6 consejos para elegir el mejor tipo de yoga para ti

Existen distintos tipos de yoga, y aunque todos tienen un sentido espiritual, sus beneficios físicos y mentales son distintos.

El yoga nos ha envuelto con sus beneficios, y de paso nos ha mostrado los avances tecnológicos (acaso con el mismo cuerpo) que los hindúes han conocido por miles de años, con un fin además espiritual. 

Cualquiera puede conocer los beneficios de la yoga con tan solo probarlo pero así como quizá no has encontrado el tipo de meditación perfecta para ti, quizá tampoco has encontrado el tipo de yoga perfecto para ti. 

El sito Lovesurf ha hecho un recuento de algunos tipos de yoga y las características generales de cada una para que elijas aquella que vaya más contigo (recuerda siempre que el yoga tiene un origen espiritual y objetificarlo es pésimo): 

 

Vinyasa: se caracteriza por los movimientos frecuentes intercalando distintas poses. Incrementa el ritmo del corazón.

Para ti si: prefieres rutinas donde el profesor cambie continuamente de asanas; es ideal si te gusta hacer cardio.

 

Hatha: es una de las más gentiles. Los movimientos son muy sutiles y generalmente van mezclados con ejercicios de respiración.

Para ti si: buscas experimentar los beneficios mentales del yoga. 

 

Ashtanga: uno de los tipos de yoga más populares. Intercambia los movimientos rápidos del cardio con entrenamiento de fuerza.  Generalmente sus asanas son más vigorosos.

Para ti si: te gusta la rutina y prefieres los beneficios físicos del yoga. 

 

Poder Vinyasa: se diferencia del Vinyasa porque es más flexible y evita una secuencia de posturas. 

Para ti si: si no disfrutas la rutina pero deseas una clase que priorice los beneficios cardiacos. 

 

Iyengar: está muy enfocada en la alineación de la postura y energía. Por ello hace uso de soportes como bloques o cinturones. 

Para ti si: has tenido una lesión te será de mucha utilidad.

 

Bikram: fue creada por Bikram Chowdhury. Es un tipo de yoga de 26 posturas estáticas que se hacen en baños de sauna. 

Para ti si: ideal para principiantes y para aquellos que quieran perder toxinas y peso.



Yoga para niños, ¿cuáles son las posturas para iniciarlos en esta práctica ancestral?

Yoga para niños es una especie de terapia ideal para niños, ya que fomenta la actividad física y el bienestar emocional.

Yoga es una de las prácticas que fusionan mente y cuerpo, más antiguas de la Humanidad. Gracias a esta práctica, es posible mantener la línea basal lejos del estrés y emociones que afectan al estado de ánimo; pues de hecho, ayuda a dominar dichos estímulos sin eliminarlos ni rechazarlos. Por ello es una especie de terapia ideal para niños, adultos jóvenes y adultos de la tercera edad, ya que fomenta la actividad física y el bienestar emocional. 

En caso que te interese a ti y a tus hijos comenzar a practicar yoga, a continuación te compartimos cuatro posiciones que a tus hijos los divertirán y ayudarán a su salud plena: 

– Saludo al sol.

Esta postura ayuda a mantenerse en forma, estirando todo el cuerpo y jugando un poco con el cuerpo. Puede ser una forma divertida de no sólo introducirlos al yoga, también de conocer la elasticidad y flexibilidad de su cuerpo.

 

– La vela. 

Es una postura que representa confianza y equilibrio en el cuerpo. Es ideal que el niño esté acompañado de un adulto para trabajar este ejercicio, y así evitar caídas o dolores incómodos. Esta posición ayuda a mejorar el estado de ánimo, confianza y fuerza, descansan los pies y las piernas. 

la vela yoga para ninos

– Pinza.

Esta postura ayuda a reducir los trastornos digestivos, pues ayuda a estirar la musculatura posterior del cuerpo. Ayuda a ganar flexibilidad, fortaleza y confianza. 

pinza yoga para ninos

 

– La rueda.

Este ejercicio fortalece piernas y brazos, expandiendo el tórax y aumentando, en consecuencia, la capacidad pulmonar. 

la rueda yoga para ninos

 

– Postura de la relajación o savasana. 

Ayuda a calmar tanto el cuerpo como la mente, facilitando el prestar atención a la respiración, al movimiento y la imaginación. 

savasana yoga para ninos



Earthing, sexo y una dieta equilibrada: tres cosas que necesitas para una mente saludable

Nicholas Spitzer ha decidido aclarar algunos mitos sobre cómo fortalecer este elemento tan indispensable para la supervivencia humana.

Cansado de artículos pop sobre la mente, el profesor de Neurociencias en la Universidad de California y editor en jefe de BrainFacts.org, Nicholas Spitzer ha decidido aclarar algunos mitos sobre cómo fortalecer este elemento tan indispensable para la supervivencia humana. 

Hay mitos que han trascendido las barreras del tiempo, falsificando información de generación a generación; como por ejemplo que sólo usamos el 10 por ciento de nuestro capacidad cerebral, que el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro funcionan diferente, escuchar música de Mozart eleva inteligencia e inclusive que para fortalecer la mente se requieren juegos de reforzamiento cognitivos –sopa de letras, crucigramas, etcétera–.

Por ello Spitzer ha decidido aclarar la realidad del funcionamiento de la mente: “La mayoría de las personas cree que la música clásica potencializará el funcionamiento cerebral –el efecto Mozart– o jugar cierto tipo de juegos agudizará el funcionamiento cognitivo. Estas teorías se han analizado y no tienen un fundamento real. Es decepcionante de alguna manera.” En su lugar, la investigación de Spitzer ha demostrado que existen ciertas actividades principales para mejorar el funcionamiento de la mente: 

– Ejercicio con sunbathing o forest bathing. 

El sunbathing, earthing, grounding y forest bathing pueden fusionarse con los beneficios del ejercicio. Los baños de bosque permiten un mejor funcionamiento en mente y cuerpo:  “Esto se debe a que el ecosistema es tan variado que brinda una mayor diversidad microbiótica tanto alrededor como dentro de nosotros”, influyendo así en el funcionamiento del cuerpo y en la salud emocional de la persona. Mientras que el hacer ejercicio aeróbico o correr fomenta la regeneración de las células neuronales en la región del hipocampo –el cual se asocia con habilidades cognitivas como la memoria y el aprendizaje–: “Si haces ejercicio al grado de sudar –entre 30 y 40 minutos–, están naciendo nuevas células cerebrales. Y eso sucede en la región de la memoria.”. 

II

– Interacción social. 

En un estudio reciente publicado en Science Magazine, el cerebro libera una diversa gama de neurotransmisores en función de los factores ambientales –como vínculos afectivos y prácticas sexuales–. Por lo que el cerebro liberará neurotransmisores que condicionarán tu estado de ánimo en función de las personas que te rodean. Israel Castillo, psicoterapeuta y traumatólogo mexicano, explica: 

En los Estados Unidos de América, en el censo del año 2000, el promedio de habitantes por casa era de 3; para el año 2010 más de 1/3 de las casas reportaron un promedio de 1 habitante por casa. Como si esta fragmentación social no fuera suficiente, la sociedad actual se ha hecho adicta a la tecnología. En países desarrollados se ha encontrado que las personas mayores de 12 años interactúan 11 horas promedio al día con artefactos electrónicos. Otros estudios señalan que en países industrializados, la interacción social (pláticas, contacto visual, contacto físico, atención, etc.) es interrumpido en promedio más de 150 veces por aparatos electrónicos. Estamos perdiendo la capacidad de estar sintonizados en un verdadero contacto social, reemplazándolo por contactos virtuales que se han hecho llamar “redes sociales.” No es mi papel demonizar la tecnología, pero creo que existen varios fenómenos sociales que está facilitando la desconexión interpersonal que nuestros cerebros necesitan, que nuestras comunidades requieren para seguir siendo funcionales. […] Nuestros cerebros necesitan socializar para mantener su funcionamiento óptimo. Las sociedades y comunidades se están deteriorándose y muriendo debido al aislamiento interpersonal al cuál nos hemos sometido. Las investigaciones señalan que la gente que interactúa física y emocionalmente con más personas son más sanas, reportan mejor calidad de vida, su expectativa de vida es mayor, etc.

Además, se vale combinar el vínculo social y el ejercicio; es decir, el sexo. Según un estudio de Rutgers, el orgasmo femenino libera un flujo sanguíneo significativo en todas las regiones del cerebro, mejorando el funcionamiento cognitivo. 

vinculos afectivos

– Dieta.  

La alimentación funge como energía para el óptimo funcionamiento del cuerpo, también de nuestros estados de ánimo, mente y espíritu. Las bacterias que habitan el organismo influyen en la manera en que la mente trabaja. Sí, la ansiedad o la depresión pueden estar relacionadas con el hábitat de microorganismos que fluyen en tu cuerpo cada día. 

maguey

En otras palabras, para mantener al cerebro y a la mente “en forma”, lo mejor que puedes hacer es mantenerte activo. El movimiento, en el exterior, son los nutrientes básicos de la mente, a diferencia de los puzzles, sudoku y crucigramas que sólo incrementan las aptitudes verbales y facilitan el aprendizaje de un tema. 



¿La yoga y meditación son capaces de prevenir el Alzheimer?

Si bien no hay medicamento para disminuir el progreso de la enfermedad neurodegenerativa, la yoga y meditación promueven el óptimo funcionamiento de las habilidades cognitivas, como el pensamiento, la memoria y el lenguaje.

Al principio se puede sentir una constante confusión cargada de olvidos cotidianos – los cuales asociamos con el envejecimiento–. Después, con el paso del tiempo, gradualmente se comienzan a cambiar algunos patrones de conducta, partes de la personalidad o incluso disminuir las habilidades cognitivas. Se deja de reconocer a familiares, amigos o inclusive pareja. Para la ciencia, esto es sólo principios de Alzheimer, una enfermedad en la que dejan de haber conexiones neuronales hasta causar la muerte. 

Si bien no hay medicamento para disminuir el progreso de la enfermedad neurodegenerativa, existen fármacos que promueven el óptimo funcionamiento de las habilidades cognitivas, como el pensamiento, la memoria y el lenguaje.

Sin embargo, de acuerdo con un pequeño estudio del Health & Social Care Institute en Teesside University, en Reino Unido, existe una alternativa para dominar los síntomas neurodegenerativos de la memoria a través de un programa holístico que incluye yoga, meditación y otras intervenciones. Este programa, de acuerdo con Yvonne J-Lyn Khoo, investigadora del estudio, es útil tanto para los cuidadores como los pacientes pues permiten liberar el estrés mientras se hace ejercicio. 

Este estudio, que fue apoyado por U.K. Alzheimer’s Society y publicado en Journal of Bodywork and Movement Therapies,  reunió a ocho pacientes con demencia, cinco de sus cuidadores y dos investigadores voluntarios. Los participantes tenían un rango de edad entre 52 y 86 años de edad, y participaron en el estudio durante seis semanas con sesiones de 45 minutos. En estas sesiones hubo terapia en grupo, estiramiento, ejercicios de respiración, tai chi, yoga, meditación, qigong y danza. 

Pese a que la impresión general es que la gente con demencia no se ejercita –porque no quiere o no puede–, los resultados de la investigación demuestran todo lo contrario: “De hecho, en las entrevistas póstumas al programa, tanto pacientes como cuidadores fueron más sociales buscándose entre sí.” 

Una paciente con demencia dijo: “Me siento mejor después de cada sesión. Es una buena compañía. Buenas personas. Somos parte de un equipo.”

tumblr_o6yfrfGmvF1skj9x2o1_1280

Khoo reportó una mejoría psicoemocional por parte de los cuidadores, quienes comenzaron a crear un equilibrio entre su propio bienestar así la sensación de seguridad y apoyo de una comunidad. Esto inclusive permitió que brindaran una mayor familiaridad al paciente.  

Mientras que para The University of California, Los Angeles –UCLA–, realizó una investigación neurocientífica en que la práctica de estas actividades holística minimizaba los problemas emocionales y cognitivos. De esta manera, encontraron que la yoga y meditación son más eficientes y efectivas que los ejercicios de fortalecimiento de la memoria: “El entretenimiento de la memoria es comparable con la meditación y la yoga, pero son estas dos últimas las que permite también mejorar el estado de ánimo, la ansiedad y las habilidades de retención de información. 



21 términos de yoga básicos que debes conocer

Tu acercamiento a ellos hará que conozcas más a fondo este camino espiritual desde su filosofía mística.

Foto:mx.cdn01.mundotkm.com

La yoga ha llegado a occidente para quedarse, una moda no es; sus beneficios son tan tangibles que es cada vez más abrazada. Desde el año 2500 A.C, el yoga se menciona en los Vedas, los textos sagrados más antiguos de la literatura india.

Este camino espiritual para la liberación lleva consigo beneficios para la psique y el cuerpo comprobados cada vez más por la ciencia. Para que cada vez más te identifiques no solo con su práctica, también con su filosofía (acaso lo más importante) y su aplicación, compartimos algunos conceptos básicos recabados por yogisurprise y su significado, que aplican a los distintos tipos de yoga (hasta 8). Elige el mejor para ti, además, con estos consejos:

1.Akasha: es el éter, el primero de los 5 elementos esenciales de los que está compuesto el universo. Se trata de la base y la esencia de todas las cosas. Su primordial característica es el sonido, llamado Shabda, por ello los yoguis usan el sonido, como el Om, para conseguir un equilibrio de mente y cuerpo con el entorno.

2.  Asana: el nombre dado a las posturas de yoga.

3. Avidya y Prajna: es la ignorancia espiritual, que es la raíz de todo sufrimiento, la que causa angustia. Por su parte Prajna significa lo opuesto, la sabiduría y la liberación, por lo tanto es el principal objetivo del yoga.

4.Bhagavad Gita: es el texto fundamental del yoga, tiene 700 versos que integra las más básicas cuestiones del universo, la yoga, muerte, y el flujo de energía, etc.

5.Bikram: una sesión de yoga de 96 minutos y 26 posturas.

6. Bindu: es el punto de partida, como una inspiración súbita para una idea o creatividad.

7.Brahma: es el creador de la humanidad y el ser del que descendemos.

8.Buddha: como solemos creer, no es en realidad una persona, se refiere a cualquiera que haya alcanzado la iluminación, la inherente sabiduría del universo.

9. Chakra: significa rueda. Son puntos donde la energía del organismo se concentra, en círculos girando, y de hecho la ciencia ha comprobado su presencia con estudios como este.

10. Dhriti: es la habilidad de derrotar el miedo, la falta de perseverancia y la indecisión.

11.Drishti: la atención focalizada, concentrada. Cuando uno pone atención en algo, ahí pone su poder; algo que comprobarás con el alcance de asanas a los cuales quizá nunca creíste que llegarías anteriormente.

12.Doshas: los tres elementos que gobiernan el organismo humano: vata (el viento), pitta (bilis y digestión), kapha (fluido corporal).

13. Guru: maestro espiritual.

14. Hatha Yoga: es el tipo de yoga centrado en posturas (en contraste con el mantra, karma y Bkhati).

15. Mudra: son las posturas que adoptan las manos y el cuerpo. Este tipo de posturas de la mano conllevan distintos efectos energéticos.

16.Om o Aum: es el sonido místico del yoga, algo así como a lo que suena la esencia del universo. Es un sonido que en el yoga se hace constantemente, un mantra, que se repite para alcanzar otros estados de conciencia.

17. Patanjali: un nombre propio al que muchos trabajos han sido atribuidos en los 196 sutras indios.

18. Pranayama: es el control de la respiración y el aliento en yoga. El eje más importante para mantener los asanas.

19.Savasana: es el asana de relajación reservado generalmente para el final de una práctica.

20. Ujjayi: también llamado respiración del océano, respiración silbido. Es un tipo de respiración donde los pulmones se expanden completamente.

21.Vinyasa: se trata de una sincronía entre la respiración y los asanas (posturas del cuerpo).



10 tips esenciales para hacer yoga en casa

Una rutina podría perder parte de sus beneficios espirituales, psicológicos y físicos si omites sutiles y muy acertados preparativos básicos.

Una de las maravillas de la yoga es que sus rutinas ancestrales pueden aprenderse. Con una inicial guía uno puede seguirse con su propio auto conocimiento, ya que, asimismo, va muy ligada al cuerpo de cada persona.

Si vas a seguir tus rutinas solo en casa recomendamos estos tips esenciales del sitio stylecraze para que no pierdas de vista lo esencial.

 

1.Ubica un lugar cómodo: debe ser espacioso y ventilado. Haz una estrella en el suelo con tu cuerpo para que te asegures de que no hay mobiliario y objetos que obstruyan tu estiramiento. De preferencia que sea un sitio donde puedas colocar velas.

2. Antes de comenzar fija tus metas: ten muy claro cuál será tu rutina; esta nitidez de pensamiento hará que lo hagas much mejor. Asegúrate que esa rutina sea alcanzable según el tiempo del que dispones para la práctica.

3. Dale al yoga como rutina una prioridad en un momento concreto del día: el mejor tiempo para hacer yoga es, o bien por la mañana poco antes de que el sol despierte, o bien por la tarde, después de que se ha puesto. Dale prioridad a un momento especial del día: una especie de ritual donde realmente adquiera una significación en tu rutina.

4. Aleja los distractores: coloca tu móvil en otro sitio, olvídate del teléfono de casa o de el timbre. Cuando hagas yoga dispón la totalidad de tu atención en tus asanas y en tu meta y rutina.

5. Ropa cómoda: no intentes hacer yoga con mezclilla, por ejemplo… Elige ropa exclusivamente con la que puedas sentirte cómodo incluso si alguien más está presente.

6808395117_069b74a2f3_o

6. Practica sin alimentos en el estómago: después de que hayas comido evita en un lapso de dos horas hacer yoga. Lo mejor es hacerlo con poco alimento en el estómago.

7. Busca una rutina de calentamiento: como en todo ejercicio es importante que primero calientes a tu cuerpo para que esté preparado para los estiramientos y fuerza necesaria de tus músculos.

8. Ve despacio y escucha tu cuerpo:  es necesario que des tiempo a tu cuerpo para acostumbrarse a los asanas, no intentes ir rápido ara terminar la rutina. Aprende a conocer tus posibilidades; de hacerlo, estas irán naturalmente ampliándose.

9. Respira despacio y pon atención en tu respiración: cuando tu respiración se hace más corta (por tanto más rápida) es la manera en que tu cuerpo está pidiéndote que bajes el ritmo: haz correctamente las respiraciones; de ser posible, antes de hacer por ti mismo en casa y solo las rutinas, toma  una clase con un instructor para conocer la manera adecuada de respirar.

10. Ahora enfría tu cuerpo: así como en un inicio hiciste un previo calentamiento para preparar a tus músculos, asimismo debes hacer un lapso de enfriamiento al final de tu rutina para que tus niveles cardiovasculares vuelvan a su estado normal. Para ello es esencial hacer uso del asana Savasana, muy útil para que tu respiración y circulación se restablezcan.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca