Conoce dónde viven las especies de animales protegidas en México con este mapa

Desde el oso negro, el águila real, el flamenco o el tiburón ballena; mira las regiones donde tienen sus hogares.

En México existen al menos 2 500 especies protegidas por las leyes. El tráfico ilegal de estas y el deterioro ambiental son las principales causas de que estén amenazadas, sobre todo desde hace unos 50 años.

Este país está entre los cinco más diversos, posee por ejemplo el mayor número de tipos de colibríes; tiene el primer lugar en diversidad de reptiles y sorprendentemente es el segundo en mamíferos con 448 especies.

Conocer esa diversidad es de alguna manera honrar esta tierra y para ello es importante, cada cierto periodo, dedicar algunos minutos a reencontrarnos con datos e información sobre su diversidad y de las distintas regiones del mundo (esta base de datos online puede serte muy útil por cierto).

Para generar más conocimiento sobre las especies protegidas en México, la revista México Desconocido ha elaborado sencillo mapa donde nos ilustra dónde viven. Encontrarás algunas de las que muy probablemente desconocías sobre su presencia en el país; un buen inicio para cuidarlas.

 

Screen Shot 2015-07-13 at 12.35.53 PM

 

Puedes ver a más detalle el mapa acá.



El hielo del Ártico está más vulnerable de lo que creíamos

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares.

En los últimos años ha surgido la preocupación ante el deshielo de los polos debido al calentamiento global. Poco a poco se ha tratado de investigar a profundidad las causas, consecuencias y medidas de prevención para enfrentar esta crisis global. Un ejemplo de ello es la investigación realizada por The Earth Institute de Columbia University, desde el siglo XX, en la cual se surgiere que la Antártica es más vulnerable ante los próximos aumentos de temperatura de lo que se solía creer. 

Para llegar a esa conclusión, los científicos grabaron los canales de agua deshielada para tratar de encontrar la distancia que recorrían y el tiempo que hacían para llegar a los océanos. Los resultados no fueron gratos. En palabras de Jonathan Kingslake, glaciólogo y miembro de la investigación, “Esto no es el futuro. Se está expandiendo ahora mismo y ha sido así en las últimas décadas.” 

Anteriormente se creía que el agua deshielada se quedaba en la zona; sin embargo la investigación demostró que estas aguas se mueven a lo largo de la superficie de la Antártica recorriendo grandes áreas. En total, hay 700 canales y lagunillas que recorren desde 121 km hasta 604 km a 1 300 metros sobre el nivel del mar. Suponen sitios en donde se pensó que era imposible el flujo acuífero y que, pese a la lógica física, pueden llegar a formar cascadas; como la que se encuentra en Nansen Ice Shelf, con una altura de 122 metros. 

Estas aguas deshieladas usualmente se congela de nuevo en invierno, sin embargo en los últimos años se ha vivido una pérdida considerable de hielo debido al calentamiento global. Esto quiere decir que hay ahora más agua deshielada de la que se vuelve congelar, y conforme las temperaturas aumenten, continuará el mismo curso de deshielo ocasionando numerosas crisis en el planeta. 

 

El problema del flujo de las aguas deshieladas es que desprotegen la zona polar de los océanos más cálidos, provocando fracturas y derretimiento de la mayoría de los glaciares. En otras palabras, estas aguas deshieladas dejan expuestos y en vulnerabilidad a los polos; como muestran las zonas rojas de la imagen a continuación:

 Más en Ecoosfera: 

¿Qué está pasando en el Ártico? Conoce la campaña para proteger esta zona de las voraces petroleas

Un albúm lleno de recuerdos: el mundo Ártico que pronto dejará de ser (FOTOS)

Victoria ciudadana: Shell se va del Ártico indefinidamente



Este no es el primer animal que encuentran muerto en las playas de Yucatán

Estas son las primeras alertas de un problema mayor: el descuido del medio ambiente frente a la contaminación, el calentamiento global, derrames de petróleo y las construcciones hoteleras en zonas con especies vegetal y animal de suma importancia para el planeta.

De aproximadamente 5 metros de largo y 2 toneladas, una ballena encalló muerta en Yucatán. Se trata del primer arribo de esta especie en la historia moderna del estado de Mérida, ya que hasta el momento no se había documentado otra situación similar en los últimos 50 años de la zona.

Sin embargo, no ha sido el único animal que ha recalado en estas condiciones en los últimos meses del 2016: el último sábado del mes de enero llegó a estas playas, un delfín en estado de putrefacción; y el día seis de enero, una tortuga de carey. Inclusive, de acuerdo con el primer informe del departamento de Ecología del Ayuntamiento de Progreso, la ballena recaló con signos evidentes de putrefacción en diversas partes del cuerpo que fueron masticadas y arrancadas por otros animales marinos.

Estas son las primeras alertas de un problema mayor: el descuido del medio ambiente frente a la contaminación, el calentamiento global, derrames de petróleo y las construcciones hoteleras en zonas con especies vegetal y animal de suma importancia para el planeta.

En el caso que quieras formar parte del movimiento para reducir que numerosas especies lleguen al punto de la extinción, te compartimos diez maneras de proteger especies en peligro de extinción.

 

También en Ecoosfera:

Ecocidio: policía reanuda la devastación del manglar Tajamar en Cancún

Punta Nizuc en Cancún, es amenazada por una nueva cadena de hoteles españoles



46% de las especies vegetales mexicanas está en peligro de extinción: UNAM

Al menos 90 especies ya están siendo preservadas mediante cultivo in vitro

México es famoso por su megadiversidad, pues figura entre los cinco países con mayor número de ecosistemas; sin embargo, la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) ha anunciado que de sus 30 mil especies de plantas 46% se encuentra, en mayor o menor grado, en peligro de extinción. 

El principal problema con la extinción de especies vegetales es que por cada una desaparecida, de 10 a 3 organismos asociados en flora y fauna desaparecen, lo que se convierte en una cadena muy compleja. 

En este escenario se advierte además del contrabando de especies, pues cuanto más se suma la lista de especies amenazadas, también crecen los contrabandistas que lucrarán con estas para venderlas a los coleccionistas. Aun con una realidad en contra, algunos investigadores están comenzando a preservar las especies gracias al cultivo in vitro (literalmente, en vidrio); hoy más de 90 plantas en peligro de extinción se están preservando de esta manera.

También recientemente se anunció un programa de adopción de plantas en extinción del Jardín Botánico de la UNAM, una estrategia que se suma a los esfuerzos por paliar esta abrupta disminución de especies. Para el investigador Víctor Manuel Chávez Ávila es necesario que las personas, sobre todo los campesinos que viven donde se encuentran las especies amenazadas, tengan los incentivos para sobrevivir y no lucrar por necesidad con las especies que están en peligro de extinción, para lo cual ya se realizan también algunos programas.



Quedan sólo 97 vaquitas de mar; invitan a firmar para protegerlas

En sólo 2 años, más de la mitad de su población ha desaparecido; de seguir esta tendencia, en 3 años se habrán extinguido

La vaquita de mar es, curiosamente, un animal poco conocido, aunque es precioso. Es muy parecido a un delfín, sólo que con unas manchas alrededor de los ojos muy parecidas a las de un oso panda. Esta especie es endémica del Mar de Cortés mexicano, pero los ambientalistas han estado muy preocupados en los últimos años por la abrupta desaparición de numerosos miembros de su especie. 

Hoy en México, según datos de organizaciones como Greenpeace, sólo quedan unos 97 ejemplares; así de inminentes serán las acciones que la sociedad deberá tomar para salvar a esta especie. En el lapso de solo 2 años, más de la mitad de la población de vaquita marina ha desaparecido, sobre todo, por la persistente pesca ilegal. 

En opinión de los especialistas, aún no se han tomado acciones contundentes ni se ha dado la importancia necesaria para salvar a la vaquita marina. Según algunas proyecciones, de continuar así la tendencia de desaparición de esta especie, en sólo 3 años estará extinta. 

Por todo lo anterior, algunas organizaciones y ambientalistas se han unido para presionar al gobierno mexicano para que tome acciones categóricas y urgentes para salvar a la vaquita marina. Aunque como decíamos en un inicio, esta especie es en realidad poco conocida, esta campaña está ayudando para que miles de personas conozcan el peligro que viven.

Si te suena, puedes firmar la petición aquí.



Los colores de estas ranas son tan hermosos como venenosos

Los batracios más peligrosos del mundo viven en selvas húmedas, y su veneno ha sido utilizado por las tribus locales para dotar las puntas de sus flechas de un toque venenoso. Armas químicas aparte, los colores de estas ranas las ocultan exponiéndolas excesivamente a la vista de los depredadores, quienes prefieren no tocarlas.

Solemos asociar las ranas con la abundancia y la riqueza: en muchas culturas se les considera de buena suerte. A pesar de ser reptiles no inspiran el miedo que sentimos al ver una serpiente de cascabel o un dragón de Komodo. Sin embargo, existen algunas especies de ranas que son más venenosas que sus primos más grandes.

A pesar de sus hermosos colores y de las letales cantidades de veneno con que están impregnadas sus pieles, muchas de estas especies de ranas están perdiendo su hábitat natural y sus medios de vida a causa de la explotación de las selvas.

Como parte de un ecosistema rico y salvaje, las ranas forman parte de un delicado equilibrio que todos somos responsables en ayudar a preservar.

[Tree Hugger]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca