¿Cuántos pozos de Fracking hay en México y en dónde están?

Desde 2003 existen al menos 924 pozos ya funcionando en este país.

El Fracking se ha convertido en las últimas décadas en una de las técnicas de extracción de hidrocarburos más peligrosas. En países como Francia, Alemania, Bulgaria e Irlanda se ha prohibido esta técnica para extraer gas shale  por sus implicaciones en la formación de sismos, la detección de cancerígenos en la mezcla que se aplica para quebrar las capas del suelo, y la contaminación del agua circundante, entre otros motivos. 

En México la Reforma Energética recién aprobada promueve la extracción de gas shale por medio del Fracking. Por ello organizaciones sociales han estado denunciando las nefastas implicaciones de esta técnica, como la Alianza Mexicana contra el Fracking. 

Por las descomunales cantidades de agua usadas en el Fracking, este líquido es uno de los recursos naturales más afectados por esta práctica; por lo que se trata además de una amenaza para la salud, y la seguridad alimentaria y de consumo de la población.

La Alianza Mexicana contra el Fracking dio a conocer recientemente que desde 2003, años antes de la Reforma Energética, ya habían sido perforado al menos 924 pozos.

 

¿Dónde se encuentran?

Coahuila (47 pozos)

Nuevo León (182 pozos) 

Puebla (233 pozos) 

Tabasco (13 pozos) 

Tamaulipas (100 pozos)  

Veracruz (349 pozos)

También en Ecoosfera: Focos Rojos: las zonas que más afectará el Fracking en México.



Celebridades deshacen con argumentos al fracking en México (VIDEO)

Ser un experto para intuir que el fracking es injustificable no es necesario; acá más pruebas de por qué y una campaña para frenarlo.

Foto:redpolitica.mx

Cuando se conoce, incluso superfluamente, de qué y cómo va la técnica del fracking para extraer gas, intuitivamente la reacción es un rechazo. Primero porque extraer ese gas es continuar con una lógica anti sustentable de extracción de hidrocarburos, cuando evidentemente, deberíamos ya estar concentrados en las energías verdes.

Suena además a catástrofe el romper, literalmente, las capas del subsuelo con tóxicos y monumentales cantidades de agua…Antes, ya habíamos retomado la opinión de algunos expertos de la Alianza Mexicana contra el Fracking sobre los 3 principales consecuencias nocivas como resultado de esta práctica.

Ahora, esta misma red de personajes y organizaciones sintetiza en un video y con la narración de Rubén Albarrán, Lumi Cavazos y Julieta Venegas cómo es que el fracking, prohibido en otros sitios como Nueva York, Francia y Bulgaria, es una aberración para el medio ambiente, la salud e incluso la economía a largo plazo.

Tóxicos, cantidades descomunales de agua, 500 toneladas de químicos tóxicos inyectados al suelo, elementos radioactivos y metales pesados liberados desde el subsuelo (parte de este flujo es evaporado, liberando cancerígenos en el aire; otra parte “la desaparecen”). No existen realmente plantas capaces de eliminar la radioactividad y hasta el 80% de estos residuos pueden quedar bajo tierra contaminando los mantos friáticos de manera irreversible; también contamina el aire, la tierra, el ganado.

Si te suena, aquí puedes firmar para que los legisladores elaboren una ley que prohiba el fracking. Recuerda que las campañas digitales sí sirven, aquí 3 ejemplos de victorias ambientalistas alcanzadas en México con este método.

 



Ahora el estado de Nueva York prohíbe el fracking

Es la primera vez que se prohíbe esta técnica en todo un estado de Estados Unidos

Hace pocos días se informó que, inéditamente, una ciudad en el estado sureño de Texas había prohibido el fracking gracias a una consulta popular. La noticia sorprendió porque dicho estado se ha caracterizado por ser uno de los más vinculados a esta siniestra práctica. Lo anterior, de algún modo, significó un nuevo comienzo en contra de los intereses de las corporaciones que aplican esta técnica.

Solo unos días después el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, prohibió definitivamente la aplicación del fracking en la totalidad de este estado, según explicó en redes sociales, “por los impactos potenciales sobre el agua, el aire, los recursos terrestres, los servicios comunitarios y locales”.

La decisión se tomó a partir de un documento de 148 páginas presentado por el secretario de salud de Nueva York, Howard Zucker, quien dijo que que no hay pruebas suficientes para asegurar que ese método resulta seguro a largo plazo.

Entre las conclusiones del documento destaca que:

  • La liberación de partículas y químicos volátiles podría generar impactos en la calidad del aire, mientras que el escape de metano u otros componentes aceleraría el cambio climático.
  • La introducción de químicos en el subsuelo conlleva el riesgo de contaminar el agua corriente y superficial, además de provocar sismos. 
  • La fracturación también implica la posibilidad de que ocurran derrames de petróleo que dañarían las tierras aledañas a los pozos.
  • La implementación del fracking tendría consecuencias comunitarias, ya que fomentaría una urbanización brusca y no planeada en zonas poco pobladas e incrementaría el tráfico vehicular, los daños a las infraestructuras, el ruido y la creciente demanda de viviendas.

Uno de los principales argumentos que sostiene Zucker es que en este tipo de técnica no puede permitirse el error, pues las implicaciones son enormes e incluso desconocidas. Es importante meditar sobre un método que demanda la perfección humana para mantenerse seguro, cuando ello está muy lejos de la realidad. Este segundo golpe (y en pocas semanas) contra el fracking al interior del país impulsor de esta técnica ha despertado, por supuesto, reacciones de los petroleros, quienes lamentaron la decisión de Cuomo pues, consideran, va por el rumbo incorrecto. Mientras tanto, el mundo celebra la medida.



Victoria contra el fracking: una ciudad texana lo prohíbe por sus efectos ambientales

La medida se da luego de que los ciudadanos votaran una consulta pública que pone freno a esta práctica

Estados Unidos ha encabezado la explotación de energías no renovables con la técnica del fracking. A pesar de las evidencias documentadas por el trabajo audiovisual Gas Land o la millonaria demanda ganada por una familia texana por afectaciones a la salud y calidad de vida derivada de la aplicación de esta práctica, esta técnica sigue siendo promovida en muchos otros gobiernos. 

México por ejemplo, está replicando un modelo de explotación con fracking de Estados Unidos que va fracasando con premura. En este último sentido, inéditamente, una ciudad texana, Denton, acaba de prohibir el fracking gracias a una iniciativa aprobada por 59% de los ciudadanos en las elecciones legislativas; es decir, por una consulta pública. Es la primera vez que se prohíbe el fracking en este estado altamente petrolero y gasero de Estados Unidos, aunque el descontento está en aumento y se sabe que al menos 400 ciudades de todo el país buscan hacerlo. 

Denton se había convertido en una zona clave para la extracción de gas shale, por lo que los intereses de grandes empresas están puestos férreamente ahí; sin embargo, gracias a las quejas de los pobladores y a sus batallas legales, finalmente se prohibió esta técnica, luego de que las perforaciones se acercaran cada vez más a los hogares. 

Hasta hoy en Estados Unidos otros sitios han alcanzado prohibiciones no moratorias, es decir, que permitirán realizar con tiempo los estudios sobre el fracking y sus efectos en algunos lugares de estados como Nueva York, Nueva Jersey, Vermont, Ohio, Michigan, Pensilvania, Nuevo México y California.



Las tres mayores amenazas del fracking según expertos

Los inminentes efectos que jamás podrán justificarse con criterios económicos

El fracking, también llamado fracturación hidráulica, es el procedimiento basado en la inyección a presión de agua y químicos en pozos perforados. Es usado para agrandar fracturas terrenales y así facilitar la extracción tanto de gas shale como de petróleo.

 

Este procedimiento intrusivo ha afectado tanto el medio ambiente como a numerosos grupos sociales. Expertos de la Alianza Mexicana contra el Fracking han enumerado algunos de los grandes perjuicios de esta práctica, como un recordatorio sobre porqué no debe permitirse:

 

Impacto en el agua: dado que se hace uso de grandes cantidades de agua (entre 9 y 29 millones de litros de agua), el fracking provoca la contaminación de aguas residuales, las cuales pueden activar fallas que ocasionan actividad sísmica hasta en regiones consideradas aisladas, sin mencionar el despojo territorial para la exploración y extracción de petróleo ya que en 1 año un pozo puede estar dando la mitad de lo que originalmente daba, produciendo la búsqueda una nueva inversión.

 

Cambio climático: el impacto negativo de este procedimiento induce la erosión del suelo, la contaminación ambiental y así, el cambio climático. Las fugas de gas metano cuentan con 25 veces más potencia como gas de efecto invernadero que el dióxido de carbono y, en consecuencia de la contaminación, genera afectaciones a la salud como problemas respiratorios e incluso cáncer.

 

Sismos: está documentado cómo en las zonas donde se aplica el fracking se generan, casi siempre, inéditos temblores en la zona.

 

El fracking está generando desgastes tanto en los minerales de la tierra como en los sistemas acuíferos subterráneos, teniendo costos altos en la sociedad y en el medio ambiente. 

 



Encuentran químicos cancerígenos en el aire de lugares circundantes al fracking

Algunos ciudadanos fueron capacitados por científicos y han llevado un registro permanente del aire: los resultados son químicos cancerígenos

Algunos científicos en Estados Unidos han organizado a ciudadanos para que monitoreen el aire de zonas habitadas cercanas a pozos de gas shale. Así es posible medir los niveles de químicos en el ambiente sin que las pruebas dependan únicamente de las visitas de los científicos. Los resultados han sido entregados a investigadores como David Carpenter, de la Universidad de Albany en Nueva York.

Carpenter denunció recientemente en The Independent que las muestran reflejan la presencia de niveles de benceno, formaldehído y sulfuro de hidrógeno muchas veces por arriba de los límites tolerados en la contaminación del aire en Estados Unidos. Los niveles fueros registrados en zonas residenciales cercanas a pozos de extracción de gas shale. Estos componentes son cancerígenos.

Antes se había probado que los pozos contaminaban los mantos freáticos y las aguas próximas al lugar. Sin embargo, la regulación con respecto al aire era muy laxa, incluso en Estados Unidos. El hallazgo figura como uno de los argumentos más contundentes para la lucha de la sociedad organizada contra esta perniciosa técnica, pues aunque también se ha probado la presencia de inusuales temblores en los sitios adyacentes a los pozos, en realidad esa prueba no se ha tomado en serio desde el poder político, por la supuesta falta de una relación convincente.

Las muestras del aire en 11 sitios de fracking variaron desde 35 hasta 770 mil veces más de presencia de químicos que los niveles anteriores a la perforación. La exposición al benceno en un sitio en Wyoming, por ejemplo, equivalía a vivir 2 años en Los Ángeles u 8 meses y medio en Pekín. Los niveles de sulfuro de hidrógeno, un irritante respiratorio, iban de 90 a 60 mil veces más que los registrados inicialmente

“Algunos niveles de benceno eran de 30 veces las concentraciones que se pueden encontrar en el aire en una gasolinera cuando se llena el tanque de un vehículo”, explicó  Carpenter.

Con estos hallazgos la legislación en el Reino Unido será endurecida y las empresas deberán recolectar sus gases residuales en lugar de liberarlos a la atmósfera, pero en Estados Unidos no se ha dicho nada al respecto, y tampoco en Latinoamérica. Mientras saltan cada vez más pruebas fehacientes del perjudicial fracking los políticos de algunos países siguen apoyando esta técnica que, además, contribuye al calentamiento global por la liberación de gases de efecto invernadero.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca