Descubre cuál es la planta que se convirtió en el superalimento del año

Tras una radiografía a la Moringa oleifera, una especie de la familia de los Moringaceae –árbol de clima tropical o subtropical–, se descubrió que se trata de otro superalimento ideal para integrarlo a nuestra dieta.

En los últimos años se ha popularizado el uso de “superalimentos” para definir aquella comida –con frecuencia de origen natural que trae múltiples beneficios a la salud y a la nutrición de la persona que la consuma. La chía, el salmón, los arándanos, las nueces, son sólo algunos de estos superalimentos que influyen positivamente en nuestra dieta diaria.

Tras una radiografía a la Moringa oleifera, una especie de la familia de los Moringaceae –árbol de clima tropical o subtropical–, se descubrió que se trata de otro superalimento ideal para integrarlo a nuestra dieta. De acuerdo con los análisis nutricionales del National Institute of Health, las hojas de la Moringa oleifera son más ricas en vitaminas, minerales y proteínas que gran parte de las legumbres; lo cual permite luchar contra la malnutrición y sus enfermedades asociadas.

De hecho, las hojas de la moringa contienen dos veces más de proteínas que el yogurt, tres veces más de potasio que el plátano, cuatro veces más de calcio que la leche, siete veces más de vitamina C que las naranjas y cuatro veces más de vitamina A que las zanahorias, además de ocho aminoácidos esenciales.

nutritional_profile_of_moringa

 

Y la moringa no sólo cuenta con un perfil nutricional impresionante, también tiene la habilidad de purificar el agua y volverla potable… Gracias a la sabiduría de la medicina tradicional ayurvédica, se descubrió que la planta tiene la habilidad de curar 300 enfermedades (tales como la anemia, úlceras gástricas, reumatismo, artritis y diarrea; lucha contra las bacterias e inflamación por problemas epidérmicos) así como mejorar la lactancia materna. Sencillamente, es la mejor planta del año.



Mineras en Colombia están provocando trastornos mentales y enfermedades graves en habitantes

Segovia es “el municipio con más casos de intoxicación por mercurio en Colombia, […] que es a su vez la tercera nación que más mercurio libera al medio ambiente en el mundo –75 toneladas al año–, detrás de China e Indonesia.”

La contaminación de recursos naturales como el agua, suelo y aire, es sólo una de las consecuencias más comunes de la actividad minera; otra se asocia con el abuso, acoso y violencia ejercidas por las empresas hacia las comunidades indígenas que no pueden defender sus tierras. Sin embargo, muy poco se habla acerca del impacto mortal que conlleva la liberación de vapores y líquidos en las minas en Colombia, China, Indonesia, México y más; como es el caso que se enfrenta la población de Segovia, en Colombia, a la intoxicación por mercurio. 

Para Natalio Cosoy, de la BBC Latinoamerica, Segovia es “el municipio con más casos de intoxicación por mercurio en Colombia, […] que es a su vez la tercera nación que más mercurio libera al medio ambiente en el mundo –75 toneladas al año–, detrás de China e Indonesia.” Este fenómeno que pone en riesgo la salud física y mental de los habitantes se debe a décadas de explotación aurífera y de uso del mercurio para extraer oro de las piedras. 

La intoxicación por mercurio comienza con náuseas, mareos; continúa destruyendo a los sistemas nervioso, digestivo e inmunológico, los pulmones, los riñones, la piel, los ojos; y termina con la muerte. Si bien en Segovia nadie ha fallecido por mercurio, alrededor de 45 000 personas están sufriendo los efectos de la intoxicación. 

Ahí, en donde se quema el mercurio en una especie de horno con una puerta abierta y los extractores empujan los vapores hacia los caños de la máquina, el riesgo continúa afectando a cada miembro de la población. Para Carlos Federico Molina Castaño, médico toxicólogo y especialista tanto en salud ocupacional como epidemiología, “el riesgo sigue presente siempre que se manipule mercurio, un metal que se evapora, por otra parte, a bastante baja temperatura, en torno a los 40 grados. Si en la orina hay más de 20 microgramos por gramo de creatinina, la persona se considera intoxicada. Es difícil encontrar a algún minero segoviano por debajo de 20. Uno me contó que llegó a tener 500. […] El máximo que me ha tocado ver a mí fue uno de 3 000.” Inclusive, bebés lactantes se encuentran bajo los efectos de la intoxicación: “Aunque en bajas cantidades, las mujeres pasan el tóxico a sus hijos a través de la leche materna. Ninguna de mis madres trabajaba con mercurio en el momento, llevaban un año sin exponerse en forma directa al mercurio, o sea que es una exposición ambiental.”

Más que la muerte, explica Molina Castaño, el mercurio “genera más discapacidad que mortalidad.” Afectaciones que implican el aspecto mental, las cuales pueden ir desde la psicosis hasta la bipolaridad. Los trastornos mentales son una consecuencia de la exposición a largo plazo al mercurio: “Es como cuando a usted le dice el nutricionista que si come mucha carne le va a producir enfermedades, o si come mucha harina; es igual, digo que si una persona está evaporando el mercurio, lo está aspirando, más adelante le puede traer efectos, pero eso no es muy común aquí”.



Los polos se están llenando de musgo como hace 3 millones de años (VIDEO)

“Nuestro trabajo está mostrando que partes [de la Antártica] se están volviendo verdes cada vez más. Incluso esos ecosistemas que eran relativamente remotos, aquellos que eran intocables por la humanidad, están mostrando los efectos del humano inducido por el cambio climático.”

El descongelamiento de los polos ha sido un tema alarmante en los últimos años. Investigadores y ambientalistas continúan buscando múltiples maneras de prevenir una catástrofe ambiental que someta a un riesgo significativo la biodiversidad del planeta. A lo largo de estas investigaciones, colegas de University of Cambridge, British Antartic Survey y University of Durham encontraron que en las tierras antárticas están creciendo increíblemente rápido cepas de musgos.

Esto ha evidenciado, comentan, el impacto irreversible del calentamiento global. En palabras de Matthew Amesbury, investigador de University of Exter en Reino Unido, “Nuestro trabajo está mostrando que partes [de la Antártica] se están volviendo verdes cada vez más. Incluso esos ecosistemas que eran relativamente remotos, aquellos que eran intocables por la humanidad, están mostrando los efectos del humano inducido por el cambio climático.” Es decir que si en los últimos 50 años, se había percibido un crecimiento anual de menos de un milímetro de estas cepas; ahora el crecimiento anual supera los tres milímetros. Las cepas están creciendo en el suelo congelado en los suelos deshielados de la Antártica. 

Se trata de una superficie de las cepas están construyendo una capa delagada en el verano, la cual termina eventualmente por congelarse durante el invierno. Estas capas que se van formando han preservado las temperaturas y por tanto su existencia en climas tan fríos. Frente a esto, Amesbury y Rob DeConto, de la Universidad de Massachusetts, explican, el suelo de esta región se está enfrentando a cambios dramáticos en torno a patrones de crecimiento de los últimos 150 años, e incluso de los últimos milenios:

Este es otro indicador que la Antártica está regresando a tiempos geológicos –lo cual tiene sentido, considerando los niveles atmosféricos de CO2 se han elevado a un grado que el planeta no había obtenido desde el Plioceno, hace 3 millones de años, cuando la capa de hielo Antártico era muy pequeña y los niveles de los mares eran más altos. Si los gases de efecto invernadero continúan, la Antártica tendrá un regreso a tiempos previos a la época geológica. Quizá la península se convertirá algún día en bosque de nuevo, como lo fue durante los climas de invernadero del Cretáceo y Eoceno, cuando el continente estaba libre de hielo. 

Los autores concuerdan que estos cambios recientemente observados son sólo el principio: “Estos cambios, combinados con una tierra libre de hielo, desencadenará una alteración en el funcionamiento biológico, en la apariencia, en los paisajes de la península Antártica por el resto del siglo XXI y más allá.” 

 



¿Qué son las manos que surgen del mar y sostienen un edificio veneciano?

El calentamiento global, causado por el desequilibrio ecológico en numerosas regiones del mundo, ha provocado varias consecuencias: desastres naturales, sequías, inundaciones, descongelamiento de los polos, renacimiento de bacterias prehistóricas, guerras, entre otras más.  Frente a esta situación, numerosos activistas y estudiosos en la materia han tratado de frentar el calentamiento global. Para lograrlo han procurado […]

El calentamiento global, causado por el desequilibrio ecológico en numerosas regiones del mundo, ha provocado varias consecuencias: desastres naturales, sequías, inundaciones, descongelamiento de los polos, renacimiento de bacterias prehistóricas, guerras, entre otras más. 

Frente a esta situación, numerosos activistas y estudiosos en la materia han tratado de frentar el calentamiento global. Para lograrlo han procurado generar consciencia en la población mediante la reeducación, promulgación de experimentos ambientales, búsqueda de derechos humanos y de la biodiversidad o arte.  

Un ejemplo de ello son las manos que aparecieron en Venecia. Se trata de un proyecto artístico de Lorenzo Quinn, en donde dos manos, que surgen del fondo del mar, detienen un edificio italiano a punto de hundirse. Esta escultura se llama ApoyoSupport, en inglés– y tiene el objetivo de transmitir empoderamiento. En palabras de Quinn, “Las manos sostienen mucho poder –el poder de amar, odiar, crear o destruir.”, y el poder que un individuo tiene para salvar al planeta –y reducir los efectos del calentamiento global. Compartimos sus imágenes: 

 



¿Es la moringa el alimento más nutritivo que existe en el planeta?

La moringa es un árbol cultivado en tres continentes desde hace milenios, pero sus beneficios potenciales deben ser contrastados y apoyados por investigaciones rigurosas antes de poder comercializarlo o utilizarlo para combatir el hambre en el mundo.

Moringa es el nuevo super alimento para combatir el hambre del mundo –al menos según sus impulsores. Y es que aunque el árbol moringa oleifera se menciona en antiguos textos egipcios, griegos y romanos, e incluso a pesar de que hoy en día su consumo está muy extendido en el norte de África y la India, hace falta mucha investigación para separar la realidad del mito.

La moringa se utiliza en las regiones antes mencionadas tanto para alimentación humana como de ganado. Se trata de un árbol con una flexibilidad impresionante para crecer en gran variedad de regiones de clima tropical; su cultivo se extiende de África al sureste asiático, e incluso a Centro y Sudamérica (el gobierno de Honduras promueve en este momento la moringa como solución potencial a la deforestación del país.)

El entusiasmo nace porque la moringa contiene más vitamina A que las zanahorias, más calcio que la leche, más hierro que la espinaca, más vitamina C que las naranjas, más potasio que los plátamos y calidad proteínica comparable a la leche o los huevos. Sin embargo, su comercialización desmedida (incluso en forma de shampoo y jabón) puede plantar falsas esperanzas, al menos hasta que la investigación respalde plenamente su potencial.

El doctor Jed W. Fahey de la John Hopkins School of Medicine argumenta que a pesar de que existe mucha evidencia para estar emocionados sobre el potencial de la moringa, aún quedan por ser plenamente verificadas sus aplicaciones como potencial antibiótico y como arma contra el cáncer. A la lista de pendientes se suman las de la investigación sobre su consumo en mujeres embarazadas o en lactancia, procesos que la moringa podría complicar.

[MNN]



Moringa Oleifera: árbol milagroso para la salud humana

El árbol conocido como Moringa Oleífera tiene extraordinarias propiedades nutricionales y constituye una de las fuentes más maravillosas de proteínas y vitaminas que el ser humano tiene a su disposición

Ya sea para atenuar el peso de sentirse absurdo al recaer en hábitos obsoletos, o simplemente por prudencia, todo ciudadano puede reducir drásticamente su producción de basura plantando una moringa oleífera en su jardín. El valor nutricional de este árbol es tan extraordinario que su mera existencia confirma que la ignorancia es más mortífera que el hambre: desde que se descubrieron las propiedades de la moringa hace dos décadas la organización Trees For Life International ha emprendido una amplia campaña informativa en Senegal, uno de los países nativos del árbol, y en el que hasta el año pasado 25,000 personas seguían muriendo de hambre diariamente.

Con 4 veces más vitamina A que la zanahoria, 7 veces más vitamina C que la naranja, 4 veces más calcio que la leche, 3 veces más potasio que el plátano, 25% de proteína (más que el huevo), los 8 aminoácidos esenciales para el humano y cantidades significativas de hierro, fósforo, magnesio y otros nutrientes, la hoja de moringa es un alimento completo en sí. Su semilla, madurada en vainas, contiene todas las vitaminas del complejo B en grandes cantidades. Estas semillas (que también son usadas en la India para tratar la disfunción eréctil) se componen de 35-40% de aceite dulce comestible, muy similar al de olivo; pero si se dejan secar en su vaina y luego se trituran en polvo, se obtiene una harina con propiedades floculantes, es decir que aglutina y sedimenta el 90-99% de bacterias y residuos en el agua, lo que clarifica incluso el agua más negra, bastando hervirla para que sea potable. Si a esto añadimos las propiedades medicinales, el rápido crecimiento (hasta 4 metros en un año), la resistencia a la sequía (aunque no a la helada) y una flor extremadamente melífera, se entenderá por qué la comunidad científica habla del ‘árbol milagro’.

La única parte del árbol que no debe ingerirse es la raíz, pues contiene una elevada dosis de un alcaloide que puede ser fatal. Todo lo demás es una excelente alternativa ante los alimentos enlatados, empacados, embotellados y procesados que la insensatez de la vida urbana tantas veces nos empuja a consumir. Las semillas pueden conseguirse en Xochimilco, y aunque se dice que el árbol no se da a más de 1800m, está comprobado que, con suficiente atención y mucho sol, germina y crece en el DF. Esta es una oportunidad para quienes no tengan jardín de aprovechar todos esos cajetes vacíos que hay en las aceras.

Via Pijama Surf

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca