¿Sabes lo que te aplicas? 85 mil químicos circulan en el mercado (solo 1% evaluados)

Aunque la esperanza de vida nunca había sido tan alta, este generación es la más expuesta que nunca a los químicos y sería bueno depurarlos.

Cuando te despiertas en la mañana (si haces un recuento) te sorprenderás de la cantidad de productos que usas para comenzar tu día: champo, jabón, pasta de dientes, jabón para los trastes., etc. Al rededor del 96% de esos productos, a menos que sean naturistas (y aún así en unos casos) contienen importantes cantidades de químicos.

Uno pensaría que existe un filtro muy bien aplicado desde el gobierno para que los productos que lleguen a nuestros hogares sean sanos; sin embargo, la realidad es que las leyes en esta materia en Estados Unidos (muchos de las marcas presentes en otros países son de allá) llevan décadas sin actualizarse, y de hecho, pudiera decirse que las corporaciones tienen un amplio margen de libertad para implementar químicos a sus productos.

Según un interesante análisis del sitio Alternet ,existen en el mercado al menos 84 mil químicos con los que es muy probable que tengamos en algún momento contacto al día; solo un 1% de ellos han sido estudiados a profundidad.

En este momento existe una iniciativa en el senado estadounidense para cambiar esto, pero apenas se encuentra en fase de presentación, no ha sido discutida aún.

Considerando que la piel humana absorbe el 60% de los productos con los que tiene contacto, es muy importante que, en cuanto antes, se haga una regulación mucho más rigurosa en la materia.

 

 

¿Qué puedes hacer?

Por lo pronto es recomendado especialmente que te cuides de los siguientes químicos:

-Formaldehído

-Diazolidinil urea

-Acetato de Plomo

-Metileno Glicol

-Propilparabeno

-Quaternium 15



Estas fotos demuestran la conmovedora amistad entre una tortuga gigante y un cencerro

“Uno siempre está junto al otro, comparten comida y descansan juntos. Esperamos que esta amistad tan inusual continúe floreciendo.”

Se dice que los animales que han sido rescatados tienden a ser más humildes tanto con sus dueños como con otros animales. Y parece ser que las pruebas son Leonardo el Africano, una tortuga gigante rescatada del zoológico de Bangkok en 2013,  y Simón, un cencerro con una pierna prostática, quien vio a su madre morir a manos de unos granjeros. Ambos animales comparten hogares en el santuario WFFT Rescue Center, o al menos hasta el momento en que Simón pueda recuperarse del todo y sea trasladado a un campo en el que habitan dos vacas rescatadas. 

Mientras tanto, agarrando a los cuidadores por sorpresa, tanto el cencerro y la tortuga gigante comenzaron a generar un vínculo de amistad muy cercano. De acuerdo con la WFFT, Simon y Leonardo son ahora los mejores amigos del santuario. Por lo que es muy común verlos inseparables: “Uno siempre está junto al otro, comparten comida y descansan juntos. Esperamos que esta amistad tan inusual continúe floreciendo.”

Te compartimos esta serie fotográfica de su amistad: 

 



Conoce (y evita) estos químicos tóxicos contenidos en los productos para el cuerpo

Tu piel absorbe el 60% de los productos que le aplicas a tu; ubicar los químicos que debes evitar es básico.

Foto: http://mundoejecutivoexpress.mx/

Con la diseminación de la información de esta era; así como a veces es fácil perdernos, también es afortunado encontrar datos que pueden sernos útiles enormemente. Hace unos días publicamos un artículo sobre la gran cantidad de químicos que circulan en el mercado, sobre todo en los artículos de belleza y limpieza para el cuerpo, de lo cuales solo están estudiados a profundidad el 1%.

Se trata de una cifra alarmante, pues solemos creer que existen reglas seguras de mercado (o al menos algo aproximado a ello). Darnos cuenta que no es así siempre es shockeante, especialmente por la enorme presencia del químico formaldehído.

Un práctico infográfico hecho por el sitio Natural Healthy Concepts nos presenta de una manera sintética cuáles son los químicos que debemos evitar en los productos que aplicamos a la cuerpo. Recuerda que el 60% de las sustancias que te aplicas a la piel son absorbidas, así que, sin alarmismos, es una buena idea que vayamos conociendo qué es lo que aplicamos a diario.

Traducción de izquierda a derecha:

 

Peróxido de Benzoilo: usado usualmente en productos para el acné, podría ser un cancerígeno, pues ha probado dañar las células mamarias. También es tóxico en inhalación y un irritante de la piel, ojos y sistema respiratorio.

DEA (Dietanolamina), MEA (Monoetanolamina) (TEA) Trietanolamina: se absorbe muy rapidamente por la piel y ha probado acumularse en el cerebro y otros órganos. Es un generador de espuma que irrita la piel y los ojos y ha sido relacionado con la dermatitis.

Dioxina: Suele no aparecer en la lista de ingredientes y estar contenida en antibacteriales. Se le ha relacionado al cáncer, afectación del sistema inmunológico, desórdenes del sistema nervioso e incluso deformaciones congénitas.

DMDM Hidantoína, Imidazolidinyl Urea: son dos preservativos que tienen formaldehído; asociado este último a alergias, dolor, cáncer, depresión, dolores de cabeza, fatiga, insomnio, etc.

Colores y pigmentos FD&C: estos colores artificiales tienen metales que causan irritación. En estudios en animales han sido asociados al cáncer.

Parabenos (metilo, butilo, etilo, propilo, etc.): usados como preservativos, en desodorantes y otros productos de cuidado personal han sido encontrados en tumores de seno. Se cree que puede contribuir a la infertilidad en hombres.

PEG (Polietileno glicol): han sido encontrados niveles peligrosos de dioxina en esta sustancia.

Ftalatos: asociados a defectos de nacimiento, decrecimiento de espermas y crecimiento temprano de senos en niños niñas.

Propileno Glicol (PG) y Butileno Glicol:son derivados del petróleo contenidos en ropa; puede causar anormalidades al contacto con la piel al riñón, hígado, cerebro, etc.

Lauril Sulfato de Sodio: está contenido en el 90% de los productos que hacen espuma. Asociado al daño de ojos, depresión, diarrea, irritación de piel o dificultades respiratorias.

Químicos de filtros solares: como la avobenzona, benzofenona, están  relacionados al daño de ADN o al cáncer.

Triclosan: relacionado al cáncer.

 

toxic-skin-infographic-ingredients-12-avoid_0



Estas son las marcas de ropa que han acordado no usar químicos en sus productos y no contaminar (Infográfico)

El llamado Detox Movement ha alcanzado ya el 10% de esta industria.

Hace unos 4 años se inició una campaña global liderada por Greenpeace para que las compañías de ropa dejaran de contaminar y usar químicos tóxicos en sus productos. En este tiempo se logró que grandes marcas, el 10%  de este sector, se suscribieran a estos acuerdos (el Detox Movement). 

Para muchos podría ser un alcance minúsculo, sin embargo se trata de enormes empresas que están marcando una tendencia ecoamigable desde esta millonaria industria, lo que también les suma popularidad y legitimidad; dos cualidades que la mayoría de las marcas buscarán en algún momento.

Greenpeace ha estado monitoreando los avances que se han tenido en esta materia a través del sitio CatWalk, ahí podrás encontrar las acciones concretas que han iniciado. 

Hoy que el capitalismo global casi homogéneo (con excepción en algunos países) se ha abierto camino, este debe volcarse a un manejo responsable de los recursos naturales y humanos: esta campaña (entre muchas otras acciones), considerada un éxito, están abriendo las bases para ello. 

Estas son las 18 marcas que hasta hoy se han suscrito para dejar de contaminar (tratando sus desechos, por ejemplo) y prescindir de químicos nocivos en su ropa: 

Detox-Impacts-Infogrpahic



Una guía para ubicar los químicos dañinos al revisar las etiquetas de los productos

Es casi imposible especializarnos en química pero una pequeño bagaje puede servirte para evitar lo más dañino.

A veces es difícil conocer qué es aquello que nos hace daño de los productos industrializados. Sabemos lo más general: hay que evitar los conservadores, el glutamato monosódico, la grasa saturada o el exceso de sodio y azúcar. Pero si no somos químicos especializados es complejo ubicar los ingredientes que debemos evitar.

Por lo anterior, aprender una cantidad básica de los aditivos que deterioran tu salud y que pululan entre los alimentos industrializados puede ser muy práctico para que acrecientes tus conocimientos básicos para comer sano. 

Aquí algunos recabados por el sitio Mother Nature Network

Nitratos y Nitritos: se encuentran en colorantes artificiales, conservadores y saborizantes. Generalmente añadidos a carnes ahumadas como jamón, salchichas o carnes para almuerzos como sandwiches. Es considerado este componente por la OMS como un cancerígeno. 

Bromato de Potasio: usado para esponjar en el proceso de cocción a algunos panes y galletas saladas. Es considerado también en muchos estudios como un cancerígeno. 

Propilparabeno:  es usado en conservadores como tortillas o muffins. Está asociado al desarrollo de células cancerígenas de mama y a la menor producción de espermas en los hombres y menor fertilidad en las mujeres. 

Butilhidroxitolueno: también es un conservador común en las papas fritas y en las carnes conservadas. Muchos científicos lo asocian como un cancerígeno y perjudica el sistema endocrino. 

Galato de propilo: contenido en productos con grasas comestibles como las salchichas o la manteca, ha estado relacionado en algunos estudios con tumores cancerígenos en ratas. 

Teobromina: ha sido muy cuestionado como un aditivo. Se trata de un alcaloide contenido en el chocolate y genera una reacción parecida a la de la cafeína. 

Diacetilo: contenido en productos como palomitas para microondas, está asociado con trastornos respiratorios, sobre todo para las personas que las cultivan en los campos. 

Fosfato: estos son de los aditivos más comunes en los alimentos industriales. Se usan para mejorar los procesos de cocción del pan y que la carne esté más tersa y fresca. Vinculado a problemas cardiovasculares y con enfermedades del riñón.

Aluminio: se usa como un estabilizador para los alimentos. Algunos estudios lo vinculan con cambios en el comportamiento, afecta el aprendizaje e incluso con Alzheimer’s.



¿Cómo terminar con la venta de productos que causan cáncer?

Las coorporaciones han utilizado el famoso “listón rosa” para aprovecharse de las ventas, mientras la mayoría de sus productos contienen químicos vinculados al cáncer de mama. La campaña “Think Before You Pink” está tratando de hacer algo al respecto.

Todos recordamos el famoso “listón rosa” contra el cáncer de mama que surgió a principios de la década de los 90. Este listón fue el resultado de que Charlotte Haley, una mujer de 68 años, estaba sumamente preocupada por la invasión de este tipo de cáncer en su casa (su hija, su madre y su abuela lo contrajeron) y porque el presupuesto para la prevención del cáncer sólo era del cinco por ciento del total.

Sus acciones, dirigidas hacia despertar a los legisladores para destinar más dinero a la investigación para la prevención, tuvo mucha atención de los medios.historia-color-rosa-liston-300x380 Tanto que empresas como Estée Lauder buscaron asociarse con ella. El problema fue que este tipo de empresas de cosméticos y farmacéuticas como AstraZeneca vendían productos para el tratamiento del cáncer, por un lado, y pesticidas cancerígenos, por el otro. Era lo que se llama un perfecto ciclo de provecho.

Sin embargo, en el 2002, después de mucha frustración y preocupación acerca de esta campaña del listón rosa, Breast Cancer Action lanzó el proyecto “Think Before You Pink” (“Piensa antes del rosa”). Su primera campaña “¿Quién se está limpiando realmente?” etiquetó a compañías que usaban el listón rosa más por beneficio propio que por la causa. El proyecto eventualmente comenzó a cambiar de una puramente monetaria a una causa medioambiental por el cáncer de mama.

Quizá su campaña más famosa fue el movimiento de “Yoplait: ponle tapa”, que llevó a que Dannon y General Mills, los fabricantes de Yoplait (que tienen dos terceras partes de los productos lácteos de Estados Unidos) a terminar el uso de la hormona rBGH, la cual era usada para estimular a las vacas lecheras a producir inmensas cantidades de leche. Hormona que estaba, por supuesto, vinculada al cáncer de mama.

Este año “Think Before You Pink” lanzó una campaña llamada “Se acabaron los tiempos tóxicos” que pide la legislación para prohibir toxinas en productos que causan cáncer y otras enfermedades de salud.

Actualmente en Estados Unidos hay más de 80 mil químicos en uso, y sólo una minoría de ellos –alrededor de 200—han sido investigados. Estos químicos se infiltran en numerosos cosméticos y productos como perfumes, cremas humectantes y productos para el cabello.
“Se acabaron los tiempos tóxicos” quiere legislar el requerimiento de etiquetas que aseguren que un producto es confiable. Además, están tratando de lanzar un sistema que investigue los químicos en productos que ya están en el mercado.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca