Conoce los vegetales que es mejor comer crudos para aprovechar más sus nutrientes

Algunos alimentos se aprovechan más en su estado crudo; te decimos, en el caso de los vegetales, cuáles son más nutritivos en su estado natural.

Al menos en un bagaje general, todos sabemos que comer vegetales es benéfico para nuestro organismo. En un plano un poco más profundo, conocemos que estos, entre otros beneficios, fortalecen nuestras defensas; actúan como antioxidantes y son bajos en calorías.

También quizá has escuchado que algunos vegetales tienen propiedades anticancerígenas(en especial las verduras conocidas como crucíferas). Sin embargo, algunos de ellos al ser hervidos o cocinados, disminuyen estos efectos, como lo argumenta el investigador Roswell Park del Roswell Park Cancer Institute de Nueva York.

Hoy te presentamos un listado de algunos vegetales que es mejor consumir crudos para aprovechar al máximo sus beneficios. Hay que recordar que existen muchos mitos respecto a cocinar o comer crudo; lo cierto es que los especialistas en el tema apuntan a que ello depende del tipo de alimento; algunos son mejores crudos y otros son mejores cocinados. Compartimos también algunas recetas deliciosas para comer creativamente alimentos crudos. 

 

Ajo:

Contiene la enzima alicina, que protege el ADN.

Arúgula:

Esta deliciosa hoja verde suele añadirse a las pizzas o a comidas típicas italianas. Este alimento, cuando está crudo, conserva sus enzimas, por lo que es un anticancerígeno. Su clorofila intacta intacta ayuda a prevenir daños al ADN y el hígado.

Zanahoria:

Es una de las fuentes más importantes de beta caroteno; también rica en vitaminas, minerales y fibra.

Brócoli:

Su químico indole 3-carbinol ayuda al ADN a reparar las células e inhibir el crecimiento del cáncer. También contiene carotenoide, que reduce el riesgo de cáncer renal o de hígado.

Col de Bruselas:

Tienen un importante potencial anti cáncer, altos niveles de vitamina C, K y B, ácido cólico y vitamina B6. Es considerada un buen anticoagulante.

Col:

Excelente por su vitamina C y K. Usada milenariamente como un laxante e incluso para aliviar resacas.

Coliflor:

Contiene altas cantidades de folato, vitamina C y fibra. Es considerado un importante combo nutricional.

Col Rizada:

Tiene propiedades anticancerígenas y es alta en Vitaminas C y K, calcio y beta caroteno,

Berro:

Rico en calcio, ácido fólico, yodo, hierro, magnesio, y vitaminas A, B6, C y K.

 

 



Comunidades menonitas deforestan más de 1 440 hectáreas de selva en Quintana Roo, Campeche y Yucatán

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo.

De acuerdo con la data brindada por la Comisión Nacional Forestal –Conafor–, el casi 90 por ciento de la deforestación del país sucede en zonas selváticas, principalmente en los estados de Yucatán, Quintana Roo, Campeche y Chiapas. Entre las principales causas de la deforestación en México se encuentra el cambio de uso de suelo en zonas forestales, con el objetivo de dedicarlo a actividades agrícolas, habitaciones o de infraestructura de comunicaciones y servicios. Recientemente, por ejemplo, se anunció que En Bacalar, Quintana Roo, se han apreciado huellas de deforestación: alrededor de 1 440 hectáreas devastadas de la selva mexicana. 

Una parte de la comunidad menonita se ha señalado como responsable de dicha deforestación, los cuales, según la Profepa, realizaron la devastación ambiental sin poseer los permisos correspondientes para cambiar el uso de suelo. Frente a esto, la Profepa presentó una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República –PGR– contra integrantes de la comunidad que se encuentran en el municipio de Bacalar, como San Fernando, El Bajío y Paraíso. 

En palabras de Ignacio Millán, subprocurador de Recursos Naturales de Profepa, “Al haber deforestado las superficies, y por selva, se tipifica como un delito de carácter penal; hasta el momento no han exhibido ningún tipo de autorización.” De este modo que aún se pueda salvar la zona para ayudar a reducir hasta 20 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero –GEI–. 

Esta no es la primera vez que se realiza una denuncia penal en contra de los menonitas asentados al sur de México: en 2010, fue en Campeche; en 2013 y 2017, en Quintana Roo. Estas comunidades utilizan estas tierras para cultivar maíz, soya, entre otros productos, para así venderlos en las regiones locales. 

 

Desde el 2010, la Conafor estableció un esquema, la REDDPLUS, que reduciría la deforestación en distintas zonas de México. Se asumían como “responsables del cambio climático por su manejo forestal, tema que podría convertirse en una forma de cumplir obligaciones ecológicas, y al mismo tiempo impulsar el desarrollo económico.” Por esta razón, cuando numerosas comunidades de diferentes ejidos –salvo la de la comunidad de Salamanca– han deforestado sin permiso de las autoridades, la Conafor ha implementado actividades de planeación, conservación, manejo forestal para preparar tanto a la sociedad como a organismos gubernamentales, realizar arreglos legales y políticas necesarias para fortalecer los esfuerzos en materia de coordinación del cambio climático.

 



Escucha la sinfonía de la vida de un árbol (VIDEO)

La pregunta que surge de este instrumento es la historia que un árbol, ¿qué tiene que contarnos después de años, quizá siglos, de vivencia?

Las artes y la naturaleza son partes indispensables en la vida del ser humano; pues son dos elementos que llegan hasta la profundidad de las dendritas de nuestras neuronas cerebrales. Sin embargo pocas son las ocasiones que al juntarlos, se alcanza un nivel de interconexión que facilita la comprensión de la unidad histórica entre ambos. Un ejemplo de estas contadas ocasiones es la creación del artista Bartholomäus Traubeck, quien desarrolló una pieza que captura el paso del tiempo y lo traslada a un territorio musical: una tornamesa que lee las líneas y texturas de los anillos del os árboles. 

La pregunta que surge de este instrumento es la historia que un árbol, ¿qué tiene que contarnos después de años, quizá siglos, de vivencia? La edad de los árboles se descubre al interior de sus troncos en forma de anillos, las cuales se forman y se acumulan pasando los años de vida: fuerte y hermoso, con surcos y deformaciones que ostenta la resiliencia “de años flacos y años frondosos, los ataques superados y las tormentas sobrevividas” (Hermann Hesse).

El resultado, además de conmovedor, es una sinfonía de la vida, implacable, coherente, hermoso, cuyo compositor es la naturaleza misma. Conócelo: 

 



¿Es la alimentación crudista el elixir de la eterna juventud?

Susan Reynolds, de 29 años, no ha comido alimentos cocidos en siete años. En lugar de ello basa su alimentación en nueces, semillas, frutas y verduras crudas y ha mantenido una juventud envidiable tanto física como anímicamente.

La delgada mujer come docenas de porciones de frutas y verduras cada vez, e incluso ha creado varias recetas que incluyen una sopa fría hecha con espinaca, muchas diferentes hierbas y una lechuga completa, para hacer sus comidas más interesantes.

article-0-18B612E700000578-915_634x541

Su sana dieta es en respuesta a sus días de universidad en los cuales confiesa haber comido bufets chinos y sándwiches de pollo de McDonald’s casi todos los días. Todo eso cambió cuando viajó a la India y se interesó en el yoga. Regresó a casa y decidió volverse vegetariana y entrenó para ser maestra de yoga antes de toparse don la dieta crudista.

“Los beneficios de esta dieta incluyen claridad mental, positivismo, salud, energía, brillo y habilidad para tomar decisiones”, apunta Susan. “Otras cosas que ha comentado la gente es que huelo bien, tengo un piel suave y parezco mucho más joven de lo que soy”. Susan acaba de abrir un negocio en Edimburgo llamado Twist and Sprout que ofrece retiros saludables en donde se enseña a los participantes a introducir una dieta crudista a sus propias vidas.



TOP: 10 deliciosas maneras de comer vegetales crudos

Los vegetales crudos tienen muchos beneficios para la salud, y además son el alimento más fresco que podríamos encontrar en un día caluroso.

El verano trae consigo una buena dosis de productos frescos que en otras épocas no se dan o no se antojan. Los mercados, las tiendas y los huertos rebosan de vegetales frescos listos para consumirse. Se pueden asar a la parrilla o saltear, pero esta época se presta para comerlos en su estado natural: crudos. Aquí hay diez recetas para disfrutar vegetales crudos. (Las recetas completas se pueden encontrar en cada enlace.)

slide_309767_2729757_free

 1. Cous cous de rábano

Es un platillo un poco crujiente y un poco cremoso, balanceado entre dulce, amargo y un poco de picante. El aceite de aguacate le agrega profundidad al aderezo sin hacerlo demasiado pesado. Es una ensalada que se puede hacer en menos de treinta minutos, perfecta para una cena ligera entre semana, tal vez con una copa de vino rosado.

2. Pepino cremoso como guarnición

El éxito de este platillo está en los detalles: salar el pepino y la cebolla para evitar que estén pastosos y demasiado suaves, aumentar lo dulce del yogur con un poco de vinagre y azúcar, y agregar limón y eneldo fresco para alcanzar esas sutiles capas de perfume.

3. Ensalada de col veraniega

Algunos chef aligeran la ensalada de col al quitarle la mayonesa al aderezo, pero, ¿por qué quitar ese gusto? Se pueden agregar trocitos de almendra y ajonjolí para un resultado más crujiente, y un poco de jengibre le dará brillo.

4. Ensalada César con queso de cabra

Este es el tipo de receta que podría parecer de restaurante, pero que tiene un alma de comida casera. Tiene su complejidad: una cama de queso de cabra condimentado debajo de la ensalada, unos cuantos jitomates cherry y una capa de queso parmesano. Sin embargo cada una de esas partes es fácil y se puede hacer con anticipación.

5. Slaw de apio, rábano y nabo en salsa de blue cheese

Esta ensalada de verano combina un aderezo agrio y cremoso con una genial lista de vegetales crujientes: rábanos, nabos jóvenes, apio y cebolletas. Ni siquiera es necesario prender la estufa: con un cuchillo y una tabla para cortar estás preparad@.

6. Ensalada de elote y pepino

El aderezo con tintes agrios de yogur recubre este platillo, con elote y pepino cubiertos por una fina capa de sabor. El eneldo y el perejil combinados con la cebolla y el ajo del aderezo se juntan con el queso feta para hacerlo aún más atractivo.

7. Ensalada picante de pepino

Esta ensalada se puede disfrutar inmediatamente o guardarse en el refrigerador para picar ocasionalmente. Va bien con pescado o carne de cordero, y por supuesto también sola

8. Ensalada de verdolaga

Mientras la verdolaga mantiene la ensalada crujiente, el melón le da un contraste dulce y suave, junto con un poco de queso feta salado que redondea el sabor. Pepinos y rábanos también le agregan otra capa a la textura: una rica combinación agridulce.

9. Ensalada de menta y espárragos rasurados

El brillante sabor del espárrago a veces se pierde cuando es cocinado, por eso esta ensalada guarda ese sabor. Cada listón de espárrago le da una sensación crujiente. Las avellanas le hacen eco al queso, y la menta le da a la ensalada una frescura placentera.

10. Ensalada verde partida

Una variedad de verdes se juntan en este platillo: pepino, pistache, aguacate y lechuga entre pasas y queso. Simple como la tradicional ensalada verde con algunas modificaciones que le dan un toque perfecto para esta temporada.

(Huffington Post)



Top: 5 mitos sobre comer solo alimentos crudos, ¿es benéfico o dañino?

Hay varios grados de vegetarianismo, veganismo y uno de ellos es comer sólo alimentos crudos, pues es la “forma natural” o “al cocinar la comida se matan sus nutrientes o su espíritu vital”. ¿Qué tan benéfica es esta dieta?

veggies_4La dieta crudívora elimina toda posibilidad de cocinar. Ningún alimento debe ser calentado arriba de 40 °C, pero sí deshidratados o fermentados. Esto es porque “el calor disminuye los nutrientes, hace a los alimentos menos digeribles o más tóxicos, o elimina su energía vital”. Pero ¿qué tan cierto es eso? Revisemos 5 mitos sobre esta dieta.

Mito 1. El fuego destruye los nutrientes

Claro que la comida cruda es nutritiva, pero cocinar libera otros nutrientes que de otra forma no estarían a nuestro alcance. Cocinar espinacas libera más hierro y calcio. Las sopas están llenas de nutrientes que no se encuentran en una ensalada de zanahorias, cebollas y papas.

Al comer tanto alimentos crudos como cocidos “obtienes lo mejor de ambos mundos”, dice Jennifer Nelson, directora de la clínica Mayo.

Por otro lado, sobrecocer, tostar o quemar la comida sí puede ser un problema, hay que tener cuidado en no pasarnos de fuego.

Mito 2. El fuego destruye las enzimas.

Sí, es cierto. Pero los de todos modos el ácido del estómago destruye las enzimas. Además, los humanos tienen sus propias enzimas encargadas de romper las moléculas de la comida.

Mito 3. La comida cruda desintoxica

No hay comida ni hierbas que puedan sacar las toxinas de tu sangre u órganos. Lo más que hacen las dietas para desintoxicar es no introducir más moléculas dañinas en tu cuerpo por un día o dos para ayudar a tu hígado y riñones a procesar las toxinas más efectivamente, dice John McDougall, creador del programa McDougall.

Mito 4. El crudismo es saludable

Mantener una buena salud siguiendo una dieta crudívora es un reto. Muchos siguen una dieta así para perder peso, pero en la salud hay mucho más que perder kilos extra.

Muchos de los problemas de esta dieta son las deficiencias de vitaminas B12 y D, selenio, zinc, hierro y dos tipos de ácidos grasos omega. Sin la ingesta de suplementos, sería muy difícil o imposible de obtener la cantidad necesaria de estos nutrientes sólo de plantas crudas.

Otros de los problemas que se pueden presentar es acidez o erosión de los dientes.

Sin embargo, una dieta cruda sí puede ser más saludable que la dieta estándar de comida procesada.

Mito 5. Los alimentos crudos son naturales

“Ningún otro animal cuece su comida”, dicen los que siguen esta dieta. Pero tampoco hay animales que utilizan licuadoras ni animales que necesitan tanta energía para que el cerebro pueda jugar ajedrez.

Juzgar qué es natural es difícil. Civilizaciones humanas alrededor del mundo siguen dietas que consisten en granos, vegetales y carnes que te pueden llevar a unos 70 años de vida. Hay dietas animales confeccionadas por nativos de Siberia que son tan naturales como la alimentación de las tribus en el Amazonas. Por otro lado, no hay alguna cultura humana que haya intentado sobrevivir solamente con plantas crudas.

Cocinar abrió las puertas a un mundo de nutrientes y de calorías. El cerebro humano, después de todo, requiere mucha energía.

[MNN]

 

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca