5 lecciones de la medicina prehispánica sobre la concepción de la salud

Las causas de las enfermedades son sin duda uno de las principales preocupaciones, más allá de la cura.

Aunque pareciera muy categórico hablar de Occidente, y de todas las demás culturas, cuando la realidad suele ser mucho más compleja, esta aseveración se ha convertido en un referente al menos  comprensible para separar la cultura dominante de muchas otras. 

En el caso de la cultura del México prehispánico la medicina ocupó un lugar privilegiado, y como muestra, en 1570 llegaron a encontrarse más de 3 mil plantas medicinales en la región. En su contraparte, en la antigüedad grecorromana apenas se contaban con 700. 

Los indígenas mesoamericanos concebían la medicina de manera peculiar, recientemente explicada por el doctor Carlos Viesca Treviño, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Quizá uno de los grandes lastres de Occidente es haber separado las enfermedades de las causas, concentrándose altamente en la cura,  y así ha propulsado una dependencia a las medicinas que no se combate desde la prevención. 

Según Viesca estas son algunas de las peculiaridades de la cosmovisión medicinal prehispánica que vale la pena meditar:

  • Los antiguos mexicanos enmarcaban las relaciones de las partes del cuerpo con sus funciones reales o supuestas– y sus correlaciones con los astros y cuerpos celestes. Lo anterior nos muestra una visión que no consideraba al individuo como tal sino producto de un todo que había que tomarse igualmente en cuenta. 
  • El concepto que tenían de la salud se basaba en el mantenimiento del equilibrio entre los órganos internos y los agentes externos, e identificaban con mucha claridad las causas de las enfermedades. Nuevamente se trata de una visión que relaciona el todo con el todo. El que una enfermedad no pudiera ser tratada sin antes determinar sus causas nos habla de una diferencia fundamental con Occidente.
  • Se trata de un esquema multiaxial, en el que por una parte se ubican las relaciones causales, por otra las partes del cuerpo afectadas, y en otra más la alteración de las funciones. En él, si bien se distinguen jerarquías relacionadas con la capacidad de dañar y de curar de los agentes causales.
  • Específicamente en la tradición náhuatl se tenía conocimiento profundo de los recursos curativos que se encontraban en los territorios que habitaban, y desarrollaban a la par técnicas complejas que comprendían rituales mágicos y religiosos, e incluso osadas intervenciones quirúrgicas.
  • Un tratamiento médico siempre estuvo orientado a tratar de manera integral las causas y los síntomas de las enfermedades, de manera que no se puede concebir sin que se buscara neutralizar la acción punitiva de los dioses (o de otras causas), y sólo después de identificar el origen de la enfermedad se daba paso a la administración de los medicamentos.

[La Jornada]



La medicina alternativa es parte de la tradición mexicana, piensa el 84%

Sigue siendo una médula esencial en la idiosincracia del mexicano aún con la medicina científica como paradigma global.

El rigor y la fe hacia el método científico fue fulminando a su paso prácticas milenarias, que por no estar corroboradas por este último, fueron siendo descartadas de la medicina “formal”. Sin embargo, en medicina, lo que funciona es lo que se queda, y aún con el dogmatismo de la ciencia, que bien podría llamársele así, han sobrevivido milenarias técnicas de medicina alternativa.

La herbolaria, homeopatía, acupuntura, medicina ayurvédica… millones de personas en el mundo aún recurren a ellas, y de hecho, podría decirse que cada vez más. En México existe una tradición indígena de conocimiento y uso aplicado de las hierbas a la medicina, que luego se mezcló con la herbolaria española, que a su vez llevaba una tradición árabe: aquí las hierbas medicinales mexicanas más usuales.

Según una encuesta reciente de Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), el 84% respondió que la medicina alternativa “es parte de la tradición mexicana”; de este tipo, la herbolaria es la mas recurrida por los mexicanos, 44% hecha mano de ella.

Según la encuesta, las mujeres mexicanas son las que más hacen uso de la medicina alternativa, 35 de cada 100.

 

Los usos alternativos medicinales más populares para los mexicanos, según este estudio son:

Herbolaria 44%.

Homeopatía 11.5%.

Tratamientos alternativos para enfermedades digestivas 7.6%.

Biomagnetismo 2.9%.

Quiroprácrtico 1.4%.

Aromaterapia 1%.

 

Puede interesarte también en Ecoosfera

* 5 lecciones de la medicina prehispánica sobre la concepción de la salud



Hierbas y alimentos que pueden reducir tus alergias

Para reducir los síntomas es necesario evitar al alérgeno a través de antibióticos que fortalezcan a las células sanguíneas y modulen la reacción inmunológica

Las alergias, aquellas molestias que producen hinchazón, picor, ronchas, secreciones, dolor, urticaria o dermatitis, son una reacción inmunológica ante un estímulo externo que el cuerpo supone que no es inofensivo.

Esta hipersensibilidad se produce debido a la sustancia alérgeno, la cual penetra en el organismo provocando que el sistema inmunitario produzca gran cantidad de anticuerpos IqE para luchar contra ella. En consecuencia, algunas células sanguíneas liberan mediadores químicos, como la histamina, que generan los síntomas anteriormente mencionados como método de autocuidado.

Para reducir los síntomas es necesario evitar el alérgeno a través de antibióticos que fortalezcan a las células sanguíneas y modulen la reacción inmunológica. Existen ciertos alimentos que ayudan a evitar la presencia del alérgeno en el cuerpo, como por ejemplo: Captura de pantalla 2015-01-07 a las 18.45.18



Las plantas medicinales mexicanas más usuales y sus propiedades

Un sencillo listado de las hierbas medicinales más comunes, para preservar esta preciosa y sana tradición

Como en una analogía del paraíso, los antiguos pobladores asistían a la naturaleza como su medio de supervivencia más inmediato, lógico y rico. De este modo, las plantas no sólo eran parte de la dieta general; también los utensilios más cruciales para crear arte, magia o curar las enfermedades. Eran la gran alacena y botiquín. A su vez, para todas las antiguas culturas, la naturaleza estaba inmersa en una suprasabiduría que los humanos irían descubriendo (y que incluso los llevó a conformar un acervo de plantas de poder, utilizadas con fines rituales y místicos, por ejemplo aquí esta lista de plantas de poder que se utilizan desde hace milenios en México) . 

Por su parte, los conocimientos siempre limitados que tenemos de la naturaleza, por su deslumbrante perfección, han ido transmitiéndose, incluso a esta era industrial donde se está acostumbrado a los efectos inmediatos, cortoplacistas, fáciles, que también han influenciado a la rama de la medicina. Aun así, en México 90% de los habitantes emplea la medicina herbolaria. Es decir, la sabiduría en este renglón no se ha perdido, y sobrevive de entre las vitrinas de las grandes corporaciones farmacéuticas.

Hoy hacemos un recuento de las hierbas medicinales mexicanas más usuales -y sus  beneficios- las cuales, por cierto, son las más sencillas de conseguir, por la familiaridad colectiva hacia ellas. Lo anterior como una manera de seguir promoviendo la medicina herbolaria para aquellas generaciones que aún no han tenido contacto con estos conocimientos milenarios, y así puedan continuar con una cadena de conocimiento que, afortunadamente, hoy persiste.

Así que antes e para al la lista de las plantas medicinales mexicanas más usuales te invitamos a ver este video que agrupa de las más conocidas y útiles:

Hierbabuena

En infusión favorece las digestiones lentas, las inflamaciones del hígado y vesícula, los gases intestinales y alivia los mareos, combinando propiedades estimulantes y sedantes. Calma calambres musculares; es carminativa y estimulante del apetito; alivia el dolor de estómago y favorece las digestiones pesadas. También alivia la aerofagia. 

Escancel

Sus hojas aromáticas y ramas se aplican para combatir enfermedades de los pulmones, resfriados, catarro, anginas, dolor de pecho y neumonía; también para tratar problemas renales, infecciones, infecciones de la vejiga, dolores de cabeza, trastornos del hígado y depresión.

Congoja

Sus hojas calentadas al rescoldo son usadas para calmar dolor de oído. Se usa igualmente para úlceras sangrantes y heridas de la flora intestinal y de la garganta.

Cáscara aagrada

Mejora la digestión y ayuda a limpiar el colon; es un purgante eficaz, laxante y también aumenta el apetito. 

Cancerina  

Para problemas gastrointestinales, úlceras en el  estómago, gastroenteritis; tiene efectos antiinflamatorios y bactericidas.

Abedul 

Retención de líquidos, contra la obesidad, tratamientos de  artritis y artrosis; reduce el ácido úrico, gripe, problemas digestivos, problemas en vías urinarias y riñones.

Pervinca 

Contra hemorroides internas y heridas supurantes.

Gobernadora

Mejora el sistema renal, anemias, catarros y problemas respiratorios; contra dolores e inflamaciones. 

Polygala 

 Contra afecciones de las vías respiratorias, catarros, enfermedades de pulmón, asma y bronquitis. 

Tumbavaqueros 

Para aliviar los nervios alterados, calmar la tos, mordeduras de víbora, “ajorrar” mujeres (evitar el embarazo, como anticonceptivo) y calambres. Ayuda a disminuir el dolor de cabeza y huesos y los mareos.

Pingüica

Las frutas, hojas y raíces son usadas, desde la época culminante de los Mayas, para curar enfermedades de los riñones. 

Ruda

La ruda ha sido usada milenaramiente para magia blanca; se considera que purifica la energía. Antiespasmódica, combate la tos, estimulante del flujo menstrual, tónico circulatorio, antiinflamatoria, antibiótica, mal de aire, espanto, perrillas, dolor de cabeza; plaguicida natural y repelente de insectos. Ayuda en casos de gripe, resfriado, artritis, heridas, várices, ataques de epilepsia, fiebre falta de apetito y mal humor. Es muy útil para aliviar picaduras de alacranes; es antiparasitaria y mitiga dolores de pecho. Aumenta las contracciones del parto.

Menta maya

Es una planta endémica de Yucatán y ayuda significativamente a mejorar el sistema digestivo. 

Aile 

Para el tratamiento de la fiebre, lavar heridas o desinflamar golpes.

Encino

Dolor de muelas, sangrado de encías y dientes flojos, y para lavar y desinflamar heridas. 

Árnica

Para el tratamiento de heridas, para la tos, moretones, heridas externas y golpes. 

Santa María

Dolores menstruales, artritis reumatoide, migrañas, cólicos; favorece la menstruación y baja la fiebre, nerviosismo, histeria, decaimiento, catarro, indigestión, diarrea, aires, espantos; plaguicida natural y repelente de insectos.

Tomillo

Antiespasmódico; tos, infecciones respiratorias, diarrea; cicatrizante de heridas, afecciones de la piel y del cuero cabelludo.

Toronjil morado, Melisa mexicana

Estomáquico, antiespasmódico, nervios, afecciones digestivas (cólicos, dolor de estómago, bilis), dolores reumáticos, golpes, susto, espanto; apicultura; condimenticia.

Tronadora, retama

Control de la diabetes, padecimientos digestivos (dolor de estómago, disentería, bilis, empachos, problemas del hígado), asma, tos; baja el ácido úrico, anemia, gastritis.

Tepozán

Se emplean las hojas y la raíz, principalmente esta última, para regularizar la digestión y moderar el calor del cuerpo.

Zacate limón

Preparada en infusiones, reduce la presión arterial y combate la gripe. Ayuda a eliminar toxinas.  

Albahaca     

Junto con la ruda y el romero, era utilizada por los antiguos curanderos para limpias energéticas; alivia los dolores de cabeza provocados por estrés o ansiedad.

Valeriana

Para dolor de pecho, espalda, cerebro y calambres musculares, ansiedad e insomnio.

Sábila mexicana

Para los trastornos de la piel como quemaduras, cortes, raspaduras y problemas de la piel. Actúa sobre la mucosa intestinal, regulando su funcionamiento, es bactericida y antivirósica, neutraliza el efecto de toxinas microbianas y virales, previene y controla la propagación de ciertas formas cancerígenas, mejora úlceras duodenales y estomacales y disminuye la acidez. Es un analgésico, antifebril y antiséptico; mejora el sistema inmune, es un agente de crecimiento de los tejidos y un cicatrizante, especialmente en úlceras bucales. 

Capitanea

Para infecciones vaginales, lavar heridas y evitar la caída del cabello.

Achiote

Las semillas se utilizan en la atención de quemaduras, úlceras o granos en la boca; dolor de cabeza, inflamación de anginas, “brotar el sarampión en niños”, contraveneno en la intoxicación con el piñón tropical, entre otros.

Copal

Calmar la tos, gripe, bronquitis, enfermedades uterinas, dolor de cabeza, “calentura”, úlcera, granos, caída del cabello y para blanquear la cara.

Cuachalalate y guayule

Reducen la velocidad del crecimiento de las células cancerígenas y actúan como antiinflamatorios. 

Epazote

Tiene propiedades antiparasitarias.

Pasiflora

Insomnio, malestares gastrointestinales, ansiedad, nerviosismo, convulsiones, histeria, asma; los síntomas de la menopausia, el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, excitación, latidos irregulares del corazón, presión arterial alta, fibromialgia y para aliviar el dolor.

Cilantro

Es un tónico estomacal que también fortalece el corazón. 

Romero fresco

Adelgazar. Calma malestares por la menstruación y dolores de cabeza; es un vigorizante y calma los nervios. 

Twitter de la autora: @anapauladelatd



La cúrcuma, una súper especia con muchas propiedades

La fragante especia tiene muchas propiedades que podrán ayudarte a prevenir enfermedades y a lidiar con algunos padecimientos del día a día.

Utilizada desde hace mucho tiempo en la medicina holística, ahora la cúrcuma comienza a ser reconocida por médicos del Occidente por sus muchas propiedades. Ha sido empleada en la cocina de la India por miles de años y constituye una parte esencial de la medicina ayurvédica ya que es capaz de curar ciertas infecciones e inflamaciones interiores y exteriores.

Médicos del Occidente han comenzado a reconocer otras de sus bondades y han llevado acabo innumerables estudios al respecto, aquí algunos de ellos:

Anticancerígeno:

La Universidad de California en Los Ángeles recientemente descubrió que el curcumino, el principal componente de la cúrcuma, bloquea una encima asociada con el crecimiento de cáncer cerebral.

El estudio seguía a 21 pacientes que sufrían de cáncer cerebral y que consumían dos tabletas con mil miligramos de curcumino. Las tabletas inhibían a las enzimas que promovían el desarrollo de cáncer en las bocas de los pacientes, limitando el crecimiento del tumor.

Antioxidante:

La Universidad de Maryland también concluyó que las propiedades anticancerígenas de la cúrcuma suprimen los radicales libres, previniendo el daño que estos pueden causar. Los resultados parecen indicar que el cáncer de próstata, piel y colon pueden ser tratados con la especia.

Fuerte anti-inflamatorio

El Doctor Randy J. Horowitz, del Centro de Medicina Integrativa en Arizona estudió el efecto de la cúrcuma (inyectado) en ratas de laboratorio con artritis reumatoide. La investigación concluyó que los efectos anti-inflamatorios de la especia aliviaban los síntomas significativamente.

Para potencializar los efectos del cúrcuma debes consumirla cruda. Si debes cocinarla utiliza aceite de coco para maximizar el sabor. Además, la cúrcuma tiene un delicioso sabor con el que puedes condimentar casi cualquier alimento, por ejemplo carnes, pescados, mariscos, verduras y arroces.



3 Recetas para preparar té a base de árboles invernales

Para combatir el frío de invierno te recomendamos tomar algunos de estos deliciosos y sanos tés.

No hay nada mejor para combatir el frío invernal que una deliciosa taza té. Además de calentarte, estas tres recetas también contienen muchas propiedades, ideales para evitar gripes y que fortalecen tu sistema inmune.

Té de Abeto: contiene mucha vitamina C

Spruce-needles-537x373

Si tienes abeto cerca de casa puedes preparar este té todo el año. El sabor del té tiene mucho que ver con el tipo de hoja que utilices, por ejemplo las hojas jóvenes dará al té un sabor fresco similar al del limón, mientras que las hojas maduras tendrán un sabor más fuerte y amargo. Las hojas más claras son las más jóvenes.

Para preparar el té debes lavar las hojas, usar un cuchillo filoso para cortar las hojas de la rama principal y luego cortar o moler las hojas. En vez de hervir las hojas en agua caliente, hierve el agua primero y viértela sobre las hojas. Puedes disfrutar de tu infusión con azúcar o miel.

Té de Pino: contiene vitamina C, A, B y varios antioxidantes

Pine-needles-537x412

Por volumen las hojas de pino contienen 5 veces más vitamina C que los limones y 8 veces más que el jugo de naranja.

La preparación es igual a la del Abeto.

Té de Abedul: vitaminas B1, B2, calcio, magnesio y zinc

Birch-trees-in-winter-537x382

El té del abedul es muy aromático y tiene un sabor deliciosamente sutil que se complementa bien con un poco de miel o jarabe de agave. Usa las puntas de las ramas para preparar el té. La corteza delgada no tiene mucho sabor y no tiene ninguna propiedad medicinal.

Para preparar el té, corta o muele unas 6 o 7 ramas y ponlas en una tetera, agrégales dos tazas de agua hirviendo y deja reposar unos 10 minutos. Endulza al gusto.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca