Conoce la increíble babosa marina que ha causado furor por su parecido a un conejo en Japón

Una de las especies que más ha llamado la ternura del público es esta babosa llamada Joruna parva, la cual tiene orejas de conejo que les ayuda a detectar químicos en el agua para reducir su exposición al riesgo.

Para ser sinceros, las babosas marinas no son los invertebrados más carismáticos ni los más tiernos que existen en el mundo acuático. Sin embargo, su presencia puede hipnotizarnos con sus colores brillantes y nítidos para advertirnos si se trata de una presa tóxica para el depredador.

De entre las 3 000 especies conocidas de estos animales en los océanos del mundo, la mayoría habitan en aguas tropicales; lo cual les permite tener un rango de vida variado, ya que algunas viven menos de un mes y otras, más de un año. Además, al ser hermafroditas, estas babosas marinas pueden reproducirse con cualquier otro miembro maduro de entre las otras especias.

Una de las especies que más ha llamado la ternura del público es esta babosa llamada Joruna parva, la cual tiene orejas de conejo que les ayuda a detectar químicos en el agua para reducir su exposición al riesgo. Se encuentran en el océano Índico, entre las Filipinas y Japón, donde han adquirido cierta popularidad por ser tan similares a un conejo pequeño en el mar.

 



La contaminación acústica afecta la vida marina

Los sonidos intensos alteran el equilibrio ambiental.

Cuando existen alteraciones al equilibrio ambiental causadas por ruidos y vibraciones sonoras se le llama contaminación acústica. En las grandes urbes es común toparse con esta situación, especialmente en zonas cercanas a calles y avenidas muy transitadas, sin embargo, el resto de los ecosistemas en el planeta no están exentos de esta problemática, los océanos, por ejemplo, sufren contaminación acústica marina.

El ruido intenso en las profundidades del mar es producido por diversas causas, entre las principales se encuentran el ruido de los barcos, el transporte submarino, la exploración petrolera, las sondas militares y la pesca intensiva. Al aumentar considerablemente los sonidos ajenos al mar, las especies que aquí habitan presentan efectos negativos.

Muchos animales marinos aprovechan las condiciones físicas naturales del agua para transmitir sonidos que les permitan cubrir sus necesidades, como orientarse, comunicarse e incluso, reproducirse, por lo que al existir variaciones de sonido intenso, estas especies sufren alteraciones en su crecimiento y desarrollo.

contaminacion acustica ii

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España (MAGRAMA), los principales efectos de la contaminación acústica en la fauna marina son:

-Deterioro de tejidos corporales por aumento de presión acústica.

-Pérdida de capacidad auditiva.

-Embolias derivadas de la presencia de burbujas de nitrógeno causadas por el sonido.

-Enmascaramiento de sonidos biológicos enfocados a la comunicación, orientación y reproducción.

-Cambio de conductas biológicas, como apareamiento, migración y crianza.

-Estrés y conductas agresivas.

Entre las especies más afectadas por la contaminación acústica se encuentras las ballenas, ya que ellas utilizan los sonidos para muchas de sus funciones vitales. De acuerdo al Centro de Conservación Cetácea (CCC), un sonido de alta intensidad y baja frecuencia puede provocar sordera a una ballena, interrumpir su canto, afectar su apareamiento y en el peor de los casos, dañar sus tejidos pulmonares.

Ante esta situación diversas organizaciones internacionales trabajan para que las autoridades competentes adquieran tecnología con bajo impacto sonoro en actividades productivas. Asimismo, el papel de la ciudadanía consiste en difundir información al respecto para que se adopten medidas pertinentes en la conservación de especies marinas en riesgo de extinción, como lo son las ballenas.

[MAGRAMA y CCC]

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Ni una orca más en cautiverio

Un recorrido por las condiciones de espacio que atraviesan las orcas en cautiverio y la afortunada disminución de su presencia en este tipo de escenarios.

He podido rastrear en mi memoria mi interés por la biología y la conservación hasta un momento particular en mi infancia. Recuerdo estar sentado en el piso, en primera fila, viendo la película Liberen a Willy. Era el año 1994 y yo iba en segundo año de primaria. Recuerdo con toda claridad el momento en el que Keiko regresa al mar, seguido por escenas de orcas nadando en libertad al ritmo de “Will you be there” (video).  Esa no sólo fue la primera vez que lloré viendo una película, sino que definitivamente definió muchas de las decisiones de mi vida.

Para mí, hay pocas cosas más hermosas que contemplar animales marinos en libertad. Sin embargo, nuestra necesidad de dominarlo y poseerlo todo, nos ha llevado a cometer uno de los peores crímenes contra la vida silvestre: los mamíferos marinos en cautiverio.

Por ejemplo, Lolita fue capturada a los cuatro años de edad y es la orca que vive en el tanque más pequeño del mundo. Ella mide 6.4 metros y pesa 3.2 toneladas; el tanque en donde sobrevive mide 24 metros de largo y 10 metros de ancho (video). En la siguiente figura podemos comparar el tamaño del tanque con la distancia que recorre diariamente una orca en el mar (160 kilómetros). Además, este pequeño tanque tiene una profundidad de 6 metros, mientras que las orcas en libertad se sumergen hasta 150 metros. Este año, Lolita cumplirá 45 años de condena. A pesar de los esfuerzos de activistas, los dueños de Miami Seaquarium insisten en mantenerla cautiva para el entretenimiento de sus visitantes.

 ho

 En México, después de la impactante historia de Keiko (video), ninguna otra orca ha sido exhibida. Esto nos da una excelente ventana de oportunidad para que desde la sociedad civil impulsemos una ley que prohíba definitivamente el cautiverio de orcas en el país. Esta misma ley podría ampliarse a otras especies que son utilizadas comúnmente en otros  parques acuáticos del mundo y que actualmente no están en cautiverio en México: belugas, ballenas piloto, falsas orcas, morsas, y otras especies que ojalá ni se nos ocurra encerrar. Esto podría ser el gran precedente para ir tras la prohibición de cualquier mamífero marino en cautiverio, incluidos, por supuesto, los más de 320 delfines que mantenemos encerrados en México.

Todos tenemos la responsabilidad de asegurarnos que nunca más haya mamíferos marinos “en estanques en donde no existe el sonido del mar, ni de animal alguno, ni ruido que no sea el de las bombas de agua. No hay vida, no hay movimiento, no hay espacio y tampoco salida” (1).

 

El tanque de Lolita en Miami Seaquarium

Alaniz Y. y Rojas L. 2007. Delfinarios. AGT Editor, 342 p.

Publicado también en Animal Político

Twitter del autor: @FerCordovaTapia

* Fernando Córdova Tapia (@FerCordovaTapia) es Candidato a Doctor en Ciencias por la UNAM, coordinador del Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (GAMIA/UCCS) y coordinador académico del Laboratorio de Restauración Ecológica del IBUNAM.



Más de 35 mil morsas podrían morir por causa del deshielo en Alaska

Una prueba irrefutable de la realidad del calentamiento global: una dolorosa imagen de decenas de miles de morsas y focas que quedaron varadas en una playa de Alaska que perdió todo su hielo

Si todavía existen dudas sobre la realidad del cambio climático, aquí una dolorosa evidencia: la muerte inminente de al menos 35 mil morsas que se encuentran varadas en una playa de Alaska, un incidente provocado por el deshielo súbito de la región.

Hace unos días, a finales de septiembre, personal adscrito al Fish and Wildlife Service de Estados Unidos había alertado sobre la cuantiosa población de animales marinos atascados en la zona, y aunque entonces el número se estimó en poco más de 1,500, en los siguientes días creció exponencialmente hasta alcanzar decenas de miles.

El Control Geológico de Estados Unidos emitió un comunicado en el que ofreció esto como explicación de tan terrible escena:

En verano el hielo marino se retira lejos hacia el norte de las aguas continentales del mar de Chukchi, en aguas de Estados Unidos y Rusia, una condición que no se registraba una década atrás.

Por ahora, no se sabe si existe una solución que pudiera salvar la vida a las morsas. Aunque, por otro lado, sabemos bien cuál es la solución a mediano y largo plazo para que conflictos de este tipo no sucedan más.



Una historia en cada foto: ¿cuál encuentras tú? (FOTOS)

EL trabajo de Brian Skerry es quizá el ejemplo más arrebatador de la fotografía de conservación marina que hayas visto hasta ahora.

Los humanos tenemos la facultad (o la desgracia) de sólo entender a la naturaleza si la leemos como una narrativa. Es por eso que las películas de Disney o Pixar, por ejemplo, funcionan tan bien. Nos acercan a los animales (El Rey León, Las hormigas, Nemo) de manera íntima porque vemos su historia, que se parece tanto a la nuestra. Cuando le damos narrativa a algo por lo demás extraño, “humanizamos” ese algo y lo comprendemos mejor. Así, al igual que Disney, uno puede generar empatía por animales contando una historia. Y eso lo que Brian Skerry hizo.

Brian Skerry es uno de los fotógrafos del océano más importantes del mundo, y colabora frecuentemente con National Geographic. Las fotos de sus criaturas marinas se han vueto populares al punto de ser icónicas, y eso es por una razón muy específica: Skerry tiene el talento de contar historias enteras en una sola imagen. Y queremos escuchar estas historias.

El fotógrafo también usa su poderosa herramienta visual para tratar de hacer una diferencia. “Los humanos somos criaturas visuales y respondemos emocionalmente a las imágenes”, apuntó en entrevista. “Necesitamos imágenes hermosas para entender nuestro mundo y recordar por qué debe ser protegido”. Disfruta la galería y trata de pregúntare qué historia tiene cada fotografía:



Tour fotográfico por las criaturas más bizarras y bellas del mundo (Fotos)

Este nuevo libro de fotografías presenta animales como el “pene de mar” o el “insecto retorcedor” que el ser humano no conocería de otra forma.

 Animal Earth: The Amazing Diversity of Living Creatures [El mundo animal: la increíble diversidad de las criaturas vivientes] es el nuevo libro del zoólogo Ross Piper, y se enfoca en todas esas criaturas a menudo olvidadas por los seres humanos: las más raras, exóticas y hermosas que habitan nuestro planeta, pero que son muy pequeñas o obscuras para que las podamos ver. En el libro se presentan seres diminutos, seres tóxicos, seres voladores, seres oceánicos en fotografías a todo color. Es verdaderamente fascinante.

“El océano bien podría ser otro planeta, sabemos muy poco sobre él. Es casa de una extrañísima variedad de criaturas bizarras”, apunta Piper. “Muchos animales parecen aliens por completo, pero, fundamentalmente, son lo mismo que tú y yo, sólo variaciones de un tema.

Su propia fascinación con animales comenzó con insectos, las criaturas más diversas del planeta. Hasta ahora se han identificado poco más de un millón de especies y existen miles de otras especies esperando ser descubiertas y descritas. “Solo hemos rascado la superficie del entendimiento del mundo natural y espero que este libro inspire a otras personas a observar mejor nuestro planeta y sus increíbles habitantes”.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca