productos ha sido calificado por organizaciones sociales como engañoso. 

Lo anterior principalmente porque las medidas nutricionales de las etiquetas no se hacen sobre la totalidad del producto sino por ciertos gramos, lo que resulta truculento para los lectores; también (y es algo grave) porque la medida tope de consumo de azúcar usada por el gobierno de México es de 18 cucharadas de azudas cuando las recomendadas por la OMS son 10. De esta manera las autoridades maximizan los estándares y pareciera que los productos son menos calóricos, por ejemplo. 

La alianza Plataforma Estratégica contra la Obesidad y Sobrepeso (ContraPeso) ha analizado una etiqueta de Coca-Cola de las que ahora circulan en sus productos, y elaborado una ilustración de cómo debiera ser en realidad la información que muestra. 

Curiosamente los resultados son demoladoramente distintos. Con este argumento puede cuestionarse definitivamente a la Cofrepis ¿son o no engañosas las etiquetas de la comida chatarra en México?

 EtiquetadoCoca

 



Un nuevo sitio te dice, verdaderamente, qué es lo que comen tus hijos en México

Las etiquetas de los productos son muy confusas, por ello, esta iniciativa informa a los mexicanos de lo que verdaderamente comen.

Muchas organizaciones civiles han denunciado cómo en México la supuesta lucha VS la obesidad fue secuestrada por las corporaciones. La Cofrepis, el órgano que en teoría cuida a los ciudadanos de los riesgos sanitarios, ha aprobado un etiquetado confuso que exime los prácticos semáforos nutricionales recomendados en los estándares internacionales, por ejemplo. 

Por ello, distintas organizaciones que forman la Alianza por la Salud Alimentaria, han creado un sitio para que los mexicanos revisen los productos industrializados que encuentran comúnmente y conozcan qué es lo que realmente están ingiriendo ellos y sus hijos, sobre todo en lo relativo al combo perverso del azúcar, sodio y grasas. 

El portal está dividido por secciones: refrescos y jugos, yogurts y leches saborizadas, pastelillos, galletas, cereales azucarados, chocolate y productos con chocolate y frituras. 

Es una iniciativa, que aprovechando el internet, busca acercar una información que el propio gobierno ha boicoteado. Un contundente intento por esparcir una cultura nutricional más enterada y paliar un escenario preocupante: si continúa la tendencia actual, 1 de cada 3 niños sufrirá de diabetes en su vida. 

En el siguiente enlace puedes recorrer el portal:

¿Hoy qué comieron tus Hijos?



La industria chatarra está bloqueando leyes que combatan la obesidad en México, advierten ONG´s

Curiosamente, las mismas autoridades mexicanas enviaron explícitas recomendaciones a los legisladores para bloquear algunas iniciativas que mejoraban la regulación.

En cada país suele haber una cámara de comercio donde se representan los intereses de los empresarios organizados. Sin embargo, ahora que el mundo está globalizado, estas cámaras están formadas en gran medida por representantes de empresas transnacionales. Es decir, disfrazando los empleos que dan en esos países, en realidad defienden sus intereses de magnitudes globales. 

Por lo anterior, su grado de influencia es enorme y los legisladores y políticos quedan pequeños antes este tipo de intereses. En México un reciente capítulo denunciado por organizaciones sociales como  el Poder del Consumidor ha demostrado cómo en solo un solo día la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados desechó hasta 5 iniciativas para combatir la obesidad ( hay 60 millones de personas en esta condición), presentadas en parte, gracias al esfuerzo de la sociedad civil entre el 23 de octubre y el 15 de diciembre de 2014. Estas fueron contundentemente eliminadas como fruto de la presión de la industria chatarra, por medio de organismos como Concamin y ConMéxico. 

Según la ONG, los diputados de esa comisión desecharon las iniciativas luego de que las mismas autoridades mexicanas, por medio de la Secretaria de Salud y la Cofrepis, enviaran recomendaciones que bloquearon tres aspectos fundamentales como el semáforo nutricional, por supuestamente ya existir esa regulación (aunque está comprobado cómo las etiquetas frontales actuales de los productos son engañosas).

Estos fueron los puntos que las mismas autoridades mexicanas negaron a los consumidores mexicanos luego de la, a todas luces desdeñable, presión de la industria:

• Establecer un etiquetado frontal para alimentos y bebidas (semáforo nutricional) realmente útil para que los consumidores mexicanos puedan realizar elecciones más saludables;

• Definir una regulación realmente efectiva de la publicidad de chatarra dirigida a la infancia, ampliando horarios y edades;

•Instituir criterios nutricionales para estas regulaciones, así como a establecer una Ley General para Prevenir y Atender el Sobrepeso y la Obesidad.



En México la diabetes se genera desde la niñez por estos motivos

Gran parte del problema tiene que ver con el consumo de alimentos insanos.

En México los hábitos alimenticios son pésimos: desde una alimentación altamente frita, hasta el hecho de que este país es el principal consumidor de bebidas azucaradas, pastelillos, cereales previamente azucarados, botanas y confitería. Todo lo anterior provoca que se trate de uno de los países con mayor obesidad en el mundo y con las mayores tasa de diabetes. 

Lo anterior se origina en gran medida en la infancia, ya que un niño obeso muy probablemente desarrollará diabetes. Está comprobado, por ejemplo, que las variaciones moderadas en el peso de niñas y niños entre ocho y nueve años, conllevan el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de diabetes a lo largo de su vida.

Aunque en México existe una estrategia nacional contra la obesidad, algunas organizaciones como El Poder del Consumidor han probado cómo los intereses comerciales siguen prevaleciendo por sobre la salud, pues el etiquetado de los alimentos sigue siendo engañoso y algunos productos dañinos portan incluso distintivos nutrimentales.

Tampoco se han etiquetado los recursos necesarios para la inhalación de bebederos de agua potable en las escuelas, lo que propicia el consumo de otras bebidas, muchas de ellas azucaradas. 

Si se lleva una alimentación balanceada desde la niñez, es muy poco probable que los niños desarrollen diabetes posteriormente. Esta enfermedad está  quizá más relacionada con la alimentación que con factores genéticos como suele creerse.



¿Por qué es muy importante exigir bebederos en las escuelas mexicanas?

Los bebederos han ido perdiéndose como una opción atractiva, fenómeno que ha sido más promovido por el marketing que por sus amenazas para la salud

Si fuiste un niño en los años noventa o antes de eso recordarás cómo los bebederos de agua potable eran comunes en muchos lugares públicos, sobre todo aquellos que estaban abocados a los niños como unidades deportivas, parques o escuelas. Luego, a mediados de esa década, una pésima práctica comenzó a esparcirse: beber agua embotellada.

En un inicio parecía una excelente idea cargar con tu envase desechable en tu bolsa y tirarlo en cualquier lugar una vez terminado su contenido. Sin embargo, poco advertimos la cantidad de basura que estábamos produciendo (hoy, 8 mil millones de botellas anuales) y uno de los peores abusos perpetrado por las embotelladoras, pues han conseguido concesiones de los mantos acuíferos del país, prácticamente sin pagar por ellos. Es decir, nos han estado vendiendo nuestros propios recursos: México se ha convertido ilusoriamente en el país que más agua embotellada consume.

En ese trayecto fuimos perdiendo la exquisita experiencia de beber toda el agua que deseáramos en sitios públicos como un servicio más, bajo el entendido de que el agua purificada no debiera ser un lujo, como lo es el agua embotellada. Recordemos que los dueños de estas empresas tienen ganancias por producto de hasta 5000%. ¿En qué momento permitimos que nuestra propia agua se nos vendiera a estos precios?

También sin darnos cuenta, el decremento de los bebederos públicos detonó el aumento de venta de refrescos (en lugar de saciar la sed infraganti, las personas comenzaron a sustituirla por otras bebidas que pintaban más atractivas al asistir a una tienda). En fin, muchos factores nocivos han saltado después de que en México los bebederos públicos fueran desapareciendo. 

Ahora que México ocupa los primeros lugares en los niveles de obesidad adulta e infantil, y que también es uno de los países con mayores problemas de diabetes, algunos grupos sociales han estado presionando al Estado mexicano, sobre todo a sus legisladores, para que destinen los recursos necesarios para un programa de implementación de bebederos públicos en las escuelas.

Según un estudio de la Cámara de Diputados, para implementar este programan en la primera etapa se requieren más de 2 mil 186 mdp, pero hasta ahora los legisladores han etiquetado solo mil 360 millones de pesos para este rubro este año. 

La Alianza por la Salud Alimentaria y la organización El Poder del Consumidor han estado pugnando para que los legisladores suban este presupuesto, y es que los bebederos son quizá y sin que lo hagamos consciente, un primer avance para que no sólo consumamos agua fresca en la inmediatez; también para que mutemos ese chip que nos ha enseñado que el agua puede ser propiedad de intereses privados, cuando es quizá el recurso más básico y colectivo.

Si te suena, esta es la lista de legisladores que habríamos de presionar en redes sociales para que etiqueten el presupuesto debido en el tema de los bebederos. 



Serán tramposas las nuevas etiquetas de los alimentos en México (conoce por qué)

La medida calcula los porcentajes de azúcar partiendo de que requieres 18 cucharadas diarias, cuando las máximas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud son apenas 10

En poco tiempo cambiarán los etiquetados de los alimentos en México por nuevas disposiciones de ley y de la COFEPRIS (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), pero algunas organizaciones sociales como la Alianza por la Salud Alimentaria están en contra de cómo quedarán las etiquetas.

Como consumidores, uno de nuestros más profundos derechos es la información: no podemos decidir cabalmente si ignoramos de dónde vienen nuestros alimentos, bajo qué condiciones se producen y sobre todo, qué contienen.

Recientemente Ecuador adoptó algunas medidas para transparentar el mercado de los alimentos con un sencillo semáforo que indica si el producto es alto o bajo en distintas índoles como grasas, sal o azúcar. Así, las personas pueden hacerse una idea mucho más clara de lo que tomarán y sus implicaciones generales: podría decirse que cualquier contenido alto en los tres anteriores ingredientes será nocivo.

En México un nuevo etiquetado desarrollado por la COFEPRIS circulará muy pronto, pero este es fraudulento, según la Alianza por la Salud Alimentaria, primordialmente porque hay una trampa muy notable en el tema del azúcar, que no es menor (este país es el primero en obesidad infantil en el mundo y el segundo en obesidad en adultos). El etiquetado te dirá los gramos de azúcar que consumirás pero siguiendo el referente de que necesitas 90gr de azúcar diarios, equivalente a 18 cucharadas cafeteras, cuando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es un máximo tolerable de 10 cucharadas cafeteras.

La Alianza por la Salud Alimentaria hizo además un experimento en el que de entre 122 entrevistados sólo tres estudiantes de nutrición pudieron entender cabalmente el nuevo etiquetado, lo que augura una mayor dificultad para el consumidor promedio. Los etiquetados que saldrán próximamente fueron elaborados por los funcionarios de la COFEPRIS Juan Leonardo Menes Solís, Patricio Caso Prado y Mariana Ramírez Aguilar, dos abogados y una epidemióloga y ambientalista (lejanos al tema de la nutrición).

La Alianza por la Salud Alimentaria busca revertir el etiquetado que saldrá próximamente y que pareciera favorecer a los consorcios que emplean más azúcar en sus productos: la industria de la chatarra.

Si te suena, presiona a la COFEPRIS aquí, para que apliquen el semáforo nutricional para conocer el contenido de los productos en México.

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca